Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
32 recomendaciones

Lo reconozco y vaya por delante para que nadie me acuse de ello.

El fenómeno mediático del fútbol me aburre. Me aburre soberanamente. Me aburre tanto que yo soy uno de esos varios millones de españoles que prefería pasear por la calle a la hora en la que España jugaba los partidos del Mundial en vez de estar pegado al televisor (evitando sufrir de lo lindo, dicho sea de paso). Me aburre tanto que, simplemente, lo evito siempre que puedo. Cuando acudo a una fiesta o reunión me voy a la cocina o al patio a jugar con los niños y charlar con el grueso de las mujeres aún no abducidas No tolero las caras de los que permanecen embobados delante de una pantalla que presenta a 22 tíos en calzoncillos, muy bien pagados por cierto, pegándose patadas por una pelota. No me caen mal los que pican, me da lástima que pierdan tantas horas de su vida en eso.

Incluso he dejado de ver las noticias nacionales, en parte porque cuentan demasiadas milongas, pero sobre todo porque no tolero que ocupen veinte minutos en cada edición hablando del color de los calzoncillos de CR9. O CR10 o lo que sea, ni me acuerdo. A veces el telediario se limita a hablar sólo de fútbol salvo los cinco minutos dando la coba sobre la eterna cuestión catalana. Yo, como español de cultura media, me siento insultado por este intento de inundación de nuestros cerebros con narcohipnóticos promovidos por el gobierno.

Por supuesto no critico el deporte ni el ejercicio del mismo, tampoco que se mantenga una afición sana y un "amor" a los colores para sentirte identificado con la comunidad que te rodea a través del deporte. Pero recapacitemos: ¿es hoy día el fenómeno del fútbol sano? Yo creo que tal y como lo han montado, y sobre todo tal y como lo están manteniendo, está haciendo un daño terrible a la sociedad por donde más duele: nuestro cerebro.

Existe todo el fenómeno mediático que rodea a este negocio que mantiene el cerebro de los españoles bien lavado y entretenido en pensar en imbecilidades, como el corte de pelo del último fichaje del Madrís o si las zapatillas de Messi aprietan el juanete. Pero los poderes nacionales, sean del color que sea, están muy interesados en mantener el circo nacional bien engrasado para que no cometamos el error de disponer de nuestro tiempo, no nos vaya a dar por pensar más de la cuenta.

 

 

Muchos se quejan de que los espacios del corazón, que en realidad son programas donde se sacan los higadillos a personas que ya no son ni famosas pero viven de eso, son la telebasura por excelencia, el comecocos nacional y el entretenimiento que mantiene al público, mayoritariamente femenino, en la parra mental. Y que tales programas no deberían ni emitirse. Pero yo discrepo en parte.

Si hay un comecocos a nivel nacional ese es el negocio "der fúmbo". No se trata sólo de que haya partidos ya todos los días, que se llenen espacios útiles de radiodifusión contando como el último fichaje se ha hecho la depilación a la cera o que se robe una buena porción del telediario y esté ocupando las horas del pensamiento de millones de personas (que, si se pararan a pensar, igual hasta demandarían cambios, ¡peligro!), sino que encima tenemos que ver como hace de un diario monotemático el más leído del país. Es una vergüenza nacional que el diario más leído no sea generalista o cultural, sino supuestamente "deportivo" (aunque salen más fotos de las novias de los futbolistas que de los goles). El fútbol como negocio levanta con una facilidad pasmosa, sus estadios ocupan los mejores sitios de las ciudades, los días de partido todo vale, los gorrillas aparecen de la nada para sisarte, todo el mundo aparca donde quiere mientras la poli hace la vista gorda y el ruido, el botellón y la juerga nocturna campan a sus anchas.

Para colmo, el fútbol es un negocio quebrado y rescatado por todos los españoles en su conjunto.

Y es que el negocio de la tele "corazón+higadillos" es, al menos, sostenible desde el punto de vista económico. Que yo sepa el programa mierder del infame Jorge Javier es rentable, se emite desde una cadena privada (cuyo grupo da unos buenos dividendos en bolsa, por cierto) y paga puntualmente a sus trabajadores y salda sus deudas. Que yo sepa, Gran Hermano no debe nada a Hacienda ni está en deuda con la Seguridad Social.

Pero el fútbol no. El fútbol en España es una ruina que financiamos todos los españoles para mantener en el limbo mental, en el matrix futbolístico, a millones de mentes cándidas que de otra forma darían problemas al ponerse a darle al coco.

No exagero si digo que mido la reputación de los ciudadanos de un país en función de la importancia que le den al fútbol.

 

El primer aviso moderno del mamoneo financiero en que nada el comecosos del fútbol hispanistaní lo tuvimos con la conversión de los clubes de fútbol a las famosas S.A.D., Sociedades Anónimas Deportivas. Aquello fue un invento muy exitoso que fue creado a través de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte. Se supone que el espíritu de la Ley (voy a ser bienpensando y creer que el legislador era un señor bienintencionado) pretendía mejorar la transparencia económica y jurídica de las empresas que operaban en el mundo del deporte profesional en España y abrir la puerta a posibles salidas a bolsa de dichas sociedades. Sin embargo, desde la fecha de promulgación de la Ley hasta ahora no se ha producido la salida a bolsa de ninguna sociedad anónima deportiva. Mientras clubes serios europeos como el Liverpool o el Bayern de Múnich cotizan en bolsa y tratan de ser competitivos, ningún equipo español ha dado el salto al parqué.

Es normal, ¿qué inversor va a poner su dinero en una ruina? Bueno, los amantes del equipo de sus amores, del color que inflama sus corazones, sí que invierten en la ruina animados por soflamas demagógicas, es decir, las que tocan las emociones. Todos tenemos nuestro punto débil en el corazoncito.

 

 

Porque eso fue lo que pasó. Clubes que se habían endeudado en exceso o se habían lanzado a una loca carrera de fichajes en los años ochenta y noventa sin poder pagar tales dispendios se convirtieron a Sociedades Anónimas Deportivas. Todos los clubes de primera se convirtieron a S.A.D. excepto los de posición financiera robusta que no habían dado pérdidas por sistema los últimos años, es decir, Madrid, Barça, Osasuna y Athletic. La Ley impuso la obligación de convertirse en S.A.D. a todas aquellas entidades que participaran en las competiciones que la propia Ley considera como profesionales, concretamente, 1ª y 2ª división de fútbol y la ACB de baloncesto, y que hubiesen tenido pérdidas en los cuatro ejercicios anteriores. Es decir, obligó a recaudar dinero entre los aficionados a aquellas entidades ruinosas, el 80% entonces. Eso sí que es socialización de pérdidas. Y demagógica para más señas.

En la actualidad se puede decir que la reconversión de los clubes deportivos de Fútbol en S.A.D. ha sido un total y absoluto fracaso. En 1992, la deuda de los equipos profesionales era de 172 millones de euros y se enjugó gracias a la entrada de millones de forofos, digo accionistas, en el capital de las S.A.D. Actualmente la deuda asciende a más de 3.500 millones de euros y si la mayoría de los clubes de fútbol no están quebrados es porque se hace todo lo posible para darles cancha.

Cualquier empresa que estuviera en la situación en la que se encuentran la mayoría de los clubes de fútbol habría sido llevado ipso facto a las instancias judiciales mercantiles para solicitar el concurso de acreedores.

Pero no, los clubes de fútbol no. Tienen licencia en este país para hacer barrabasadas a costa del erario público y privado.

Es esencial, prioritario y de la máxima importancia que el lavacerebros nacional siga funcionando. Si para ello hay que mantener a raya a los inspectores de Hacienda, se hace. Si hay que aplacar al fisco, se hace. No es sino la potestad de Hacienda para embargar los pagos relevantes que reciben los clubes (taquillas, fichajes, derechos de TV, acuerdos de publicidad...) lo que ha facilitado que la deuda se haya reducido (algo) en los últimos años. El informe del economista Gay de Liébana es diáfano al respecto:

Los números han mejorado, pero el endeudamiento sigue siendo brutal.

 

Insisten desde Hacienda en que los equipos de fútbol españoles incumplen sistemáticamente los acuerdos de aplazamientos o los fraccionamientos de pago alcanzados con la institución, lo que conlleva importantes retrasos en el abono de las cantidades adeudadas. Desde hace dos años, Hacienda ha intentado frenar ciertos desmanes que, en las últimas temporadas, se habían convertido en norma dentro de los equipos españoles. Díganme a que empresas se les permite eso... De toda la deuda que acumulan los clubes, 564 millones se adeudan a Hacienda.

Los equipos españoles reaccionaron a medias, esto es, empezaron a cambiar ciertas actitudes y se mostraron más receptivos con los cambios, frenaron algunos desmanes, pero no aceleraron el pago de la mayoría de los retrasos. Mientras tanto, muchas de estas instituciones siguieron fichando jugadores a precios mayores que los aconsejados. También siguieron con una política salarial que Hacienda veía desmesurada. Incluso varios equipos han descendido de categoría, como marca la Ley del Deporte de 1990, o se han visto seriamente amenazados a ello.

 

Miles de aficionados del Murcia (podría haber sido en cualquier otra ciudad española con estadio) manifestándose por un trabajo digno, la reducción del desempleo juvenil, la subida salarial generalizada y protestando contra la corrupción entre la clase política española... ¿no es así?

 

Llegados a este punto, el Fisco, harto ya de años y años de abusos, amenaza con "cerrar" algunos clubes que siguen sin cumplir estos plazos, algo que ha provocado el enfado de la LFP. A pesar de que Hacienda ha hecho encaje de bolillos, dado que el comecocos nacional es prioritario para anestesiar la reacción ciudadana ante los abusos de todo gobierno, incluso dando unas facilidades de pago de la deuda que ya querría una empresa ordinaria para sí misma, La LFP ha tenido la pachorra de acusar a la Agencia Tributaria, por boca de su presidente, Javier Tebas, de querer liquidar los clubs de fútbol.Con un par.

Hagamos apuestas, sabiendo que la mayoría de la deuda de la Primera División la acumulan sólo cuatro clubes que, casualmente, son los más grandes, (El Atlético de Madrid con 542 millones, es el más endeudado, seguido muy de cerca por Real Madrid con 540 millones y Barcelona con 490 millones. A continuación, Valencia con 380 millones de euros.) y sabiendo que la mitad de los ingresos por derechos de televisión va para el duopolio Madrid-Barça ¿cuántos clubes creen que va a "cerrar" Hacienda? Ya se lo digo yo...

Ningún club va a cerrar mientras tenga la capacidad de aborregar a grandes masas.

A lo largo de la temporada 2012-2013 pese a disponer unos ingresos de 1.718 millones en la pasada temporada, la Liga continúa engordando el agujero, con unos gastos estimados en 2.100 millones. Este déficit anual de cerca de 400 millones de euros está siendo financiado por todos los españoles con el único objetivo de mantener anestesiada a una gran porción de la población en un clima de pax social que haría avergonzarse a los mismísimos directores de los laboratorios de Un Mundo Feliz. por el uso masivo de hipnopedia a través de los norcotizantes medios de comunicación.

Háganse un favor a sí mismos y contribuyan a la sensatez de su país. No fomenten este circo demencial. Procuren que sus hijos crezcan libres, con criterio y espíritu crítico. Enséñeles el amor al deporte, no al negocio deportivo subvencionado con nuestro esfuerzo. No inculquen "el amor a los colores". Regale libros en lugar de bufandas y vuvuzelas y apague la tele.

Y de más está decir que si se aproximaran ampliaciones de capital y nuevas conversiones, está demostrado que ser accionista de un club de fútbol es un negocio muy poco interesante. Sin liquidez, sin dividendos, con pérdida de capital nominal. Una joya, vamos.¿Desea invertir en emociones?

 

Disclaimer: Este artículo pretende llamar la atención sobre el curioso fenómeno de que un gobierno democráticamente elegido y que se supone debe buscar la mejor educación de sus ciudadanos, opte por fomentar el aborregamiento de los mismos utilizando un fenómeno de masas escudándose en el deporte y pasando la mano ante los problemas financieros creados a la Hacienda pública. En ningún momento se ha pretendido herir las sensibilidades de ningún forofo o hincha de ningún club de fútbol español. Si te gusta el fútbol te recomiendo que sigas yendo al Estadio o viendo los partidos por la tele. Pero a partir de ahora, y tras la lectura de estas líneas, serás un poco más consciente de que cada segundo que le dedicas a tu entretenimiento tendrás menos tiempo para vigilar cuando te la meten doblada tus gobernantes. Y me alegro mucho de haber creado esa inquietud en tí, ese y no otro era mi sano objetivo.

  1. #20
    Trueno

    A mí me encanta jugar al fútbol, antes también me gustaba mucho seguirlo, pero el mamoneo que hay en ese circo no me gusta un pelo, así que lo fui dejando poco a poco, y aunque ahora veo algunos partidos, lo que no hago es dejarme ni un duro en ello, ni comprar camisetas, ni abonarme a canales ni nada de nada.

    En España la profesión con mas % de miembros que han pasado por la carcel es la de presidente de fútbol; Del Nido y Gil y Ruiz Mateos son los que me acuerdo, pero una cantidad muy significativa de ellos han tenido problemas con la justicia; Agapito, Lorenzo Sanz, Lopera, Nuñez, aquel novio de la Miss, uno del Oviedo, Pernia, Sandro Rosell... Y teniendo en cuanta que en los últimos 20 años habrá habido unos 100 presidentes, la media es increíble!!!

    Por no hablar de Florentino, cuya transformación del R.Madrid es un caso estudiado en Hardvard. Lo que no se si dirán es que el truco estuvo en el pelotazo de las torres...

    Estaría bien hacer una lista, que nos quejamos de los políticos (y con razón), pero esque los presidentes de club de fútbol son CASI TODOS corruptos.

    1 recomendaciones
  2. #18
    Reckless

    Enhorabuena Solrac, gran artículo... incluso arriesgado.

    Yo de joven también seguía el fútbol, veía partidos, echaba quinielas y hasta lo practicaba. Sabía que era un paquete pero soñaba con jugar en mi equipo de primera. En sí el fútbol no es más que un deporte, inocente y sano, que debería promover valores como el compañerismo, la deportividad, el respeto (por el rival, por el árbitro e incluso por el público), el saber ganar, saber perder, etc. pero lamentablemente, vivimos en una sociedad en la que esos valores están en peligro de extinción.

    Ahora el fútbol está corrupto, y no sólo económicamente, está falto de valores, como tantas otras cosas. Veo en mi entorno cómo se toma la gente esta afición y me tengo que frotar los ojos: gente que prefiere la desgracia del equipo rival al éxito del propio, que va a ver un partido de sus hijos y se pasa el mismo insultando al árbitro o criticando al entrenador, ... en fin. De todos modos, creo que es más un problema de raíz de la sociedad en la que vivimos que del propio fútbol, pero éste es un caramelo demasiado goloso para distraer a la gente como para dejarlo pasar, y de ahí toda la basura mediática.

    Para terminar, quería comentar que yo no veo el hecho de ir al fútbol a pegar cuatro gritos como una vía de escape a nuestros instintos primitivos, como he leído en algún comentario. Me parece que esta afirmación se utiliza como una excusa para justificar un mal comportamiento en el estadio. De hecho, pienso que es todo lo contrario, que ese comportamiento nos hace más violentos, por no hablar de que es muy cobarde. Pero al fin y al cabo, el fútbol te da ese anonimato para insultar todo lo que quieras, y si encima te aplauden...

    ¡Viva el circo!

    1 recomendaciones
  3. en respuesta a Solrac
    #17
    Siames

    Bueno con internet tu parrilla de canales y contenidos es mundial

    1 recomendaciones
  4. #16
    luisalfil

    Estando de acuerdo en lo elemental del post ¿quién no lo estaría?, disiento enormemente de una frase que has comentado: "No inculquen "el amor a los colores". Regale libros en lugar de bufandas y vuvuzelas y apague la tele", sinceramente no estoy de acuerdo, no hay nada malo en el amor a los colores, en el amor a la familia, y en los valores que ello conlleva, lo malo es que 4 subnormales violentos se hagan poseedores y representantes oficiales de esos colores porque los ensucian, a mi me sucede como a muchos, no me he gastado ni un duro en mi vida en comprar un diario deportivo, me parece tirar el dinero, no soporto los programas deportivos, son todos una panda de hooligans maleducados que no hablan más que de las mismas imbecilidades día tras día dándole importancia a asuntos absurdos para tener qué comentar, pero el fútbol, ay el fútbol, el fútbol que no me lo toquen, lo que me faltaba ya, que después de ser un buen trabajador, un honrado contribuyente, una persona que no hace mal a nadie y que se adapta a su realidad intentando mejorarla en lo que le rodea, a uno también le quitaran de poder ir de vez en cuando con sus amigos o con su familia a ver al equipo de sus amores, por ahí sí que no paso (^_^).

    2 recomendaciones
  5. en respuesta a Siames
    #15
    Solrac

    ¿Cambiar de canal? Inténtalo a la hora del informativo, Siames...
    Prohibir el circo, jamás. Mejorarlo y diversificarlo, sí.

    - Baloncesto.
    - Fiestas deportivas nocturnas.
    - Senderismo y actividades al aire libre.
    - Manualidades.
    - Carreras populares.
    - Papiroflexia.

    Todas esas aficiones, junto con el fútbol, las vi en la misma hora del mismo día de una tele alemana privada convencional. Alemania, país consumidor de fútbol a pequeña escala con un ciudadano medio bastante educado.

    ¿Es casualidad? No lo creo.

    Saludos.

  6. #14
    Be quick or be dead

    Yo siempre he sido futbolero y muy del Barça, pero ya hace años que ando saturado de tanto fútbol, más o menos desde hará unos 15-16 años en que el deporte rey empezó a fagocitar mediáticamente al resto de deportes en España.

    Esta temporada por ejemplo todavía no he visto ningún partido de Liga o de Champions, ni uno solo, aunque sí me gusta estar al tanto de los resultados. Del Mundial apenas vi nada, la final y algunos partidos sueltos, y es que no dan tiempo para digerir un partido o competición que ya estamos en la siguiente.

    Saludos Solrac

    3 recomendaciones
  7. en respuesta a Solrac
    #13
    Siames

    Gran articulo, aunque también coincido en todo con Lancastergate. El futbol es absolutamente necesario. Decia Bertrand Russel en su libro el secreto de la felicidad, que es fundamental tener muchas aficiones y tener la mente puesta en algo desde que uno se levanta hasta que se acuesta. Evidentemente el hablaba de libros pero tambien de cosas como jardineria o deportes. Si a la masa le quitas el futbol igual si que mejoras su participacion en manifestaciones de otro tipo pero me temo que no te gustaria ya que seguro que incremantaban las de ideologia extremista, en fin no se que es peor.

    Un ejemplo historico: con la llegada del cristianismo en el imperio romano se prohibió el circo. Mejoro el asunto? No creas. Por ejemplo se produjo un fenomeno curioso, se formaron grupos o pandillas, al estilo de las de LA, con opiniones muy marcadas sobre la religion que todavía estaban en dicusion como si la virgen era virgen, la controversia arriana o posteriormente la doctrina trinitaria. Lleveban colores y quedaban para zurrarse, tal y como hacen hoy algunos ultras (aunque entonces era normal que la palmasen algunos).

    En cuanto a lo del telediario estoy totalmente de acuerdo. Siendo futbolero me pone de los nervios el espacio que ocupa y las tonterias que se comentan de él. A mi me gusta el futbol pero no si ronaldo esta peleado con ramos o messi ha llegado tarde al entrenamiento. Eso me aburre soberanamente yo quiero ver futbol. No entiendo porque nos bombardean con esa basura. Así que solo me puedo imaginar lo que debe ser para ti.

    De todas formas como en todo solo hay que cambiar de canal o dedicarse a otra cosa.

    1 recomendaciones
  8. #12
    Buenallave

    ¡¡BRAVO, BRAVISSSSIMO!!

    De niño y de adolescente me gustaba el fútbol. Mis amigos me elegían casi el último, pero jugaba con ellos y hacía deporte. Pero entonces, los deportes duraban 10 minutos en el telediario. Incluso iba a ver al equipo de mi ciudad natal.

    Hoy, el fútbol tiene programas de al menos 30 minutos dos veces al día, en todos los canales. Cuando crecí, me di cuenta de las idioteces que se dicen en los susodichos programas y me harté bien harto. Ahora, puedo ver un par de partidos al año.

    Seamos realistas, el fútbol es cotilleos pa hombres.

    2 recomendaciones
  9. #11
    Kitty_kitty

    Existe todo el fenómeno mediático que rodea a este negocio que mantiene el cerebro de los españoles bien lavado y entretenido en pensar en imbecilidades:

    LA POLÍTICA.

    1 recomendaciones
  10. #10
    abordes

    Hay algo que nos cuesta muchísimo mas que el fútbol y que todavía nos idiotiza más. Amén.

    1 recomendaciones
  11. en respuesta a Becks7
    #9
    Valleallande79

    Economicamente los clubes profesionales españoles son una ruina porque están mal gestionados,es decir,yo lo achaco al chorizeo y el trafico de influencias de los directivos,que aprovechan el ruido mediático para crecer en sus negocios privados de una forma ilegítima (endeudarse supone mejores jugadores,y mejores jugdores conllevan mayor ruido mediatico del club y por ende las empresas del presi de turno crecen,cerrando así el bucle autodestructivo).Pero discrepo totalmente en que el futbol sea una perdida de tiempo.es una fuerza poderosísima,que cohesiona a la sociedad de una ciudad,crea un sentimiento de comunidad y sacia las necesidades competitivas inherentes al ser humano (les guste mas o menos a los filosofos,además de reflexionar necesitamos luchar y competir...pues seguimos siendo animales desde un punto de vista antropológico,y no todo es darle al coco.)Puedes leer poesia o un libre de bolsa,y acto seguido ir al estadio.todo es necesario.

    1 recomendaciones
  12. #8
    Prudencio100

    A mí dadme jazz.

  13. #7
    Becks7

    Hola Solrac,

    No puede estar de acuerdo con el artículo, porque creo que partes de una premisa equivocada! Das por sentado que son cosas excluyentes, es decir, te gusta el fútbol (ó cualquier otro "circo"), lo sigues, disfrutas viendolo ó prácticándolo, estas informado sobre el último fichaje ó la última ocurrencia de un personaje, etc.. y ya en tu mente no es capaz de asimilar mas noticias, mas conceptos, mas intereses...

    El saber no ocupa lugar... El que tiene interés, el que quiera estar informado, aprender cosas nuevas, lo seguirá haciendo aunque su mente durante unas horas este centrado en temas mas banales... Y por el contrario, el "ignorante", el pasota, seguirá en su mundo, por mucho empeño que pongas en querer hacerle ver que hay otras cosas...

    Que los clubs de fútbol tiene privilegios, que tienen una deuda inasumible y que son y serán "rescatados" por todos, es cierto. Pero que diferencia hay entre otras tantas empresas/instituciones/organismos.. ¿Acaso no han sido rescatadas varias entidades financieras? ¿Acaso la empresas del IBEX no tienen una deuda tan grande que aún con sus grandes beneficios tardarian años en poder pagarlas? ¿Acaso los ayutamientos/diputaciones tienen deudas que serán completamente impagables?

    Si nos paramos a pensar, forma parte todo del mismo "circo". Por desgracia, es un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos de la que es difícil escapar y mas aún díficil es, poder cambiarla.

    Un saludo.

    2 recomendaciones
  14. #6
    Vincent Loup

    Bueno, en primer lugar, y aunque tampoco haría falta decirlo por mera costumbre, excelente artículo Solrac!! Te has lucido.

    Por otro lado, soy de la misma rama que Lancastergate en el sentido de que también soy futbolero. Eso si, un futbolero realista.

    Me gusta el futbol desde que tengo razón de ser. Sin embargo, no me gusta ni un pelo como está montado "el negocio del futbol". Son aspectos diferentes y el problema es que al final lo único que existe es el segundo.

    Podríamos abrir un debate muy extenso pero vamos a comentar algunos detalles que todos conocemos.

    Como bien has dicho el tiempo que se le dedica al futbol en un telediario es inmenso, y al mismo tiempo se crean programas exclusivos para su tratamiento (aunque no nos engañemos, son programas del Madrid y el Barça porque no se habla de ninguno más ... como PP y PSOE pues igual).

    Por otro lado está el tema de los salarios. Es un tema desgradablemente gracioso, cuando Messi que cobra 16 millones de euros pide un aumento porque no se siente valorado. Pero que quieren, ¿comprarse una casa en marte?!!! La verdad que es un insulto para toda la sociedad que un médico, un bombero, o un profesor (cruciales para toda persona en este mundo) cobren una miseria en comparación a los futbolistas. Pero claro ... no puedes culpar al futbolista cuando se llena el estadio con 40.000 personas a 60 euros promedio por cada uno (según estadio)y otras tantas viéndolo por la televisión. Me gusta el futbol y lo veo, lo reitero, pero reitero aun más que se tendrían que poner unos límites lógicos a esta desfachatez.

    Pero oigan ... en un país donde lo más visto es el salvame deluxe, el libro de belen esteban es numero uno en ventas, y si te pones hablar de Voltaire, Quevedo, Victor Hugo, o Montaigne te miran como un loco que se ha fugado del manicomio ... ¿cómo no queremos que nos vaya como nos va?

    Pues así ... de pena ...

    Pues nada, dejo que el comentario lo acaben Alatriste y Quevedo:

    - No queda sino batirnos - añadió el poeta.
    - ¿Batirnos contra quién, Don Francisco?
    - Contra la estupidez, la maldad, la superstición, la envidia y la ignorancia. Que es como decir contra España, y contra todo.

    Un saludo.

    4 recomendaciones
  15. #5
    biker01

    ¡Ahí le has dado Solrac! No podías decirlo más alto y más claro. Mientras leo tu artículo escucho en Radio Nacional la noticia del día: ¿La dimisión de Gallardón? No, los 4 goles de CR9 ó CR10 o como se diga. Lamentable pero cierto lo que dices. Un circo, un pésimo circo que además nos cuesta dinero a los contribuyentes (muchos clubes estan patrocinados/subvencionados/apoyados económicamente por Gobiernos, Diputaciones, Ayuntamientos... Ayudas que para sí quisieran pequeños empresarios o simples ciudadanos para salir adelante. Ya puede haber un 20-30 % de paro que nadie saldrá a la calle, pero que el equipo de fútbol de tu ciudad pierda la categoría por deudas y corruptelas varias, eso sí que no lo vamos a consentir, ¿Verdad, ciudadanos de Murcia, Santander, etc.? Indignaos, pero luchad por cosas dignas, si no os merecéis lo que tenéis.

    3 recomendaciones
  16. en respuesta a Ojeador
    #4
    Wuwei

    Solrac, no podria estar mas de acuerdo , excelente articulo.
    Ojeador, si me permites puntualizar...J Cesar no ideo la distribucion gratuita de pan a los ciudadanos romanos(llamada annona), fue Cayo Sempronio Graco en el año 123 a,C.La frase pertenecea una satira del poeta Juvenal 55 d.C
    S2s

    3 recomendaciones
  17. #3
    Ojeador

    Excelente artículo Solrac,
    Por desgracia poco a cambiado el " Panem et circense " de Julio Cesar ... hay que mantener a la plebe distraída para que los que mandan puedan campar a sus anchas.
    salut

    3 recomendaciones
  18. en respuesta a Lancastergate
    #2
    Solrac

    Hola Lancaster, gracias por comentar.

    Como ves el título del post no es "eliminemos el circo", sino "pésimo circo". El circo actual es tan, tan malo y tan extendido y ocupa tantos recursos, que no deja a muchas mentes dinámicas tirar del carro. Es sencillamente demencial que te metan a presión esta pseudoprensa del corazón en los espacios informativos en "prime time", informativos que deberían servir para abrir la mente y comprender el mundo y no para anestesiar al personal.

    Tomemos los canales generalistas de la BBC (una pena que por satélite ya no se pillan en España), hay entre nueve o diez. Uno de ellos es el de deportes, otro va sobre debates en el Parlamento, dos para niños, uno sobre noticias, varios generalistas, etc. Al final tienes un 10% de toda su programación dedicada a deportes de lo cual una gran parte es fútbol, pero puedes elgir entre fútbol, cultura, pelis, documentales, debates, etc. Tienes variedad y no te meten a presión ningún contenido. Eres libre de elegir varias opciones.
    Estamos hablando de la cadena pública del país que inventó el fútbol, un país con cientos de miles de hooligans salvajes, una clase epsilon que necesita su ración diaria de narcodeporte, ojo.

    Intenta hacer lo mismo a las 21:15 cada lunes en España. Busca variedad en la tele. Suerte.

    Pero, ¿a qué gobierno que le interesa tener siervos y súbditos en lugar de ciudadanos le interesa optar por lo contrario?

    Dicho lo cual me alegro mucho por los que utilizan el fútbol como mecanismo de entretenimiento, como tú. También entiendo que haya incluso quien necesite ese "soma" para no entrar en depresión, y hasta respeto que ocupéis una gran extensión de terreno para dar rienda suelta a los dos minutos de odio, no hacéis daño a nadie. Pero que el gobierno fomente secuestrar a medio país y sus medios de información con esto me parece realmente denunciable.

    Yo no digo que no haya entretenimiento, lo que reclamo es que no haya monocultivo de entretenimiento y, a ser posible, que este sirva hasta para desarrollar las capacidades humanas mientras se practica.

    Saludos.

    6 recomendaciones
  19. #1
    Lancastergate

    Hola Solrac.

    Tengo que darte la razón en muchas cosas, pero como gran futbolero que soy, hay algunas cosas que me gustaría comentar.

    No cabe duda de que el fútbol es una buena forma de mantener las mentes inactivas y lejos de los problemas reales, pero yo creo que el circo es necesario, en su justa medida. No hay cabeza que aguante una vida de constante reflexión, y los que lo intentan, acaban mal de ésta. El problema es cuando, en muchos casos, se pasa más tiempo con el cerebro en "stand by" con el fútbol o la tontería de turno, que en activo. Pero insisto, creo que es necesario dar reposo a la cabeza de vez en cuando, ya sea con el fútbol o con la afición de turno.

    Por otro lado, creo que el fútbol también es una buena vía de escape para los instintos más primitivos que tenemos (agresividad, pertenencia al grupo, etc.). Seguramente, lo ideal sería no tener nada de agresividad ni necesidad de pertenecer a un grupo, pero la evolución todavía no ha llegado tan lejos y la mayoría tenemos eso dentro. Por ello, pegar 4 gritos al equipo rival con tus compañeros de equipo, es una buena vía de escape para soltar todo eso. Mejor hacerlo en un campo de fútbol que no en la vida real.

    Aun así, entiendo lo que quieres decir. Existe gente cuya vida gira en torno al fútbol y su preocupación por sí mismos, su entorno y su mundo es cercana a cero. Pero eso no se debe al fútbol o al circo, se debe a ellos mismos. Si no hubiese circo, seguramente sus cabezas seguirían en stand by.

    Dicho todo esto, estoy totalmente de acuerdo en lo referente a los privilegios que están teniendo los clubes de fútbol y coincido con todo lo que dices sobre ello. Está claro que nada cambiará en los próximos años, pero sí que creo que la burbuja del fútbol explotará en unas décadas.

    Un abrazo.

    4 recomendaciones
32 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar