Cortando el cupón, cortando el jamón

9
Defintivamente el 2009 será recordado como el año de la caída de los émulos de Ponzi. A nivel mundial el más conocido es Bernard Madoff, y en Sudamérica, David Murcia. Pero aquí, entre nosotros, en la piel de toro, resulta mucho más entrañable la detención de todo un mito en búsqueda y captura: Pepe el del Popular. Creo que deja chiquita la leyenda de El Lute.
Pero el ingenio español da para mucho más. Un caso typical spanish de faraón financiero, de constructor de pirámides es el de Antonio Herrera, el jamonero de Trevélez (joder, si es que parece de la cuadrilla de Curro Jimenez). Exdirectivo bancario que traspaso el original modelo filatélico al glorioso mundo del jamón. El mecanismo sencillo: para que ahorraa en un banco pudiendo invertir en jamones. Uno le soltaba su dinerito y el otro decía invertirlo en la producción y secado de jamones, liquidando al cabo del año jugosos interés de dobles dígitos (digamos que te vendia el jamon con pacto de rcompra). Tremenda la escena de lo que le podría ofrecer a sus clientes/inversores si el asunto hubiese durado:
* Bellota investment Hedge Fund.
* Mercado de Opciones y futuros sobre el Jamón de Trevélez.
* Titulización de cerdos.
* Financiación con garantía pignoraticia de extremidades porcinas.
* Comercialización de cupones segregables en sobres al vacio.
Evidentemente todo esto acabó como el rosario de la aurora. Quizás en algún momento lo hizo de buena fe, y luego no vendió ni un pernil, quizás lo tenía claro desde el principio. En todo caso, y recordando viejas discusiones en Rankia, esta claro que esto no es un negocio mercantil. El jamón, el sello, el grabado o el piso que te prometen recomprar con golosas rentabilidades no dejan de ser un señuelo, un velo, que intenta distraernos de la realidad del asunto. Esto es un negocio financiero, una actividad parabancaria pura y dura, y parece mentira que haya gente que siga cayendo, que siga confiando sin entender o sin querer entender más allá de las rentabilidades ofrecidas. La excusa perfecta para justificar el porqué uno le entregaba el dinero a un señor como éste. Y todo para luego decir que es que el no era aficionado filatélico, uy perdón, quise decir carnívoro, que él era más vegetariano que Gandhi y que lo que quería era su dinero.
Pues eso, que a ver si aprendemos en cabeza ajena.
  1. #9
    01/06/09 21:22

    OAntonio, pero en el fondo al Gobierno le va la caña, ya que eso permite incremetar su intervencionismo.

    Valencia, hay sellos que saben ricos...

  2. #8
    Anonimo
    01/06/09 18:46

    Lo bueno de los jamones es que en caso de pagarte con activos te puedes consolar comiéndotelos. Si te tocan sellos...

  3. #7
    Anonimo
    31/05/09 16:03

    La culpa será del gobierno... Ya verás;-)....
    NO TIENEN VERGUENZA

  4. #6
    30/05/09 15:29

    Bernardo, lo de la pig-noración es un auténtico descubrimiento. ¡Qué grande!

    OAntonio, el problema es que luego encima esa gente nos cuesta dinero a todos los demás.

    Gallardo, ya lo había visto y toma nota.

    Xavier, es que el sentido común es el menos común de los sentidos.

    Gallina, yo apuesto por determinados negocios alrededor de las renovables.

  5. #5
    29/05/09 22:15

    He divierte lo de las titulizaciones y otras cosas, pero si al sr de Trévelez se le hubiera ocurrido vender vulgarres marranos subprome como AAA, vete a saber a lo mejor le salen las cuentas.

    O en vez de decir AAA habrá que decir JOTAS.

    De todas formas sellos, árboles, jamones... Siempre es lo mismo.

    Deberíamos hacer una porra para apostar por el próximo gran timo hispánico. Apuesto por las preferentes emitidas y compraddas en 2009. Los que acuden al mercado a comprar a precio de saldo saben a lo que juegan y asumen el riesgo, ¿pero qué será de los incautos que se fían de su director de oficina bancaria favorito? ¿Y si finalmente ocurre, espero que no, qué dirán los sres de la CNMV y del BDE?

    Y ahora me marcho. Me apetece un bocadillo de...

  6. #4
    29/05/09 19:39

    ¿La gente no aplica el sentido común o qué?, no hace falta ser ningún lince para ver todo esto, si el tipo de interés está al 2% a partir de ahí es cuestión de empezar a hacerse preguntas, si es un banco o caja uno puede por encima calcular que hacen prestamos al 10% hipotecas al 3,5 y créditos en tarjetas al 1,5% mensual que es un 18% anual, que te cobran comisiones por todo menos por devolverte el saludo cuando entras (y ya veremos cuanto tiempo sigue siendo gratis), pues sin tener ni idea uno puede llegar a pensar que entre todo es fácil que se saquen un 6 ó 7% del dinero, pues si me pagan un 3,5% en unos momentos de escasez de dinero parece que no pierden nada.

    Ahora si me viene uno y me ofrece un 9%, pues ya debo hacer más preguntas, y pensar que a este precio algún riesgo tiene que haber.

    Y si como hace unas semanas por estos foros de rankia se decía que unos pagaban el 2 ó 3% mensual a los inversores uno debe plantearse ¿Cómo es posible?

    En si hay muchas inversiones societarias que tienen rendimientos anuales del 15 y 20% sobre la inversión, pero difícilmente se pueden pagar estos intereses aunque los rendimientos sea estos, ya que es procedente mantener ciertas reservas para hacer crecer el negocio.

    El sentido común indica que todo lo que esté en rendimientos por encima de lo que el mercado ofrece, es para hacer muchas preguntas, y obviamente que te convenzan las respuestas.

    Finalmente las inversiones en bienes tangibles sean jamones o el crecimiento del roble, no tienen porque ser siempre un tinglado preparado para la estafa, el problema es que su nula regulación da pie a que todo tipo de desalmados monten sus chiringuitos.

  7. #3
    29/05/09 16:21

    No sé si admites peticiones y sugerencias, pero tras leer tus comentarios a los consejos para emprendedores de J Encinar, creo que estaría bien y sería intesarte leer qué opinas sobre estos:
    http://www.jesusencinar.com/2009/05/10-consejos-sobre-como-empezar-una-empresa.html

    A mí lo del Bellota investment Hedge Fund me parece una gran idea, y lo mismo para el vino y el aceite, que parece que no haya empresas que sepan vender estos productos ni crear una imagen eficiente en otros países, como sí hacen italianos y franceses con sus productos.

    Un saludo.

  8. #2
    Anonimo
    29/05/09 14:50

    Que gula.... JAMONES..... Es verdad lo que dice Bernardo, es un comentario muy cruel...
    He tenido el placer de asistir a ese Juicio y ver los autos, fue un número esperpéntico… La verdad es que los clientes de la empresa se los merecen...
    Igual que los clientes de una de las pirámides financieras colombianas más conocidas, Finanzas Forex, quedarías asombrado…. Tengo como cliente a uno que invirtió en esa pirámide (mejor dicho la mujer del cliente) y sigo ASOMBRADO por las explicaciones del hombre.
    a) Es "lógico" ofrecer una rentabilidad mensual del 18%.
    b) Su promotor, un fontanero metido a "asesor financiero" es un experto del asunto.
    c) Los bancos, en comandita con los gobiernos, han urdido una trama para "destrozar" a la empresa, pero su "solides" (SIC) se impondrá....
    d) El lider de la empresa, es un "millonario" (SIC) con una gran magnanimidad, que sólo quiere ayudar a los más desfavorecidos ofreciéndoles esa oportunidad...

    Entiendo que es plenamente coherente que la mujer le obligara a denunciar o le pedía el divorcio...

    ¿Estoy delirando o es que vivo en los mundo de Yuppie?
    Un saludo

  9. #1
    Anonimo
    29/05/09 12:41

    Mira Echevarri, un artículo de jamones un viernes a estas horas, es muy cruel. ¿Tu sabes el hambre que tengo desde que desayuné a las seis?

    En efecto, los sellos, el jamón, no son más que el señuelo. ¿Qué opinas de las obras de arte? ¿Los coches de época? ¿Aviones clásicos?

    Me ha hecho mucha gracia la "titulización de cerdos". Y es que cualquier cosa es susceptible de ser convertida en papelitos. No voy a comentar la "pig"noración de extremidades porcinas porque me da más hambre... con un poco de pan y tomate... y una copa de vino...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar