Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
10 recomendaciones

Hace un tiempo, escribía un post a cuenta de unas declaraciones de Cebrián que echaba la culpa de los males de la prensa a los blogs, (entre otros). Hoy en día nos encontramos con que los problemas en la prensa se agudizan; el economista, en plan triunfal, va de recorte en recorte y proponiendo menos páginas, unidad editorial está teniendo unos problemas importantes, la situación de Prisa es de todos conocida e Intereconomia, resulta que después de pedir dinero, resulta que tiene que abandonar su local.

Por supuesto, la situación económica es la que es, pero esto no explica por sí solo esta debacle, ya que se equilibraría la dificultad de todo el mundo, con la necesidad de obtener información y entender la realidad, que es hoy como el comer. Ya sé que su necesidad es el cobrar, pero en realidad deben recordar que para cobrar hay primero que ofrecer algo. En medio de todas estas historias sobre la creación del valor añadido, parece que unos cuantos se han olvidado del valor principal.

Y este es el grave problema de la prensa, el hecho de que directamente se hayan vendido a la realización de reportajes, se hayan olvidado de su punto crítico y de la tarea de investigación y se hayan convertido en un tablón de publirreportajes vestidos como si fuesen noticias, en las que ni tan siquiera ellos deciden sobre que opinar. El valor de un periódico no está en la manipulación, ni en escritos novelescos, sino que está en investigar, en la sinceridad y en mostrar una realidad que normalmente se esconde.

Y estos son los periódicos de hoy en día; unos lugares donde de repente encontramos muchos olvidos, que sin embargo otra gente va encontrando. Es así de triste, pero resulta que hemos llegado a un punto en el que incluso desaparecen países enteros del mapa, sin que nos enteremos.

Un caso paradigmático había sido el famoso de Islandia, que una vez tomadas unas decisiones desapareció del mapa, al igual que otros cuantos países que ahora se unen al anonimato, aunque por razones muy variadas.

¿Cómo ha quedado la situación en Turquia?, ¿y el caso de la televisión griega?, ¿Qué ha sido de Chipre después del salvaje golpe en el que nos hemos encontrado?, de hecho, ¿Cuál ha sido finalmente el recorte a los depósitos?, ¿la situación de Detroit que presenta suspensión de pagos y nadie ha hecho el mínimo análisis?.

Tantas y tantas cosas han desaparecido del mapa, dejan muy a las claras la situación de una prensa que no se puede permitir estas situaciones. Pero si el ámbito internacional es un cachondeo, con unos medios limitándose a reproducir al financial times o similares, la crítica en el sentido interno llega a puntos absurdos en una situación en la que la inmensa mayoría de las corruptelas y escándalos, no vienen descubiertos por la prensa, sino que vienen derivados de casos judiciales, originados en unos juzgados y en una fiscalía que tampoco es que sean lo más incisivo que nos podamos encontrar.

Salvo los papeles de Bárcenas, que podemos entender que ha existido cierto origen en los medios, (aunque sólo sean por las filtraciones primero a “el mundo” y luego a “el país”), la inmensa mayoría de los escándalos conocidos y los desconocidos han pasado y crecido durante años, sin que ningún periodista pudiese publicarlo, a pesar de que son muchos y muy variados, tanto que es imposible no verlo.

No deja de ser curioso, que en este país, tanto los juzgados, como los fiscales, como los periodistas, sólo descubren las miserias del caído. ¿Alguien recuerda publicado un escándalo de BBVA, de Banco Santander, de Abertis…?. De hecho, es curioso, pero una vez caídas las cajas, una vez caído Díaz Ferrán o una vez caído Ruiz Mateos, se empieza a escarbar para explicar y encontrar el titular más escandaloso.

Sí quieren utilizar un símil, siempre he entendido que la prensa debería funcionar como un médico, (de los buenos), que sea capaz de descubrir y destapar la enfermedad cuando nadie la ve, sin embargo en lugar de esto tenemos una especie de cuerpos de forense, que además resulta que nos dan explicaciones parciales de las razones de la muerte o la caída de alguien. Y esto puede tener valor a efectos de morbo, y de diversión, pero este no es el valor principal de las historias.

El valor principal es llegar a descubrir lo que se esconde tras lo que aparentemente está bien, y no en cebarse en quien ha caído. No creo que sea nada complicado, pero el problema es que el que está bien tiene el poder, (entre otras cosas por esto está bien), por lo que se pliega y en este sentido nadie parece tener el valor de enfrentarse, de buscar otro punto y de criticar, y aunque algún dato se encuentre, lo que se hará será llamar para tragarse cualquier explicación tonta que se nos ocurra.

Y entonces resulta que nadie cuestiona las cuentas de una empresa, (justo hasta el momento en que nos encontramos con que caen y resulta que nadie se las creía), o llegamos al momento en que el PP elige un lema de “dicho y hecho”, para transmitir que han cumplido lo que dijeron o que Rubalcaba se sienta medio cómodo alcanzando un pacto con el PP por que este ha virado, (ya me dirá alguien en qué) y no haya la más mínima crítica de fondo con datos, artículos y demás; tan sólo unos artículos de opinión en los que nos podemos encontrar desde el Sostres buscando como cabrear a todo el mundo o Marhuenda que ya no sabe como defender salvajadas.

Necesitamos la prensa, necesitamos la información y por supuesto necesitamos que se cuestione absolutamente todo cuando nadie se lo cuestiona. Y entre lo que se dejaría de robar y las pérdidas que cada uno podría evitar si se hiciesen públicos todos los atropellos que día tras día se cometen, podríamos pagar lo que ese trabajo merecería, y además estoy seguro que se pagarían con gusto. Además resulta que la integridad atraería publicidad, (por lo menos de empresas y entidades íntegras, que las hay), y por lo tanto, con todas las dificultades del mundo existiría la posibilidad de un negocio, que jamás sería seguro, sino que sería un negocio.

Pero los atajos y el pretender cobrar por hacer de forenses, no va a funcionar, porque a duras penas funciona gratis. ¿Cómo va a pagar alguien si el mayor valor en muchos medios está en los comentarios?.

  1. #6
    Franz

    Aportar bien explicada y desarrollada la información es llevar a la vez la cultura económica a muchos hogares por no decir en las aulas y como bien sabes está cada vez mas necesitada de ello. Si poco a poco se va incurriendo en esta falta que mencionas, muchos se preguntaran. ¿Adonde se tendrá que rebuscar tal necesitada investigación o estudio?
    Saludos

  2. #5
    W. Petersen

    ¿Y el contraste de las informaciones publicadas dónde? yo no sé en algunos temas de cultura, de sociedad, de deportes .... pero cuando a menudo veo cuestiones técnico contables, de empresa, ves cada cosa ... y te preguntas y este tipo que sabe de ello, porque no parece muy enterado .... bueno ejemplos en tu propio blog, como el Sr. Pío ... pio ....

  3. #4
    Unukalhai

    La prensa funciona bien... tan bien, tan diligentemente en el desempeño de sus labores, funciones y responsabilidades al menos como los siguientes: como los sindicatos defendiendo a los trabajadores, como al tribunal "Constitucional" defendiendo la Constitución, como a la fiscalía persiguiendo los verdaderos delitos del país, como el tribunal de cuentas haciendo "eso" que hace(sea lo que sea), como los políticos de turno gestionando y gobernando el país, como el Banco de España... No, no, este último no hace nada, es como el senado más bien, un organismo simbólico para dilapidar el dinero público... Perdón, estoy divagando, sigo: como la corona...

    1 recomendaciones
  4. #3
    Sauron

    Estoy de acuerdo en la pérdida de calidad pero, en cuanto al modelo de negocio...

    Cuando dices que "la integridad atraería publicidad"...siento de verdad que se trate de una especulación.

    Uno de los problemas de los medios de comunicación en general y de la prensa escrita muy en particular es que el modelo de ingresos se le ha caído y no es nada seguro que "lectores deseosos de integridad" estuviesen dispuestos a pagar.

    Y es menos seguro aún que un país cuya empresa-tipo es una microempresa de 10-25 trabajadores vaya a pagar por publicidad.

    Y menos seguro aún que ambos ingresos (suscriptores-compradores y anunciantes) fueran suficientes para generar un margen que permitiera pagar la calidad. Y no olvidemos que, por ejemplo, en El País se encargaron de difundir lo tremendamente bien pagados que estaban los periodistas que escriben en el periódico (verás que distingo de los periodistas-gestores) y a fe mía que muchos se lo merecen esos altos sueldos y otros muchos no.

    Hay una cosa que es cierta: hay más lectores que nunca y esa debe ser la base para el nuevo modelo de negocio pero es justo reconocer lo difícil que está.

  5. #2
    Nemigo

    El nodo hizo mucho daño y seguimos con el síndrome de estocolmo. Si no vas a contar algo para dar bombo al poder no te dejan decir nada. Así se llega a situaciones absurdas. Es oír a cualquier periodista de nombre diciendo que él invita a SU programa, porque es suyo, a quien el quiere para que opine lo que él quiere oír. Y se quedan tan anchos y tan panchos. Ves una entrevista a un político y se le regala el micrófono para que de forma obscena se haga sus pajas mentales sin que nadie le pida explicaciones o análisis de la situación que vivimos. A lo máximo que llegamos es a que acuarius haga un anuncio mofa y befa de los políticos.

    1 recomendaciones
  6. #1
    Zappa

    Buen artículo. El "quid" de la cuestión es que los medios están controlados por grandes corporaciones o directamente por gobiernos o partidos que eligen a sus plumas. También ha bajado el nivel periodístico tanto en forma como en contenido. Un buen periodista debe ser una persona bien formada en muchas áreas (historia, geografía. literatura, economía,política..etc)pero la profesión está como está, de hecho cada vez es más frecuente encontar faltas de ortografía en artículos de El País o El Mundo, cosa bastante increíble o simplemente redactados sin pies ni cabeza. Un punto que considero primordial es que se ha perdido desde la escuela la costumbre de leer libros, artículos..etc. Nos hemos acostumbrados a leer textos mini-breves del móvil, a pasar máximo 2 minutos leyendo un blog para pasar a otro..un periódico necesita tiempo y no estamos para eso.S2


Sitios que sigo
10 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar