Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

10 consejos de inversión para principiantes

Si estás pensando en invertir, es probable que no estés seguro de cómo comenzar y en qué debería invertir. El mundo financiero puede resultar difícil de entender para el inversor principiante, es por ello que hemos decidido elaborar estos 10 consejos de inversión para principiantes que te ayudarán a despegar en el mundo de la inversión.

10 consejos de inversión para principiantes

Conoce tu situación financiera 

Antes de invertir, asegúrate de tener los fondos disponibles para ello. Una buena regla general es tener poca o nada de deuda, y poseer un fondo de emergencia. Preferiblemente, el importe de dicho fondo no tiene que ser inferior a los gastos para cubrir tus necesidades básicas por un periodo de seis meses. Si cumples con estos requisitos y tienes una base financiera sólida, puedes estar en condiciones de comenzar a invertir.

Ahorrar dinero e invertirlo están estrechamente relacionados. Para invertir dinero, primero tienes que ahorrar algo. Eso tomará mucho menos tiempo de lo que piensas, y puedes hacerlo en pasos muy pequeños.

Conoce a ti mismo

¿Cuánta pérdida estás dispuesto a asumir?¿Es realmente dinero extra que no necesita por un tiempo?¿para qué estás invirtiendo?¿es esta una inversión a corto plazo?¿o largo? La regla general es que los plazos más cortos vayan con inversiones menos volátiles y "más seguras", como bonos u otros instrumentos de renta fija. Para plazos más largos, más de cinco años, está bien invertir en acciones.

Una fórmula bastante sencilla que puedes seguir para definir tu nivel de riesgo es la regla del 120. Esta ecuación considera que el inversor joven tiene mayor capacidad para afrontar los riesgos que los inversores con mayor edad, por lo que asume que el nivel de riesgo decrece a medida que avanza la edad. Veamos un ejemplo. Un inversor de 35 años debería tener el 85% (120-35= 85) de su cartera en renta variable y el 15% resto en renta fija, mientras que una persona de 70 debería tener el 50% (120-70= 50) en renta variable y el restante en renta fija. Así, por cada año que pasa, el porcentaje invertido en renta variable disminuye en un 1%. 

No inviertas en aquello que no conozcas

El número de productos financieros que ofrece en el mercado son infinitos, desde acciones a futuros, derivados, opciones, etc., ¿realmente entendemos todos estos instrumentos? Uno de los mandamientos antes de invertir es conocer bien cuáles son las características del producto al que se desea invertir, su horizonte temporal, riesgo asociado, la moneda y mercado en el que se negocia. Aunque esto puede sonar de sentido común, te sorprendería lo fácil que es caer en una trampa cuando los billetes parpadean ante tus ojos. Seguir ciegamente al rebaño puede darte oro, pero es probable que pierdas dinero antes de ganar. 

Contrasta información de fuentes oficiales

Este tipo de decisiones hay que tomarlas con calma y con la cabeza fría, contrastando información de distintas fuentes. En la web de CNMV puedes consultar los folletos informativos oficiales de fondos, OPV, hechos relevantes, informes semestrales, información financiera, etc., de gran interés. 

Diversifica

El mercado fluctúa constantemente y las cosas siempre suben y bajan. Para evitar perder demasiado dinero cuando las acciones bajan, asegúrate de tener una cartera diversificada. De esa manera, tendrá algunas acciones que están subiendo, incluso cuando otras están cayendo. Diversifica en activos, sectores y regiones. 

Realiza aportaciones periódicas

Invierte de forma sistemática, realizando pequeñas aportaciones periódicas para amortiguar los vaivenes propios del mercado y beneficiarte del interés compuesto. Se trata de ir construyendo y acumulando un patrimonio poco a poco de manera pautada y preestablecida, lo que implica un menor grado de esfuerzo para conseguir el objetivo planteado y aquí, es donde también entra en juego el concepto de preahorro, controlar qué cantidad ahorrar y para qué ahorrar. 

Fíjate en las comisiones

Invertir conlleva ciertos gastos. Los fondos de inversión cobran comisiones anuales alrededor del 1%. Esto significa que perderás el 1% de las rentabilidades independientemente si los resultados del fondo hayan sido positivos o negativos. Controlar los gastos es un gran determinante de las rentabilidades futuras a largo plazo. Rankia ha desarrollado una herramienta para que puedas reducir al máximo las comisiones de tu cartera de fondos. Para que podamos hacer el análisis correctamente, deberás de indicarnos los fondos que componen tu cartera de inversión y nosotros te ofreceremos la clase más barata del fondo, ¡te sorprenderá lo que puedes llegar a ahorrar! 

Controla tus emociones

El mayor obstáculo para ganar en el mercado financiero es la incapacidad de controlar las emociones y tomar decisiones lógicas. A corto plazo, los precios de las empresas reflejan las emociones combinadas de toda la comunidad inversora. Cuando la mayoría de los inversores están preocupados por una empresa, es probable que el precio de sus acciones disminuya y cuando presentan expectativas positivas sobre el futuro de la compañía, el precio de sus acciones tiende a aumentar.  Estos movimientos a corto plazo son impulsados ​​por rumores, especulaciones, esperanzas, emociones, en lugar de análisis lógico y sistemático de los activos, la gestión y las perspectivas de la empresa. 

Estudia e infórmate 

Siempre es buena idea estar al día de lo que pasa en los mercados. En Rankia puedes encontrar guías, foros, blogs que te ayudarán a aprender desde 0 y estar al tanto de las tendencias del mercado. Tenemos también a foreros profesionales que están dispuestos a dar consejos, a compartir su experiencia, resolver dudas, etc. 

Acude a un asesor para ayudarte en tus decisiones

Invertir es una nueva habilidad. Se necesita tiempo y esfuerzo para leer, investigar y encontrar un camino seguro. Puedes aprender a través de tus errores, pero a veces se hace necesario la figura de un asesor financiero para evitar que los cometas y sacar un mejor provecho de tus inversiones. 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar