Del que se consideró como el empresario más rico de España, a su caída y al presunto abandono de sus hijos. *145*

12

D. José María Ruiz Mateos fue un empresario de éxito en los años 60, 70 y principios de los 80, aun cuando la historia demostró, en dos ocasiones que sus conglomerados empresariales fueron un siempre un gigante con pies de barro, sus negocios apalancados en exceso, fueron sus éxitos iniciales y su ruina.

Llegó a tener un conglomerado empresarial de 700 empresas, aun cuando muchas de ellas eran meramente sociedades instrumentales, probablemente las operativas serían unas 300 ….  y dando ocupación a unos 65.000 empleados.

La financiación de dicho grupo era realizada por los bancos de su propiedad, que teóricamente eran 18 entidades, más una participación relevante y de control en el Banco Atlántico, y que en la expropiación del grupo por parte del estado resultaron ser 20 entidades más dicho Atlántico, ya que dos de las últimas adquisiciones formaban parte de la Rumasa B o Rumasa paralela, probablemente porque hacía tiempo que el Banco de España no veía con buenos ojos las compras por parte de este grupo.

No eran bancos como los que podemos conocer ahora, debemos recordar que en España había multitud de pequeñas entidades financieras, en la primera lista de 1947 realizada por un nuevo organismo llamado Consejo Superior Bancario, existían 116 bancos, aparte de las cajas de ahorro http://www.ine.es/inebaseweb/pdfDispacher.do?td=163966 de los cuales 94 eran pequeñas entidades de ámbito local o provincial.

Tal como expliqué en mis artículos de este blog

¿Dónde fue a parar la banca en España? La banca que tenía nombres y apellidos de los banqueros. I

¿Dónde fue a parar la banca en España? La banca que tenía nombres y apellidos de los banqueros. II

y ¿Dónde fue a parar la banca en España? La banca que tenía nombres y apellidos de los banqueros. II

Los bancos que adquiría eran del tipo "bancos locales", tenemos que pensar en una dimensión reducida, con pocas oficinas,  o una única, ámbito de actuación, propiedad de una familia, y procedentes en muchos casos, de la legalización como banco, de representantes (corresponsales) de las grandes o medianas entidades financieras del momento, agentes autorizados para el cambio de divisas (zonas de frontera) o entidades fundadas por intereses de un sector económico concreto en una zona territorial determinada, el ejemplo más claro de esto último sería Banco Sabadell, fundado para atender a la industrialización de la zona del Vallés (Barcelona) a finales del siglo XIX.

Tal como indica un artículo de El País del 13 de marzo de 1983, Rumasa era un imperio con pies de banco , el truco (y el problema) era lo que se indica en su parte final:

Pero, además, comprar bancos para un grupo industrial es un seguro de huida hacia adelante casi permanente. Por muy mal que vayan las empresas, y no tienen por qué ir todas mal, no tendrán nunca problemas de liquidez para hacer frente a sus pagos de salarios y demás obligaciones, si cuentan con el apoyo total de un grupo de bancos que proporcionan todo el dinero que necesiten en cada momento. El "agujero" crecerá de forma continua pero, como decía uno de los primeros expertos del Banco de España en desembarcos en bancos en crisis "un banco no pasa a tener problemas de tesorería hasta que ha inmovilizado en empresas propias la totalidad del dinero de los depositantes". Como prueba de esta realidad se puede afirmar que Banca Catalana no tenía problemas de tesorería en el mes de mayo de 1982 y, sin embargo, ya en ese momento arrojaba unas pérdidas muy superiores a sus recursos propios y a buena parte de sus recursos ajenos.

El imperio de Rumasa y su crisis actual sólo se entiende partiendo de la idea inicial que pareció perseguir José María Ruiz-Mateos. Una de las personas que más directamente ha seguido el curso de este grupo afirma que Rumasa funciona como si fuere el Estado, pidiendo dinero a los depositantes de los bancos en lugar de hacerlo a los contribuyentes. Por lo demás, el esquema es similar. El grupo obtiene dinero de los depósitos en sus bancos y se dedica a comprar empresas. Las adquiere Rumasa S. A. y las distintas sociedades de cartera, conocidas o no, que se van instrumentando.

El dinero necesario para realizar esas compras, que normalmente se efectúan a largo plazo contando con la revalorización de lo comprado y con la pérdida del valor de la moneda con el paso de los años por el impacto de la inflación, se obtiene de los fondos propios del grupo y con los préstamos que los bancos proporcionan a las sociedades de cartera. Los fondos propios de Rumasa S. A. se cifran por sus antiguos responsables en torno a los 50.000 millones de pesetas, pero según sus nuevos administradores no crecen realmente desde hace una década; los apuntes contables que se han realizado en los últimos años corresponden a definir como fondos propios dinero que en realidad procede de créditos de los bancos del grupo.

Con esos recursos propios no podría haberse comprado todo lo que en la actualidad forma parte del patrimonio de Rumasa. Para lograrlo las sociedades de cartera han tenido que pedir dinero prestado a los bancos por un valor que se estima en cerca de 175.000 millones de pesetas; a ello hay que añadir el dinero obtenido a particulares directamente mediante la emisión de certificados de depósitos, extendidos por Rumasa S. A., y las letras avaladas por la misma sociedad. Ello supone una cantidad aproximada de 35.000 millones de pesetas.

Esta técnica seguida por Ruiz-Mateos para ampliar su control industrial y financiero supone realizar una inmovilización con dinero que tiene que ser devuelto y que genera unos pagos de intereses más o menos elevados que también tienen que pagarse. Esto sólo es posible si la inversión efectuada rinde, es decir, si las empresas compradas generan beneficios suficientes para realizar estos pagos. Y ahí es donde se quiebra el método. Las empresas no rinden lo suficiente como para efectuar el reembolso de lo pedido prestado; los intereses. que los bancos deberían percibir y no reciben les obligaría, dado el nivel de concentración de riesgos, a presentar pérdidas. Para impedir esto, que daría al traste con la imagen del grupo, se procede a una renegociación continuada de los préstamos existentes que se amplían incluyendo la parte de intereses no satisfechos. La concentración real de riesgos aumenta a ese mismo ritmo.

El coste de los riesgos

El final del entramado sólo estalla cuando todos los recursos ajenos de los bancos estén inmovilizados en inversiones no productivas de las empresas del grupo. Mientras no se llegue a esa situación el grupo como tal puede seguir funcionando. Cálculos efectuados por algunos sectores de la Administración cifran en unos 300.000 millones de pesetas el endeudamiento de las empresas con el grupo de bancos. Ello supone aproximadamente la mitad de los recursos ajenos de estos bancos. Si se excluyera la parte correspondiente al Banco Atlántico, el más grande del grupo, el inmovilizado de las empresas de Rumasa se acerca a suponer el 70% o más de los recursos ajenos de los diecisete restantes bancos. Se estaba llegando al final de la posibilidad de seguir engordando la pelota, a menos que se produjera un "desembarco" real en el Atlántico o se produjera un nuevo salto intentado en los últimos meses.

El cerco al que se va sometiendo a Rumasa por parte de las autoridades se estrecha de forma importante desde el verano del pasado año. En siete bancos se inician inspecciones al mismo tiempo y se va buscando la fórmula utilizada para sortear el problema de que las empresas del grupo no pueden satisfacer el pago de los intereses de los créditos. Pocos meses después, Arthur Andersen entrega la auditoría del único banco del grupo que la tiene: el Atlántico. La auditoria es limpia, con excepción de una salvedad puesta por los que la realizan y que se refiere a los créditos que el banco tiene con empresas de Rumasa. Al tiempo se produce la marcha de Joaquín López Ayuso, hasta entonces responsable de la división bancaria del holding. Las auditorías de los otros bancos se encuentran con problemas para su realización.

La huida hacia adelante se va haciendo cada vez más difícil, aunque en el grupo -hasta pocos días antes de la expropiación- se siguió estudiando la posibilidad de adquirir nuevos activos patrimoniales que permitieran, una vez más, una vía de escape.

Al final la insolvencia del grupo afloró y la cosa acabó con la famosa expropiación de Rumasa en 1983, cuyo brazo ejecutor fue el entonces Ministro de Economía D. Miguel Boyer. Con una cierta perspectiva histórica creo que pocos dudan de la necesidad de la misma, cosa muy distinta es la opinión de “la devolución al sector privado” de las empresas del conglomerado, una vez saneado éste, que me temo tuvo muchas lagunas, y en ocasiones la venta de las mismas se hizo mal, rematadamente mal, tras el coste de saneamiento, que no olvidemos pagó el estado (o sea todos nosotros, o nuestros padres). 

Sin embargo D. José María consiguió levantar un nuevo grupo empresarial, de mucho menor calado, que estuvo funcionando bastante bien, al menos eso parecía, tenía a Dhul, Chocolates Trapa, como “cabeceras” o empresas principales, y me parece que el principio de fin, fue cuando volvió “a las andadas”, adquiriendo en una primera fase un montón de empresas con problemas financieros serios, con el objetivo de reflotarlas, obviamente con deuda, pero al no disponer de bancos para financiar dichas compras y dotarlas de recursos para dicho reflote, comprometió pagos aplazados a los vendedores, e hipotecando todo lo posible, en este sentido parece que del interés en algunas de estas compras, era si contaban con fincas que fueran susceptibles de hipotecar, o de reconducir las hipotecas existentes en unas de mayor importe.

La compra más importante fue la de Clesa, y junto a ella empresas de cierta solera como la fabricante de las marcas APIS, Fruco, pero en general ninguna de las adquiridas contaba con marcas de prestigio suficiente, con lo cual en muchos casos  se vieron obligados a fabricar marca blanca para grandes distribuidores, y con ello los resultados necesarios para el pago de la deuda, insuficientes. No es que no sea negocio el fabricar marca blanca, pero en muchos casos tiene ciertas limitaciones, tener marca propia no es ninguna bicoca, pero si se consigue que sea prestigiosa los márgenes comerciales pueden ser mayores, pongamos un ejemplo:

Si te llamas Danone,  Coca Cola o Pastas Gallo,  las grandes superficies te comprarán, y exigencias pocas, porque ellos necesitan tener estos productos en sus lineales, que no te salgan con sandeces porque si de “aprietan” en exceso, les puedes mandar al cuerno …. Ahora bien si te llamas Clesa, pues pueden tener tus yogures o en su defecto tener otra marca, no eres tan necesario, de ahí que en realidad la única marca de valor era Cacaolat, todo lo demás eran marcas menores, no es necesario que cualquier superficie tenga huevos “matines”,(fabricados por la vallisoletana Hibramer, propiedad de Nueva Rumasa) puede tener “Huevos Marianico” y no va a ser un problema gordo. 

Si a todo ello le sumas la crisis, que ha afectado al consumo, que buena parte de las empresas eran de alimentación, al margen de hoteles y muchos de categoría media, que en las crisis no son precisamente los que mejor lo pasan, tenemos la tormenta perfecta.

¿Bancos? De eso no, los “bancos de pueblo” que indicaba en los post antes enlazados, ya no existen, o solo quedaban dos, la Banca Pueyo y el Banco Etchevarría, otra cosa es que los propietarios los quisieran vender, o que Nueva Rumasa lo hubiera intentado. Las cajas de ahorro no se pueden comprar si antes no se convierten en sociedades por acciones, cosa que ha ocurrido últimamente. Creo que fue D. Emilio Botín que hace algunos años se quejaba de esta situación, las cajas podían adquirir bancos, pero los bancos no podían hacer lo propio con las cajas. 

Volvamos a lo de antes, y me gusta esta frase:

un banco no pasa a tener problemas de tesorería hasta que ha inmovilizado en empresas propias la totalidad del dinero de los depositantes"

De todas formas, este hecho tiene un problema, se trata del control que hace desde hace muchos años el Banco de España en lo que se refiere a la concentración de riesgos de un banco (no prestar un porcentual relevante sobre su volumen a un mismo grupo empresarial), que este también fue uno de los motivos de la intervención, y para evitar dicho control la primera Rumasa utilizaba diversas sociedades instrumentales, con la intención de dar la imagen de que dicha concentración no existía. 

De hecho en los finales de “Nueva Rumasa” y creo que antes de la emisión de los pagarés, el grupo hizo un par de intentos, para tener un negocio de este tipo, recordemos la idea de adquirir el británico Northern Rock , que no es un banco “al estilo” pero podría servir (supongo), o la segunda “idea brillante”, se trata de Caja Castilla - La Mancha, previa conversión en “Banco Castilla – La Mancha” 

http://www.europapress.es/castilla-lamancha/noticia-nueva-rumasa-propone-banco-castilla-mancha-20090427120933.html

Esto ya serviría para financiar sobradamente el volumen de grupo Nueva Rumasa, lo que nunca se explicó fue como se iba a reflotar la propia caja, a convertir a banco, no, eso no se detalló ni como "esbozo".

Al final el castillo de naipes creció y con él una huida hacia delante de manual, con un instrumento llamado pagarés y en menor medida participaciones empresariales en dos sociedades limitadas, todo ello para inversores particulares, aprovechando algunas lagunas legales ….. y cuando se cambió la ley, la emisión de las participaciones societarias fue insuficiente para “engordar la bola”, a la espera que la crisis “amainase”, y con ello una supuesta reactivación, que estando muy posicionados en el sector de la alimentación, en teoría es el primer tipo de consumo que mejora, teóricamente insisto.

No obstante la crisis sigue, y el castillo se derrumbó.

En “el principio del fin”, la familia era una piña, y pareció una simple estrategia que se intentase imputar al patriarca, sin embargo todo apunta a que la estrategia se ha convertido en hechos, y el patriarca ya muy enfermo, aquejado de alzheimer está solo, y los demás intentando salvar su propio pellejo. 

http://cincodias.com/cincodias/2014/08/18/empresas/1408346235_311071.html

www.yoreklamo.com

  1. en respuesta a W. Petersen
    #12
    22/08/14 15:36

    La zombificación de la economía. Están entre nosotros, se mueven y actúan como siempre han hecho. Parecen muy vivos pero están más muertos que Carracuca. Con razón se dice que el análisis fundamental de empresas financieras queda para los profesionales que de alguna manera puedan conocer la situación real de la mora.

    Ya que salió el tema, el otro día leí que los activos fiscales de la banca española son de unos 30 y pico o 40.000 millones. Para el que no sepa, los activos fiscales son beneficios que te permiten guardar como reserva sin pagar impuestos, por un importe equivalente a la reducción de impuestos que generarán en el futuro las pérdidas previsibles. Eso quiere decir que la banca tiene previsto asumir unas pérdidas de unos 120.000 millones, más o menos en los próximos años. Mientras tanto va por ahí, pasando stress tests y mostrando balances más sanos que una manzana.

    Y puestos a ser malpensado. Eso es lo que van a reconocer, pero ¿cuántas pérdidas mantendrán en balance rolándolas sine die?

  2. #11
    21/08/14 17:25

    Representantes del choricismo patrio, que asco da leer estas cosas (no me refiero al post,jeje).
    s2

  3. en respuesta a berebere
    #10
    20/08/14 13:03

    Sabes que soy catalán y catalanista, por ello mi decepción es más profunda si cabe, llevo una indignación que para qué... y sabes que me molesta más todavía, es el posible error de los bancos de Andorra, porque si han comunicado de forma incorrecta, o ha sido una filtración, y esta denuncia del quebrantamiento del secreto bancario se acaba demostrando, todo lo que se derive de una información ilegal carece de valor jurídico, esto es como si en un robo, el registro de la casa del presunto ladrón se hace sin la orden judicial, todo lo que ahí se consiga no vale para un borrajo !!!!!

    Mira, no sé cual es la deuda pública catalana, incluyendo la parte alícuota que de la total del estado nos corresponde, pero si como se va apuntado en prensa, estamos hablando del mil y pico millones (largos) "la distracción" podría alcanzar un 3% o puede que más, porcentual que todos los españoles hemos pagado en exceso por obras públicas, porque es evidente que si una empresa ha pagado comisiones, el importe total de las obras se han "hinchado", es de cajón, no lo han rebajado de su beneficio industrial .... entonces y mira que no me gusta "el y tú más", no obstante y por una vez haré una excepción, y es que lo de Bárcenas, comparado con esto, puede ser una simple broma de mal gusto !!!!!

    Estoy preparando otro post de "grandes empresarios", como el asunto es de hace algunas décadas, no sé si conseguiré información suficiente,se trata de un caballero que estuvo en la cárcel, no sé si sigue ahí los fines de semana o solo a dormir, porque en estas vacaciones lo he visto, no, no le conozco, pero al cruzarnos con él, le dija a mi señora ¿no te suena esta caballero?

    ¿Y eso a que viene? Pues muy sencillo, fue calificado por D. Jordi, como ejemplo de empresario catalán con vocación internacional y no sé cuantas sandeces más.

    ¿Porque le tengo manía a RM, al otro y el de más allá? Llegar a la insolvencia no es ningún delito, es el riesgo de cualquier emprendedor, lo es también de sus proveedores, de los bancos que financian a la empresa y desde luego la seguridad social, hacienda, etc., si te van mal las cosas, mala suerte, no es delito, repito, ser emprendedor y no acertar en el negocio o en la estrategia del mismo, hasta ahí son "gajes del oficio", ahora bien cuando dicha insolvencia es fraudulenta, es cuando me cabreo .... conozco a mucha gente que no puede pagar, te diré más, tengo a un matrimonio amigos personales, amigos de estos que se cuentan con los dedos de la mano, cuyo negocio ha hecho aguas, no ha sido por no acertar, el problema fue la insolvencia de algunos de sus clientes importantes, no fueron lo suficientemente cautos a la hora de vender, y estas insolvencias les han arrastrado, bien .... sé que otros amigos (parece que no lo eran tanto) ya no salen con ellos ni de vez en cuando a pasear, o a cenar de menú, al parecer no se sienten cómodos, pues lo siento, este amigo, y conozco muy bien su asunto, no es un delincuente, es una persona que desacertó en la estrategia empresarial, yo seguiré relacionándome con ellos, saliendo de vez en cuando a cenar (considerando que su situación se lo permite pocas veces) y no me pienso avergonzar de que sea amigo mío.

  4. en respuesta a W. Petersen
    #9
    20/08/14 11:28

    Veo que tenéis el país revuelto, hay mucho chorizo por aquellas latitudes (butifarras más bien) que se han estado tapando durante décadas.
    Se acabó para siempre el mito ese de "Ens roba Madrid"
    Un abrazo amigo, te sigo leyendo!

  5. en respuesta a W. Petersen
    #8
    20/08/14 09:54

    Muchas gracias por ampliar la información, desde luego que lo que han hecho a lo largo de la historia daría para una tesis... De hecho me suena que mi padre me comentó que el hijo de un conocido suyo hizo un estudio de Rumasa, pero no se a qué nivel, si a nivel de tesis o a nivel de clase... No obstante daría para un gran trabajo, incluso escribir un libro... jeje

    Un saludo!

  6. en respuesta a berebere
    #7
    20/08/14 08:20

    Ya no lo es .... y es pronto para localizar suficientes datos, ahora bien te puedo avanzar que para este señor, que repito ya no es Honorable (ni mucho ni poco), la banca siempre fue un problema, su problema, primero la compra de la Banca Dorca, que él y su padre convirtieron en Banca Catalana, y ahora dos bancos bancos de Andorra, que al parecer se han ido de la lengua ... si, si un problema !!!

    Intento preparar algo sobre uno que por parte de D. Jordi, fue calificado como empresario modelo en Catalunya, y me temo que modelo nada, si la cárcel con este nombre estuviera abierta, posiblemente ahí estaría.

  7. #6
    20/08/14 03:43

    Espero con ansia un post sobre la herencia del Muy Honorable...

  8. en respuesta a Ismael Vargas
    #5
    19/08/14 22:55

    Para que veas alguna de las ideas de este caballero:

    Banco del Oeste, S. A., fue un banco español, creado en Salamanca, heredero del Banco de Béjar, S. A., quien a su vez lo era de la casa de Banca García y Gascón, que había comenzado a operar en Fuentes de Béjar en 1921.
    Rumasa adquirió este pequeño banco en 1973.

    Hay una operación muy curiosa que relata este enlace http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/210909-vieja-rumasa-funcionaba-igual-que-espana-de-burbuja-inmobiliaria-transcripcion-libro-de-1983-inside.html

    Como ejemplo elocuente de esta práctica puede servir el proceso sucesivo de ventas de acciones del Banco del Oeste, realizado por Rumasina a Rumasinver, y por esta sociedad a Rumasa, en septiembre de 1981. En primer término, Rumasina, que controlaba el Banco del Oeste desde 1973, vendió 175000 acciones -el 25% del capital del banco- a Rumasinver por un valor total de 957,25 millones de pesetas que supuso un cambio del 547%. La operación permitió a Rumasina generar una plusvalía de 471 millones de pesetas que hizo posible abonar los intereses de los créditos comprometidos con los bancos del grupo.

    Simultáneamente, Rumasinver vendió esas mismas acciones a Rumasa por 1723,75 millones de pesetas, es decir, casi el doble del precio de compra...La segunda serie...quedó a favor de Rumasinver, que de esta forma y en un solo día realizó una plusvalía...que le permitió pagar los intereses pendientes de abonar a los bancos del grupo.

    Así, las dos sociedades de cartera más importantes de Rumasa realizaron importantes beneficios contables mediante ventas internas, que finalmente eran abonadas por Rumasa. Al ser esta de ámbito familiar, no necesitaba presentar balances públicos ni dar cuentas a nadie. Un año después, en la cartera de valores de Rumasa, esas acciones del banco del Oeste aparecieron de nuevo revalorizadas en un 1000 [MIL] por 100 sin que se sepan las razones de esa extraordinaria plusvalía.

    ...De esta forma, Rumasa se hizo en 1981 directamente con el 50% del Banco del Oeste, quedando el otro 50% en manos de Rumasina que disponía de un cauce interesante para crear artificialmente ingresos con los que cubrir sus costes. Otro tanto se hace con otras sociedades del Grupo en una lista que sería prolijo relatar.

    Dicho de otro modo, se generaban beneficios contables, pero solo sobre un papel, que no era precisamente “papel moneda”, se movía el dinero de un lado a otro, y como este enlace no explica de que forma “se pagaban los intereses pendientes de abonar” supongo que se generaban deudas contabilizadas en las empresas como activos (cuentas a cobrar) y vete a saber cuando se pagarían si es que se pagaban, y cuando en una empresa existen deudas incobrables, la normas contables indican que hay que dotarlas como pérdida, cosa que no se hizo nunca, seguirían ahí como cuentas de clientes o deudores, in secula securolum.

  9. en respuesta a Ismael Vargas
    #4
    19/08/14 18:59

    En esto que indicas de "es un caso de estudio el de Rumasa y Ruiz Mateos...", si volviera a la universidad creo que me daría para una tesis doctoral, y eso que buscar por la red información anterior a 1983 fácil no es, te lo puedo asegurar, porque para las tres sandeces de "la banca con nombres y apellidos" que publiqué, el trabajo fue monstruoso, ello debido a la ausencia de información en internet, concentrada solo en recortes de prensa de las hemerotecas de diversos periodicos.

  10. #3
    19/08/14 15:07

    Mi padre me preguntó por una de las emisiones de deuda de Nueva Rumasa, dado el elevado tipo de interés que prometían. Me leí el folleto y, dados los antecedentes (expropiación de Rumasa en los 80's) el elevado tipo de interés de la emisión indicador de que la banca ya no financiaba a Nueva Rumasa, el que los bonos fuesen por importe de 50.000 € para evitar así el control de BdE, y que las sociedades garantes de la emisión estaban radicadas en el extranjero concluí que aquello era una estafa en toda regla, como así ha resultado ser.
    Es lo único que puedo decir del Sr. Ruiz Mateos.

    Salud

  11. en respuesta a Ismael Vargas
    #2
    19/08/14 12:02

    El se empeña en pagar a todo el mundo con el dinero que presuntamente le debe el estado por el justiprecio de la expropiación, a pesar de que lleva con pleitos desde 1983, y no ha ganado ninguno, ni en España ni en Europa, aunque sigue pensando que tiene posibilidades, a lo mejor le queda todavía la opción de algún tribunal internacional de derechos humanos, porque lo demás, me temo que ya está agotado todo recurso posible. Creo que entiende que se le deben unos 18.000 millones de euros.

    Esto de la no supervisión, es lo que comento de "lagunas legales", la ley indicada que a partir de 50.000 € no era preceptivo, por tanto se hacen de 50.000,01 y problema resuelto ... cuando cambiaron la ley, se vió obligado a emitir participaciones en el capital de Dhul o Clesa, pero esto ya fue insuficiente, no es lo mismo un pagaré que una participación en una sociedad limitada.... aun cuando no se ha pagado ni lo uno ni lo otro.

    Una cosa curiosa fue la garantía de las botellas o barricas de brandy añejo, mediante una "prenda sin desplazamiento", una hipoteca sobre estos bienes, que al parecer alguien los vendió, lo cual sería estafa, sin embargo no he visto nada de esto por la prensa.

  12. #1
    19/08/14 11:11

    Desde luego es un caso de estudio el de Rumasa y Ruiz Mateos... Al final la edad no perdona.
    Cuando salió la nueva emisión de Pagarés de Nueva Rumasa y en la TV anunciaban que no estaba supervisada por la CNMV y en numerosos medios se comentaba el riesgo que suponía... Aún así hubo personas que compraron... En fin, esto nos enseña a ser más cautos con nuestros ahorros.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar