10 lecciones que aprendí viviendo en el comunismo (I)

27
Creo que hemos llegado al punto de este blog que ya sabrás un poco más de la historia de Cuba y de cómo una revolución contra un dictador terminó convirtiéndose en uno de los países más totalitaristas del mundo. 

Hoy en este artículo me gustaría contarte detalles de las historias que viví durante 20 años en Cuba, antes de que decidiese emigrar y que te pueden ejemplificar porque más de cuatro millones de cubanos hemos decidido buscar un futuro mejor fuera de la preciosa isla del Caribe. 

Antes de comenzar me gustaría hacer dos disclaimers importantes. 

  • Este artículo no va de abriros los ojos ante determinados debates de la política española o regional. Yo cuento la historia que viví en Cuba, siendo consciente de que los venezolanos tendrán otra, los chinos otra y las repúblicas ex-soviéticas otra. Ningún "comunismo" se parece a otro
  • Más allá de mis vivencias tengo familia, conocidos o amigos que siguen defendiendo al régimen. Aunque me cueste entenderlos hemos aprendido a respetarnos y para mí eso es uno de los grandes logros de la libertad que otorga una democracia. El de poder discrepar, pensar distinto; incluso el derecho a no tener opinión ante las opciones políticas que se te plantean. Para ellos mis disculpas si algunas de las líneas de este blog les molestan. 

¿Qué es el comunismo?

A pesar de lo manida que está la expresión, pocos sabrían definir exactamente a que sociedad ideal nos estamos refiriendo. A mi me gusta la expresión que me enseñaron de pequeño de:
El comunismo es la fase final del socialismo
Ya se que os habréis quedado igual ¿Qué es la fase final del socialismo?. Básicamente y para ahorraros todo el tocho de la doctrina marxista-leninista (Asignatura obligatoria en primero de universidad de cualquier carrera en Cuba), os comento que es una especie de sociedad donde todos los factores de producción están en manos del proletariado y donde se aplica la máxima de:
A cada cual según su necesidad, a cada quien según su trabajo
Con estas ideas llegaríamos a una sociedad igualitaria donde una especie de trueque de bienes y servicios harían que los individuos ejercieran su función según las necesidades del pueblo.

Pongamos un ejemplo en esta sociedad: los padres llevarían sus hijos a guarderías sin coste y las personas que harían ese trabajo podrían tener garantizados los bienes y servicios básicos porque esos padres trabajarían en otras necesidades de la comunidad.

El peluquero a cambio de ofrecer su servicio tendría el resto de sus necesidades satisfechas sin coste ya que otros miembros de la comunidad estarían encargándose de eso. El estado ejercería su rol de planificador máximo asegurándose de que estos mecanismos de intercambio se cumplan.

A qué suena bonito en el papel.

La realidad es que desde que se ha implementado acumula fracaso tras fracaso. Pero veamos un ejemplo curioso que quizás desconocías.

¿Sabías que el primer experimento de una sociedad basada en los principios del socialismo se desarrolló en Estados Unidos en 1825?

Yo también me quedé de piedra al escuchar la historia de la comuna de New Harmony en Indiana.

[Como dato curioso conocí la historia a través de un documental que de forma clandestina pude ver a los 15 años con mi grupo de amigos que iba a la catequesis. Por el visionado de ese documental podíamos incurrir en varios delitos, según el código penal vigente en Cuba]




Volvamos a la historia de New Harmony. En 1825 Robert Owen, un socialista galés decide comprar unos terrenos donde instalar un comunidad que siguiera los principios del socialismo que el había intentado implementar en sus fábricas de tejidos en Escocia.

Cerca de 800 seguidores decidieron instalarse en la comunidad.

La filosofía de la misma se basaba en tres pilares escritos en el manifiesto "La declaración de la independencia mental"


  1. La independencia de la religiones
  2. Del matrimonio
  3. El fin de la propiedad privada e individual. 


Las características de la comunidad eran los siguientes:
  • Todos los bienes se distribuían en el almacén del pueblo
  • La educación era gratuita y para todas las edades
  • El sistema de acceso a servicios era una especie de trueque dentro de la comunidad 

Dos años después fracasaría el experimento ¿La razón?

Muy sencilla: había tantos idealistas pensando en el mejor modelo de comunidad que había poca gente trabajando para producir los bienes básicos de la misma. Owen culpó a la mala calidad humana de las personas del experimento de la comuna pero su hijo sentenció con una frase la debilidad del experimento socialista de New Harmony con esta frase

Todo esquema de cooperativa que proporcione igual remuneración al hábil y trabajador que al ignorante y ocioso debe hablarse su propia ruina por su injusto plan. Eliminará necesariamente a los miembros valiosos y se quedarán solo los imprevisores, los no cualificados y los malos. 
Creo que 200 años después pocas personas han resumido mejor porque fracasa el comunismo. 

Pero vayamos a lo que vinimos y os cuento las 10 lecciones que aprendí viviendo en el comunismo e intentaré explicaros con ejemplos cada una. 

Lecciones de comunismo en Cuba


  1. Comunismo aspira al control total de las decisiones de las personas

No se si en algún artículo lo he contado pero en mi adolescencia quería ser diplomático. Para acceder además de superar cuatro exámenes había una entrevista final con un alto cargo de la Seguridad del Estado (CNI cubano). Allí fui junto con mi otro compañero que habíamos superado los exámenes dentro de los alrededor de 100 estudiantes que se habían presentado.

Llevaría un artículo contar como fue ese día pero el resumen es algo parecido a una de mis películas favoritas "La vida de los otros". Lo sabían todo de mi y de mi familia, incluso conversaciones en mi colegio, llamadas de mi padre, etc.

Resumen final: mi candidatura fue rechaza por ser "posible emigrante" y la de mi amigo por reconocer que tenía fuertes creencias religiosas.

No me puedo quejar, esos días fue cuando tome la decisión de irme de Cuba por primera vez.

2. Comunismo rechaza a todo el que piense diferente

Esto es una de las señas de identidad. Aunque también podría decirse que otros régimenes totalitarios también practican esto, yo os cuento mi experiencia.

Mi casa en mi ciudad es muy conocida porque fue víctima de una de los actos de repudio más grandes que se recuerden

¿Qué era un acto de repudio? Es una práctica habitual en Cuba que cuando alguien manifiesta abiertamente que se encuentra en contra del régimen, las organizaciones políticas del país organicen manifestaciones en frente de la casa de esa persona como muestra del rechazo "popular" del pueblo a ese individuo o familia. Vamos como un escrache de aquí.

Os pongo un ejemplo. En mi edificio viviamos 3 familias y una de ellas vivía un ingeniero relacionado con ell proyecto de la central nuclear de mi ciudad que os comenté en otro artículo anterior (Chernobyl y Cienfuegos: una relación peligrosa).

Este ingeniero según me cuenta mi familia decide marcharse a Estados Unidos en la época de la primera crisis de los balseros en 1980.  Ante esa decisión, alguien pensó que era buena idea organizar un acto de repudio los días anteriores a su marcha.

La organización era sencilla, instalaban varios camiones llenos de huevos enfrente del edificio y sacaban a todos los estudiantes de las escuelas y en las empresas daban la consigna de que había que ir a tirar huevos y que se pasaría lista de los que no fueran.

La gente iba y no sabía donde vivía la familia en cuestión y el acoso durante días fue indiscriminado contra el edificio. Os señalo en la imagen mi casa con una X y en la otra marca donde residía la familia.


Mi bisabuela intento con una bandera cubana en la ventana señalizar que no eramos quienes nos ibamos pero poco importó. Durante semanas el olor de la casa fue tan insoportable que tuvimos que pagar para raspar todas las paredes y volver a pintar. La familia en cuestión terminó marchándose del país y nunca he sabido más nada de ellos.

Como curiosidad ante la hambruna que se vive en los últimos años en Cuba muchos de los agraviados con estos actos de repudio han tenido su desquite y han ido a casa de sus agresores cuando visitan Cuba y le han dejado en la puerta de sus casas huevos para que puedan comer.

Una de las escritoras más famosas de Cuba Wendy Guerra, en su novela "Todos se van" narra uno de estos actos de repudio


Una obra de teatro en Cuba ha recogido el trauma de estos actos de repudio en una pieza llamada "Huevos". Recuerdo haberla visto por primera vez en un teatro, unos meses antes de marcharme de la isla con solo otros 15 espectadores. Casualmente de esa obra no se hizo promoción y el público allí reunido disfrutamos en la intimidad de llorar al revivir lo que por edad no podía recordar.







3) Comunismo siempre necesita un enemigo poderoso al que culpar de sus problemas

Crecí con el miedo de que Estados Unidos nos atacaría. Recuerdo de niño los simulacros de guerra donde apagaban toda la ciudad, sonaban las sirenas antiaéreas y aprendernos donde estaban todos los refugios. 

Nos enseñaron una historia donde siempre había un culpable de todos nuestros problemas y que Cuba lideraba una resistencia contra un imperio que nos amenazaba. 

Cuando tienes un enemigo y un peligro así todo lo demás entra dentro de lo justificable. 
  • No puedes pensar distinto porque eres un gusano o vendido al imperio
  • No puedes manifestarte en contra de algo injusto pues eres un mercenario
  • Cualquier sacrificio vale por la patria antes que entregarla a manos de los anexionistas

No voy a negar que la política absurda del embargo a la isla genera muchas dificultades, pero la corrupción, la burocracia y la horrorosa planificación económica han generado más miseria que lo anterior.

4) Comunismo aspira al control total de la información y del pensamiento


Para esto es fundamental el control de la información en la isla. 
  • Durante muchos años vi noticias con telediarios al 90% de noticias de guerras, hambrunas y crímenes en otros países. 
  • Aguanté discursos de 7 horas de Fidel hablándonos de lo mal que iba el mundo y lo bien que iríamos nosotros. 
  • Fui a más marchas patrióticas que a jugar al parque. Siempre había un buen motivo para salir gritar consignas como Patria o Muerte, Viva Fidel, Socialismo o Muerte, Venceremos o Seremos como el Che. 
  • Me enseñaron que cantar el himno todos los días o llevar prendas en mi uniforme escolar que representaban la sangre de los caídos en combate por la Patria era algo de lo que sentirme orgulloso
  • Normalicé tener una foto de Fidel, Martí y el Che Guevara en mi clase o que mis dibujos animados preferidos fueran de un mambí luchando y matando a españoles. 
  • Aprendí que cuestionar la verdad oficial podía meterte en problemas. Que pensar distinto o rechazar unirte a las Juventudes Comunistas podía dejarte sin carrera universitaria. 
  • Normalicé que me enseñarán preparación militar con 15 años o que asignaturas de preparación política valieran lo mismo que matemáticas. 
  • No conocí a Sócrates, Platón o Kant pero si a Lenin, Marx, Engels. 
  • Firmé un Juramento con nueve años junto a mis compañeros y al resto de mi clase donde nos comprometíamos  a defender el honor de la Patria hasta sus últimas consecuencias. (Juramento de Baraguá). 
  • Conocí que había música, vestimenta o estilos de vida que eran considerados diversionismo ideológico (Beatles, usar Jeans o ropas de marca, rock)
  • Nunca me cuestioné porque los cubanos no podíamos ir a ciertas playas o visitar los hoteles en que nuestros familiares de "fuera" se hospedaban. Tampoco porque no podíamos vender nuestra casa o ese Chevrolet familiar. 


La lista sería interminable y lo peor es que nada ha cambiado en los 10 años que cumplo de voluntario destierro. Las expulsiones de las universidades y empresas estatales por pensar distinto, la censura de las canciones o voces contrarias al gobierno y la propagando política a toda hora y en cualquier contexto marcan el día a día del cubano de a pie.


5) En el comunismo conceptos como la ley y los derechos serán siempre limitados por el bien general

Una de las cosas que más sufro es la falta de derechos y libertades que viví en la isla. Recuerdo la primera vez que estudié Derecho Constitucional durante mi carrera en España y descubrí cuantos derechos me habían violado en Cuba o cómo un pueblo podía votar una constitución que decía cosas tales como estas.




Poco más que añadir del sistema jurídico cuando ya la propia constitución cuenta con perlas como esa. En Cuba es imposible demandar al Estado, reclamar indemnizaciones o solicitar amparo ante decisiones totalmente injustificables. 

Cualquier funcionario puede decidir si tu cubano de nacimiento puedes entrar de nuevo a la isla. Conocidos son los casos de Celia Cruz que nunca pudo regresar y despedirse de su madre agonizante por el único delito de ser libre y cantarle a la libertad en otro país. 

Siempre cuando habléis de estos temas vendrá alguien que te diga que en Cuba hay elecciones y el pueblo ha apoyado siempre al comunismo. Te resumo en 5 pasos como funciona y entenderás que ni son elecciones ni el pueblo apoya en mayoría al comunismo. 

El sistema electoral es el siguiente: 

  • Primer paso: los vecinos escogemos a un representante del barrio. 
  • Segundo paso: entre todos los representantes de los barrios se votan los representantes del municipio 
  • Tercer paso: Entre todos los del municipio se votan los representantes provinciales 
  • Cuarto paso: Entre todos los provinciales se escogen a los nacionales
  • Nacionales: entre todos estos votan al presidente


Imaginad que en mi calle hay un candidato opositor. Imaginad que a pesar de todas las represalias que os he mencionado antes los vecinos sean valientes y decidan que ese candidato los represente. En las municipales ya el aparato propagandístico hará que ese candidato desaparezca.

En las nacionales los 600 diputados son altos cargos del Partido Comunista de Cuba y como casualidad nunca ha habido un voto en contra de cualquier ley y ni pensarlo de cualquier elección de presidente.

Como veis un gran paripé para que ideólogos de izquierda puedan defender en sus debates con coca cola ante sus amigos que en Cuba hay democracia y que Fidel siempre ganó las elecciones.
 
Si te quieres reír un poco os dejo un corto de un realizador independiente que hizó sobre este tema de la unanimidad en todas las votaciones. Luego de verlo no hará falta explicaros que ha sido del destino de este realizador



 
Hasta aquí la primera parte. Espero cómo siempre que hayáis aprendido algo nuevo acerca de la isla y su historia. 








  1. en respuesta a Solrac
    #27
    30/04/21 21:12
    Voy a meter mi cuchara un poco jeje

    Hace tiempo estuve en un workshop con partidos políticos de México y algunas universidades. Yo iba por parte de UNANIMA. Se estuvo trabajando sobre la aplicación de acciones afirmativas para acelerar la igualdad e inclusión de algunos grupos marginados.

    Siempre me han criticado mucho que a veces soy muy teórico o que me gusta poner mucho énfasis en la teoría en el inicio. El punto de esto como alguna vez le explicaba a nuestro amigo Claudio es tener los mismos términos y definiciones sobre la mesa para poder comenzar el debate y la construcción. De lo contrario ni siquiera estamos hablando el mismo idioma y mucho menos nos entenderemos. Además, como son temas delicados con consecuencias imposibles de medir con exactitud, entonces es mejor darle vueltas a la teoría antes de poner las cosas en práctica.

    Desde mi punto de vista, y así lo explicaba en aquella ocasión, mucho de este enredo tiene que ver con la confusión (muchas veces sin querer queriendo) de los términos que usan los políticos y partidarios para ganar votantes. 

    Se confunde Libertad con Normas. La Normas se crean por el interés de una mayoría y conforme esa mayoría cambia (de composición o de valores o moral o patrones sociales), entonces las normas van cambiando. La Libertad por otro lado no cambia, es atemporal y no tiene gradación, aunque así lo hayamos hecho ver en estudios y encuestas como la de human freedom index.

    Se es libre o no se es libre. No se puede ser libre a medias ni 90% libre. 

    Lo que pasa es que las Normas van cambiando. Esas normas tienen externalidades negativas y positivas. Pero no siempre son externalidades universales para todos. A veces una norma tiene una externalidad negativa que afecta específicamente a un grupo. Y a veces la externalidad positiva solo beneficia a un grupo. 

    Es obvio que hay una confrontación de intereses cuando estas Normas cambian o algún grupo las quiere cambiar porque eso es lo que les conviene dado las externalidades positivas que generarán para ellos, sin importarles si también generarán externalidades negativas para otro grupo o incluso externalidades negativas universales que según su análisis costo/beneficio no son más grandes de los beneficios que recibirán en el corto plazo.

    Si vemos las cosas así. Nos daremos cuenta que en Occidente todos somos libres. Lo que no nos gusta son las normas que porque tienen externalidades negativas, ya sea para nosotros específicamente, para nuestro grupo o de forma universal. Y eso nos hace sentir menos libres o mas libres, Pero el hacernos sentir es algo subjetivo y la libertad no puede estar abierta a subjetivismos. 

    Si unos sienten que ciertas normas los hacen mas libres y otros sienten que los hacen menos libres, entonces están confundiendo la libertad con sus intereses y su sentir subjetivo.

    Ya que toda norma es creada por un individuo o grupo de individuos, entonces están sujetas al caldo de sesgos cognitivos del que todos somos presa y por lo tanto estamos sesgados tanto en su creación como en sus efectos y en su aplicación. Esto implica que toda norma es ineficiente y por eso no habrá una definitiva. Mientras que la libertad siempre es una y definitiva.

    En fin. Para no hacer el tocho aburrido y largo. La libertad no va de darle casas a todos ni salario universal a todos. Eso es una norma. Y tampoco va de prohibir hacer algo o dejar que cada quien haga lo que quiera, por ejemplo: no están atentando contra tu libertad si el uso de cubrebocas es obligatorio. Es una norma.

    Un abrazo.

    PD.: cuando se aplican normas con externalidades negativas universales durante tiempos prolongados, entonces pueden crear fenómenos que afectan el orden social llevándonos a escenarios donde la libertad es afectada. 
  2. en respuesta a Solrac
    #26
    14/04/21 14:07
    Que gran pregunta solrac, en mi modesta opinion trazaria dos lineas rojas, una en lo moral y otra en lo economico. 

    En lo moral la linea roja la trazaria en aquellos derechos individuales fundamentales que consideremos universales en las democracias modernas.  Esto evidentemente estará sujeto siempre a un juicio de valor. Claramente circular por el centro en coche no rompería tus derechos fundamentales en mi opinion, impedir expresar opiniones contrarias al gobierno  evidentemente si, o por ejemplo expropiar un bien sin compensación también.Lamentablente con la moda de meter en las constituciones "derechos" como vivienda o trabajo como si fueran derechos individuales fundamentales esta distorsionando mucho el debate. Se trata de resultados u objetivos de la sociedad pero no pueden por definición derechos INALIENABLES. Se hace evidentemente para contraponerlos a los derechos fundamentales de verdad.

    En lo estrictamente económico para mi los limites están cuando se cercenan los incentivos a recibir el fruto de tu trabajo o inversión de tal manera que  las base fundamental de una economia de mercado no logra funcionar correctamente y las distorsiones hacen que en vez de producir una asignación razonablemente eficiente de recursos y con ello de estimulo de la productividad y la prosperidad generales se produce el efecto contrario tipico de las economias colectivistas pero tambien de las excesivamente reguladas ojo sin tener en cuenta incentivos (la regulación bien hecha no tiene porque ser un problema). Es una cuestion de grado. Una economia de mercado puede soportar bastantes distorsiones mientras en lo fundamental siga funcionando. A medida que introducimos con fines muy loables cortapisas  eintervención de lo publico en su funcionamiento se van introduciendo distorsiones que hay que valorar como son de contraproducentes frente a los beneficios . En general creo que en las sociedad actuales occidentales estamos ya bastante cerca de los limites en muchos ambitos de intervención y el peso del Estado en el PIB ronda el 40% aunque la economía de mercado sigue en los fundamental operando.

     Lo que en ninguna caso es de recibo  aceptar esos mantras de que vivimios en una "sociedad neoliberal" de "capitalismo salvaje" y todas esas sandeces que suelta la izquierda mas sectaria que no ha abierto un libro de teoría económica en su vida.Con ello ademas pretenden en muchos casos introducir medidas contraproducentes a los fines que dicen querer lograr. Vease el control de los alquileres. Por otra parte, En España no hay libertarios y lberales de verdad pocos. La derecha conservadora como en buena parte de Europa es por lo general bastante intervencionista y con tonos mercantilistas en lo internacional. Cuando la deracha defiende el libre mercado es mas una cuestion de defender el estatu quo mas que fruto de una conviccion liberal. Esto es mas evidente en temas sociales como las drogas o la inmigración en las que un liberal no opinaria como hace buena parte de la derecha.

    Bueno siento el ladrillo.
  3. #25
    14/04/21 12:03
    Brutal, qué bueno que viniste a Europa.

    Cómo "progre" reconocido he de admitir que todo lo que huela a deriva autoritaria y negación de derechos individuales me repugna. Creo que he leído 1984 unas veinte veces y aún aprendo de la obra, está más viva que nunca. Personalmente nunca he añorado la URSS y tengo muy claro que tipo de modelo económico y social deseo para mis hijos. Ni de lejos es el de Cuba.

    El problema está en donde pones el límite. Por ejemplo, para procurar beneficios de salud y ambientales a la comunidad muchísimos poderes públicos han restringido el acceso al centro de las ciudades en coche. Esto lo suelen hacer gobiernos de izquierda (y en Europa del Norte, muchísimos de derechas) y por ello se les crítica por "atentar contra la libertad y meternos en un Estado comunista".
    En función de tu valiosa experiencia, Luis Ángel, y siempre dudando de mis propias convicciones, ¿cómo detectamos cuando una medida que beneficia a la comunidad es simplemente comunismo en lugar de algo bueno y conveniente?

    Saludos sin huevos
  4. #24
    14/04/21 08:41
     
    En realidad el titulo seria “como ha sido mi vida en una dictadura” y por añadido comunista 

    El comunismo ya lo tenemos aquí, se trata de dar una falsa libertad, por ejemplo poder romper escaparates, pero a continuación aplicar la autocensura, a ver quien se atreve a decir ciertas cosas en publico 

    Se empieza con un impuesto para las pensiones que se llevara la mitad del sueldo producido, los expertos que apostillen y del restante entre IVA, renta, tasas, multas e inventos varios, otra mitad 

  5. #23
    13/04/21 11:12
    Gran artículo y experiencia de vida. 
    Yo pienso que el comunismo podría funcionar en una sociedad muy muy avanzada, tal vez dentro de unas miles de generaciones en el futuro, pero por ahora lo mejor sin duda es el liberalismo clásico que se puede resumir en: 
    igualdad ante la ley, fraternidad voluntaria y libertad individual. 

    PD: un ex-comunista convertido a anárquico-capitalista
  6. #22
    13/04/21 09:34
    Muchísimas gracias por prestarnos tu relato en primera persona.
    Es increíble que esta ideología aún sea capaz de engañar a algunas personas y de hacerles pensar que existe el "socialismo moderado".
    La adoración de la patria y del lider supremo, incluyendo su defensa mediante actos deleznables que justifican cualquier abuso contra el que piensa diferente, es la seña de identidad básica de estos regímenes totalitarios.
    Sigue con tu labor didáctica. Quizá algún día todo el mundo se dé cuenta de qué tipo de líderes promueven aún esta ideología en el mundo.
    Abrazos.
  7. #21
    12/04/21 22:25
      Solo quiero darte las gracias por compartir tu experiencia de un modo moderado, diciendo las cosas sin extremismos que tanto abundan. Algunos, como yo mismo, podemos tener cierta simpatia por algunas de las cosas que promueve el llamado comunismo, pero nunca con los métodos o modo de hacerlo que han tenido y que siempre están destinados a fracasar. Lo de todos iguales es una utopia pero ciertos limites máximos y mínimos en los recursos y las cosas si puede adecuado para una menor desigualdad y mejor reparto de los recursos porque la verdad es que tampoco tiene sentido permitir personas con miles de millones mientras otros millones no tienen lo básico.  El totalitarismo debe ser siempre rechazado y tu exposición me ha ayudado a entender mejor su modo de actuar en cuba que posiblemente se parezca a otros de otros paises aunque como bien dices cada cual tengan sus propias caracteristicas. 

         Con las otras cinco lecciones seguiremos aprendiendo.  Un cordial saludo. 


Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar