Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
12 recomendaciones

Nixon abrió la puerta un nuevo mundo cuando agobiado por la guerra de Vietnam y los déficit´s comerciales, decretó la no convertibilidad del dólar en oro. De facto, acabó con el patrón oro e inició una senda no transitada hasta entonces, donde los Bancos Centrales encabezados por la FED, llegarían a convertirse en amos y señores del sistema financiero mundial.

Al principio, las guerras del petróleo en 1973 y 1980, dieron un vuelco a la inflación, que se tornó incontrolable y obligó a Paul Volcker a subir los tipos de interés hasta extremos asfixiantes. La indomable inflación terminó cediendo y desde entonces los tipos de interés iniciaron un proceso de sucesivas bajadas, primero acompasando a la pendiente descendiente de la inflación y luego, a medida que nos adentramos en las sucesivas crisis de finales del siglo XX, introduciendo reiteradas rebajas con la intención de acelerar la economía facilitando los créditos más baratos.

Japón tuvo la primera gran crisis a largo plazo cuando a finales de 1989 explotó la burbuja inmobiliaria. Desde entonces, no se ha recuperado.

En 1998, empezaron una serie de crisis "in crecendo". El Baht thailandés,  la crisis del fondo LTCM (Long-Term Capital Management), la crisis punto-com del año 2000 y la gran crisis de 2008, fueron una serie de crisis sucesivas, que en una secuencia creciente, necesitaron de los BC la misma medicina. Bajada de tipos de interés para facilitar prestamos baratos y poder recuperar el consumo y la economía.

Durante el proceso de crisis-recuperación, la deuda mundial seguía  creciendo sin cesar.  Todavía no alcanzaba cifras impagables , pero el crecimiento era continuo. Se llegó a acuñar un mantra basado en "la deuda es buena y el déficit público imprescindible para la moderna sociedad del bienestar".

En 2008 el sistema, maltrecho por una deuda muy elevada, estuvo a punto de colapsar. Los BC se vieron obligados a acudir en ayuda del sistema financiero, encabezados por el estudioso Bernanke. Los tipos de interés bajaron por primera vez en la historia a cero y grandes sumas de dinero fueron puestas a disposición de la sociedad para recuperar una vez más la economía mundial. El ejemplo de la Gran Depresión del 29, sirvió para intentar medidas novedosas, como aportar toda la liquidez necesario para que las empresas no quebraran, empezando por todo el sistema financiero mundial.

También en los años siguientes, se instauró la compra de bonos estatales para cumplir dos objetivos  primordiales. Financiar a los estados, sin que tuvieran que preocuparse de obtener fondos con restricciones presupuestarias y bajar los tipos de la deuda estatal , ayudando a dejar más margen en los presupuestos.

Pero lo que debería ser algo puntual, se convirtió en un recurso infinito. Los gobiernos se convirtieron en adictos al dinero fácil y gratis, hasta forzar en Europa y Japón, la llegada de la ciencia ficción en forma de tipos negativos. Una vez llegados a este punto, pronto los BC se dieron cuenta de la imposibilidad de retirar las medidas, sin causar una grave crisis. Solo la FED intentó reducir el balance, mientras subía levemente los tipos de interés, pero un desplome del 20% en la bolsa americana a finales de 2018, obligó a frenar en seco el proceso de reversión.

A lo largo de todo el siglo XXI, las deudas crecieron hasta alcanzar tres o cuatro veces el PIB mundial. China desde el año 2000, había sostenido el crecimiento económico , cayendo en los mismos errores del mundo occidental. Su deuda se hizo tan insostenible como la del resto de países.

Las bolsas, conscientes del viento a favor de la intervención de los BC, han estado subiendo (sobre todo la bolsa americana) durante 11 largos años, alcanzando máximos históricos, para romperlos una y otra vez.Se ha descuidado el incremento de la productividad para centrarse en la recompra de acciones, operación muy beneficiosa para la bolsa, pero no tanto para la economía. Los últimos años se ha seguido subiendo, pero sin apoyo de fundamentales como el beneficio creciente, dejando recaer en las recompras de acciones, la única mejora. Los bajos tipos de interés, no solo han ayudado en la cuenta de resultados sino que han sido convenientemente aprovechados para pedir préstamos para la recompra de acciones, en un movimiento encaminado a subir las cotizaciones.

La eterna presencia de los BC ha fomentado una "moral hazard" en las compañías, donde se socializan las pérdidas y se privatizan las ganancias. La intervención de los BC ha desvirtuado el análisis de los mercados y las operaciones de alta frecuencia han eliminado al pequeño inversor, siempre en inferioridad ante las máquinas. La elevación de los ratios de la bolsa y la enorme burbuja de los bonos se han apoyado mutuamente, para dar la sensación de una valoración engañosa, al fomentar sus relaciones cruzadas en detrimento de otros activos.

Resulta sorprendente como la omnipotencia de los BC se ha apoderado de la consciencia de la gran mayoría de inversores. Nadie, prácticamente nadie, pone en duda la intervención y resolución de problemas por parte de los BC, como si este apadrinamiento fuera lo más natural del mundo. Si hay un problema de liquidez, emiten dinero. Si el problema es de deuda, emiten más dinero. Si hay recesión, emiten otra vez papelitos y si las cosas se ponen feas, como ahora, inyectan trillones de dólares-euros-yenes-yuanes, para tapar todos los agujeros. Y además, es lo que esperan como agua de Mayo los mercados, que reaccionan positivamente a la sola mención de intervención.

Pues no, esta no es la solución correcta y llevarla al extremo como han hecho hasta ahora, solo proporcionará, un desastre como nunca hemos conocido, cuando la masa inversora descubra que el rey (el dinero no vale nada) está desnudo. Quizás un catalizador, un detonante como es el coronavirus, inmune a los manejos de los BC, puede despertarnos (muy tarde) del letargo en que nos encontramos.          

Por lo tanto, desde mi punto de vista, ese largo y tortuoso camino, terminó a comienzos de 2020, cuando el coronavirus irrumpió en la sociedad china primero y una rápida extensión le llevó al resto del mundo.

Aquí estamos ahora.

Por ejemplo, el bono a diez años americano hizo mínimos históricos ( también el bono a 30 años) el 9 de Marzo de 2020 a 0,318%, después de una rapidísima caída en la rentabilidad, al comportarse como valor refugio ante las caídas de todos los demás activos.

Pero en los últimos días hemos visto como su rentabilidad ha subido hasta el 0,92% de hoy.

Simplemente el largo camino de descenso de los tipos de interés ha terminado. El virus va a causar una enorme crisis que necesitará inyecciones fastuosas de dinero para tapar todos los frentes, sin mencionar el gravísimo problema humanitario que va a suponer y que todavía no conocemos en su versión definitiva.

De momento las bolsas han protagonizado las últimas semanas, con una intensidad en las caídas nunca vista. Los descensos han sido tan rápidos y profundos que ya podemos hablar de un auténtico crash. El mercado ha buscado la liquidez como único refugio, cayendo todos los activos, incluido el oro y la plata, como ya sucediera en 2008.

En Europa , se aprecia un incremento en los diferenciales del bono a 10 años, entre Alemania y los países del Sur. Quizás no sea nada, o puede que los inversores estén haciendo diferencias entre buenos países y no tan buenos. La crisis puede llevar al límite algunas economías muy endeudadas, como la italiana o la española. Una posible ruptura sería evidente en el caso de que el BCE desapareciese o tirase la toalla de la financiación gratuita, para forzar reformas estructurales. La cuerda lleva muchos años estirándose y en algún momento se romperá.

El consumo de petróleo se ha hundido como consecuencia de la paralización de la actividad económica en China. El no acuerdo de la OPEP+ y la lucha contra el shale oil, ha empujado a Rusia y Arabia a una lucha por ver quien aumenta más la producción de petróleo, para captar y asegurar nuevos clientes. Las rebajas de precio de Arabia han terminado por desplomar los precios del petróleo hasta los 30$ y la extensión de la crisis del coronavirus desde China a Europa y EE.UU. , todavía va a reducir notablemente el consumo en la primera parte del año. Los inventarios están aumentando y la clave va a estar en que sucede con los productores de shale oil. Si quiebran o reducen la producción, en la segunda parte del año, si la crisis del coronavirus se ha superado (lo dejo como incógnita porque es pronto para saberlo), podemos ver una reducción de inventarios mientras los precios del petróleo suben con fuerza.

En EE.UU., el déficit supera todos los años el billón de dólares. Además los extranjeros han comenzado a ser vendedores netos y alguien tiene que comprar esa deuda. El mercado de repos está roto y ya hemos visto, las masivas ejecuciones de dinero que riegan los mercados.

Otra QE gigantesca está en camino para recuperar la economía americana, mientras acude en rescate de la sanidad americana. Los gastos médicos son muy caros, pero Trump está en campaña y debe tapar esa fuga de votos, tirando de la emisión de deuda.

Otros sectores se van a ver muy perjudicados y necesitarán rescates o ayudas como en 2008. El turismo, las aerolíneas y el shale oil son los primeros de la lista.

Tantos agujeros por tapar van a obligar a los BC a emitir tanto dinero como se necesite. Si bien en los últimos días el efectivo ha sido el activo refugio por excelencia, cabe esperar  que las sucesivas oleadas de inyecciones monetarias, trasladen la búsqueda del santo grial hacia los metales preciosos, último escalón de la pirámide invertida de Exter. Todavía estamos en la penúltima fase, que corresponde a la acumulación de dinero en efectivo, al menos, hasta que los BC comiencen los programas de ayuda a la recuperación, algunos de los cuales hemos visto estos días, con el mercado de repos (inyección de 1,5 billones de dólares) o los programas del BCE con el incremento de la compra de bonos y el LTRO a los bancos.

Cuando estos programas masivos produzcan un mayor movimiento en la velocidad de circulación del dinero, la inflación debería aumentar con fuerza, forzando un colapso hiperinflacionario. En el inicio de esta fase, el exceso de población combinado con una cierta escasez de recursos, puede conducir, si la inyección de dinero es lo suficientemente grande, a una incipiente inflación que propicie una rápida movilización del dinero, enclaustrado por largos años de represión financiera.

Pero vamos paso a paso, que el camino todavía no ha concluido y tenemos que estudiar como pretenden los BC ayudar a la economía post-coronavirus.

Saludos.          

  1. en respuesta a Valentin
    #20
    Valentin

    La plata física caídas del 15%, y las mineras de plata subiendo un 5%. Estoy sorprendido...

    Puede que sea una oportunidad para el rebalanceo.

    Saludos,
    Valentin

  2. #19
    Valentin

    Chicos, que la onza de plata está cayendo hoy intradía un 15%.

    Que está ocurriendo en este mercado. Alguna percepción por vuestra parte?. Gracias...

    Saludos,
    Valentin

  3. en respuesta a steelman1234
    #18
    1755

    Así es. No hay mucho conocimiento de los MPs, mineras, etc.
    Tampoco hay mucho de este activo en el SIBE, excepto las mineras del Latibex.
    Tampoco es un tipo de activo tan difícil de entender.
    Lo único que se necesita es que suban los MPs, veręis lo fácil que va a ser crear "afición".
    Salud

    2 recomendaciones
  4. en respuesta a steelman1234
    #17
    Fernandojcg

    NO deja de haber una cierta componente "ludópata"... Una persona medianamente racional hoy debiera mantenerse al margen de los mercados y más cuando la pendiente de caída puede ser realmente importante. A mí NO me extrañaría ver con el tiempo el S&P 500 en los 1.500 puntos.

    Y hace un par de años más o menos que escribí en otra web que se verían los 6.000 en el Ibex-35 e incluso que posteriormente los entornos de los 4.000... En fin, ya veremos, aunque a mí desde luego NO me van a "pillar" en absoluto. Total, yo me gano la vida en el área productiva y no me queda mucho para poder jubilarme.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  5. en respuesta a Fernandojcg
    #16
    steelman1234

    Si, lo que más me sorprende es la falta de miedo o precaución o lo que sea. Mirando los hilos de Rankia, veo que la mayoría de la gente está pensando en cazar gangas, con la idea de una recuperación cíclica que debería llevarnos a nuevos máximos.

    Sobre la inversión en metales preciosos, directamente no interesa en la comunidad rankiana. Libre albedrio.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  6. en respuesta a steelman1234
    #15
    Fernandojcg

    Bueno, ya sabes que yo NO creo en el AT y más en los últimos tiempos... Soportes y resistencias son meros comparsas que se atraviesan como mantequilla cuando "manos fuertes" lo desean... Y se ha podido comprobar en las recientes caídas y también en los "rebotes". Los mercados están rotos y lo mejor es estar lejos de ellos.

    En FÍSICO ya es otra cosa, pero está claro que en esta Comunidad somos una exigua minoría... aunque eso es lo de menos, a fin de cuentas cada cual hace con su dinero lo que estima más oportuno.

    Saludos.

    2 recomendaciones
  7. #14
    Fernandojcg

    Y en Francos Suizos lo han llevado al soporte de largo plazo en esta Divisa... ¿Casualidad? Ya sabes lo que pienso al respecto...

    Saludos.

    1 recomendaciones
  8. en respuesta a Fernandojcg
    #13
    steelman1234

    No tiene mucho sentido, el hundimiento del precio de la plata si pensamos en la falta de plata para acuñar moneda por parte de la casa de la moneda americana.

    Esta contradicción, pueden mantenerla algún tiempo, pero las aguas volverán a su cauce, más pronto que tarde.

    Los gráficos, fallan más que una escopeta de feria. Me dz la impresión, que la generalización del AT, causa distorsiones mayores. Los que mueven los mercados, aprovechan rupturas de soportes alcistas y bajistas, para fomentar compras y ventas respectivamente de los pequeños inversores.

    Ejemplo, la reciente ruptura del 10.000 del IBEX.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  9. en respuesta a 1755
    #12
    Fernandojcg

    Hola, Antonio: El pasado Viernes llevaron la Plata a unos niveles que son preocupantes... Mirando un gráfico de largo plazo se observa que la pérdida de los $ 13,88 podría desencadenar un retroceso mayor.

    Desde luego -para mí-, es FLIPANTE observar los niveles actuales de cotización en la Plata y en el Oro la caída NO es tan preocupante, pero el desacople con la Plata sigue aumentando... El ratio en máximos históricos: 1:104...

    Saludos.

    1 recomendaciones
  10. #11
    Isabela7

    Genial el artículo

    2 recomendaciones
  11. en respuesta a 1755
    #10
    steelman1234

    Tienes razón y por ello, no espero que las caídas de 2008 se repitan en magnitud e intensidad en 2020.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  12. en respuesta a steelman1234
    #9
    1755

    La diferencia es que en aquella época Ag y Au llevaban 4 años de subidas debido a tipos reales negativos. La corrección fue importante de necesidad.
    Hace 1 año la plata estaba en mínimos de este ciclo y el oro no llegaba a 1.300.
    Salud

    2 recomendaciones
  13. en respuesta a steelman1234
    #8
    Fernandojcg

    Hola, Antonio: Como ya comenté, hace muchos años que los Bancos Centrales la están "cagando" y lo peor es que a sabiendas... El dinero BARATO ha ido a engordar el circuito financiero o más bien "virtual"... El problema de la Recesión que viene NO ha venido causada por una "falta de demanda" como parecen sugerir los keynesianos, sino por un "choque del lado de la oferta", es decir PÉRDIDA de PRODUCCIÓN, INVERSIÓN y COMERCIO.

    Y qué "milagros" pueden hacer ahora los Bancos Centrales con las tasas de interés cercanas a cero y cuando los consumidores han seguido gastando...

    Hace muy pocos días que leí algo muy "gráfico" por parte de Jon Cunliffe, Vicegobernador del Banco de Inglaterra, y que dijo que el Coronavirus ha sido "un shock de suministro puro, NO hay mucho que podamos hacer al respecto".

    En fin, que parece mentira que a estas alturas NO se esté cuestionando más abiertamente la actuación de los Bancos Centrales... así que mejor me voy a leer un buen libro...

    Saludos.

    1 recomendaciones
  14. en respuesta a Salva Marqués
    #7
    steelman1234

    La intervención de los bancos centrales en 2018 y 2019 fue correcta. Dar liquidez para evitar la quiebra del sistema financiero era lo que se necesitaba para evitar el colapso inmediato.

    El resto, no. El mercado se ha hecho adicto y no se ha autorregulado.

    Las empresas ineficientes quiebran cuando tienen competencia y no se les ayuda para que sigan funcionando. Es verdad que la caída de muchas empresas, supone un drama social por el aumento del paro y las pérdidas, pero a la vez ayuda a mejorar (destrucción creativa de Schumpeter). Ese ciclo se aniquiló y en vez de pasar una crisis grave o incluso muy grave, han retrasado el problema mientras lo hacían mucho más grande.

    Estos 11 años hemos vivido muy bien, pero hemos consumido recursos que quizás necesitemos en el futuro.

    Ahora todo tiene muy mala solución. Lo mejor sería pasar una crisis tipo 1929-1933. Y preparar el terreno para un futuro con mucho menos petróleo, planteando un cambio sustancial en la movilidad.

    Economía y consumo local, electrificación en lo todo que se pueda (incluyendo trenes eléctricos en lugar de transporte por carretera de mercancías), menos viajes de avión, creación de infraestructura renovable, aprovechando los combustibles fósiles que quedan, mientras generamos una nueva industria creando puestos de trabajo.

    Reciclaje como nuevo método de obtención de materiales, invertir en nuevas tecnologías como redes neuronales, inteligencia artificial, robótica, en lugar de fomentar el consumo innecesario.

    Control de la población con medidas de natalidad, sobre todo en África.

    Manejo del consumo de agua potable, control de los acuíferos, uso responsable de elementos perecederos como la plata, el cobre, el níquel, etc.

    Olvidar el crecimiento como forma de vida, buscando un mantenimiento de las economías. Una economía de estado estacionario, pero sin el control absoluto del estado.

    Saludos.

    5 recomendaciones
  15. #6
    Salva Marqués

    Coincido en que la solución a todo no es inyectar más y más dinero. En tu opinión, ¿qué deberían hacer ahora los bancos centrales llegados a este punto? ¿Y qué deberían haber hecho durante los últimos años?

    1 recomendaciones
  16. en respuesta a steelman1234
    #5
    Fernandojcg

    El mismo proceso que llevó al final del Imperio romano de Occidente... La diferencia fundamental estriba en que aquella civilización duró muchos siglos más... Y es que la sinrazón de las últimas décadas nos ha llevado a este AQUÍ y AHORA tan incierto como para saber qué va a pasar "MAÑANA"...

    Saludos.

    2 recomendaciones
  17. en respuesta a Fernandojcg
    #4
    steelman1234

    La crisis comenzó en 2008 y todo lo que hemos vivido desde entonces es una situación artificial. Alargar, estirar, inyectar dinero a las empresas zombis y al sistema financiero para continuar como si todo funcionara bien.

    Los BC no han querido aceptar que el ciclo (y luego se verá si algo más como defiendo en el cenit de la civilización) ha concluido y queda caer, dejando quebrar el sistema.

    Todavía no me explico como casi todo el mundo pretende justificar que la crisis de deuda se resuelve emitiendo más deuda. Para mi está claro que esa medida solo retrasa el problema, intenta ganar tiempo, pero no arregla nada y empeora el problema. El resultado final es un crash mucho mayor.

    Veremos donde nos llevan esta vez, pero apuesto que seguirán utilizando el mismo sistema hasta que reviente.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  18. en respuesta a steelman1234
    #3
    Fernandojcg

    Hola, Antonio: Realmente crees que al "Gran capital" le preocupa el COVID-19 y sus consecuencias más "terrenales", es decir fuera del daño potencial a los mercados bursátiles, las ganancias y demás mandangas relacionadas con la ESTAFA que han creado y bajo el "manto protector" de los Bancos Centrales...

    Que NO nos cuenten "Cuentos chinos"... Ha sido una auténtica "casualidad" y "bendición" -para ALGUNOS...- la aparición del COVID-19 cuando la Economía mundial ya se estaba desacelerando con una fuerte pendiente de caída... Eso ya hace meses que lo veníamos percibiendo y tanto tú como yo hemos editado muchos posts al respecto, perooooo claro NO hay más ciego que el que NO quiere ver...

    Respecto a esta Crisis ya tendremos tiempo de escribir sobre su posible evolución. Ahora es muy pronto, pero tengo la extraña "sensación" de que acabará PEOR que en el 2008, de hecho te insisto en que estamos inmersos en la MISMA Crisis y, probablemente, se trate de una DEPRESIÓN... Lógicamente, cuando pasen los peores momentos del COVID-19 es posible que asistamos a un fuerte rebote en la Economía mundial, pero el quid de la cuestión estriba en la solidez que pueda tener o se trate de algo puntual. En fin, ya veremos...

    Y sobre los MPs tampoco tengo muy clara su evolución a corto plazo... En el Oro me ha sorprendido lo que ha sucedido y también en la Plata, pero en menor medida puesto que es indudable que su carácter industrial ha tenido un fuerte peso en su caída.

    Bueno, Antonio, hasta otro rato...

    Saludos.

    2 recomendaciones
  19. en respuesta a Fernandojcg
    #2
    steelman1234

    Si, quizás no sabíamos el tipo de "cisne negro" que aparecería, pero avisar de que la situación no podía durar mucho, lo hemos hecho en tiempo y forma.

    Respecto a los metales preciosos, estamos repitiendo lo ocurrido en 2008, donde la plata bajó más de un 50% y cuando comenzaron los programas QE, empezó a subir sin parar. Parecía que esta vez era diferente, pero no.

    Ya lo he comentado varias veces, pero los inversores están siguiendo la pirámide invertida de Exter, en busca de la liquidez, al pie de la letra. Los tres últimos pasos son,

    - Bonos USA. El bono americano a 10 años (y también el de 30 años) ha marcado mínimos históricos, en la búsqueda de refugio. Y ya ha empezado a caer.

    - Liquidez absoluta en efectivo. Estamos en la fase donde se liquida todo y se pasa a estar en liquidez, por puro miedo.

    - La última fase es cuando los gobiernos y BC empiezan a sacar sus grandes programas de emisión de papelitos (QE), con la intención de reactivar la maltrecha economía. Aquí es donde los metales preciosos son los reyes y todavía no hemos llegado.

    Saludos.

    2 recomendaciones
  20. #1
    Fernandojcg

    Hola, steelman1234: Hace ya muchos años que los Bancos Centrales se han visto atrapados en la "telaraña" que ellos mismos han tejido con sus insensatas políticas monetarias y que seguirán, de manera que llegaremos a ver los intereses negativos como algo de lo más "normal"... El final de todo esto va a ser el LÓGICO, así que NADIE espere "milagros".

    Lo que me está resultando sumamente curiosa es la caída que están teniendo los MPs y totalmente ILÓGICA en las actuales circunstancias. Hay mineras de MPs de gran calidad que están teniendo precios de "derribo" e incluso en las más defensivas como son las que se dedican a las Regalías.

    De todas formas, pienso que lo más prudente en estos momentos es mantenerse lejos de las Bolsas y esperar a que se dé un suelo "creíble" que puede tardar bastante tiempo en llegar... Lo más probable es que mientras tanto asistamos a auténticas "montañas rusas" y sólo aptas para especuladores muy avezados.

    Y el Coronavirus ha sido la "excusa" perfecta para desplumar a muchos ingenuos a los que previamente habían empapelado en los últimos tiempos y eso era algo que algunos ya habíamos denunciado. La DISTRIBUCIÓN realizada ha sido de "libro"... Lo mismo que la REPRESIÓN realizada previamente al Ahorro conservador. Es MUY DIFÍCIL no ver cierta correlación en todo ello...

    Saludos.

    2 recomendaciones
12 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar