70

 

Pues entre otras cosas, por la inestimable de personajes que se definen como expertos y no paran de lanzar proclamas que traspasan con mucho los límites de lo que se espera de una persona que no de positivo en un control de alcoholemia. Así de claro. Sigo sin tener claro si la explicación es la escasa catadura moral o la escasa catadura intelectual, diferencia que sólo sería relevante para saber si estamos ante vende humos pagados a los que les importa tres pimientos la realidad para vender una idea que convenga a determinados intereses o simplemente estamos ante los limites intelectuales. Bien sea que nos estén engañando, (o intentándolo), bien sea que estemos ante personas en un error, es bien claro que una de las razones por las que estamos así es por seguir a pies juntillas recomendaciones, informes, estudios y opiniones que hace tiempo que han pasado el límite de la realidad.

Este cabreo, (más que obvio), responde a un artículo de opinión que ha escrito Gregorio Izquierdo Llanes, que lejos de un pobre pringado como yo, se presenta como Director de estudios del IEE y profesor titular de economía aplicada de la UNED. ¡Ahí es nada!. Y por supuesto, el problema no es que tenga un sesgo clarísimo. Por un lado todos tenemos cierto sesgo, (si bien es cierto que en algunos casos, tratamos de dejarlo atrás y buscar alguna forma de que todo el mundo mejore); y por otro lado, si me cabrease esto del sesgo hasta el punto de escribir este post, ¡no daría abasto!.

Lo que me cabrea de verdad es que se defina como economista y la colección de tonterías todas juntas que ha puesto para tratar de crear opinión favorable a unos intereses, totalmente alejados de la economía. Me cabrea mucho, que personajes como este desprestigien este campo que me apasiona. Ya hace tiempo que estoy hasta harto de que el gremio de los economistas esté tan desprestigiado; Puedo tratar de justificar determinadas cosas o suavizar el tema en plan corporativista o lo que puedo hacer es tratar de poner las cosas en claro y decir bien alto, que la sociedad se queda muy corta con los calificativos hacía lo representativo de esta profesión, (o pasión).

Y como supongo que tal ataque ha de ser explicado, me remito al artículo que ha puesto este en “el economista”, (¡pena de no poder denunciar el nombre del periódico!), que se llama salarios y productividad. El artículo trata de defender el nuevo axioma de moda que es el que expresa claramente: “No hay una medida más necesaria y aconsejable que la de que los salarios estén ligados a la productividad y al desempeño empresarial, en vez de la nefasta práctica de indiciar los salarios respecto a la inflación.”.

Tras las conclusiones llega el primer párrafo del panfleto que es simple y llanamente antológico:

Cuando nuestra economía está en momentos en estanflación -esto es, caída de la actividad con inflación- es incuestionable la existencia de problemas en el lado de la oferta y, en especial, en el mercado laboral. Una de las soluciones más inmediatas sería la del ajuste salarial a la baja, que equivale a un choque positivo de oferta que aceleraría nuestra salida de la crisis al tiempo que la haría más intensiva en empleo

Desde luego, lo más grave es que nos encontremos con una persona que usa aquello del mercado para decorar las proclamas; porque no se puede entender jamás que una persona que trate de explicar esto del mercado, pase completamente del mercado y se centre en la oferta. Así de claro.

Lo único que es correcto es la incuestionable existencia de problemas en el lado de la oferta; pero desde luego los problemas en el lado de la oferta puede ser porque sus costes se hayan deteriorado mucho durante muchos años, o puede ser porque resulta que no venden. ¿Es lo mismo?. Pues mirando sólo para la oferta, puede parecer que es lo mismo, pero en realidad, tanto la diagnosis como el tratamiento varían; Si el problema es que los sueldos y los costes laborales se han disparado durante mucho tiempo por encima de la capacidad de generar beneficios, hay que actuar sobre esto. Pero si hemos llegado a una situación que viene de la caída del poder adquisitivo de la demanda, ¿Será la misma solución?. Pues un director de algo que lleve la palabra económicos debería saber que esta cuestión tiene cierta importancia.

Y la importancia es que el famoso shock “positivo” de oferta, que el menciona, significa según las recetas que este propone un shock “negativo” de la demanda, que prefiere obviar. Por tanto si el problema viene de una falta de ventas, su solución lejos de arreglar el problema vuelve a fallar. Y todo porque resulta que ahora está de moda olvidarse de que el mercado es demanda y oferta y sin demanda pasa lo mismo que sin oferta: no hay mercado que valga.

En todo caso, lo más llamativo no es precisamente olvidarse de la demanda, sino que estamos hablando de las matemáticas puras y duras. Está hablando que lo que propone este señor, hará nuestra economía más intensiva en  empleo, (¡como el mismo reconoce!); pero lo que no acabo de entender es como no relaciona tal consecuencia con ¡el título del artículo!; es decir, si buscamos una economía basada en sueldos bajos, muy intensiva en empleo; ¿Luego nos quejaremos de la productividad?. ¡Manda huevos!. ¿De veras no le recuerda cierto modelo productivo?.

Pero es que no contento con estas increíbles tonterías, nos adorna el esquema con una frase del antológico  del disparate:

si las subidas salariales están limitadas por las mejoras de la productividad, conseguiríamos que pudieran subirse los sueldos sin que lo hicieran los costes laborales, lo cual es una condición necesaria para que se pueda recuperar nuestra ocupación

A ver como se le explica a este buen señor que si suben los sueldos, suben los costes laborales; porque si tenemos una cantidad que es X a la que le sumamos un porcentaje de X; si sube X; ¡matemáticamente sube la suma de las dos!.  Por no hablar de la extraña matemática de hablar de subir los sueldos, cuando se propone bajarlos, a la vez que se vinculan con la productividad, (¡que de acuerdo a lo que expresaba ¡baja!), mientras que en concreto se dice que, se deben establecer ¡topes máximos a la subida de los sueldos a lo que es la previsión oficial de inflación del BCE!.

Para rematar el asunto este señor nos cuenta que:

La teoría económica nos dice que se demandará trabajo (se contratará gente) en tanto en cuanto la productividad del mismo supere su coste. Es más, si una empresa paga a sus trabajadores por encima de lo que aportan a la misma, es una situación del todo insostenible, ya que entraría en pérdidas y, por lo tanto, acabaría desapareciendo”.

Lo cual no es del todo falso, pero olvida este bendito señor que la teoría económica y toda la argumentación acerca del mercado se basa en los procesos de ajuste, de forma que en las empresas que no sean capaces de tener una productividad adecuada, ¡han de cerrar!. Esto es libre mercado en el que las empresas tienen que cerrar. Lo que no es normal es que alguien con un mínimo respeto por el mercado, nos diga y nos cuente que hay que hacer todo para que las empresas no quiebren.

Porque curiosamente, luego habla de justicia y no sé que más tonterías, para acabar echando la culpa de la productividad a los trabajadores que aún tienen claúsula de indemnización de fin de contrato, olvidando que la productividad depende de las inversiones, de los procesos intensivos en bienes de equipo, de la innovación y de la gestión de las empresas; por supuesto, olvida también que al principio del artículo propuso un sistema basado en la baja productividad.

Lo cual me lleva a la “teoría de los salarios de eficiencia, suele ser mejor retener y motivar pagando más a quien se lo merece, que pagar el mínimo, el llamado salario de vaciado, a aquel que no tiene mejor alternativa”, que usa de forma totalmente absurdo como coartada para tal cumulo de tonterías; sin pararse a pensar, (supongo que de forma interesada), en el cumplimiento real de esta teoría en España. Sobre todo, teniendo en cuenta que esta teoría es cierta, pero nos dice que “SUELE SER MEJOR” que es muy distinto a “ESTO OCURRE EN ESPAÑA”,  y a lo mejor la diferencia entre estos dos conceptos explica que la oferta esté hecha unos zorros y la demanda también.

En fin, puede ser que este señor será llamado a todos los foros de ciertos empresarios de renombre y muy reputados, que a su vez le felicitarán por su gran calidad al defender que determinadas empresas puedan ahorrar cuatro duros. Desde luego sin tener en cuenta estos empresarios que estas recetas están cavando una tumba en la que la oferta va a sufrir tantos shocks (de los negativos), como clientes falten. También habrá empresarios que entiendan que esto no es una forma de proceder, y es el número y poder de los dos grupos lo que va a definir nuestro futuro.

Futuro que también va a quedar definido por la integridad de los profesores de economía aplicada o de los directores de institutos de estudios económicos, ya que si están empeñados en vender por un poco de reconocimiento entre determinados personajes y unos cuantos euros, (aunque sean muchos) en conferencias y demás historias, jamás saldremos de esta; y menos cuando van en contra de todas las teorías económicas, (que se nota que conoce lo suficiente como para torturar), que a su vez están basadas en la realidad; por esto ya lo escribí en un post: ¿Cuándo han coincidido las bajadas de sueldos con una mejora de la economía?. ¿Cuándo han coincidido las bajadas de sueldos con una mejora de la productividad?, ¿Cuándo una bajada de los ingresos de la sociedad no ha implicado una crisis mayor?, ¿Cuándo una bajada de sueldos no ha supuesto una bajada de la productividad?. Esas preguntas son lo que tendría que contestar y son las razones por las que las teorías son las que son.

  1. en respuesta a Maroci
    #20
    20/02/11 09:57

    El cuento que cuentas, es muy bonito, pero es una pena que sólo sea un cuento.

    No es viable ni en España, ni en Alemania, cuya tendencia es la misma, llevarse la fábricas a Rumanía, Polonia, Chequia, China o India.

    Por suerte o desgracia en todos los países debe haber de todo, porque no todos servimos para lo mismo, ni todos tenemos las mismas inquietudes, ni todos queremos tenerlas, y pensar que un país de 40 millones o de 4 millones, va a ser todo el un país I+D+i, es simplemente creer en los reyes magos.

    Yo lo entiendo todo como un ecosistema, un organismo vivo en equilibrio, dónde si tu metes un depredador sin su correspondiente rival, has roto el equilibrio y vas a terminar con alguna especie, y esto es lo que viene pasando reiteradamente.

    Si una manzana de Chile es más barata en Asturias que una manzana asturiana, es simplemente porque no se imputan bien los costes, sociales, ambientales. Pero no está de moda esto claro,ya se sabe, si los pisos suben es porque España va bien y la gente puede pagarlos, con los costes sociales y ambientales lo mismo hasta que tengamos que andar con botellas de oxígeno por la calle.

    La mayor ley de igualdad que hace falta para poder sostener un sistema es la ley de igualdad de edades, dónde cada empresa esté obligada a tener empleados entre determinadas edades, de manera que en toda empresa se tenga una tasa de renovación de empleados similar, que la gente llegue a jubilarse trabajando y que nuevas pseudoempresas plagadas de becarios hagan competencia a empresas implantadas hasta provocar su cierre.

    Lo que supone gente de 45 a 55 años en la calle sin más expectativa de colocación, que ya prácticamente algunos los consideran un desecho para la sociedad, es una lacra social de consecuencias importantes y que habla mucho de la actual sociedad.

    De lo que no hay más remedio es de REGLAMENTAR, al baloncesto nadie juega con los pies, porque son las mismas reglas en todo el mundo. Comparar productividad entre países que no asumen los mismos costes, es comparar peras con manzanas, todo fruta pero nada más.

  2. #19
    20/02/11 05:04

    Perdona Tomás-Yo Mismo: ¿dónde has estudiado al carrera de económicas?...Bueno, quizá debería preguntarte si realmente has estudiado la carrera de económicas. Por favor, mira a ver si tienes todavía algún amigo-conocido-profesor de referencia en la facultad que te pueda explicar bien esto que no entiendes, COPIO de tu post:

    “si las subidas salariales están limitadas por las mejoras de la productividad, conseguiríamos que pudieran subirse los sueldos sin que lo hicieran los costes laborales, lo cual es una condición necesaria para que se pueda recuperar nuestra ocupación”

    A ver como se le explica a este buen señor que si suben los sueldos, suben los costes laborales; porque si tenemos una cantidad que es X a la que le sumamos un porcentaje de X; si sube X; ¡matemáticamente sube la suma de las dos!."

    PUES SÍ, Tomás: el artículo que criticas tiene toda la razón. Si aumentan los salarios pero aumenta a la vez la productividad (es decir, se incrementa el producto/output generado por cada unidad de trabajo) entonces NO SUBEN LOS COSTES LABORALES por unidad de producto. Y esto es LA ÚNICA FORMA de conseguir aumentos salariales que no aumenten la inflación.

    ¿Tú eres economista y no sabes eso?. Por favor. ¿Dónde has estudiado?, ¿sacabas notas?, ¿te das cuenta de que firmas con tun nombre y cualquiera que te conozca puede ver que desconoces lo básico?... ¡Y encima escribes un blog como si fueras un experto!. ¡Y además la gente en lo comentarios te jalea las ocurrencias!.

    Bueno, no sé si este comentario se publicará, pero yo he hecho lo que debía intentando dar un poco de luz sobre el tema. Siento las referencias personales, pero es que no entiendo que alguien que demuestra tal desconocimiento pueda escribir un blog y confundir tanto a la gente que lo lee.

    Desde luego, aquí hay nivel!

  3. en respuesta a Fercanarias
    #18
    20/02/11 01:45

    Parece que no tienes muy claro “eso de la innovación y el desarrollo”. Voy a tratar de aclarártelo de la manera más sencilla posible.

    Tratas de hablar de la consabida I+D+i (Investigación y Desarrollo e Innovación) pero parece que has oído campanas y no sanes dónde. La Investigación solo pueden practicarla las Universidades, los Institutos Tecnológicos y el ejército (todos ellos dependientes de los PGE); además de las grandes empresas, sobre todo multinacionales, que tienen presupuesto para ello (por ej. en España Inditex y en USA Apple).

    El Desarrollo es la puesta en práctica de esa Investigación para convertirla en bienes o servicios Innovadores que si no se pueden comercializar en el mercado prácticamente no sirven para nada. No obstante, las empresas pequeñas también pueden Innovar en productos, servicios, organización o comercialización aunque no tengan presupuesto para la I+D (la fregona es un ejemplo de Innovación barata de producto que levantó a las mujeres del suelo, y la venta por Internet es un ej. de Innovación Comercial, y así te podría contar un montón de ellas).

    Sin embargo, lo que más necesita España es precisamente eso que tú llamas “un modelo productivo innovador” que no ves como solución ni tiene viabilidad para ti. Precisamente, un modelo productivo innovador es lo más opuesto a lo que tú defiendes. Es la solución para España. Es cambiar el chip de una puñetera vez en este país para que ese montón de empresarios que están por lo fácil y lo cómodo (la bajada de sueldos, los despidos más baratos, menores cotizaciones a la SS, etc) vayan perdiéndole el miedo a esa enfermedad que sufren que se llama “el miedo a los cambios”. Pero los cambios están ahí y son irreversibles, y el empresario que no lo entienda lo tiene crudo. NO HAY MAS REMEDIO QUE INNOVAR.

    Saludos cordiales.

  4. #17
    20/02/11 00:20

    Otro problema que veo es que los mensajes de este tipo de publicaciones en prensa y tv que vienen a decir que el hecho de que nos sea tan difícil salir de la crisis es debido a la baja productividad de los trabajadores, a los incrementos de sueldos de estos últimos años y a lo díficil que es para un empresario despedir a algunos de sus empleados (sin comentarios)...

    el problema es que provocan un efecto tremendamente distorsionador de la realidad, de toda lógica y del sentido común... en los propios trabajadores.

    Causa gran sorpresa escuchar a muchos trabajadores decir que es verdad, que en España se trabaja con poca productividad y que como es el empresario el que crea empleo habría que hacer más fácil despedir a los trabajadores porque así el empresario no tendría miedo a contratar y aumentaría el empleo... tirándose piedras en su propio tejado.

    El problema es.... que todo este bombardeo de mensajes en prensa y tv está teniendo éxito convirtiendo a los propio afectados en aguerridos paladines para la causa, defendiendo que les deben congelar el sueldo, que deben ser mas productivos y que debe ser más fácil despedirles.

  5. en respuesta a Josephine
    #16
    20/02/11 00:02

    gracias josephine...

  6. en respuesta a Yo mismo
    #15
    19/02/11 23:53

    Con bajadas de sueldo, aumento del paro, restricción del crédito a las empresas y con la incertidumbre económica del presente y del futuro que provoca un tremendo deterioro del poder adquisitivo, y por tanto del consumo, deberíamos estar en deflación...

    Pero en este año nos encontramos con una subida del 10% de las tarifas eléctrica (50% desde 2008), una subida de la gasolina interanual del 25% (1,304 €/litro en febrero de 2011 frente a 1,104 €/litro en febrero de 2010) y subidas del 20% en varios productos de alimentación e higiene de consumo habitual con respecto al año pasado.

    Por lo que a pesar de las malas condiciones económicas los precios suben. ¿Explicación?

    Puede ser una huida hacia delante para intentar apoyar a los mercados financieros. Esta huida hacia delante vendría apoyada por nuevas normativas que implican inyecciones de dinero a algunos sectores y por normas legales que permiten reducir los costes laborales (cotizaciones a la SS y menor indemnización por despido), establecer nuevos déficit de tarifa o canon digitales y reducir la fiscalidad y aprobar mas ayudas y subvenciones a determinados sectores empresariales.

  7. en respuesta a Fercanarias
    #14
    19/02/11 22:35

    Estoy de acuerdo. Uno de los más graves problemas de España es haberse quedado sin un papel claro que jugar en el contexto económico mundial. El turismo está muy bien, y qué duda cabe que es importante, pero ni de lejos es suficiente para la enorme población que tenemos. Su fuésemos una cuarta parte de los que somos, pues quizá...

    Nos hemos quedado sin industria competitiva. Casi todo lo que aún tratamos de producir y vender lo hacen mejor -y más barato- en Europa del Este y en China. La industria española ha sufrido tres grandes convulsiones que la han dejado casi muerta: 1) la 'reconversión' caótica de los 80-90, que no produjo nuevas industrias, sino una gran cantidad de prejubilados. 2) la inesperada caída del comunismo, que convirtió a Europa oriental en el sitio ideal para poner fábricas, desplazando a España y 3) la aparición de China como 'fábrica de todo' con buenos precios (y buena calidad también).

    Vivimos 'de prestado', como indica claramente el nivel altísimo de deuda pública y privada. Y no tenemos nada que hacer... Esto no tiene solución a corto o medio plazo, salvo que se produzca algún cataclismo que cambie las cosas en favor de España. O que pasen 50 años y una nueva generación, libre de las rémoras y lastres tradicionales en nuestro país, pueda ofrecer a los demás países productos buenos, bonitos y baratos para sostener a los 30-40 millones que seremos por entonces. Porque aquí no va a crecer ni la población...

  8. #13
    19/02/11 17:03

    Desgraciada y lógicamente creo que es algo necesario e imparable.

    EL sueldo "aspirable" en España antes y en Europa después será del orden de 150 euros, jodido pero es lo que estamos dispuestos a pagar, y a las importaciones me remito.

    Es el problema de no haber desarrollado ciertos países y de no haber impuestos normas antes de que los emergentes, emergieran, ahora ya es tarde.

    Y desgraciadamente el modelo productivo innovador que muchos plantean como solución, no es viable, eso de la innovación y el desarrollo, es algo limitado, no pueden haber 40 millones de españoles desarrollando, innovando, siendo médicos, ingenieros y abogados, luego eso no es más que una quimera.

    Ligar los sueldos, tanto públicos como privados a los resultados es algo que es de sentido común, para arriba como para abajo, que sería lo que toca ahora. Mantener sueldos en un contexto de cada vez menos ingresos es simplemente asfixiar a las empresas.

  9. #12
    19/02/11 16:25

    Estimado Tomas:

    Como siempre enhorabuena por el articulo, es obvio que te indigne que alguien que supone que es profesor y debe de enseñar, diga cosas sin sentido y sin reflexionar.

    Si te sirve de consejo, te recomiendo el libro titulado "Desinformación" de Pascual Serrano
    http://www.pascualserrano.net/ .

    La prensa y los creadores de opinión estan para eso, y por eso cuando uno que entiende de un tema lee lo que cuentan los periodicos, se puede llevar las manos a la cabeza.

    Muchas veces estos articulos pueden servir de reflexión, de hehco han hecho que nos ilustres con un estupendo articulo.

    Quizas habria que clarificar lo de la productividad, a mi que me expliquen como se puede aumentar la productividad las sinfonica de Viene tocando un bals de hace un siglo, si hay que tocarlo de la misma forma.

    Otras veces nos olvidamos que por norma general la productivida se gana a costa del empleo, con lo que de esta forma no se solucionara el problema principal. Y ahi entramos en la competitividad, ser más productico es ser más competitivo, pero si el sistema lastra la competitividad por unas facturas energeticas desmesurads, o por unos impuestos injustos y no adaptados a la globalizacion, podremos ser productivos pero no competitivos en un mercado global.

    Es por tanto necesario modificar el esquema de pensamiento.

    Un saludo

    http://rentabasica.blogspot.com/2008/01/competitividad-e-inflacin.html

  10. en respuesta a Tito11934
    #11
    19/02/11 16:10

    pues gracias....(supongo)

  11. en respuesta a Ayaxtelamon
    #10
    19/02/11 16:09

    Yo no creo que sea problema de los "ceteris paribus", ni de los académicos, ni tan siquiera de las teorías económicas, que algunas son mejores y otras son menos malas.

    Y no es un problema, porque la primera teoría económica que existe es que si el precio de un bien sube, su demanda baja... lo cual nos lleva a que jamás se podría recomendar la compra de vivienda por ¡que suben los precios!, y todo ello en base a que es un bien de consumo. La teoría nos dice tambien que esa espiral ocurre en los mercados financieros, por lo tanto cuando sube la demanda a medida que sube el precio tendríamos que explicarlo sin usar factores de economía real.

    No es un problema de teoría, que nos dice que la productividad depende de como se produce, y el como se produce depende de los costes de los distintos factores, por lo que contener o bajar los sueldos hace que se busquen técnicas productivas intensivas en trabajo, (como pone el autor), lo cual hace bajar la productividad....

    Yo no veo un problema en una teoría que no está discutida por nadie. El problema lo veo cuando los expertos para justificar algo que viene bien, se muestran dispuestos a tragarse todo y a pervertir la teoría para que les salga un razonamiento en el que bajando los sueldos se incrementa la productividad. Esto no es académico, no es experto, no es economista, no es teoría, y desde luego no es realidad...

  12. en respuesta a Josephine
    #9
    19/02/11 16:04

    De nada...

    Si en el fondo esto de escribir es algo que me sirve para que se me pase... No sabes lo que desestresa.

    Y si, por supuesto que el problema no es sólo en el ámbito económico; lo cual es muy grave porque en los otros campos no me queda más que fiarme de la información que me den en esos campos, y el hecho de no poder confiar es un problema increíble.

  13. en respuesta a 5.....s
    #8
    19/02/11 16:02

    No es "que se pueda derrumbar"....

    esto ya se ha derrumbado. En 2008 a lo mejor había la posibilidad de evitar el derrumbe, pero este ya se ha producido.

    el problema es que se pueda derrumbar definitivamente estas personas... y esto tampoco es una incognita. La gran duda es el "como" y sobre todo el "cuando".

    Esto no va a ningún lado, y esto creo que lo tiene claro mucha gente, pero se trata de seguir respirando un día más, (hace tiempo que el plan es aguantar un poco más)... el problema es ¡hasta cuando!.

  14. en respuesta a Maroci
    #7
    19/02/11 16:00

    En todo caso, tengo que decirte que este si ha salido del despacho... vaya si ha salido.

    no le faltan conocimientos, por lo que en este caso, tengo claro que lanzar toda esta serie de tonterias no es por falta de conocimientos, sino que está vendiendo la idea que le viene bien a "sus clientes".

  15. en respuesta a Maroci
    #6
    19/02/11 15:59

    hombre Maroci....¡cuanto tiempo y cuento bueno por aquí!.... espero que andes bien...

    Y si suscribo casi totalmente el comentario del tal Emilio... si no fuese por esto de lo de la inflación o hiperinflación.

    Que vamos.... que yo sigo en esto de que estamos en deflación, y que de hiperinflación... no hay posibilidad alguna....

  16. #5
    19/02/11 14:22

    Joder, cada vez que hablas solo de economia no me queda otra que quitarme el sombrero y apludir tu analisis.

  17. #4
    19/02/11 13:16

    Hace tiempo que pienso que los académicos viven un mundo irreal basado en teorías económicas sin darse cuenta de que esas teorías suelen tener tantos flecos que muchas veces dejan de explicar nada de la realidad. Está bien el "cetirus paribus" para explicar una teoría pero en la realidad no hay "cetirus paribus" que valga. También creo que para muchos las teorías en las que creen se han convertido en una religión, no las cuestionan, las creen a pies juntillas e intentan acomodar la realidad a ella. Y si pensara mal añadiría que muchas de las catedras y centros de estudios, principalmente en USA, reciben dinero de contribuyentes cuyos intereses no les conviene contradecir.

    Nunca me ha gustado la coletilla de la productividad: del trabajo, porque parece implicar que el único responsable es el trabajador que es un vago y cobra demasiado, cuando el verdadero responsable es el empresario que es quien puede invertir en maquinaria, sistemas, y demás que son los que realmente incrementan la productividad. Una persona puede poner 100 tornillos al día pero una máquina es capaz de poner 1000 por hora. Solo falta que digan que la máquina la tiene que poner también el trabajador.

    Alguno de estos académicos no deben de haber estudiado historia económica. Durante la Gran Depresión ya se siguieron los consejos que cita, las empresas despedían gente y bajaban sueldos para ser más competitivas, pero claro, los parados no consumen y los sueldos bajos no dan para muchas alegrías. De aquello se salió con la II Guerra Mundial, espero que no sea necesaria una III para salir del atolladero que los defensores de la economía la oferta nos han metido.

    La crisis actual no es precisamente de oferta con lo cual todas sus propuestas no sirven para nada. Bajar sueldos nunca ha mejorado la productividad, es más, son los sueldos altos los que ayudan a mejorarla, no porque sí mismos sino porque o se mejora o se va la empresa al traste. Si se pueden bajar sueldos no hay mucho interés en mejorar la maquinaria, los precos, los sistemas ... es precisamente cuando no se pueden bajar salarios cuando hay interés en hacerlo. De no ser así los países más competitvos serían aquellos con salarios más bajos y con tecnología más atrasada.

    A veces cuesta saber si a éstos lumbreras se les ha apagado la luz, si han visto la Luz de una nueva religión, o si simplemente defienden unos intereses concretos. A mí me parece que suman las tres cosas.

  18. #3
    19/02/11 02:51

    Tomás, agradecerte una vez más que nos aclares y argumentes el error de muchas ideas equivocadas
    que podríamos tomar como ciertas por venir avaladas por los medios de comunicaciòn económicos
    y por firmas que por su curriculum podríamos interpretar como confiables.

    Lamento que tenga que ser motivo de cabreo,
    a la vez que me hace temer que el día que no te cabrees
    podríamos dejar de contar con tu valioso y didáctico discurso.

    Lo ideal sería que no te hicieran pasar un mal rato,
    aunque también comprendo (por lo que comparto) el cabreo
    ante los que dicen, escriben y propagan muchas tonterias intelectuales,
    en materia económica y en otras muchas disciplinas
    (desgraciadamente el hecho no se limita al área económica).

    También suscribo el mensaje de Maroci y el que nombra de Emilio.

    5.....s espero y deseo que la recuperación te sea rápida, lo menos incómoda posible, y total.
    Un saludo a todos.

  19. #2
    19/02/11 01:05

    maroci...me alegra mucho el escucharte...bueno tomas...ya esto lo predijimos ... por desgracia...y alertamos de las consecuencias...es cierto que se ha demosrrado...por inviable que la teoria cuantica desarrollada para gloria del neoconservadurismo...no solo no va a reconocer su derrota ...la derrota del infinito...ese gordiano nudo que han terminado decidiendo que lo cortaran...viene tiempos de retroceso...o eso intentaran a través del flujo y el influjo del brujo dinero...estos neoliberales han chantajeado a todo el mundo... y creen que tragaremos...sabemos que el valor del papel es el que le queramos dar ...pues es un invento nuestro para ser nuestra herramienta de intercambio... sospecho que intentaran morir matando y regalaran mas billetitos...para desgracia de muchos que creen en una recuperacion a corto ...solo indicarles que la herida que el imperio se ha autoinfrigido en un acto de soberbia colosal dejando caer las bases de la confianza que ellos generaban...es ya irrecuperable...ya lo advertiamos...y sigen queriendo salvandose pisoteando a los unicos que les pueden salvar ...la economia real...pero repito en su soberbia se estan pasando de rosca...y se pueden derrumbar....esto sabemos que es un castillo...un castillo de naipes...y por mas que se quiera solo desde politicas donde en vez de la cantidad o la expansion se vuelva a la calidad...y a la sostenibilidad ... se pueda dar el salto a una humanidad mas homogenea...sun saludo...

  20. #1
    19/02/11 00:43

    Hola, Tomás. Me alegro de verte en forma.

    Eres demasiado respetuoso con tu colega al que se le ve el plumero a distancia. Estoy convencido que no ha salido en su vida de las aulas para pisar una empresa privada ni de visita. Y para darte la razón voy a tomar prestado un comentario de un tal Emilio que en ese post de elEconomista le contestaba esta mañana al "experto" en cuestión, y yo lo subscribo de la cruz a la raya.

    Saludos cordiales

    “Culpar a los trabajadores de la productividad de las empresas es inexacto o mal intencionado. La productividad depende en gran parte de los empresarios, de la reinversión en bienes de equipo, en I+D+i etc., no dedicando gran parte de los beneficios al incremento de patrimonio personal que unido en bastantes casos a la evasión y fraude fiscal, en vez de reinvertir en la empresa, lleva a una descapitalización que repercute en la productividad y competitividad. En España los buenos empresarios son escasos; abunda el negociante cortoplacista del pelotazo.

    Por otra parte, desligar los sueldos al IPC en un posible escenario de hiperinflación, dadas las cantidades de liquidez que la FED y el BCE inyectaron al mercado para salir de la “crisis” para favorecer más al capital que al trabajo por lo que se ve, especialmente en España, llevaría a que los trabajadores perdieran aun más capacidad adquisitiva que, desde finales de los años noventa no para de perderse. La inflación favorecería especialmente la deuda privada, especialmente la de las empresas, también la pública y perjudicaría notablemente a los trabajadores que la ventaja que obtendrían los que tuvieran deuda -la mayoría- la verían mermada en sus sueldos; obviamente, también una elevada inflación perjudicaría a los ahorradores.”

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar