Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Enrique Gallego
Consejos de inversión de un autodidacta que ha alcanzado la independiencia financiera.

Kike Junior (VII); mayo 2019: Más aclaraciones sobre renta fija y variable

Entrada anterior

Segunda observación mensual

Ninguna de las reglas de gestión del plan da señal de compra o de venta:

  • El % de riesgo (61,24%) está dentro de la banda de fluctuación 45%-75%, por lo que no hay que comprar o vender ninguna unidad de inversión por este motivo.
  •  El % resultado latente RV (5,34%) está por encima del -6,00%, que activa la compra de una unidad de inversión.
  • R (0,05) está por debajo de O fijado para la fecha en 0,09
  • No ha habido ninguna venta por lo que no procede considerar recompras
     

    OBSERVACION MENSUAL MAYO 2019

Fecha

11/05/2019

Número de participaciones fondo renta variable

64,825

Número de participaciones fondo renta fija

0,00

Inversión RV a precio de coste

10.799,84

Inversión RF a precio de coste

0,00

Valor liquidativo RV

11.376,14

Valor liquidativo RF

0,00

Liquidez

7.200,65

Valor liquidativo del Plan

18.576,79

% Riesgo

61,24%

Precio medio de coste RV

166,60

Precio medio de coste RF

0,00

Precio medio de mercado RV

175,49

Precio medio de mercado RF

0,00

Resultado latente RV

576,30

Resultado latente RF

0,00

% resultado latente RV

5,34%

% resultado latente RF

0,00%

R (resultado latente RV en tanto por uno)

0,05

O (objetivo de rentabilidad para el mes observado)

0,09

 

La liquidez se ha incrementado 0,17 euros por la liquidación mensual de intereses de la cuenta corriente.

 

 

 

Otro mes sin necesidad de operar, ¡qué (sano) aburrimiento!  Para entretenernos siempre nos quedan los comentarios en la anterior entrada de nuestro amigo Renon metido a abogado del diablo.

Empiezo por la renta fija. Es obvio que no descarto la renta fija porque no es descartable una vuelta a tipos más acordes con la remuneración que se merece la renta fija, especialmente la de largo plazo, a cambio del riesgo que se asume. Una posibilidad reflejada de manera explícita en el conjunto de reglas del plan de inversión que prevén un apartado específico para la renta fija.  Ahora mismo la remuneración no compensa el riesgo y encima los costes asociados a la inversión la hacen menos atractiva que el simple mantenimiento en liquidez.

Cita como argumento de autoridad un artículo de Fernando Luque. Tengo un gran respeto por Fernando Luque y le considero en el apartado de gente interesante que merece la pena seguir, pero aquí no estaba en su mejor día.

El artículo da pie a interpretar el que los tipos ultrabajos no va a ser tan malos para el inversor en euros como se suele afirmar, pero se trata de una interpretación obtenida a partir de cuatro falacias. Y digo interpretación porque la conclusión de Fernando es mucho más cauta y matizada, pero está bastante mal transmitida.

La primera falacia es tomar al pie de la letra lo de la japonización. El que haya muchas coincidencias no quiere decir que las situaciones de Japón y la eurozona sean asimilables. La zona euro es un conjunto heterogéneo de países con moneda y política monetaria unificadas, un experimento del que no conozco precedentes, al menos de dimensión similar, lo que implica una importante diferencia con el caso japonés.

La segunda es no aclarar el grado de riesgo implícito en lo que llama “bonos”, al no explicar las características de la referencia utilizada. No es lo mismo deuda pública que un conjunto mucho más amplio con deuda corporativa variopinta incluyendo la llamada high yield (que en la actual situación es más bien low), también llamada más castizamente bonos basura

La tercera es no considerar los costes asociados a la inversión y el incremento de su peso relativo en la rentabilidad al bajar los tipos y en consecuencia el deterioro exponencial en la relación rentabilidad/riesgo. Si un fondo de renta fija tiene un TER [% de costes totales del fondo] de, por ejemplo, el 0,75% y una TIR [% de rentabilidad a vencimiento si no hay ningún tipo de impago o aplazamiento] del 1,50%, el 50% de la prima de riesgo que está pagando el mercado se comen los gastos del fondo. Incluso con una TER del 0,30 % (que se corresponde con el nivel de costes más bajo que se puede encontrar en los fondos de inversión de renta fija minoristas) seguiría siendo del 20%. Lo deseable es que el coste no excediera el 10% de la rentabilidad esperada a largo plazo.

La cuarta es que la situación actual de Europa es de tipos negativos o ínfimos para bonos de bajo riesgo, no vale extrapolar situaciones donde los tipos a vencimiento fueron bajos pero positivos. Para conseguir el 1,50% antes de costes tenemos que bajar la calidad crediticia o irnos a plazos muy largos.

La norma actual en activos seguros son rentabilidades entre nulas y negativas dependiendo del emisor y del plazo. Sólo tienen un valor especulativo. Es decir, si viene una crisis muy gorda y entre las medidas “no convencionales” del BCE está el bajar el tipo de la facilidad de depósito al -2,00%, por ejemplo, habría una subida especulativa importante en lo inmediato, pero a la larga los fondos darían una rentabilidad negativa del -2,00%. En todo caso, cabe dudar que tal idea sea viable sin provocar un grave problema al sistema financiero.

Respecto a la renta variable

Creo haber explicado sobrada y reiteradamente que mis expectativas sobre la evolución de la bolsa en el plazo del plan (10-15 años) son modestas y por debajo de sus medias históricas, pero no negativas, ni apocalípticas. Y también, y esto es lo importante, que las expectativas son algo bastante secundario y por ello les doy poca importancia y peso en el diseño. ¿Hay que profundizar en por qué? Hagámoslo.

Cualquier expectativa sobre evolución futura de los mercados de renta variable es subjetiva e inverificable. Puede ser válida para introducir ajustar y matizar un esquema previo de inversión, pero no para construir sobre ella el esquema, porque entonces estamos convirtiendo una estrategia de inversión que debe prever TODAS las posibilidades en una apuesta de casino donde solo contemplamos UNA.

Cuando hacemos una predicción probabilística no podemos afirmar que hemos fallado porque no se cumpla lo que consideramos más probable, ni tampoco que hemos acertado porque se cumpla. Esto es así incluso en entornos como el de la meteorología que son lo suficientemente deterministas como para que las predicciones puedan ser sometidas a verificación.

Si una predicción meteorológica para el día siguiente da un 20% de probabilidad de lluvia, no se habrá equivocado porque llueva y estemos calados, nuestro problema será el haber “apostado” porque no llovería al ser algo poco probable y en consecuencia no haber cogido el paraguas.

Aún así, el clima es algo bastante estable y predecible tanto en magnitudes absolutas como en la variabilidad de las magnitudes según la estación del año. Por ello, se puedan establecer porcentajes aproximados de probabilidad que puedan verificarse comparando muestras muy amplias de predicciones anteriores con resultados reales.

En el supuesto de las predicciones sobre renta variable, la dificultad para un uso práctico de pronósticos probabilísticos (el saber que era más probable que no lloviera no ha evitado que nos mojemos) se ve acentuada porque estamos en un entorno adaptativo con un grado mucho mayor de incertidumbre, ya que aparecen frecuentemente nuevos e imprevistos eventos que cambian significativamente la situación previa.

Por lo que, a largo plazo, o nos abstenemos de pronosticar o identificamos unos pocos factores lo suficientemente estables como para que puedan ser significativos al menos en el corto y medio plazo, pero sin que esos factores sean el componente fundamental de la estrategia. Es esencial el ser conscientes de la inexistencia de un criterio de verificación que establezca el acierto o error del pronóstico más allá del falaz sesgo retrospectivo que suele aparecer cuando nos fijamos en el resultado conocido al final del período pronosticado.

Por ello, lo verdaderamente importante de lo que estoy proponiendo no son los análisis de situación (aunque los haya hecho y los seguiré haciendo) sino la metodología de inversión y las reglas de operación. Esto es lo realmente importante de Kike Junior. Al que no sea capaz de entenderlo, de poco le servirá

Finalmente, sí plantea una pregunta interesante

Adviertes que el actual mercado es de fin de ciclo y que inicias tu plan de inversión. Y yo me pregunto: Cúal es la razón que lleva a Enrique a invertir el 60% del capital de su plan de golpe en renta variable, si él mismo dice que estamos en fin de ciclo? 

La respuesta corta es que en un 10-15 años hay tiempo para que empiecen y acaben ciclos completos de crecimiento/auge y de estancamiento/recesión. Al final, lo esencial es esa alternancia cuya duración y cadencia son imprevisibles, así como  la tendencia secular positiva de las rentabilidades bursátiles. El resto es comparativamente anecdótico cuando hablamos de plazos largos.

La respuesta larga es el viejo debate sobre si una vez asignados activos, es decir definida la estrategia, es preferible tácticamente hacer la asignación desde el principio (el llamado limp sum) o hacerlo poco a poco (cost averaging). Como es larga, la dejamos para la próxima entrega.

  1. #2

    Renon

    Estimado Enrique,

    Gracias por tu detallada respuesta.
    Ya que en tu post me has otorgado el privilegio de ser abogado del diablo, asumiré con resignación este cargo con el fin de garantizar la intachable nobleza, pureza y virtud de Kike Junior como modelo inversor.
    Empezando por la renta fija, me gustaría saber cuál sería el nivel óptimo de tipos en Europa para incorporar fondos de renta fija en tu cartera y si lo harías en deuda pública, privada o en un mix de ambas con un porcentualmente definido.

    En cuanto al artículo de Fernando Luque que te propuse, simplemente quise abrir un debate, dado que frecuentemente se obvia la posibilidad de que los tipos en Europa puedan seguir bajos por bastante tiempo. Creo que el artículo da una visión acertada que no meticulosa como tú apuntas, sobre el precedente de Japón(la cruzada japonesa contra la estadística y la probabilidad).

    Respecto a los fondos de renta fija, una opción que imagino habrás contemplado es el Amundi J.P Morgan EMU, que este año lleva un 2,4% de rentabilidad. Tiene un TER de 0,35 es grado de inversión y tiene una sensibilidad de 7,84 años. Tiene riesgo? Claro, como toda la renta fija(emisor, liquidez y mercado).
    Pasemos a la renta variable.

    El paralelismo que has hecho con la meteorología me ha parecido brillante y muy didáctico. La apelación a la inexistencia de un criterio de verificación introduce un sesgo metafísico que despierta mi interés y actúa como analgésico al constante martilleo de tuits que agitan el mercado.

    En cuanto a la próxima entrega te pediría que analizases también el value averaging como táctica de entrada a parte de las que propones.

    Un cordial saludo

  2. #3

    orlan2

    Buenas Enrique,

    Me parece interesante el plan, pero ¿Podría ser compatible con la realización de aportaciones periódicas?

    Si podemos ir aportando un granito de arena por mes o por trimestre podría ser un plan más interesante a largo plazo.

    Gracias

  3. #4

    Enrique Gallego

    en respuesta a orlan2
    Ver mensaje de orlan2

    Llevas razón. Este plan está concebido para gestionar unos ahorros preexistentes y, sobre todo, como una guía didáctica de como diseñar e implementar la automatización de las decisiones de inversión mediante un sistema con unas sencillas reglas. El objetivo fundamental es mostrar la superioridad de la gestión sistemática frente a la discrecional.
    Para lo que planteas tengo pensado una línea alternativa de un plan de aportaciones periódicas construido desde cero, desde alguien que empieza a ahorrar.
    Como todos los planteamientos de este tipo en el blog será con dinero y operaciones reales, que para sesudas elaboraciones teóricas hay ya toneladas de contenidos en Rankia. Para ello, estoy en el trámite de fichar un voluntario o "cobaya" que se comprometa a ponerlo en práctica.
    En cuanto al tercer supuesto, un patrimonio inicial más unas aportaciones procedentes de un ahorro posterior, es algo que en principio probablemente sobrepase mi capacidad de poner en marcha y dedicar tiempo. Pero sí abordaré en entregas de Kike Junior dando ideas y sugerencias al respecto.

Autor del blog

  • Enrique Gallego

    Autodidacta que ha alcanzado el éxito en sus estrategias de inversión, hasta el punto de alcanzar su independencia financiera.

Envía tu consulta


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar