¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

La repulsiva política experimental de 4 inems de Madrid

 

Una de las sorpresas repugnantes del día está en la publicación de la noticia de que en cuatro oficinas del INEM están llevando a cabo un proyecto experimental que consiste tan sólo en ofrecer los puestos de trabajo a aquellas personas  que están cobrando prestaciones.  Y es simplemente repugnante, injusto y una tontería económica antológica. Dicho de otra forma, al lumbreras o a los lumbreras a los que se le ocurrió semejante idea, deberemos llamarlos por lo que son: la excepción a la regla de que las personas con rasgos sociópatas son inteligentes.

Y cuando digo que no son nada inteligentes, no me refiero a lo más obvio que es aquello de que jamás se le buscará un empleo a ellos, (pocas posibilidades fuera de política y empresas que viven de la política mientras predican el cuento del liberalismo, y ambas cosas están en grave riesgo). Me refiero a que si se piensa un mínimo en el diseño social y económico, es fácil darse cuenta de que esto va en contra de todo.

Debemos tener en cuenta que una de las principales características que los sistemas económicos y sociales han de tener en cuenta es que debe existir cierto equilibrio, (que no igualdad como otros entienden). En este sentido, lo más obvio es que los esfuerzos han de ser mayores con aquellas personas en mayores dificultades. Es tan obvio que por una vez me voy a ahorrar justificarlo. Sin embargo, lo que está claro es que los sucesivos gobiernos lo que hacen es favorecer a los grupos o personas con mayores posibilidades y penalizar a aquellos que no las tienen, de tal forma que al final entre el subyacente y los esfuerzos, los desequilibrios quedan perfectamente definidos.

Por otra parte, económicamente, lo que está claro es que las personas que mantienen una prestación, tienen menores problemas que las personas que hace tiempo están desempleadas y no mantienen ningún tipo de prestación. Es tan obvio que no hace falta tampoco explicarlo, como supongo que tampoco hace falta explicar los efectos que sobre este término que se ha venido a llamar “inclusión social” o mejor dicho sobre su antagónico “exclusión social”, significa abandonar a su suerte a las personas que más dificultades tienen.

Y la palabra es exacta, se llama abandonar, porque a pesar de que desde la consejería de empleo de Madrid, digan que los parados de larga duración no quedan desatendidos, la realidad es que en una oficina del inem deberían buscar trabajo y no servir para que la gente pueda ir a anotarse a ofertas que les dan a otros. Si no llaman a los difíciles de colocar, ¿En que los atienden exactamente?. Por lo de pronto, las personas en dificultades de estos sitios ya tienen este problema y seguro que en muchos casos sobrevivirán de alguna forma legal, pero medidas de este tipo son las que empujan a la delincuencia a muchísima gente, (y esto no es ni exageración, ni ciencia ficción). ¿Cómo le sienta esto a un sistema económico?. Pues sencillo; que alguien me diga un país desarrollado con un sistema eficiente y una economía potente que tenga una estructura social completamente destrozada.

Pero, ¿en realidad que se busca con medidas de este tipo?. Es importante, porque el plan seguramente puede ser un éxito, aunque se lleve por delante a la economía y a la gente. De hecho este es el pan nuestro de cada día, (en el que aún por encima parece que determinados analistas no entienden que la economía y la gente esté hecha unos zorros). El problema es que la medida del éxito no son los intereses de los ciudadanos, ni la economía, sino las estadísticas que puedan presentar cuatro.  Y este plan presenta unas cuantas ventajas;

La primera es que se ahorran prestaciones. Colocando a los que cobran prestaciones, evidentemente se reduce el importe a pagar en prestaciones, de tal forma que tenemos un ahorro en las cuentas públicas, ahorro que viene muy bien para luego gastar en otras cosas como rescatar concesionarias de obras públicas que supuestamente corrían un riesgo, bancos… Por descontado, poco se va a ahorrar, y en todo caso importe inferior al necesario para los pufos de los otros, por lo que sinceramente creo que esta ventaja no es la clave.

La segunda ventaja es que este sistema permite mejorar la eficiencia de las oficinas de empleo. ¿Tengo que explicar que sin perder el tiempo con los que menos posibilidades tienen, se lograrán mejores resultados de colocación en función de los recursos destinados?. Esto es cómo los médicos que curan esguinces frente a los que curan el cáncer. Evidentemente los primeros son mucho más “eficientes”, ya que con mucho menos esfuerzo logran unos resultados mucho mejores.  No habrá más que sacar unos informes en términos de gasto y resultados y se sabrá.

Y esto nos lleva al tercer caso; las oficinas de empleo están para conseguir empleo, pero si pasan de los casos difíciles, ¿Qué ocurre?. Pues uno podría pensar que se seguirá creando la bolsa de desempleados sin posibilidades (que por cierto se está creando por la inutilidad y la inacción de todo el mundo). Pero lo curioso del caso es que con el tiempo, se conseguirá reducir el paro. Sólo se tratará de conseguir que estas personas se desanimen y, dado que no cobran prestaciones, no se anoten en el paro. ¿Para qué te vas a apuntar al paro si no te llaman, no te pagan prestaciones y sólo sirve para que vayas allí a perder el tiempo?.  Si a esto le añadimos la campaña de desprestigio de la Encuesta de Población Activa, lo que se hace es directamente conseguir reducir el paro, con la ventaja añadida de que se podrán seguir manteniendo las ventajas de tener paro. Es decir, se podrá salir a decir aquello de que “España va bien”, porque los parados registrados son cada vez menores, y a su vez las empresas cuando negocien las condiciones de contratación podrán decir aquello de “Si no te gusta esto tengo a 100 en la puerta dispuestos”.

El problema de todo esto es que es una burrada económica, es una burrada social y tendrá efectos, que tratarán de controlar mientras se ignoran y al final resulta que alguien se dará cuenta de que, aún por encima, son personas e incluso muchas personas dirán que son ¡ciudadanos!. Ya sé que no son los votantes del PP, pero en el colmo de la inteligencia, nadie parece darse cuenta que al final son mayoría y querrán comer, incluso cuando les hayan destrozado todas las esperanzas.

  1. #1

    tonihuelva

    Para los madrileños, esto será nuevo, pero en Andalucia lo vienen haciendo desde hace años

  2. #2

    josep_u3

    Cada vez más Madrid me recuerda a EEUU por su neoliberalismo.

    Lo siguiente, qué será, denegar la entrada a las oficinas del INEM de gente sin trabajo? Así podrán decir que en España no hay paro porque no hay nadie en las oficinas sin trabajo!

  3. #3

    Boggy

    El inem , por experiencia de todo mi entorno, solo sirve para sellar el paro. No esperéis una llamada.Igual alguno tiene suerte, pero no es la norma.

  4. #4

    Ignacio b

    ¡que asco! sólo se me ocurren algunas palabras como PATRICIOS, CASTAS, CLASISTAS...

  5. #5

    W. Petersen

    Y esto no podría denunciarse por prevaricación ?????? puede que cogido con pinzas ...

  6. #6

    Muelle

    En cantabria lo hacen con los cursos. Si no tienes prestacion no te llaman ni para eso.

  7. #7

    Macroymicroblogger

    Creo que en la propia noticia ya nos están diciendo lo que tenemos que pensar, pero si pensamos un poco "por libre" nos tenemos que dar cuenta de que la gente va a la oficina de empleo a cobrar una prestación y no a buscar trabajo ni a orientarse ni a ser más "empleable". El que quiere buscar trabajo tiene otras opciones más eficaces (aunque no siempre más eficientes) como los portales de empleo, las ETTs o los conocidos (recordad que sólo se publican un 20% de las vacantes). Nos puede gustar más o menos la realidad pero los servicios públicos de empleo no son buenos cuadrando oferta y demanda. A partir de ahí, entiendo perfectamente que los directores tiren de ley de Pareto y traten de dar salida a los perfiles más comunes.

    Por desgracia, hay ciertos perfiles de demandantes que no son fáciles de colocar en el mercado. Gente que se ha descolgado del sistema por las razones que sean y que rechazan cualquier iniciativa que no sea cobrar algún tipo de renta. Gente que siempre ha trabajado en el mismo sector y no es capaz de reciclarse. Y también gente que siempre ha trabajado por cuenta propia y ahora se encuentran tirados porque no tienen derecho a ninguna prestación.

    Los servicios públicos de empleo, por sí solos, no pueden dar salida a todos los desempleados del país. Lo que hace falta es diseñar una solución adecuada para cada perfil, porque no se trata de colocar a cualquiera en cualquier cosa. Los parados son personas, no ganado marcado a fuego.

  8. #8

    Macroymicroblogger

    en respuesta a Muelle
    Ver mensaje de Muelle

    Amigo, sólo aclararte que en Cantabria tanto los cursos como los programas de empleo están dirigidos tanto a desempleados con prestación como a los que no cobran nada. De hecho, el único incentivo que hay para inscribirse en la oficina son los cursos. Otra cosa es que el perfil del demandante de formación sea el adecuado al curso o al programa, se miran variables como los estudios previos, el historial del desempleado en las convocatorias que se hacen desde la oficina, el sector en el que han trabajado...

    Desde mi punto de vista, los servicios de empleo no tienen que guiarse con criterios de "servicios sociales", por experiencia te digo que no es buena idea dar un curso a una persona que no lo va aprovechar cuando acceda al mercado.

    S2

  9. #9

    Txuska

    en respuesta a Macroymicroblogger
    Ver mensaje de Macroymicroblogger

    Hola Macro estas muy equivocado .

    Estar inscrito y sellar la tarjeta , es una obligación .
    las ayudas al empleo se dan con el criterio que se dan y también las sociales , las quitaron pero momentáneamente .

    http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/083901/el-gobierno-tiene-un-plan-contra-el-paro-1000-euros-a-las-ett-por-cada-menor-de-25-anos-al-que-encuentren-trabajo-y-3000-por-cada-mayor-de-45

    Si no sellas pierdes la antigüedad .

    Los cursos de empleo tanto a parados como desempleados eso es un pufo enorme .

    Yo me acuerdo los cursos me mi juventud .

    Eran de varios meses para los desempleados , no de varias horas como son muchos , no todos afortunadamente .

    un abrazo

Autor del blog

  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar