Premio Hearst abril 2010

22
Este contenido tiene alrededor de 11 años

Como no podía ser menos lo retomo donde lo deje. Me refiero a los nominados y al ganador del Hearst de abril, que como sabéis pasa directamente a la gran final anual. En esta ocasión contamos con 7 nominados, que seguramente hagan las delicias de más de uno. Así que, sin más dilación, os dejo con ellos

1. No más comida a los buitres, de Greg Palast, publicado en Sin Permiso. obviamente se refiere a los llamados Fondos Buitres. Oye, que malos son los acreedores cuando pretenden cobrar lo adeudado, ¿por qué no lo condonan, que es más chupiridendi? Luego alguno se pregunta los motivos que llevan a algunos Fondos Rata no invertir en países lastre que te acaban llamado Fondo Buitre.

2. La cuestión social, de Ignacio Ramonet, en Le Monde Diplomatique. ¿Por dónde empezar? Quizás por el discutible concepto de pobre que maneja (no es sólo cosa suya), o por la parcial visión de la crisis, donde se olvida de la génesis pública del asunto, o de la amenaza, de la coacción de lo que pasará si no le hacen caso (¿a que suena a algo conocido? ) Lo más gracioso es la visión que da de las relaciones laborales cuando cita el caso portugués. Amigo Ignacio, el empresario si que tienen un contrato de recibo verde con el mercado, a ver por qué tiene el que garantizar lo que no le cubre a él nadie.

3. No se dejen engañar, el presupuesto público no tiene nada que ver con el presupuesto familiar, de Randall Wray, visto en Coop57. El economista nos toma por tontos en una doble vertiente, Por un lado pretende que aquellos que criticamos el gasto público como arma de destrucción masiva no somos capaces de entender las diferencias entre un presupuesto estatal y uno familiar, y por otro pretende hacer del dolar una suerte de anillo prodigioso para dominarlos a todos, invulnerable por muchas burradas que se hagan con el. Y hablando de pautas históricas, me temo que si nos fijamos en la perdida de valor adquisitivo del billete verde el rollo se le acaba.

4. La larga soga de la ejecución hipotecaria en España, de Alberto Montero, en El Observador. Crees que todos lo que me leéis sabéis los motivos que me llevan a nominar este escrito. Casi lloro , verdad. Especialmente con afirmaciones como que se ejecuta a los más débiles o que la Banca siempre gana. Pero estoy especialmente vago para reproducir en extenso mis argumentos acerca de la falsedad de dichas aseveraciones

5. ¿Por qué no banca pública en España?, de V. Navarro. Es curioso que, hablando del caso USA, se olvide del origen del pecado universal de esta última crisis financiera (las FFMM paraestatales, la normativa de acoso bancario para la expansión del crédito, la Reserva Federal y su responsable político, ...). No veo por ahí más que sesgos "públicos". ¿De verdad alguien quiere más gestión pública? Los que sean mayores ya se acordarán de las grandes virtudes de nuestra extinta Banca Pública.

6. Desobedece a las guerras en tu declaración de la Renta, en Diagonalweb . Yo me apunto a este modelo de Declaración de la Renta buffet, que bien me lo iba a pasar escogiendo donde si y donde no iba mi dinero. Pero igual no les parecía tan progre.

7. ¿Por qué los "mercados financieros" no atacan países hiperendeudados como EE.UU., Reino Unido, Irlanda, Suiza? , de Javier Burón, en Leolo. Si los mercados financieros atacan a España y a Grecia y no a los otros citados es debido (entre otras causas) a que

....los centros tradicionales del capitalismo financiero mundial (eso que se produjo gracias al esclavismo de los siglos XVI a XIX, al colonialismo de los siglos XVI a XX  y a la revolución industrial de los siglos XVIII a XIX), los viejos estados capitalistas, los países antes citados, si pueden, no se atacan a sí mismos.

Lastima que los que ya somos un poco mayores recordemos que Soros aposto y  hundió a la Libra esterlina (pero claro, que se puede esperar de un hebreo centroeuropeo que no respeta a los wasps). La tesis de los malvados de acento british, (nos tienen envidia, decían en el franquismo) es más molona que pararse a pensar si nuestras previsiones económicas son mucho peores que las de los países citados, y su traslación a nuestra estructura fiscal. En definitiva, yo también apostaría por el ingeniero aeronáutico megaendeudado frente al motopizzero sin patrimonio, con un par de personales y con unos ingresos futuros que se preven a la baja (más aún). Lo dicho, que nuestro caso me recuerda a cierta familia (oye, pero de deuda poca cosa).

,

Y el ganador es........Javier Burón, por ¿Por qué los "mercados financieros" no atacan países hiperendeudados como EE.UU., Reino Unido, Irlanda, Suiza? Y es lo que digo yo, si somos católicos, feos y sentimentales, ¿cómo quieren que aprendamos además inglés si nos tratan tan mal?

  1. en respuesta a Echevarri
    -
    #22
    02/07/10 21:48
  2. en respuesta a Juanff
    -
    #21
    02/07/10 16:49

    1. Tan importante como que crezca la clase media es como lo hace. Una clase media que alcanza tal status vía subvención no es clase media ni es nada. Bueno si, lumpenproletariado al servicio de la casta política. Por no0 hablar de que a la clase media de verdad se le acaba agotando fiscal y moralmente siendo la auténtica pagana del sistema.
    2. No conozco el dato, pero juraría que en China las desigualdades estan creciendo más que reduciéndose (insisto, no tengo el dato). Por otro lado, tampoco tengo muy claro los intereses del PC Chino. Una clase media de verdad acabaría laminando el sistema políticos que tienen actualmente.
    3. Respecto al tema de la igualdad/desigualdad, ya lo he linkado, pero me parece interesante este punto de vista
    http://craguilar.wordpress.com/tag/coeficiente-gini/

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar