2

Economía del burkini

                                                                                            Fernando Esteve Mora

¿Se puede añadir algo desde la Economía al "problema" del uso del burkini en las playas? Pues creo que sí. El problema (o quizás más bien la "serpiente del verano de 2016") se ha planteado en términos de si se respeta o no  la "libertad de elegir" de las mujeres  musulmanas que, acatando las interpretaciones fundamentalistas de la religión islámica, se creen obligadas a usar esa prenda de baño en las playas. Hay que subrayar el adjetivo "musulmanas", pues cabe cuestionarse si este problema se hubiese dado si hubiesen sido mujeres de algunas sectas cristianas o no cristianas o incluso ateas, pero  igual de fundamentalistas en lo que respecta a las prescripciones acerca del atuendo femenino, las que quisiesen vestirse de esa guisa en las playas.

Me da que no. Que la prohibición de esa indumentaria playera por parte de las autoridades municipales de unos treinta ayuntamientos franceses no se dirige al burkini en cuanto tal traje de baño sino al burkini en cuanto símbolo, es decir, como expresión pública de aquiescencia con una determinada forma de interpretación del Islam cercana a la de los terroristas yihadistas.

Ahora bien, si el burkini fuese un símbolo del terrorismo, su prohibición sería fácilmente defendible en los mismos términos que lo es en muchos países la exhibición pública de símbolos asociados con el nazismo o el terrorismo nacionalista (imaginémos, por ejemplo, cuál sería la reacción del estado español ante una moda de bañadores en euskadi que llevase como estampado el hacha y la serpiente del anagrama de ETA). Nadie suele plantear que la restricción de la libertad de portar símbolos que defienden a Adolf Hitler o al Ku-Klux-Klan sea un ataque a la libertad de elegir, por lo que si se decidiese por parte del Estado que unas determinadas prendas son símbolos de ideologías o comportamientos no aceptables constitucional o legalmente, no habría ningún problema. 

El problema está en que el burkini no es ni puede ser símbolo de aquiescencia o simpatía con el terrorismo yihadista, ya que ni lo es de modo directo o explícito (ningún grupo terrorista yihadista lo exhibe como símbolo identitario), ni tampoco -en una interpretación más débil- puede ser símbolo de modo indirecto o implicito, dado que la mayoría de mujeres que quieren o pretenden usarlo no son simpatizantes o miembros de esos grupos.

En suma, está claro que el uso del burkini no puede conceptuarse como apología del terrorismo, y por ende, carece de toda justificación su prohibición. Pero, sin embargo, tampoco cabe dudar por otro lado que su uso ha levantado más que suspicacias entre muchos de los demás usuarios de las playas públicas francesas, que es lo que ha estado debajo de la intervención de las administraciónes locales prohibiéndolo. Las razones de esas reticencias pueden ser variopintas y vpueden ir desde motivos meramente estéticos (el burkini no parece ser una prenda muy bella que digamos) a otros de tipo sentimental o ideológico (hay una correlación positiva entre fundamentalismo islámico y terrorismo yihadista).

Desde el campo ultraliberal (y, paradójicamente, también desde el de la izquierda más descerebrada) suele argüírse que, dado que el uso del burkini no es apología del terrorismo, entonces la libertad de selección,que no de elección, de traje de baño (véase http://www.rankia.com/blog/oikonomia/428711-libertad-eleccion-seleccion para distinguir entre la libertad de selección entre distintos tipos de bañadores y la libertad de elección de cómo bañarse) es una cuestión individual en la que nada tendría que decir el Estado.

Pues bien, debería estar claro que este pretendido un argumento liberal es falaz, como se puede comprobar preguntando a esos mismos ultraliberales cuál sería su opinión ante el ejercicio de la libertad de elección de NINGÚN traje de baño para andar por ahí. Si ir desnudo es "elegir" como "bañador" la propia piel, los ultraliberales no deberían tampoco estar en contra de que cualquiera estuviese desnudo en cualquier playa...ni en cualquier otro sitio, pues el mismo "argumento" liberal  a favor de la libertad de elección puede hacerse respecto a la decisión de ir desnudo por la calle.

Y entonces está claro como la analogía con la regulación del desnudo en las playas puede ofrecer una salida desde la Economía a la acalorada cuestión del burkini. En efecto, los economistas saben que la mejor manera para enfrentar esos problemas de inconsistencia en las preferencias colectivas resultado de que distintos grupos propugnenn formas de uso o usos incompatibles pero no ilegales de  los mismos espacios ya sean públicos (o sea, de titularidad pública) o  colectivos o comunes (es decir, propiedad de todos o de nadie)  es proceder al "zoning", es decir, al establecimiento de regulaciones que, ya sea usando una base espacial o temporal o ambas, permita satisfacer esas distintas y enfrentadas preferencias.

Así, a nadie ya extraña hoy que haya playas nudistas  en las que la minoría (al menos de momento)  que opta por la desnudez a la hora de usar las playas pueda ejercitar su derecho sin conculcar el derecho de la mayoría (de momento) de no sufrir estéticamente contemplando los desastres del tiempo y los malos hábitos en los cuerpos humanos. Y si no hay playas suficientes, se puede articular un reparto temporal de las existentes, permitiendo que los nudistas puedan ir en algunas horas o fechas (como sucede en algunas piscinas públicas). De igual manera, están apareciendo playas en las que está autorizado el ir con perros.

¿Por que no, entonces, establecer recintos playeros en los que se permita el uso del burkini? Dado el escaso (de momento) número de mujeres musulmanas que parece que apuestan por este tipo de bañador, esas playas no tendrían por qué ser exclusivas, como sucede en muchas playas nudistas en las que es obligado ir desnudo, sino que en ellas su uso estaría salvaguardado o protegido por el Estado de modo que los más radicales en contra del uso del burkini sabrían, si van a ellas,  qué se podrían encontrar y a qué se podrían enfrentar caso de que con su comportamiento vejasen de alguna manera a quienes lo llevasen.  Es una solución eficiente, fácil de administrar y que debería contentar a todo el mundo...Pero seguro que no se instrumentalizará y el ineludible conflicto tendrá las inveitables consecuencias de ahondar aún más la separación vivencial entre los colectivos musulmanes y los que no lo son.       

 

        

  1. en respuesta a Intense
    #2
    31/08/16 15:44

    Te voy a decir por qué me parece ridicula la prohibición del burkini... y para eso, una oración muy sarcástica...

    "Oye, el burkini es como una prenda superior de traje de buzo ¿te imaginas todos esos buzos terroristas que trabajan como SEALs en las fuerzas armadas? Deberían prohibirles sus burkinis también a todos esos yihadistas submarinos."

    Lamentable prohibicion, ridicula.

    Además no es que a las musulmanas las obligan, es que para ellas la modestia es virtud. Y el burkini es modestia. Pero a los que gustan de las nudistas les parece opresión.

  2. #1
    30/08/16 17:31

    No conozco muy bien el tema del Burkini, pero prohibir en una playa cualquier forma de vestimenta, que como bien dices, no se identifique y/o haga apología de algún radicalismo considerado como una amenaza y/o que pueda provocar una ofensa a una importante parte de la población, no me parece muy normal. Es más no creo que haya playas en España que te obliguen a ir desnudo o a ir con bañador, creo que existe en este ámbito la suficiente libertad, pero evidentemente la sociedad se comporta arreglo a la mayoría en la mayoría de playas.

    Existen prohibiciones muy absurdas, como la de no poder beber "latas" en algunas playas, o no poder entrar las bicicletas en ninguna playa... Y que vayan a buscarte hasta el último recodo a ver por qué estás con una bici o si tienes una lata entre manos... Aunque no sea lo normal, alguna vez nos recuerdan estas "prohibiciones". Evidentemente las bicicletas en la arena son un clarísimo riesgo medioambiental (por la arena que sustraen de las playas y por si se vuela alguna del aire y le da al de al lado, o al vecino del tercero)

    Sobre el tema de las playas habilitadas para perros, me parece un acierto, pero esa zona "habilitada" es por cuestiones obvias de higiene. Los nudistas ya se buscan sus áreas, generalmente huyendo de las aglomeraciones, ya que la permisividad de practicar el nudismo hace que no se necesiten estas áreas específicas, cada uno puede ir como guste. Las piscinas es otro cantar pues no son recintos de libre acceso (imagino que serán privados/municipales y habrá normas) -Hay normas que se acaban adaptando a la demanda-

    Lo del Burkini no le veo ningún sentido. ¿Apartarlos a determinadas zonas? Me parece que son decisiones tomadas en caliente con probablemente una intención provocadora, espero equivocarme.

    Saludos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar