43

El 28 de diciembre de 2009, un forero completamente anónimo, publica en www.Rankia.com un mensaje en el que se reproduce una supuesta nota de prensa emitida por S.I. Press, (Santos inocentes press), la noticia de que la entidad ING ha quebrado. Por supuesto todos los datos son falsos, aunque con apariencia de realidad, y desde luego, debemos tener en cuenta que es el día de las bromas o inocentadas; el caso es que ING reacciona con celeridad y solicita que se elimine el mensaje por el impacto que puede generar. A partir de ahí, nos encontramos con el debate de si la broma ha sido apropiada o no, y desde luego una cantidad increíble de mensajes del autor de la broma, pidiendo disculpas.

La verdad es que desde luego, podemos discutir si la broma es apropiada, de buen o mal gusto, o podemos discutir si se ha generado un riesgo para la entidad o no. Pero no pretendo entrar a valorar lo “discutible”, sino que me gustaría dejar claro ciertos aspectos que han quedado desnudos en medio de esta inocentada.

Lo primero que ha quedado en evidencia es el control de la opinión por parte de las entidades. Está claro que en este caso el control ha sido de carácter defensivo, pero desde luego es muy difícil no pensar en que el proceso no puede ser de un carácter más proactivo. Es decir, se ha demostrado la capacidad de reaccionar ante informaciones que pudiesen suponer un riesgo, (aunque lejano), en la opinión. Está claro que este proceso, también se da en la formación de opinión.

Angel03, (así se llama el forero), pretendía hacer una broma en un día señalado, en un contexto determinado e inmediatamente ha rectificado, ha pedido disculpas. Pero, y ¿el resto de mentiras con apariencia de realidad que se cuentan los 365 días del año?.

Como claramente ha explicado ING solicitando la eliminación del post, las mentiras con apariencia de realidad suponen un riesgo. Sin embargo, cada día nos las encontramos a diario en los periódicos, informes, comentarios de expertos, gurús; sin que a nadie parezca preocuparle lo más mínimo, sin que jamás sean rectificadas y desde luego creando un estado de opinión que genera beneficios para unos y costes que normalmente se reparten entre toda la sociedad. Esto no son bromas, esto no se limita al 28 de diciembre y desde luego esto tiene efectos bastante peores que el susto de leer un post.

En este blog he ido poniendo post sobre todas estas manipulaciones, que bien podrían merecer el nombre de inocentadas si se hubiesen realizado el 28 de diciembre. Pues dada la noticia, dadas las fechas y dado que ya he colocado los resúmenes sobre las actuaciones de los bancos centrales y su papel en las burbujas en que hemos convertido el sistema financiero internacional, y el recopilatorio sobre la crisis explicada desde la caída de la renta disponible, pues me parece apropiado hacer el recopilatorio sobre los post que se han dedicado a la formación de opinión, aspecto que debemos tener claro para entender todas y cada una de las aristas de esta crisis, en las que tras cada esquina se esconde una trampa, que entre todos hemos ido construyendo.

Lo primero que me gustaría dejar claro es el papel de los medios de comunicación. Si nos damos cuenta, tanto Rankia como Angel03 han reaccionado muy rápidamente ante la queja de ING; sin embargo, esto no esconde que las reacciones se dan cuando una entidad en particular es la que sufre los efectos de una información falsa, inexacta, incorrecta o simplemente manipulada. Esto no ocurre cuando los efectos los cubre la sociedad en su conjunto o un conjunto de individuos indeterminados; (ambos conceptos son equivalentes). Las reacciones son claras cuando los daños están concentrados en determinada persona o colectivo, pero sin embargo cuando nos afectan a todos, en realidad parece que no afectan a nadie y nadie siente presión por rectificar, pedir disculpas o cambiar. Esto es lo que he tratado de explicar en el post de Mentidos y Desmentidos. En este post, ponía varios ejemplos del modo de reacción de determinados grupos cuando surge una noticia que no les conviene. Cuando la comisión europea acusa a la banca, a las tecnológicas o a algún grupo determinado de cobrar más por sus servicios a sus clientes que en el resto de Europa, siempre saltan señalando las supuestas incoherencias del informe, pero cuando los informes son respecto a la sociedad, no existe reacción de ningún tipo.

Teniendo en cuenta que cada vez que se juntan palabras, tenemos que asumir que se generan riesgos para los demás, (unas veces claros y diáfanos y otras veces no tanto), he tratado de exponer la necesidad de tener esto en cuenta en el post de Información y Responsabilidad. La realidad es que desde luego, todos debemos ser conscientes de los efectos que provocamos, pero desde luego no podemos olvidar que los efectos del artículo de un periódico, no pueden ser comparados a los efectos de la broma de una persona anónima el 28 de diciembre en un foro de internet. Si nos preocupan los efectos de la broma de Angel03, ¿Qué no tendríamos que hacer con los análisis publicados en medios “serios”?

Esto nos lleva al papel de la prensa, que he tratado de explicar en el post de la prensa y los blogs. Este post trata de contestar a la campaña de los periódicos contra los bloggers, intentando transmitir que realmente el problema de la prensa no son los bloggers, que no tendrían nada que hacer, en el supuesto de que la prensa hiciese bien su trabajo. Sin embargo, el hecho de que la prensa se haya convertido en algo parecido a un tablón de anuncio del lobby de turno, (como he tratado en el post estudios, informes y otros cuentos similares, nos está costando muy caro a la sociedad, a la economía y desde luego a la propia prensa que descuida su función en la sociedad y en el conjunto. Es en este contexto, en el que la sociedad duda o ya no es capaz de creer las informaciones, en el que los blogs pueden ser una amenaza para los medios tradicionales.

Pero desde luego si los periodistas son el medio de transmisión de las noticias y opiniones, , no se puede entender el sistema de transmisión desde el lobby hasta la sociedad sin tener en cuenta a los famosos “expertos”. Es por esto por lo que surge el post “un trabajo duro y con mucho talento”, en el que fabulaba sobre el trabajo de un experto que se dedica a moldear la realidad a gusto del lobby de turno. Aunque el tono irónico de ese post era más que evidente, en los post resultados del trabajo duro y más fácil, más barato, he logrado encontrar en menos de una semana, las conclusiones a las que en clave de humor había alcanzado el experto. La realidad había superado la ficción.

Los efectos de la situación de unos expertos “vendiendo” contenidos para el tablón de anuncios en que se están convirtiendo los medios de comunicación, al final generan varios efectos que tienen unos efectos devastadores, aunque difusos.

El primer efecto es desde luego que las soluciones o recomendaciones a los problemas se convierten en una especie de carta a los reyes magos. En este sentido todo el mundo pide para la recuperación económica lo que viene bien a los grupos que tengan mayor poder; no importa ya el sistema, ni que la recuperación sea sostenible; de hecho ni tan siquiera que la recuperación sea completamente irreal, como ocurre hoy en día donde se nos está vendiendo una recuperación en la que trabajadores, pequeñas empresas, grandes empresas de sectores no básicos, cuentas públicas de todo el mundo y incluso países se están deteriorando por momentos.

Otro efecto de la situación es que al final los expertos, no suelen acertar o detectar casi nada, con el consiguiente desprestigio. Todos entendemos que podemos cometer errores, que esto no es una ciencia exacta; pero desde luego en este entorno la razón principal es muy simple: (¿Cómo se va a acertar si el explicar la realidad no ha sido jamás el objetivo?). Como por supuesto, esto no se va a poder reconocer, entramos en todos los juegos posibles para explicar los fallos, en este sentido nos encontramos con la teoría de los cisnes negros. Si nadie lo espera, desde luego los acontecimientos son inesperados, pero la pregunta es: ¿Es razonable que nadie lo espere?. Cuando se yerra una predicción siempre existe algo imprevisto, pero desde luego es mucho más sencillo que eso ocurra cuando no buscamos prever nada. Por supuesto, es importante también repartir la responsabilidad de los fracasos; en este sentido una idea que surgió ha sido el fallo en la sociedad; los ciudadanos no tienen conocimientos financieros y se propone que se mejoren. Es evidente que todos tenemos que aprender más, pero el problema es que ¿los ciudadanos no se hayan enterado o es que los expertos no se hayan enterado?.

En este momento es normal que surja aquella definición de economista como aquel que logra explicar por qué ha pasado lo que no dijeron que pasaría, (o variantes similares), que sin embargo, ya queda superada ante análisis de expertos que tratan de explicar que simplemente la realidad es distinta en lo que nos encontramos. Un ejemplo claro de esta situación está en el post sobre el informe de los sueldos públicos en la administración, donde todo un Banco de España ha logrado explicar las razones de una subida anual espectacular de los sueldos en la administración en la última década. O sea que es un paso más allá, ya que se explica la realidad de una situación que ni tan siquiera se ha producido.

Otro efecto que nos encontramos es surrealismos que han llegado al límite en varios de los aspectos claves del año. Quizás el ejemplo más claro ha sido el de la información sobre la deflación, que ya no sabemos ni como negarla. Aunque desde luego, el mayor esfuerzo en España se ha orientado a lo relativo a los impuestos; dada la situación de las cuentas y dado que el volumen de fondos que se necesitan es brutal, ahora lo que toca es tratar de que la factura no toque a determinados grupos. Particularmente incisivo ha estado el sistema financiero, que por un lado recomienda que las subidas de impuestos sean las que no les afectan, (subir IVA y no tocar capital). Pero desde luego, ha sido la campaña contra la subida de impuestos a las SICAV, la que se ha llevado la palma, (campaña con éxito por cierto), y que ha empezado con llenar los periódicos de las informaciones contrarias a las de un par de años antes al respecto de lo que pagaban. Esto ha generado tres post: Formando opinión; otro tratando de explicar la imposibilidad de los ejemplos que han surgido para demostrar que se paga más con una SICAV que con ellas; y el último de ellos para tratar de desmantelar el último recurso de toda campaña de opinión: el miedo.

Y el último efecto de toda esta situación es el surrealismo en los medios de comunicación, ya que si leemos los periódicos enteros, la situación es completamente surrealista, comprobando fácilmente que nos están vendiendo una historia que tiene muy poquito argumento y desde luego nada de coherencia. La verdad es que este efecto, si ha producido unos cuantos post que normalmente se alejan de los anteriores en el enfoque. Estos son fruto de los cabreos en días señalados, y desde luego tienen mucha más ironía.

En este grupo de post, la verdad es que le tengo mucho cariño al primero de la serie, que es “De consensos a mis intenciones”. Más que nada porque es una declaración de principios en toda regla.

Otros de este estilo han sido el de “llegó septiembre con sus expertos”, como una especie de inicio de curso. En noviembre me gustaría destacar aquel en el que exponía las noticias sobre la huelga de los clubs de futbol, ccm, roubini y Rogers discutiendo… En fin, un día completito.

Pero creo que el más logrado para mostrar el surrealismo que tenemos encima es que he llamado “Botín, botines, Bancos, otros y Piratas”. Creo que este es el más divertido, o por lo menos del que más orgulloso me siento.

En fin, ING se ha mosqueado, ¿Cómo tenemos que estar nosotros?; Angel03 ha rectificado, cuando nadie lo ha hecho; ¿Será porque el comentario de Angel03 solo beneficiaba a los que tenemos sentido del humor?. La verdad es que ING creo que ha exagerado en su respuesta y que desde luego la sociedad debe reaccionar ante la que tenemos encima. Vamos. ¡ni tanto ni tan poco!; (no es normal que se sobrereaccione, pero tampoco de que no tengamos reacción alguna).

Me queda hablar de los mensajes, (me he centrado en los canales), pero ese va a ser otra recopilación para otro momento.

En todo caso, aprovecho para felicitar el nuevo año, y esperemos que entre todos lo convirtamos en un año mejor que el 2009.

  1. #43
    Anonimo
    06/01/10 19:12

    Ante la tendencia bajista se vende yo mismo, espero no se haya creido a "si mismo" es broma, le estarian crujiendo.

    Cuando llegue venderemos no antes y lo mismo hasta nos estopan antes de que pueda suceder lo que comenta, pero eso es la bolsa de los tecnicos, lo otro es la bolsa de los sentimientos

  2. #42
    Anonimo
    06/01/10 03:43

    Epppp !!! que no me cosidero catastrofista, creo que aun tenemos algun cartucho para quemar...y aun creo que ante el hundimiento del barco seriamos capaces todos de remar en la misma direccion. pero aun queda un año...y creo que la recuperacion europea y española sera antes...pero siempre al filo de otra posible crisis en poco tiempo, es lo que hay.

  3. #41
    Anonimo
    06/01/10 03:40

    Igual nos rescatan y nos dejan por imposible,,,,acaso no han rescatado a los bancos y les han dejado que primero soluciones sus problemas ? acaso han entrado en la gestión para obligarles a que llegara el credito a las pymes ?.....otra solucion es la no solucion, que seamos el pais de las gangas, vender las pocas empresas que quedan a los alemanes y franceses y que nos dirijan ellos....porque a los bancos españoles no creo que les quede mucho liquido para comprar empresas (todo en el supuesto que la crisis fuese como el Japon, de una decada)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar