Coronavirus: Solo debemos temer al miedo

171

Lamentable y poco edificante el espectáculo de la tóxica política española que tiene atónita a Europa y a la que sin mucho esfuerzo se puede culpar de la dolorosa situación sanitaria y económica del país, a la cola de Europa.

"En primer lugar, permitidme afirmar mi firme creencia de que lo único que debemos temer es al miedo mismo: un terror sin nombre, irracional e injustificado que paraliza los esfuerzos necesarios para convertir la retirada en avance."
Discurso de inauguración de Franklin D. Roosevelt. 4 de Marzo de 1933.

Creo que nadie puede acusarme de complacencia con un virus mortal cuando desde estas páginas defendía en Febrero que era necesario cerrar las fronteras para evitar la llegada del virus al país, lo cual tendría un coste grandísimo (Coronavirus escenario 2: Enemigo a las puertas). Esa propuesta fue duramente criticada por algunos por su alto coste. Coste que por supuesto a estas alturas nos parecería una auténtica ganga.

Sin embargo en mis análisis yo no me dejo llevar por simplísmos del estilo de los pronunciados por la Presidenta de la Comunidad Foral de Navarra: “Cada vida cuenta. Cada muerte es un drama y nos negamos a asumir que esto tenga que ser así irremediablemente”. Esto es palabrería barata de los políticos. La gente se muere a diario por múltiples causas y gobernar es establecer normas y distribuir recursos para mejorar el bienestar general de la población. Esta pandemia tiene una mortalidad de en torno al 0,5 % de los infectados, unas cinco veces más que la gripe estacional que pasamos cada año sin despeinarnos. Y esa mortalidad está distribuida asimétricamente afectando sobremanera a los mayores de 75 años. El hundimiento del país por la pandemia de coronavirus es un daño autoinflingido. Nada tenía que haber sido como ha sido, pero el problema es el pensamiento unidimensional y lineal que caracteriza a la mayoría de los cerebros humanos. Pareciera que solo hay un problema en el país, que es el número de infectados por cada 100.000 habitantes. Y una solución que es restringir las libertades de los ciudadanos a costa de un terrible daño económico.

A cada paso de lo que ha venido pasando yo he venido apoyando las medidas menos costosas para la sociedad. El cierre de fronteras en Febrero nos hubiera ahorrado el 80 % del coste de lo que ha pasado. El confinamiento se hizo absolutamente necesario no porque la enfermedad fuera peligrosísima sino porque provocaba el colapso de la sanidad y una sociedad moderna democrática no puede funcionar con la sanidad colapsada. Sin embargo el confinamiento español fue excesivamente largo, provocando un daño económico profundísimo, al tiempo que suficientemente laxo para permitir que continuara habiendo un nivel relativamente alto de contagios. La segunda ola en verano fue un error mayúsculo por no establecer los medios a nivel nacional para "testar-trazar-confinar-testar", es decir la política que siguieron países como Corea del Sur o Taiwan desde el principio y que era perfectamente conocida. Esa falta de dotación de medios tuvo un coste altísimo al arruinar la temporada turística de verano, uno de los principales soportes económicos del país.

A cada paso nuestros gobiernos han ido tomando las peores decisiones. Decisiones que han sido políticas en vez de científicas, como quedó bien claro tras saberse que el comité de expertos en la desescalada no existía.

El manual de lo que había que hacer a cada paso estaba clarísimo. Solo había que enfocarse en la tarea fundamental en cada momento.

1. Evitar que el virus entrara en el país para evitar el daño. No se hizo.
2. Vigilar la aparición del virus en los hospitales al tiempo que se preparan y acumulan medios. No se hizo.
3. Una vez conocida la presencia del virus cortar rápidamente su propagación exponencial al tiempo que se protege a los más vulnerables. No se hizo.
4. Una vez que la pandemia ha infectado a un porcentaje significativo de la población, confinar a la población para evitar el colapso de la sanidad. Esto sí se hizo.
5. Con la población confinada abordar los cambios legislativos necesarios y establecer los medios para evitar que los contagios crezcan descontroladamente tras el confinamiento. No se hizo.
6. Una vez que la epidemia ha creado resistencia en buena parte de la población y la sanidad corre un riesgo moderado de saturarse, concentrarse en la recuperación de la economía. No se está haciendo.

Cuando el país está abocado a su peor crisis económica en 80 años, los esfuerzos del gobierno se están dirigiendo a descargar la responsabilidad en los ciudadanos y en las administraciones regidas por otros partidos. Los hechos no ofrecen lugar a dudas:

1. El problema con la segunda ola del coronavirus es un problema de España, no de Madrid

Durante un tiempo se ha intentado hacernos creer que el gobierno de Madrid era el principal responsable de que el coronavirus estuviera desatado en España. Sin embargo los datos mostraban otra cosa.

Fig 1. Nuevos casos de COVID-19 por 100.000 habitantes entre el 20 y el 26 de Septiembre de 2020. Fuente: Jelmer Visser.

De las quince regiones europeas con más de 175 nuevos casos por 100 mil habitantes a finales de septiembre, siete eran españolas. Eso demuestra que el problema era nacional, no regional. Observese como el virus parece respetar las fronteras de los países (Rep. Checa, Alemania). Ello se debe principalmente a diferencias en las políticas seguidas, aunque también influye la población.

Aunque pretende ignorarlo concienzudamente, la responsabilidad ante una pandemia que afecta a todo el país es del Ministerio de Sanidad y es indiscutible que la desescalada en España se hizo muy mal. Quizá a propósito para diluir la responsabilidad de lo mal que se había actuado ante la pandemia en la primera ola. No tiene otra explicación que Sánchez declarara al virus vencido y que no se abordaran los cambios legislativos necesarios para hacer frente a la pandemia que Sánchez prometió hacer en Mayo. Quizá ya tuviera planeado usar el estado de alarma contra las comunidades díscolas, pero ahora para establecer un toque de queda sigue siendo necesario decretarlo. No solo eso sino que se piden poderes extraordinarios por seis meses. ¿Para hacer qué, que no se ha hecho en los 8 meses transcurridos?

La revista médica The Lancet pone el dedo en la llaga en su editorial del 16 de octubre "COVID-19 en España: ¿Una tormenta predecible?". "La polarización política y el gobierno descentralizado son causas probables de la falta de rapidez y eficacia en la respuesta de la sanidad pública". También dice que la sanidad española presentaba serias deficiencias, a pesar de que en marzo Pedro Sánchez afirmaba que España cuenta con la sanidad "más eficiente" de Europa y la tercera del mundo, sólo superada por Hong Kong y Singapur. Pues va a ser que no era cierto. Nuestra educación y nuestra sanidad se han ido degradando durante mucho tiempo bajo gobiernos de todo signo. Es popular acusar a los recortes que hubo que hacer durante la pasada crisis económica, pero como de costumbre es una dilución de responsabilidades. El número de camas por población en España lleva cayendo desde ni se sabe independientemente de quien gobernara.

Fig 2. Número de camas de hospital por cada 100.000 habitantes en España y población de España en millones. Entre 2004 y 2011 gobernó Rodríguez Zapatero, entre 2011 y 2018 Rajoy, y desde 2018 Sánchez Pérez-Castejón. Fuentes: Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

2. La segunda ola ya ha hecho cresta en Madrid y está próxima a hacerlo en España

Si una cosa ha quedado clara en la respuesta de España a la pandemia es que los políticos no entienden como funciona una epidemia de origen vírico y al parecer los asesores que se han buscado tampoco, o no les hacen caso. La función exponencial que sigue el número de infectados cuando el índice de reproducción del virus es superior a 1 determina que las medidas efectivas tomadas al principio de la propagación tengan un efecto extraordinario, mientras que las medidas tomadas cuando el virus ya ha infectado a una proporción considerable de la población y su índice de reproducción está cayendo son extraordinariamente ineficientes excepto para incrementar el daño económico.

El estado de alarma se le aplicó a Madrid cuando los datos de nuevos casos, nuevos ingresos hospitalarios y nuevos ingresos en UCI llevaban una semana descendiendo. El número de hospitalizados en el pico de esta segunda ola en Madrid no ha llegado al 25 % del pico de hospitalizados en la primera ola, por lo tanto pese a los gritos de los sanitarios, comprensibles, el sistema sanitario madrileño no ha corrido el riesgo de colapsarse en la segunda ola.

Fig 3. Hospitalizaciones en Madrid durante la primera ola (negro) y durante la segunda ola (púrpura). El pico de la segunda ola tuvo lugar en Madrid a finales de Septiembre y fue un 75 % inferior al primer pico. Fuente: COVID19 MADRID-S.P.M.

Los datos muestran que Madrid, Canarias, Baleares, Castilla la Mancha y Cantabria probablemente han superado la segunda ola, mientras que el resto aún no lo ha hecho, pero probablemente están cerca de hacerlo. Alguna comunidad puede estar más lejos si su primera ola fue más leve.

Fig 4. Media de 14 días de las notificaciones de nuevos casos por 100.000 habitantes para las regiones de España entre el 22 de marzo y el 18 de Octubre. Fuente: Centro Europeo para el Control de Enfermedades.

Cuando se tiene un virus altamente contagioso presente en una población que no tiene defensas contra él, se genera lo que en dinámica de sistemas se denomina un sistema dinámico inestable. Para que el virus no se esparza se requiere que no haya una alteración significativa de las condiciones. Es decir que se sigan aplicando medidas y que la población siga cooperando. A la larga los sistemas inestables evolucionan hacia una mayor estabilidad (es decir, a que la gente se infecte). Es lo que explica que países como la Rep. Checa o Israel, y comunidades como Asturias, Murcia o Ceuta y Melilla, que pasaron una primera ola muy leve, hayan sufrido una segunda ola mucho más fuerte. Ello pasa porque las medidas se relajan y la gente se confía, es decir varían las condiciones que mantenían la inestabilidad.

La estabilidad frente a la pandemia en ausencia de vacuna eficaz proviene de la inmunidad de grupo. Nadie sabe qué proporción de la población ha de pasar la enfermedad para alcanzar una inmunidad de grupo que en principio sería temporal, pero el desgobierno de España hace que nuestro país, y particularmente Madrid, sea el lugar de Europa donde más cerca se está de la inmunidad de grupo, y por lo tanto va camino de convertirse en el lugar más seguro de Europa. En el estudio de seroprevalencia de mayo Madrid presentaba un 10 % de seropositivos y el conjunto de España un 5 %. Esta cifra es en realidad una estimación a la baja del número de personas que han pasado la enfermedad, porque se sabe que parte de los infectados no presenta anticuerpos a pesar de presentar inmunidad celular, y porque el reactivo usado por el gobierno para el estudio no era muy bueno (qué raro), y tenía un porcentaje significativo de falsos negativos con un 82 % de sensibilidad (Orient Gene Biotech COVID-19 Rapid Test, China). A estas alturas más de cinco millones de españoles han pasado la enfermedad, muchos de ellos sin saberlo. En el caso de Madrid considerando que ha sido duramente golpeada por ambas olas el porcentaje de sus ciudadanos que ha pasado la enfermedad es posible que supere el 30 %. Recordemos que cada semana se le estaba detectando a más del 0,5 % (> 500 casos por 100.000), y es obvio que a muchos más no se les detectaba. En España se hacen 1.500 tests por 100.000 habitantes por semana.

La población es heterogénea con respecto al coronavirus. Es posible que haya parte de la población con inmunidad cruzada por otros coronavirus, y desde luego está claro que un porcentaje elevado se protege de forma eficaz contra el virus, lo que explica en parte la baja mortalidad de la segunda ola. Los que quedan sin inmunidad y no se protegen adecuadamente no son suficientes para sostener un mayor crecimiento de la segunda ola en Madrid, y esa situación se irá dando también en otras comunidades. Los políticos esperan a tomar las medidas a toro pasado en la cresta de la ola y luego se apuntan el mérito de la mejoría, cuando en realidad la dinámica de la pandemia y el comportamiento de la población explican lo que está sucediendo.

3. Las medidas tomadas ahora añaden daño económico sin afectar significativamente la evolución de la pandemia

No sé si recordaréis que yo defendí el confinamiento de marzo habida cuenta de que se había dejado que la infección se esparciera sin impedimento sobre una población criminalmente desprevenida por la evidente razón de que el colapso de la sanidad era ineludible, y una sociedad democrática moderna no lo soportaría. Hace 100 años esta pandemia hubiera pasado como un huracán habría matado al 0,5-1 % de mayor edad, habría causado secuelas serias a otro 1 % y tras un pequeño bache económico de unos meses la sociedad se hubiera recuperado rápidamente. De hecho lo hicieron con una pandemia de 5 a 10 veces peor que además mataba a la gente joven, la gripe de 1918. Su respuesta como sociedad de no hacer nada hubiera sido muchísimo mejor que la que hemos tenido nosotros. ¿Cómo es posible?

Fig. 5. Evolución de la pandemia en España. Arriba número de nuevos casos diarios detectados y su media de 7 días (azul), y número de tests realizados por cada 100.000 habitantes (rojo, escala derecha). Abajo número de muertes diarias reportadas y su media de 7 días (marrón). El primer pico de la segunda ola corresponde a Madrid y otras pocas comunidades, mientras que el pico definitivo aguarda a otras comunidades. Fuente: Worldometer.

Las medidas para retrasar y reducir la segunda ola debieron tomarse la primera quincena de julio cuando se hizo evidente que los casos estaban aumentando demasiado deprisa pero el número de infectados no era todavía demasiado alto para ser inmanejable. Una vez que la segunda ola llega a la cresta o está cerca de ella, como muestran los datos, las medidas ya no son eficaces para reducirla. Su efecto es simplemente acelerar la caída de la curva, pero a un enorme coste económico que en las presentes circunstancias de gravísima crisis en ciernes no nos podemos permitir. Es una nueva insensatez que pagaremos en unos meses agravando la crisis que estamos ignorando deliberadamente. Todo para que los políticos se apunten el tanto de vencer al virus cuando la segunda ola se está apagando por falta de combustible.

El verdadero problema para nuestra sociedad no es la pandemia, ni los muertos (con todo mi respeto), ni el daño al sistema sanitario. El verdadero problema es la destrucción económica resultante y que no cesa. Hay que remontarse a la Guerra Civil (80 años) para encontrar un daño superior. Y esa debería ser nuestra principal preocupación para intentar limitarla lo más posible antes de que se manifieste en todo su horror.

Fig. 6. Variación porcentual trimestral del Producto Interno Bruto de España desde 1996.

Si alguien cree que la crisis se puede evitar a base de papelitos verdes impresos en Bruselas, tengo una bonita estatua de una señora en un carro tirado por leones para venderle. Pero esto es tema para otro artículo.

4. ¿Qué podemos hacer con respecto al virus?

Esencialmente hay dos estrategias contrapuestas cada una de ellas apoyada por sus expertos:

A) El Memorando John Snow

Publicado en The Lancet y firmado actualmente por más de 6.400 científicos y profesionales de la salud. Comienza con lo que yo he dicho tantas veces en el blog:

"El SARS-CoV-2 se propaga a través del contacto (a través de gotículas y aerosoles) y en transmisión a mayor distancia a través de aerosoles, especialmente en condiciones donde la ventilación es deficiente. Su alta infectividad combinada con la susceptibilidad de las poblaciones no expuestas a un nuevo virus crea las condiciones para una rápida propagación comunitaria. La tasa de letalidad por infección de COVID-19 es varias veces mayor que la de la gripe estacional y la infección puede provocar una enfermedad persistente, incluso en personas jóvenes previamente sanas (es decir, COVID prolongado). No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad protectora y, al igual que otros coronavirus estacionales, el SARS-CoV-2 es capaz de reinfectar a personas que ya han tenido la enfermedad, pero se desconoce la frecuencia de reinfección. La transmisión del virus se puede mitigar mediante el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, la higiene de las manos y respiratoria, y evitando las multitudes y los espacios mal ventilados. Las pruebas rápidas, el rastreo de contactos y el aislamiento también son fundamentales para controlar la transmisión. La Organización Mundial de la Salud ha estado abogando por estas medidas desde principios de la pandemia."

Eso último es mentira porque la OMS se apuntó a las mascarillas tremendamente tarde y estuvo negando la contagiosidad de los aerosoles durante mucho tiempo.

"En la fase inicial de la pandemia, muchos países instituyeron confinamientos para frenar la rápida propagación del virus. Esto fue esencial para reducir la mortalidad, evitar que los servicios de atención médica se vieran abrumados y ganar tiempo para establecer sistemas de respuesta pandémica para suprimir la transmisión después del bloqueo. Aunque los bloqueos han sido perturbadores, han afectado sustancialmente la salud física y mental y han perjudicado la economía, estos efectos a menudo han sido peores en países que no pudieron utilizar el tiempo durante y después del bloqueo para establecer sistemas efectivos de control de pandemias. En ausencia de disposiciones adecuadas para manejar la pandemia y sus impactos sociales, estos países se han enfrentado a continuas restricciones. Comprensiblemente esto ha provocado desmoralización generalizada y disminución de la confianza."

Parece que hablen de España. Y al final la recomendación:

"Deben implementarse de forma generalizada medidas efectivas que reduzcan y controlen la transmisión, y deben estar respaldadas por programas financieros y sociales que fomenten las respuestas de la comunidad y aborden las desigualdades que se han agravado por la pandemia. Es probable que se requieran restricciones continuas a corto plazo, para reducir la transmisión y corregir los sistemas ineficaces de respuesta a una pandemia, a fin de evitar futuros confinamientos. El propósito de estas restricciones es suprimir eficazmente las infecciones por SARS-CoV-2 a niveles bajos que permitan la detección rápida de brotes localizados y una respuesta rápida a través de sistemas eficientes y completos de búsqueda, prueba, rastreo, aislamiento y apoyo para que la vida pueda volver a su casi normalidad sin necesidad de restricciones generalizadas."

Suena fenomenal pero es completamente irrealizable en nuestro caso. En España se notifican actualmente 17.000 casos cada día. Puesto que la enfermedad es contagiosa durante (al menos) 10 días esto quiere decir 170.000 personas contagiosas conocidas sueltas por el país. A lo que hay que añadir las que no se han detectado porque no se les ha hecho test, así que sin exagerar en lo más mínimo se puede decir que en España hay actualmente entre un cuarto y medio millón de personas esparciendo el virus. Es absolutamente quimérico e irrealizable trazar, poner en cuarentena y asegurarse de que la cumplen siquiera una fracción de ellos. No hay toque de queda ni restricción horaria a la hostelería, ni limitación de desplazamiento que pueda domeñar esos números. O el incendio se reduce por si solo por falta de madera o se le quita el oxígeno con otro confinamiento salvaje que corte de raíz la transmisión. Y no quiero pensar lo que otro confinamiento le haría a nuestra maltrecha economía.

B) La declaración de Great Barrington

Firmada actualmente por más de 43.400 científicos y profesionales de la salud

"Las actuales políticas de confinamiento están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo. Los efectos (para mencionar sólo algunos) incluyen tasas de vacunación más bajas, empeoramiento en los resultados de enfermedades cardiovasculares, menores detecciones de cáncer y deterioro de la salud mental, lo que conducirá a un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad aquellos sobre los que recaerá el peso más grande de estas medidas. Dejar a los niños sin escuelas es una grave injusticia. Mantener estas medidas en pie hasta que haya una vacuna disponible causará un daño irreparable en los menos privilegiados, quienes terminarán siendo afectados de manera desproporcionada.

Afortunadamente, nuestro conocimiento sobre el virus está creciendo. Sabemos que la vulnerabilidad a la muerte por COVID-19 es más de mil veces mayor en los ancianos y débiles que en los jóvenes. En efecto, para los niños, la COVID-19 es menos perjudicial que muchos otros peligros, incluyendo la gripe. A medida que se desarrolla inmunidad, el riesgo que todos tienen de infectarse, incluyendo los vulnerables, desciende. Sabemos que, eventualmente, todas las poblaciones alcanzarán la inmunidad de grupo, es decir, el punto en el que la tasa de infecciones nuevas se mantiene estable, y que esto puede beneficiarse de (pero no depende de) una vacuna.

La manera más humana de abordarlo, midiendo los riesgos y los beneficios de alcanzar la inmunidad de grupo, es la de permitirle a aquellos que están bajo un mínimo riesgo de muerte, vivir sus vidas con normalidad para alcanzar la inmunidad al virus a través de la infección natural, mientras se protege mejor a aquellos que se encuentran en mayor riesgo. Esto lo llamamos Protección Enfocada."

Qué duda cabe que esta otra alternativa tiene un riesgo mayor, pero tiene la ventaja de que reduce la inestabilidad de mantener a una población sin defensas libre de un virus contagiosísimo que anda suelto, y en realidad es a la que nos han abocado los continuos errores de nuestros gobernantes frente a la pandemia. Países como Japón, Corea del Sur o Nueva Zelanda tienen opciones. Nosotros no. O confinamiento o inmunidad de grupo, y un segundo confinamiento sería la constatación del profundo fracaso del primero y el tiro de gracia a nuestra economía.

Lamentablemente nuestros políticos seguirán sin estar a la altura y de nuevo en vez de tomar la única opción razonable en las presentes circunstancias declararán seguir la vía John Snow (control del virus) mientras toman medidas restrictivas que son insuficientes para lograrlo pero que dañan más la economía mientras en realidad seguimos la vía Great Barrington (inmunidad de grupo) dejando que el virus infecte a la mayoría de la población.

5. ¿Qué es lo más probable que suceda con la pandemia?

La evolución más probable es que la segunda ola vaya disminuyendo de forma progresiva. El invierno favorece la propagación y la gente se confía en cuanto mejoran las cifras, por lo que es probable que los nuevos casos no desciendan tanto como cabría esperar. Sin embargo una tercera ola tiene una menor probabilidad antes de la primavera, cuando muchos de la primera ola hayan perdido su inmunidad. Una vacuna eficaz cambiaría el panorama, pero no cabe contar con ella hasta que la tengamos y demuestre su eficacia.

6. La cultura del miedo

Además de la cita de Franklin Roosevelt que encabeza el artículo, hay otras citas que me gustaría compartir con vosotros que son adecuadas para una sociedad atenazada por el miedo.

65 d.C.
«Muchas más son las cosas que nos aterran que las que realmente nos aplastan, frecuentemente sufrimos más en la imaginación que en la realidad.»
Lucio Anneo Séneca. Epistulae Morales ad Lucilium. Carta XIII. 65 d.C.

1918
«La civilización, de hecho, se vuelve cada vez más sensiblera e histérica; especialmente en democracia, tiende a degenerar en un mero combate de locuras; todo el objetivo de la política práctica es mantener a la población alarmada (y, por tanto, clamorosa de ser conducida a lugar seguro) por una serie interminable de terrores, la mayoría de ellos imaginarios.»
Henry Louis Mencken, 1918. En defensa de las mujeres.

2002
«Las percepciones del riesgo, las ideas sobre seguridad y las controversias sobre la salud, el medio ambiente y la tecnología tienen poco que ver con la ciencia o la evidencia empírica. Más bien, están moldeados por supuestos culturales sobre la vulnerabilidad humana.»
Frank Furedi. Epidemia de miedo. 2002.

Fig. 7. Se ha inducido a creer a casi la mitad del país que lo peor de la pandemia está por venir, cuando no hay nada en los datos que lleve a pensarlo. Fuente: Encuesta COSMO-SPAIN de la OMS.

Occidente está instalada en la cultura del miedo con un culto al alarmismo al tiempo que paradójicamente se ignoran los riesgos reales como la aparición de un nuevo virus, el declive del petróleo o el endeudamiento masivo de la economía. La pandemia ha dejado de ser un riesgo. La falta de decisiones acertadas a cada paso la ha plasmado en toda su realidad haciendo que causara esencialmente el mayor daño que podía causar. Pero por ello mismo ha dejado de ser un riesgo existencial, y la prueba evidente es que ahora nos lo restriegan a todas horas fomentando la cultura del miedo y utilizandolo políticamente. Solo hacen eso con los riesgos que no son esenciales. La población ya sabe como protegerse del virus reduciendo el riesgo razonablemente (distancia social, uso de mascarillas, higiene de manos, evitar multitudes en espacios cerrados). Los médicos han aprendido a tratar la COVID para reducir su mortalidad y morbilidad. Habrá nuevos medicamentos y vacunas en un futuro próximo.

Fig. 8. La mortalidad diaria por COVID-19 se mantiene por debajo de 4 muertes por millón de habitantes en esta segunda ola. Y a diferencia de la primera ola ahora los muertos sí se cuentan correctamente. Fuente: Our World in Data.

¿En serio vamos a continuar destruyendo nuestra economía por 4 muertos diarios por millón de habitantes, gente muy mayor y con salud precaria que puede no tener muchos meses de vida en cualquier caso? En España mueren 425.000 personas al año. Cerca de 2000 de ellas en accidentes de tráfico y atropellos y nadie propone limitar el uso de vehículos para reducir ese número sino educar a la población. El dañar la economía perjudica gravemente a todos. Un gobierno responsable dedicaría el máximo esfuerzo a recuperar la economía y se enfrentaría a la pandemia con medidas razonables para proteger a la población mayor, aliviar la carga sobre la sanidad, educar a la población, proporcionar vitamina D y mascarillas a los más necesitados y aplicar medidas puntuales en zonas concretas que requieran reducir la velocidad de propagación. Hay que asumir que el virus no se puede erradicar, ni siquiera controlar en España sin una vacuna. Es lo que yo definía como el tercer y peor escenario cuando analicé por primera vez el riesgo del coronavirus allá por Enero. Mientras habrá que aprender a convivir con él. Lamentablemente no tenemos un gobierno responsable y nuestra economía está cayendo en un agujero negro que la gente y el gobierno no parecen ser capaces de vislumbrar. Nos esperan tiempos muy difíciles.

La pandemia es un catalizador. No es la causa de lo que está por pasar sino un acelerador tremendo de todas las tendencias que he estado analizando en el blog a lo largo de los años. Está haciendo que nuestra deuda se dispare a velocidad de vértigo. La crisis de consumo y de asequibilidad se va a agudizar dejándonos clavados en la deflación. Y ha dañado seriamente la demanda de petróleo, certificando el Pico de Petróleo que ya ha tenido lugar. Va a disparar la conflictividad social transformando y polarizando aún más el país. Las cosas que yo preveía que podían pasar en 10-20 años (en la década de los 30) van a suceder en 3-10 años. No se trata de participar de la cultura del miedo sino de gestionar el riesgo, de la misma manera que ver venir la pandemia nos ha permitido gestionar su riesgo y evitar convertirnos en sus víctimas.

Confío en que el invierno será mejor de lo que nos vaticinan en lo referente al coronavirus en España. La extrapolación nunca ha sido una buena técnica de predecir el futuro. Con o sin medidas la segunda ola está próxima a limitarse, aunque no tanto como nos gustaría.

7. Addendum 31 de Octubre

Dada la discusión generada en los comentarios sobre el efecto del ratio enfermeras por población sobre la mortalidad, añado dos nuevas figuras.

Fig. X1. Gráfica de los países con más de 200 muertos por millón por COVID-19 frente a su número de enfermeras por mil habitantes. Países europeos en rojo, americanos en azul, asiáticos en marrón y africanos en verde. Fuentes: World Bank y Statista (al 30 de Octubre).

Es obvio que no existe relación. La R^2 es ridículamente baja y la tendencia da un resultado absurdo de que a más enfermeras más mortalidad.

Sin embargo sí tenemos un factor que correlaciona con los muertos por millón, la rapidez en implementar medidas para reducir la transmisión en la primera ola:

Fig. X2. El confinamiento en los primeros días de la transmisión del virus está relacionado con una reducción del número de muertos por exceso. En las abscisas el número estimado de infectados el día del confinamiento. En las ordenadas el número de muertos por exceso por millón. Fuente: Financial Times.

No estoy diciendo que dé igual el número de enfermeras o la calidad de la asistencia, lo que estoy diciendo es que los datos demuestran que el problema de haberlo hecho mal ante la pandemia es político, no sanitario.

  1. en respuesta a Mmonfar
    #40
    30/10/20 11:01
    Es un artículo de 2019: ¿qué tiene esto que ver con el coronavirus o la huelga?.
    Si es - como supongo-un argumento a favor de la necesidad de un mayor número de enfermeras, y Vd. lo apoya, por favor, hagan huelgas en 2019 y en 2021, pero creo que ahora no es la mayor prioridad. En UK no sería aceptada una huelga médica en un hospital desbordado, su imagen pública quedaría tirada por los suelos: los sajones tienen muy claras las prioridades, eso también nos diferencia.
  2. en respuesta a Jean Hugo
    #39
    30/10/20 10:52
    http://psnet.ahrq.gov/primer/nursing-and-patient-safety

    Las oposiciones son sólo un fenómeno español. En ningún país del mundo una enfeemera cubre hoy intensivos, mańana pneumo y pasado urgencias pediátricas, hasta lo que yo sé. Bueno sí, en Filipinas en el sector pùblico, pero hasta allí tienen preceptor.
  3. en respuesta a Siames
    #38
    30/10/20 10:51
     Y ya, para que veas lo atrevido de tus ofensas: tardofranquismo es una palabra llana/grave, ni siquiera es esdrújula, de otra manera llevaría tilde. Así que, por favor, no molestes.
  4. en respuesta a Knownuthing
    #37
    30/10/20 10:42
    Coincido plenamente. 
    Me sorprende cómo el argumento de mayor gasto y mayor personal, un argumento que obviamente es político y sindicalista,  se utiliza como argumento del bien común. Me explico: crear trabajo público es utilizado para crear una red clientelar desde hace décadas. Siempre ha habido enchufados, pero en este caso, además, da votos, por lo que es utilizado por ambos estamentos asociando sus objetivos al bien común: más empleados públicos = más votos = más trabajadores (menos parados) = mejor para el bien común.   
    El problema de este argumento, lineal y simplista, es que limita (cuando no elimina) la capacidad individual y el mérito. Como menciona Know "pasar de curso con suspensos ilimitados". Señores, todos tenemos los mismos derechos, pero no somos iguales. 
    No he visto nunca un colectivo público manifestándose por el bien común, sino por mejores condiciones de trabajo (para el colectivo) o mayor seguridad o estabilidad (para el colectivo). 
    En lo que conozco más de cerca, Educación: ¿por qué no se exige mayor nivel de formación?. Una persona con una nota paupérrima en una oposición, suspendido claramente, tras varios años de interinidades sólo tiene que esperar a un examen fácil para entrar por la experiencia acumulada. Con este nivel, ¿cómo esperar que se reconozca el nivel del profesorado? (y ojo, hay muy buenos, hablo en general). Es conocido como funciona, y visible para todos que algunos dejan mucho que desear. Eso sí, señores, no intenten evaluar o analizar la capacitación del personal (360, no solo de arriba abajo), porque TODO el colectivo se echará encima, sin reconocer sus propios errores. Un ejemplo con la Ley Wert, la LOMCE, incompleta y con errores, pero no se discutieron algunos aspectos muy buenos que proponía, directamente huelga y a derogarla. Efectivamente, somos españoles, no coreanos. No se busca el bien común, sino el individual.
    Dicho esto, y perdón por la extensión, estoy de acuerdo en que no se puede pedir todo a todos (traumas en UCI's por ejemplo), pero sí se pueden buscar alternativas y compatibilidades. No digo que la huelga no sea necesaria, puede que lo sea, pero sí que argumentar con puntos claros, propuestas contrapuestas a las medidas impuestas, daría mayor visibilidad, y credibilidad, sobre la finalidad de la huelga. Si no es así, no compro que sea por el bien público, por mi experiencia, es por el bien del colectivo. 

  5. en respuesta a Knownuthing
    #36
    30/10/20 10:39
    Lo primero que quiero decirte es que te admiro y te respeto, y eso me ocurre con pocas personas, pero tu teoría sobre el virus se me atraganta. Seguramente la culpa es mía por pensar que el método científico era una cosa seria que no se podía cambiar a la carta. Cuando yo era joven, el que decía haber descubierto un nuevo germen tenía que hacer el aislamiento, y luego demostrar que el virus aislado era capaz de infectar, y que lo tenían todos los enfermos y ninguno de los sanos. Lo de secuenciar el genoma de algo que no ha sido previamente aislado, personalmente me parece bastante absurdo.

    Parece ser que parte del método científico ha sido derogado sin avisar y yo no me he enterado. Quizá no he descargado las actualizaciones de mi software.

    De entre los estudios que citas, me he leído el estudio que se hizo con hámsters, y no hay grupo de control (otra mala costumbre que tengo: que haya grupo de control), por tanto, no se puede saber si los animales han enfermado por el virus o por alguna condición ajena en el laboratorio.

    Luego tenemos el hecho de que en ese estudio ningún animalito muere. Cosa curiosa después de ser concienzudamente inoculados con un virus tan mortal que ha sido necesario parar el mundo.

    Respecto a que la curva de infectados precede a la curva de muertes, de momento, en la segunda ola está fallando estrepitosamente (ver figura 5 que has puesto en el post). Quizá el problema es que, hasta que no haga frío, no hay muertes de gripe o neumonía que se puedan reetiquetar.

    Para terminar voy a hacer un pronóstico: si se hicieran la mitad de los test que se están haciendo aleatoriamente, pero usando test de positivos al ébola, tendríamos miles de infectados de ébola en España.  Yo apostaría un dinerito a que pasaría así, pues por deformación profesional me gustan las apuestas seguras.
  6. en respuesta a Mmonfar
    #35
    30/10/20 10:38
    no apostaron por nada más que turismo y hostelería, a no ser que me equivoque tanto que ahora españa sea un ejemplo de inversión privada en empresas de investigación y desarrollo?
    Se ha intentado cambiar el modelo económico de España desde que yo tengo memoria, el problema es que no se dan las condiciones para cambiar nuestra base económica, y a partir de nuestra entrada en la CEE se certifica el modelo porque Europa nos da dinero para infraestructura turística al tiempo que nos desmantela industrias de gran tradición como la naviera. La UE nos encasilla como destino turístico.

    La investigación científica en España jamás ha dado rendimiento económico. Tiene una orientación básica, no aplicada, y cuando se ha dado un pastizal en subvenciones (2006-2013) surgieron un montón de empresas para colaborar con los OPIs (organismos públicos de investigación), se zamparon las subvenciones y cuando se acabaron desaparecieron. Es triste pero la pasta que ponemos en investigación es casi todo gasto, y muy poca inversión. Nadie lo va a reconocer, pero es así.

    Ese tipo de declaraciones generalistas quedan muy bien, pero la realidad del país es otra. Podemos mejorar y cambiar algunas cosas (o podríamos antes del 2008), pero no podemos cambiar el tipo de país que somos ni el tipo de gente que somos. No somos como los Coreanos.
  7. en respuesta a Knownuthing
    #34
    30/10/20 10:15
    Y yo estoy de acuerdo en que no hay dinero. Por desgracia, España e Inglaterra son diametralmente opuestos en la percepción del público de la sanidad pública. Al NHS, con todos sus defectos, la población obrera lo tiene en muy alta estima, en España sólo se habla mal. Comparto su pesimismo, pero como comenté previamente, mí ya no me toca. Soy uno de los "expulsados" en 2011, y desde la distancia observo que, no quiero volver.
  8. en respuesta a Mmonfar
    #33
    30/10/20 10:08
    Es doloroso y suena mal decirlo, pero heredamos del Franquismo un buen sistema sanitario y educativo (además de los pantanos), y durante la democracia se han ido deteriorando. Ya estamos en pasar de curso con suspensos ilimitados.

    Yo estoy a favor de todas las reivindicaciones de los sanitarios que vayan en la dirección de mejorar la profesionalidad. El problema surge si requieren un gasto adicional. Vamos a tener un déficit de más de 160.000 millones de euros y parece que la gente no entiende de cifras tan grandes. ¿Conoce algún sector que no esté pidiendo ayudas?
  9. en respuesta a Siames
    #32
    30/10/20 10:03
    Te saltas mi crítica al lobby político. Es obvio que la oligarquía española se deviene de la franquista, y que no apostaron por nada más que turismo y hostelería, a no ser que me equivoque tanto que ahora españa sea un ejemplo de inversión privada en empresas de investigación y desarrollo?
    Ningún país tiene personal médico suficiente para uja PANDEMIA (ojo, importante no confundir epidemia, no son conceptos intercambiables pues no significan lo mismo). Pero tb pocos países tratan tan mal al personal de enfermería como el tuyo, en Europa concretamente: Grecia (3,2), Bulgaria (4,4). Letonia (4,8) y Chipre (5), sólo estos cuatro están por debajo del ratio enfermera/1k habitantes, ya te buscas tú a nivel mundial dónde nos deja eso. La próxima vez que intentes ofender a alguien, asegúrate de poder hacerlo primero.
  10. #31
    30/10/20 09:55
    Know, gracias por tu artículo que, lamentablemente, constata el negro futuro que nos espera al estar dirigida nuestra nave por intereses que no son los del bien común.
    Lo de tener a la gente acojonada (perdón), me recuerda a tantas novelas clarividentes como la de Michael Crichton, State of Fear (Estado de Miedo en español), donde se constata que creando o acentuando un problema se crea la justificación de acciones, no muy democráticas, para solucionarlo, y ya de paso sacar tajada política, y/o económica claro.
    Un día de estos me hago apátrida.
  11. en respuesta a Boludo77
    #30
    30/10/20 09:54
    Boludo, partiendo de que estamos de acuerdo en el fondo de la cuestión creo que su visión está muy enfocada al tema sanitario mientras que yo considero también el de la economía que la sustenta.
    recortar en sanidad no parece muy razonable
    No se ha recortado en sanidad desde que empezó la pandemia; el gasto sanitario está disparado. Desde antes es un problema de gastos e ingresos. Desde 2007 los gastos están muy por encima de los ingresos y nadie quiere que se recorte de lo suyo.
    si no hubiéramos exportado más de 12000 médicos
    España produce muchos más científicos y médicos de los que puede absorber, al tiempo que multiplica el número de hospitales y universidades. Es mala gestión, pero con el mayor paro juvenil de la UE y de los mayores del mundo, los gobiernos prefieren que los jóvenes estén en las universidades.
    esto se sabía que iba a pasar desde hace meses y no se ha hecho nada
    Esto es el quid de la cuestión, pero no parece que la sociedad esté por pedir responsabilidades, ni siquiera políticas por una gestión que de tan deficiente es criminal.

    Yo no digo que no deban hacer huelga, están en su derecho. Lo que yo digo es que basándome en los datos la situación no es ni de lejos tan mala como en la primera ola y que ya nos vale poner la economía primero, porque directa o indirectamente todos vivimos de ella y nos dirigimos a una situación mucho peor que la de 2012. Quien piense que no va a haber recortes ignora que vivimos de lo que nos prestan los extranjeros y por lo tanto estamos en sus manos. Viviremos con menos y eso incluye a la sanidad. Quien no piense así es que ignora la realidad.
  12. en respuesta a Siames
    #29
    30/10/20 09:48
    Te saltaa la mitad del razonamiento para acabar faltando al respeto.
    A mí, sinceramenre, me importa bien poco ese país, yo no vivo ahí desde 2012, y no quiero volver, entre otras razones, por gente como tú, de insulto fácil y que no es capaz de seguir el hilo de una argumentación. Buena suerte en la vida.
  13. en respuesta a Siames
    #28
    30/10/20 09:45
    1. Yo no tengo que explicar nada.
    2. Una cosa es una sospecha, otra asegurar algo de lo que no tienes pruebas. Lo segundo es poco científico.
  14. en respuesta a Karlo 1
    #27
    30/10/20 09:05
    ¿No es posible que se dé esa saturación si no se toman las medidas?
    Una saturación como la de la primera ola no se va a dar. La curva de pacientes en UCI y de pacientes hospitalizados guarda relación con la curva de muertos, no con la de casos detectados.

    Hay que ser conscientes de que estamos inmersos en una pandemia y hay que apechugar. En estos momentos dañar más la economía para reducir la presión en los hospitales no es inteligente.
  15. en respuesta a Mmonfar
    #26
    30/10/20 02:41
    Me enacanta que despues del desastre absoluto de gestion del gobierno la culpa la tiene el tardofranquismo. Dale una palabra esdrujula a un imbecil y la usara hasta el ridiculo.

    Tambien con la crisis del 2008 la culpa no fue las politicas economicas, la mala suoervision o el desastre de las cajas, no, el tema era que nonhabia democracia real. Ahora no es que no se haya fallado estrepitosamente con las politicas de contencion(traza, tests, disrancimiento...) no, son las autonomias(no veo yo que los lander en alemania o los cantones suizos hayan sido un problema), la falta de recursos medicos(que pais tiene los medicos suficientes para un pico epidemico) y hasta el tardo frnaquismo. Tenemos tanto imbecil que mi unico consuelo del covid es que se lleve alguno.
  16. en respuesta a Mmonfar
    #25
    30/10/20 02:38
    A ver como explicas que paises como alemania quensi hacen test a todos los pacientes e incluyen en sus listas de muertos hasta los sospechosos por covid coinncidan sus datos de momo con los muertos oficiales por covid. 
  17. en respuesta a Boludo77
    #24
    29/10/20 22:54
    Que, por cierto, las reivindicaciones de la huelga son que se retire el decreto 29/2020, que dice básicamente que cualquier especialista puede atender cualquier cosa (si, un traumatólogo que no ha manejado una neumonía en 10 o 20 años puede ser el responsable de colocar tu respirador) y que se aceptan especialistas no comunitarios con el título sin convalidar, y que por supuesto te pueden mandar a trabajar a cualquier centro sanitario. 

    Yo entiendo que nos viene una crisis encima de las buenas, pero si tenemos un  problema sanitario lo que entiendo que habrá que hacer es dejar de gastar en otras cosas y reforzar esto, hacer más contratos, dotar los centros de recursos, etc, en lugar de hacer carreteras, aves, aeropuertos y palacios de congresos. Y creo que la ciudadanía lo entendería perfectamente. Y a mí que haya dinero para pagar Ertes, ingresos mínimos, ayudas y paros me parece fantástico, de verdad, pero lo que no entiendo es que tengamos a medio pais en paro y tengan que venir a recogernos la fruta de otros países, la verdad es que eso tampoco lo entiendo demasiado bien. 
  18. en respuesta a Knownuthing
    #23
    29/10/20 20:59
    La huelga no pide mejoras laborales y sí más personal y carrera profesional en condiciones. Y en ello, nos va a todos la piel. Tb en ciencia, ya que lo menciona. Pero estoy de acuerdo con ud. en que llegamos tarde. La oligarquía tardofranquista y el lobby político han condenado al país a no tener futuro.
  19. en respuesta a Knownuthing
    #22
    29/10/20 20:46
    Pues recortar en sanidad no parece muy razonable si el problema que tenemos es que no hay camas suficientes para atender a los enfermos. O hay un problema de camas hospitalarias o no lo hay, y según sus datos parece que si lo hay. Y ya me dira como se van a atender esas camas si no es con personal sanitario. Claro, que si el personal sanitario tiene medio dedo de frente y ve que en otros países pagan más y hay mejores condiciones laborales es probable que se vaya. De hecho si no hubiéramos exportado más de 12000 médicos y bastantes más enfermeros en los últimos años es probable que no tuviéramos ahora tantos problemas para encontrar personal. 

    https://www.abc.es/sociedad/abci-coronavirus-sanitarios-espanoles-exilio-habria-gustado-ayudar-emergencia-202009262212_noticia.html

    No es sólo que haya poco personal es que además se están derivando recursos de muchas especialidades para tratar pacientes con covid. En mi hospital solo se han librado oncología y cardiología. Todas las demás están dedicando parte de sus recursos profesionales a ver pacientes con covid. Y eso en marzo lo podíamos entender, igual que cuando hay un atentado o un accidente grave se presenta en la urgencia todo el mundo y nadie dice ni pio, pero que en octubre estemos así no es de recibo, porque esto se sabía que iba a pasar desde hace meses y no se ha hecho nada. Y si ante semejante cúmulo de despropósitos y maltrato generalizado a los profesionales no está justificado que hagamos huelga, apaga y vamonos. 
  20. #21
    29/10/20 20:36
    Una pregunta, dices que estamos a punto de llegar al máximo de la segunda ola. En los hospitales el miedo no es a un  incremento exponencial sino a un incremento sumatorio, recordamos que los pacientes tardan en dejar las UCIs. ¿No es posible que se de esa saturación si no se toman las medidas? Otra cosa es que sopesando la economia el daño que esta tiene ya sea tan elevado que nos ate las manos.


Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar