4

Tiempo atrás escribía sobre la teoría de la opinión contraria en el caso de momentos de pánico. Nos viene a decir que cuando el pesimismo es extremo, surgen momentos de subidas espectaculares de los mercados financieros. La evidencia de que esto ocurre nos lleva a contradecir el indudable hecho de que cuando el pesimismo es extremo, nadie quiere comprar por lo que difícilmente pueden entenderse subidas espectaculares de precios; (tampoco puede explicar que cuando el optimismo es máximo, no se puede entender que todo el mundo se lance a vender). Sin embargo, si tenemos en cuenta hechos que son ajenos a los mercados financieros, (que importan por mucho que sean reiteradamente ignorados) es perfectamente lógico si tenemos en cuenta las intervenciones que se producen precisamente en estos momentos.

Hoy evidentemente la situación es exactamente la contraria. Las declaraciones, los medios de comunicación y los gestores están emitiendo constantemente noticias con un sesgo muy positivo; los mercados financieros principales marcan unas pautas de corrección y ya estamos en un plan en el que o se es alcista o se es “agorero derrotado”. Curiosamente en este esquema, resulta que todo el mundo olvida ahora que la teoría de la opinión contraria también tiene sentido, aunque sea distinto, en este entorno. Es decir, nos dice que sube cuando todo el mundo es pesimista, pero se olvida que cae cuando todo el mundo es optimista.

Lo que sí es diferente, es la motivación de que ocurra lo contrario a lo que se espera. Es decir, si en el pánico, lo que hace subir las bolsas son las intervenciones exageradas de distintos agentes para lograr vencer el pánico, esto no ocurre en los picos de arriba. No vamos a encontrar un gobierno o un banco central que deliberadamente tumbe los mercados financieros.

¿Qué ocurre cuando las declaraciones de medios, de personalidades y de analistas son muy optimistas y se derrumba el mercado?. Pues en lugar de buscar “influencias externas”, en este caso tendremos que tener en cuenta un fallo clave en la determinación del optimismo. Es sencillo entender que a veces el optimismo es máximo porque las cosas van bien, incluso aunque estemos en una situación en la que se están incubando grandes riesgos pero que no se ven; pero en otras ocasiones, la aparición de multitud de noticias, declaraciones y análisis con un sesgo positivo, no significa necesariamente que exista un optimismo generalizado, sino que nos encontramos con un proceso generalizado de “generar optimismo”, lo que a su vez responde más bien a lo contrario; es decir, si se genera optimismo es porque este es necesario.

La diferencia entre las ocasiones en la que existe optimismo con aquellas en las que el optimismo es generado es muy obvia; si todo el mundo cree que las cosas están bien, ante cualquier corrección se tenderá a comprar por lo que los mercados financieros suben. Si la situación es percibida como mala, pero se asumen inversiones en base a que pensamos que gracias a distintas medidas, (como puede ser la generación de optimismo), se pueden subir los precios, en el momento en que exista cualquier problema, los mercados se derrumbarán.

¿Sabemos por qué?. Pues cuando alguien piensa que tiene que invertir a largo porque sus índices se lo dicen o porque todo el mundo está en plan eufórico, pero no acaba de encontrar razones que justifiquen tanta euforia, lo normal es que intente comprar y se pase todo el día intentando anticipar la caída. Cuando muchos piensan de la misma forma, la conclusión es lógica; todos intentando comprar para vender antes del derrumbe en base a métodos que todo el mundo considera únicos. Lo malo es que los habrá rápidos deshaciendo las posiciones, y el resto se las comerá.

  1. #4
    12/01/16 11:37

    Hola, para completar este post creo que puede ser muy útil que veais esta otra opinión que añade un punto de vista sobre los "contrarians" a largo plazo http://bolsamercados.es/la-teoria-de-la-opinion-contraria/. El resto del blog también está muy bien

  2. en respuesta a carlos2011
    -
    #3
    22/10/13 14:35

    Puede,,, el dinero saldrá de la deuda,ó ya está saliendo y quizás se encamine a la bolsa????.Los escenarios,lo que venga,de momento no lo sabemos,quitas,quiebras, no se,,no tengo ni deudas, ni deuda, ni renta fija, todo bolsa, estoy más cómodo,,,,lo demás es hablar por hablar, según llegue se hará lo que se pueda.
    Suerte.

  3. en respuesta a Pedro luis
    -
    #2
    22/10/13 12:14

    La burbuja ya la hay,la de la deuda y cuando estallé nos va a dar a todos en las narices.En Usa cada vez tienen más deuda y no saben más q imprimir billetes,acabara explotando por algún lado.s2

  4. #1
    22/10/13 12:11

    Hola.
    No se si te entendido bien.
    En mi opinión la bolsa sube y baja por expectativas,en España donde la bolsa se ha quedado rezagada y se atisban mejoras,puede que remonte.Históricamente ha oscilado entre el 6.000 y el 16.000,no parece cara en 10.000.Hay empresas excesivamente penalizadas por serlo, vendiendo en otros mercados.
    La bolsa se mueve entre pánicos y optimismos exacerbados, en tiempos de Terra,salió sobre 11 y con un optimismo desmesurado, burbuja, escalo hasta 156,la expectativa era internet,(cuidadin con la opinión contraria).
    En la actualidad, después de haber imprimido "lo que no esta escrito", y si el dinero se ha refugiado en RF,quizás la bolsa se haya quedado muy barata???. (Por poner un ejemplo muy simple, un solo emisor y un solo producto, si doblas el número de euros,dicho producto también pasa a valer el doble).Si sigue subiendo por falta de alternativas de inversión quizás acabemos en otra burbuja. Lo erróneo en mi opinión es salirse si eres capaz de dominar la codicia y aciertas a "leer la situación".
    Creo que también me he "sobrado" un pelín, pero bueno.
    Suerte.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar