5

 

De repente el 3 de septiembre de 2012, nos encontramos con unas declaraciones en las que Industria considera inasumible el precio de los carburantes en España, y va a solicitar un informe a Competencia. Y esto sólo puede ser o bien cachondeo, o bien indicativo de retraso mental, aclarando que en todo caso no tienen que ser dos opciones excluyentes, ya que cachondearse de la situación actual puede no acabar siendo una decisión demasiado inteligente.

Ya sería toda una tomadura de pelo estar, a estas alturas del partido, pidiendo informes sobre la competencia en las gasolinas. A ver si va a ser que el ministro de industria es el único en España que no se ha enterado de que en este (y en otros muchos sectores), existe un problema de especulación y sobre todo de competencia. Está tan claro este hecho que hasta Competencia, (que digamos que tampoco es el organismo más activo de España), ha hecho ya unos cuantos informes para denunciar esta situación, que es desde luego muy evidente.

Los precios de las gasolinas en España, son los que son, porque los sucesivos gobiernos han tomado toda una serie de decisiones que suponen que hemos llegado a esta situación. La primera desde luego, es que estamos en uno de los sectores que en su día fueron estratégicos y que se optó por su liberalización y privatización, en unos procesos en los que en teoría  íbamos a conseguir mejores precios, pero que en realidad han supuesto incrementos espectaculares de precios, pelotazos de impresión y desde luego una inexistencia de competencia que asusta. Y esto lo digo, porque resulta que Industria está planteándose ahora eliminar los precios regulados en la electricidad, en una decisión que le permitirá otra vez decir lo que dice ahora de las gasolinas: “el gobierno no puede fijar los precios de las gasolinas”. 

Sólo hay una razón para que el gobierno no pueda fijar los precios de un bien estratégico, y es que prefiere imponer las condiciones, para que sean las propias empresas, hiperapoyadas, las que pongan el precio que les de la gana, en una estructura que de liberalizada y de libre mercado tiene nada.

Pero, ¿Se quieren razones para los precios de la gasolina?. La primera es el apoyo incondicional a las empresas, lo cual es evidente que provoca un incremento de capacidad de negociación que se acaba recogiendo en el precio. Los precios son los que son, porque si quisiesen que fuesen menores, tan sólo podrían hacer algo, o dejar de hacer, para conseguir esto, y no andar pidiendo informes tontos, que ya constan, (anda que no hay informes al respecto), y a los que no se les va a hacer ni caso.

La segunda es que todo se ha diseñado para evitar la competencia, empezando con una estructura impositiva que comparte diseño con el impuesto del tabaco, que ya comento en su día que está diseñada por y para evitar competencias en precios. ¿Si ponemos la estructura de impuestos para evitar la competencia, luego necesitamos informes para concluir que existe poca competencia en el sector?. Absurdo.

La tercera, está en que en el momento en que se ha declarado probada la existencia de prácticas anticompetitivas, se han impuesto unas sanciones que son absolutamente ridículas. Por tanto, si cada diez años hay una sanción ridícula por unos hechos que proporcionan unos beneficios ingentes a las empresas, ¿Qué se espera?.

La cuarta es que cada vez que hay una bajada del precio se toman decisiones que se venden con cualquier tontería, que en definitiva lo que tratan es de evitar que bajen los precios. La bajada del límite de velocidad, la curiosa intervención en Libia, e incluso intervenciones del BCE ad hoc y desde luego de la Asociación Internacional de la Energía, tienen la rara virtud de ocurrir siempre que el precio del petróleo y las gasolinas bajan. Es decir, tenemos toda una serie de instituciones, que en teoría defienden los intereses de los ciudadanos, ocupadas sin tregua en conseguir que los precios de los combustibles suban.

La quinta es que al final tenemos a los bancos centrales tomando toda una serie de decisiones para que los mercados financieros, (y los de petróleo y gasolinas lo son), suban, de forma que se hará lo que sea lógico, y desde hace bastante tiempo, lo que sea ilógico para que los precios suban, como se ha demostrado en el pasado y como expresa perfectamente Repsol en sus cuentas anuales.

En definitiva, lo que tenemos es un monopolio, consentido y favorecido, (al igual que en otros tantos), y toda una suerte de tácticas que exceden y con mucho los aspectos tributarios, en las que se buscan la mayor cantidad de beneficios posibles para las empresas y los mercados financieros, y esto supone básicamente que nosotros tenemos que pagar un precio mayor, porque de ahí vienen los beneficios.

Que luego de tomar toda esta serie de decisiones y muchas otras, se sorprendan de lo que ocurre en un bien básico y definición perfecta de un bien inelástico no puede ser calificado de otra forma que un cachondeo, y esto no puede ser calificado de otra cosa como de un retraso mental acojonante de unos políticos que se supone están preocupados por el poder adquisitivo de los ciudadanos, la inflación y la competitividad de las empresas.

  1. #5
    12/09/12 21:11

    Y ¿qué te parece el cachondeo del gas en centrales eléctricas?

    Lo denuncian en: http://www.energias-renovables.com/articulo/los-gases-asfixian-a-las-renovables

    Ante todo eficiencia... en recaudar del consumidor para ayuditas a los amigotes.

  2. #4
    07/09/12 22:48

    ¿Qué privatización ha servido para que los precios que paguemos sean más bajos? No recuerdo ni una..., servicios más caros, peores en muchos casos y han pasado el beneficio del bolsillo de todos al de unos pocos.

  3. #3
    06/09/12 19:38

    El problema en este sector no es el número de gasolineras como se pretende hacer ver ahora, ni las prácticas de las gasolineras puesto que están atadas de pies y manos. El problema está en los eslabones superiores.
    De hecho en los últimos años las gasolineras han aumentando muy considerablemente, y el precio del combustible ha subido estrepitosamente en vez de bajar. Actualmente hay más de 10.000 en España, siendo una red suficiente.
    El margen de las gasolineras es muy bajo, su negocio se basa en la rotación, vender muchos litros con poco margen. Por lo que por mucha competencia que haya no se podrá bajar mucho el precio. Mucha de su rentabilidad venía más bien de los añadidos; productos de tienda y lavado.
    Debido a la crisis el consumo ha bajado muy considerablemente mientras las gasolineras han aumentado.
    En Junio de 2007 por ejemplo se vendieron en España 2,26 millones de toneladas de diesel auto y 580.000 toneladas de gasolinas auto. En junio de 2012 (último mes de datos oficiales) se han vendido 1,84 millones de toneladas de gasóleo auto y 443.000 toneladas de gasolina auto. Es decir un 20% menos para un 25% más de gasolineras. Lo que hace que las ventas hayan caido un 35% por Estación. Que haya más gasolineras no reducirá el precio del combustible.
    El precio en su mayoría son impuestos.
    El hecho es el oligopolio de las petroleras. Las gasolineras de las petroleras las puede explotar cualquier particular. Donde te marcan el precio de compra te guste o no, con exclusividad, y te fijan el precio máximo al que puedes vender, unos pocos céntimos.
    Por otra parte está la posibilidad (si eres un valiente) de establecerse como gasolinera "sin marca", donde tienes que comprar a las mismas dos o tres mismas petroleras anteriores, que curiosamente tienen unos precios casi idénticos entre ellas.
    Por lo tanto el problema está por encima (como casi siempre) de las gasolineras, para repartirse el pastel entre cuatro. Y como trates de establecer una alternativa a estos mayoristas te harán la vida imposible si puede ser hasta arruinarte.
    Por encima de las petroleras y operadoras están los traders y brokers, que ya se encargan las tres todopoderosas de controlar directamente para ver a quién se vende.
    Por encima están las refinerías que controlan de nuevo las tres todopoderosas para ver a quién se vende y a qué precio.
    Grandes petroleras extranjeras en los últimos años han tenido que abandonar el mercado nacional.

  4. #2
    06/09/12 12:22

    Las ayudas del gobierno (legislativas y de poca intervención de los organismos reguladores) a la falta de competencia real entre las grandes empresas, tienen un efecto desastroso y van minando lenta pero inexorablemente la salud de nuestra economía en cuanto se roba a la economía real y productiva un alto caudal de dinero (que paga la sociedad mediante grandes incrementos de precio) que pasan ha engrosar los beneficios empresariales que en buena parte se destinan a inversiones en los mercados financieros para generar nuevas burbujas.

    Lo de nuestros sucesivos gobernantes es de traca. Pienso que se dividen en dos grupos. Los que lo saben, pero les importa un bledo mientras le garanticen futuros asientos en uno o varios consejos de administración empresas del IBEX (u otras grandes compañías internacionales) a un mínimo de 200.000 €/año. Y los que tienen más o menos buena intención, pero no disponen de la formación adecuada haciéndolos víctimas propicias de manipulación ante los intereses privados de algunos de sus asesores, ante gobiernos de otros países mejor formados y ante informes tergiversados de la gran élite narcisista financiera y empresarial.

    Esta manipilaciones y engaños les hace creer a parte del gobierno (la otra parte va a lo suyo) que hay que primar los intereses de las grandes empresas, en concreto de las grandes compañías, sobre los intereses de los trabajadores y de la sociedad, pensando que así aquellas serán las que dinamicen la economía... sin darse cuenta que lo que están haciendo es crear un proceso de canibalimo por el que se van desgarrando los cada vez más delgados músculos de la economía productiva para engordar los beneficios especulativos y financieros (burbujas, evasión de capitales, paraísos fiscales, cuentas en Suiza...).

    En definitiva, las prácticas anticompetitivas contribuyen a detraer más dinero de la sociedad para llevarlo al sector financiero. Y si a esto le sumamos el cachondeo de la prima de riesgo sobre la emisión de deuda pública, las ayudas a la banca, la restricción del crédito a pymes y particulares y la práctica eliminación de las Cajas de Ahorro y su competencia a los bancos...

    https://www.rankia.com/foros/economia-politica/temas/1446866-por-que-espana-elminado-cajas-ahorro-alemania-hay-426-crisis

    ...pues tenemos el cóctel explosivo que provoca el atentado económico y financiero que está sufriendo nuestra economía y sociedad y también las de otros países.

    PD: El link "bancos centrales tomando toda una serie de decisiones para que los mercados financieros" lleva a "La página que estás buscando no existe (404)" porque el enlace está como repetido, creo que el correcto es:

    https://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/860736-bce-esta-estafando-tambien-busca-inflacion

  5. #1
    06/09/12 11:44

    Los políticos hablando de su preocupación por los ciudadanos y la Iglesia hablando del Evangelio son la misma cosa. Sí, esa misma.
    El precio de los combustibles es un caso paradigmático de como a lo largo de cuarenta años, el gobierno, ha ido tratando todos y cada uno de los problemas del país y sus ciudadanos. El método de gobernanza se resume en tomar los problemas reales de la gente, sus debilidades, sus necesidades y aprovechar para organizar estupendos negocios para unos cuantos. Los precios de los combustibles, la vivienda, el trabajo, la educación, las pensiones, la salud... En todos y cada aspecto de la vida en que las personas somos más vulnerables, el estado, el gobierno aprovecha este hecho para generar un negocio a costa de la inmensa mayoría de sus ciudadanos. Es una administración que trabaja contra sus ciudadanos, en cada uno de los aspectos de su vida. Y no importa quien caiga o a cuantos se perjudique, lo importante es el negocio generado para cuatro amigos. No importa si se habla de la sulud de las personas o de la educación de tus hijos, harán el mejor negocio posible con ello.
    Y por eso tenemos todos los problemas de hace cuarenta años más los que se han ido añadiendo o genenrando o inventando por el camino. No se trata de solucionar nada o hacer su vida mejor, se trata de organizar un negocio inmejorable para alguien. Mientras los ciudadanos aguanten. Paguen.
    Pero parece que ya no van a aguantar mucho más. El PPSOE y PNVs y CIU y demás coleguis, su antigobierno o gobierno perverso y traidor se mueren de éxito, han desvalijado a la ciudadania y axfisiado a su capacidad para crear riqueza. Y para solucionarlo aplicarán la estrategia que les trajo hasta aquí elevada al cubo. Hay mucha estupidez y mucha desidia y traición pero prima la avaricia. Ganarlo todo no es suficiente, hay que ganar más cuando ganar no es producir o crear nada sino sacarle a otro, al que no puede evitarlo, al ciudadano.
    ¿Que no puede pagar la gasolina o la educación de sus hijos o lo que sea? Pues se aumentan los precios y se impide que pueda evitarlos. Pero lo que importa es que alguien gane mucho dinero. O más. Nunca es suficiente.
    El antigobierno títere del IBEX trabaja por usted. O sea al revés, por supuesto.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar