Nuestro modelo penal, en crisis

17
Es curioso. La semana pasada estaba barajando distintas alternativas para uno de los posts offtopic. Y entre otras, estaba una reflexión sobre la crisis de nuestro modelo penal-penitenciario, tan de actualidad. Y justo, cuando el domingo abro las hojas de XLSemanal del Grupo Vocento, me encuentro con el artículo de Pérez Reverte, en Legítima Venganza. Y me congratulo de que alguien se atreva a decir, desde una posición muy cómoda, lo que muchos pensamos. Y me dije, ale, ya esta, ahora se trata de complementar, en la medida de mis escasas posibilidades lo manifestado por PR con los cuatro escasas ideas, con los breves flashes, de los que dispongo.
1. En primer lugar reafirmarme. El Derecho Penal esta en crisis. Luego explicaré algunos de los motivos. Pero esta en crisis desde el momento en que esta siendo desbordado por la realidad, desde el momento en que empieza a ser cuestionado fuertemente por aquellos a los que debería proteger (aunque aquí hay matices). Algunos profesionales, como Javier, apuntan al absoluto descontrol, atraso, a la pésima gestión del negociado de Justicia. Entiendo la acusación como algo general (si no que le pregunten a los que se hayan visto envueltos en un pleito civil o contencioso administrativo), pero que en la esfera de lo penal se concreta en situaciones aberrantes. Coincido con Javier en su visión. Este sistema, esta gestión es insostenible. Sin embargo, creo que en el Derecho Penal (y en algún otro Orden Jurisdiccional también) se da un problema mucho mayor, de fondo, que no se soluciona con todo el dinero del mundo, ni con los mejores gestores del Universo. Y aviso que se trata de un problema cuasiuniversal, en la medida en que los derechos Penales de los países occidentales parten de un tronco común.
2. Para entender el alcance de la crisis debemos remontarnos al inicio, a las fuentes del Derecho Penal moderno. Quien quiera profundizar en ellas debería conocer a Beccaria. Beccaria viene a marcar el nacimiento de un nuevo Derecho Penal en Occidente, pasando del sistema inquisitorial, al sistema acusatorio. Para entendernos, y por vulgarizar el asunto, pasamos de que el acusado deba demostrar su inocencia (una prueba diabólica) a que sea la acusación tenga que demostrar su culpabilidad. Todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario, un principio básico del Derecho Penal Moderno. Pero Beccaria va mucho más allá, sienta la necesidad de que no puede existir delito si este no sancionado previamente por ley, así como la necesidad de la proporcionalidad de las penas, y en este sentido es un firme defensor de la abolición de la pena de muerte.
3. Beccaria marca un antes y un después. Se trata de un Derecho Penal sumamente garantista. En el fondo, como algunos afirman, este Derecho Penal se articula en base a la protección del acusado. Y creo que, en parte puede explicarse porque en su momento, esta concepción fue un instrumento absolutamente revolucionario. Y es que el Derecho Penal, antes de Beccaria, era usado básicamente por los poderosos contra los débiles. Dificilmente un poderosos podría verse encausado por un delito, dificilmente los menesterosos acudirían al juez para resolver cuestiones surgidas entre ellos (recurrirían a otros mecanismos) En ese sentido, Beccaria y los suyos, implícita o explícitamente, al margen de buscar todas las garantías que un hombre merece, estaban desarrollando un instrumento de igualación social. Recordemos que Beccaria es un hijo del S. XVIII, del Siglo de las Luces, de la Revolución Francesa, de....
3. Con el triunfo de esta linea de pensamiento se produce un claro reposicionamiento de los fines clásicos del Derecho Penal:
La venganza, entendida como devolver el mal al que lo causo. Se que hoy por hoy, como señala PR tiene mala lectura, pero en muchas culturas no es así. Se busca con ello devolver el equilibrio a un Universo desequilibrado por la acción del causante.
La prevención general, entendida como un aviso a toda la sociedad para que no delinca.
La prevención especial, entendida como reeducación del delincuente. La pena buscaría el evitar que el delincuente vuelva a cometer el delito. En ultima instancia buscaría reinsertarle.
Como digo, a partir de ese momento, el primer punto comienza a perder su fuerza clásica, y comienzan a ser preponderantes los puntos 2 y 3.
4. El Derecho Penal no puede permanecer inmune al paso del tiempo. El socialismo, el fascismo, las democracias occidentales, etc...han ido pasando por la Historia, y a su modo, por el Derecho Penal, que no dejaba de ser su ultima ratio en tiempos de paz. Lo cierto es que con el paso de los siglos se ha ido imponiendo una corriente de desculpabilización de los criminales, bien por causas sociales, bien por causas médicas, cuando no por causas ideológicas. De alguna manera, el delincuente debía ser tratado, no castigado. Prima entonces el punto 3, la reinserción social. Buena muestra de ella es el Derecho Penal español. El art. 25.2 de la Constitución es un claro ejemplo:
Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados.
5. Y en esas estamos. ¿A nadie le extraña nada?, ¿a nadie le extraña que no se hable de las victimas? Los fervientes defensores del status quo suelen decir que, precisamente gracias a la reinserción de los delincuentes se evitarán más victimas. No fuese malo. El problema es que eso es un mero desideratum. Existen criminales, como los de índole sexual, que estadísticamente que dificilmente se reinsertan y cuyo índice de reincidencia es elevadísimo, pero ahí siguen, aprovechándose del sistema. Y es que, dejémoslo claro de una vez, el sistema penal actual protege al delincuente y no a a la victima, a la cual se le ponen mil trabas, de la cual nadie se acuerda, la cual debe perdonar y olvidarse de esos oscuros (y legítimos) deseos de venganza.
6. Y es que si volvemos al punto 2. creo que a alguien se le ha olvidado que ya no estamos en los tiempos de Beccaria. Hoy por hoy no existen aquellas brutales diferencias por origen. Hoy por hoy nos encontramos con que clases medias y bajas se han visto obligadas a perseguir a los criminales por la vía del Derecho Penal. Y se encuentran con que este sistema penal se olvida de ellos, dejándoles en absoluta indefensión. Mientras los delincuentes se benefician del sistema y los afortunados en lo económico viven a espaldas del mismo, gracias que pueden comprar su seguridad (PRIVADA). habrá que plantearse entonces que habrá que hacer ajustes en un modelo en cuyo nacimiento los condicionantes históricos fueron absolutamente distintos.
7. Por cierto, que muchos olvidan que Beccaria defendía, como no, que más allá de la dureza de las penas, el éxito del sistema estribaba en la certeza de las penas. Es decir, en la certeza de que te iban a pillar, en la certeza de que te iban a castigar, en la certeza de que nadie podría evitarlo. Vamos. igualito que ahora.
8. ¿Qué hacer? Pues en mi modesta opinión hay que mantener lo bueno del sistema. Y me estoy refiriendo a la presunción de inocencia, a las garantías durante el proceso, etc...Pero una vez la persona ha sido condenada hay que plantearse seriamente un cambio. Un cambio que recoja las demandas de la sociedad. ¿Y cuales entiendo yo que son esas demandas de la sociedad?
9. Pues PR lo deja claro en el artículo. Que el sistema penal les proteja, pero no sólo del Estado (como ya hace ahora con los presuntos culpables), también de los delincuentes condenados como tales. Acordémonos de Locke, aquel pensador que interpretaba al Estado como un moderno Leviathan. En el los ciudadanos depositaríamos nuestro legítimo Derecho a la Violencia en aras de la protección de los nuestros. Cedemos nuestra violencia para que el Estado nos ampare. Si este contrato se incumple, recuperamos nuestro Derecho. Así de crudo. Y que nadie se extrañe.
Por tanto el Estado deberá proteger a sus ciudadanos de los criminales. Y si eso implica la cadena perpetua deberá hacerlo, si eso implica la no reducción de las penas deberá hacerlo, si eso implica la reducción de determinados atenuantes deberá hacerlo. Por que ya no estaremos hablando de presuntos culpables.
10. Me consta que el endurecimiento de determinadas penas puede llevar aparejadas determinadas distorsiones, como se recoge en Economía Forense. Pero llevemos los ejemplos que propone José Antonio un poco más allá. Es cierto que, una pena muy alta puede llevar al violador a matar para evitar ser atrapado. El problema estriba en que seguramente, como hemos tenido la certeza de comprobar, ese delincuente acabe matando de todos modos. Incluso aunque no lo hiciese, y dado el sistema penal, ese conformismo derivaría en la aceptación de una serie de futuras violadas como algo necesario para evitar una muerte. ¿Es algo justo?
11. Por supuesto, muchos dirán que estas medidas, que esta interpretación del Derecho penal va en contra de la Constitución. Pues probablemente así sea. Pues que se reforme. En un país en que se cuestiona permanentemente la Constitución por mil pijadas, en un país en que se reinterpreta de mil modos, me llama la atención que se tenga miedo a hablar de reforma en este sentido. Quizás por el inmenso apoyo popular que se adivina a esta iniciativa.
  1. #17
    22/04/08 23:30

    Hola Antonio...
    1. Sobre el tema que comentas en primer lugar en teoría ese es el sistema que deberia funcionar segun la legislacion actual. Los inimputables deberian ser ingresados, hasta su total recuperación, en centros medicos ad hoc. Pero me temo que no acabn siendo asi.
    Por otro lado estan algunos qe todos consideramos locos, pero que segun los medicos no lo son. Conocen perfectamente la diferncia entre el bien y el mal y son dueños de sus actos. Otra cosa es tengan una total ausencia de empatia o esten dominados por algun tipo de desviación. En general, por lo que se, a estos no se les suele consioderar inimputables, por lo que van a prisión. El plantearse con esta gente el tema que comentas me parece un poco un eufemismo. Vamos a meterles a un psiquiatrico de por vida para no decir que tenemos cadena perpetua. Pues no.

    2. Totalmente de acuerdo contigo. Como digo me meo todo cada vez que hablan de reinsertar a uno de esos delincuentes.

  2. #16
    Anonimo
    22/04/08 17:15

    No soy empleado de la administración de justicia, aunque mi trabajo está ligado a ella y la sufro en muchas ocasiones pero lo admito como parte de las carencias del sistema( soy licenciado en derecho)...

    Quizá el tema no sean las penas me explico:
    1º Hay muchos "delitos" (abusos sexuales...) que no son realizados por gente "normal", son realizados por "locos" que a todas luces no deben vivir en sociedad.
    Por tanto, lo lógico es que una vez cumplida su pena (ya sea reducida, o integra) y en el caso que se prevea que no puedan reinsertarse, sean INCAPACITADOS civilmente por los tribunales, siendo internado en centros a tal efecto donde se le "trate" su enfermadad intentando su mejoría.

    Creo que es una estupenda solución que efectuaría el uso en "última ratio" del derecho penal y que respetaría en todo caso las políticas de reinserción fijadas en nuestra Constitución y además no supondría ningún cambio en un SISTEMA QUE FUNCIONA.
    ¿Qué opinas al respecto?.

    2º El "derecho penal económico" al igual que el ambiental ha venido evolucionando desde hace unos pocos años (¿Alguien recuerda que hace años el desaprensivo que contaminaba ríos era bien visto?...) por tanto dicho tema entiendo que debe ser revisado y quizá las penas adaptadas a los tiempos sociales que corren hoy en día, aunque tal y como te digo creo que todavía estamos en estadíos iniciales de esta rama...

    Espero tus comentarios.

    Un saludo.

  3. #15
    22/04/08 16:59

    Hola Al...
    Pues no creo que discrepemos tanto. Voy a repasar el post, porque creo haber dicho que me parece cojonudo el principio acusatorio, que soy un fiel defensor de los principios garantistas, que...pero siempre hasta la condena. Y una vez se condena la condena debe ser ejemplar y cierta, tal y como tu señalas.
    El único punto que encuentro es el de la delincuencia contra las cosas. Un pequeño comerciante al que sistematicamente le roban todos los días, estan poniendo en pleigro su modus vivendi. Si intentada la reinserción con el delincuente este reincide no veo el porque hay que ser clemente.
    Otro ejemplo de lo fantástico que es nuestro Derecho. Hoy se publica en prensa que una señora ha sido detenida por decima vez, tras la retirada de su carnet de conducir, a los mandos de un vehñiculo. ¿No merece un castigo ejemplar?

  4. #14
    22/04/08 16:54

    Hola José Antonio...
    No estaba pensando en el padre vengador. Pienso en el padre que se prea el porque este tipo de delitos no esta castigado, por nuestro Derecho, con la cadena perpetua.
    Que esta clase de criminales este recluida de por vida forma parte necesaria de la paz. Al menos como ya la entiendo.

  5. #13
    22/04/08 16:52

    Javier, gracias a ti por pasarte.
    Este post trata de ser una reflexión mucho más racional que las, con toda razón, irracionales que se dan en el calor del momento.
    De alguna manera trato de explicar ede donde venimos, para explicar las raices del problema y las posibles soluciones.
    Y no me canso de repetir. Efectivamente la Admnistración de Justicia es un caos. Pero no da igual una cadena perpetua que una pena de 8 años. Y ya que has puesto el ejemplo, tarde o temprano, el asesino de Mari Luz saldra a la calle. Y yo me pregunto quien me garantiza a mi como ciudadano que ni vuelva a delinquir dado su patrón de conducta. Nadie.
    Gracias por los halagos. Nos leemos.

  6. #12
    22/04/08 16:48

    Antonio me da igual la Ley, el Reglamento o las Ordenanzas. Me refiero al Derecho Penal y Penitenciario en su conjunto.
    Por oro lado debo tener un serio problema de comunicación. Y es que he manifestado en el post que reconozco como parte del problema la ausencia de medios, pero no como la única ni más profunda causa. Intuyo que eres un Trabajador de la Adm. de Justicia y me solidarizo contigo en la denucnia de sus carencias.
    Pero lo que no admito es que me equipares a una especie de gran inquisidor , cuando he dicho al menos dos veces que defiendo el actual sistema, que tien mucho de bueno, pero que debe ser mejorado. ¿Y me preguntas en que? A bote pronto,
    1. Cumplimiento integro de las penas en muchos mas casos de los previstos actualmente.
    2. Revisión del concepto de reinserción social. Me hace una tremeda gracia que a delincuentes de cuello blanco se les pretenda reinsertar. Esos estan más que insertados, parte de su exito delicitivo nace de su brillante inserción. Es hora de plantearse seriamente el tema de como y a quien se aplica la política de reducción de penas.
    3. En aquellos supuestos en los que este demostrado que el individuo no esta rehabilitado y ha cometido graves crimenes, habra que plantearse la cadena perpetua o el internamiento de por vida en un centro hospitalario, si procede esto último. Aunque no conozco el tema en profundidad, seria conveniente abrir un debate acerca de la posibilidad e la castración química.
    4. La creación de una base de datos unificada, para los juzgados, de los procedimientos en curso. Base de datos, que con las oportunas medidas, pueda ser consultada por la policía. Hay quien dice que ésto puede atentar contra el derecho a la intimidad. Pues me temo que habra que moderar ese Derecho.
    5. En el mismo sentido, y en colaboración con la SS y Hacienda, la articualciónd e una herramienta informática que permita el seguimiento de la vida economica de los insolventes para que las victimas puedan resarcirse.

  7. #11
    Anonimo
    22/04/08 12:16

    Buen post, aunque discrepe de su contenido. Creo que el sistema penal ha variado bastante desde Beccaria, aunque este puso las bases del sistema. Sistema que por otra parte apruebo, ya que si en el sistema pènal obviamos el ppo. acusatorio, en el administrativo sancionador seguiriamos el mismo camino, y si ya en parte no lo sigue mucho, pues imaginate, y todos los que nos dedicamos a los Impuestos o similar estariamos a merced de los funcionarios de hacienda.
    Otra cosa es que el sistema haya caido. Considero que es necesario ir a sistema penal muy duro y muy estricto con los delitos de sangre, sin remisión de pena, etc, y más laxo con los delitos sociales o sin violencia, y con esto no me refiero a los delitos fiscales (otro que necesita una buena reforma), sino a los tipicos hurtos de toxicomanos, personas limites, que necesitan que en la carcel más que hacerles pagar sus penas se les recicle y se els den perspectivas. Pero a los violentos, vioaldores y demás el sistema debe funcionar con dureza.
    Y por supuesto la Justicia debe funcionar mucho mejor, pq es una autentica vergüenza, sobre todo la penal.

  8. #10
    Anonimo
    22/04/08 11:11

    Gracias Echevarri por la cita.

    Lo que pretendía con el post que citas es una reflexión sobre lo que parecen las cosas a simple vista y las consecuencias de nuestros actos.

    Para la "sociedad" la legislación penal debe maximizar la resolución de los delitos y minimizar la tentación de cometerlos. Por tanto, el código penal no tiene que ser ni duro ni blando sino que tienen que cumplir con su cometido y facilitar la convivencia, incluso mediante la imposición de condenas suficientes y del tipo que sea.

    Para los "seres humanos", para aquellos con sangre en las venas y que tienen – digamos - unas tripas normales las soluciones son distintas: léase el artículo de Pérez Reverte.

    En el primer caso como “sociedad” necesitamos instrumentos que nos permitan vivir en paz, en el segundo caso – cuando la violada es tu hija – las soluciones, a título individual, necesariamente tienen que ser distintas porque también necesitamos “vivir en paz”.

  9. #9
    Anonimo
    22/04/08 09:33

    Esto me recuerda a las reacciones producidas en el 'caso Mari Luz', asesinada por un demente que estaba condenado por sentencia firme y andaba suelto por ahí.

    Muchos se lanzaron en un primer momento a exigir cadena perpetua o penas más largas. Al final, lo que está quedando claro es que el problema es el desastre organizativo, de bíblicas proporciones, en el que anda envuelta la justicia. Bajas no cubiertas, jueces que no supervisan, ordenadores prejurásicos, leyes procesales decimonónicas, etc.

    ¿Qué más da una cadena perpetua que una condena a ocho años, si no se ejecuta? Recordemos que el Código Penal vigente es del 1995, mientras que la (remendadísima) Ley de Enjuiciamiento Criminal es de 1882 (!)

    Ah, y gracias por la cita, que me ha permitido conocer tu interesante blog.

  10. #8
    Anonimo
    22/04/08 01:57

    Lo decía en el sentido "de que es la corriente que defiende la mayoría de la gente"...
    Tal vez sea cierto que el sistema penitenciario haga aguas, pero no lo es menos que el reglamento suavizó (a peor) la ley penitenciaria que era bastante innovadora. Es decir nunca se ha comprobado REALMENTE su eficacia...

    Por otro lado, no hay medios, aquí en mi ciudad, en SEPTIEMBRE, los juzgados de primera instancia andan por cerca de 800 asuntos cada uno conocidos (y les falta más de un tercio del año), los de instrucción andan por las 400 SENTENCIAS en juicios de faltas con cerca de 900 juicios de faltas tramitados (con número de procedimiento) durante el año y 1800 abreviados, así es muy dificil trabajar.
    Por no hablar de Cartagena que algunos de instrucción en Agosto ya andan por los 500 JF...

    Si a todo esto le añades ordenadores de hace 6 años e impresoras del año en que se inventaron los cartuchos IMAGINATE...

    ¿Qué otra solución se te ocurre? ¿Retroceder al medievo, donde un sacerdote, vestido para la ocasión, tras ordenar flagelar a la víctima y que una enfurecida multitud le increpara, abucheara y humillara ordenaba prenderle fuego?
    Un saludo

  11. #7
    21/04/08 23:34

    Bienvenido Kat...
    Supongo que te refieres a la Responsabilidad Civil. Eso lo doy por hecho, desde el mismo momento en que ni siquiera es un tema penal,si no civil. Otra cosa es que se tramite conjuntamente.
    Si te doy la razon en que hay algo mejorable en ese tema, y es el seguimiento que se hace de los declarados insolventes en un momento dado. Es francamente mejorable.
    Por lo demás, coincidmos en como nuestro Derecho olvida a las victimas.

  12. #6
    Anonimo
    21/04/08 23:18

    Me sorprende que entre los cometidos clásicos del derecho penal te olvides de la "restitución". En algunas culturas "menos civilizadas" que la nuestra, las "compensaciones" en forma de ganado o trabajo para la víctima o sus familiares forman parte de la pena. Es sorprendente cómo hoy en día da la sensación de que quien menos cuenta es precisamente el agredido o sus seres cercanos, cuando es en quien primero debería pensarse. Así, asistimos a macrojuicios en los que desfalcadores, tras cumplir unas penas de cárcel que dan risa, salen a la calle con sumas de dinero robadas que no han devuelto y con las víctimas de esos robos sin recibir compensación alguna por los mismos. Cuando el ciudadano cede su derecho a hacer justicia al Estado, puede que renuncie a la Venganza, pero dudo que en su mente figure la idea de que en lugar de restituírsele el daño causado en la medida de lo posible, sus impuestos se tienen que usar para pagarle cursillos al delincuente.

  13. #5
    21/04/08 21:28

    Respecto a lo de casos aislados y leyes que funcionan tan bien, refiriendonos al sistema penitenciario, permitme que como mínimo me sonria.

  14. #4
    21/04/08 21:27

    Anónimo, tengo mis dudas sobre si los políticos se lo toman en serio. Si les afectase directamente otro gallo cantaría.
    Artista, ese toque marxista existe, incluso entre buena parte de la derecha.
    Antonio, populsita en el sentido que entiendo quieres utlizar. Si por populista hablamos de quien se hace eco del sentir popular si. Lo de agotar masas, pues no se, ni que fuese El País.
    Por otro lado creo que eres injusto. reconozco gran parte de las bondades del sistema, pero debe mejorarse. Si no cambia desde dentro es posible que acabe deveniendo inutil, volviendo a la ley de la selva como indica PR. Y eso no se puede tolerar.

  15. #3
    Anonimo
    21/04/08 21:15

    Me parece que tu post no es más que un "compendio populista" destinado a "agitar las masas".

    Mucho se ha tardado en conseguir nuestro sistema actual, mucha sangre inocente ha derramado y mucho sufrimiento injusto ha llevado.

    ¿Por qué cambiar por casos AISLADOS las leyes que tan bien funcionan?.

    Tema aparte es la insuficiencia de medios (eso es cierto), pero desde mi más firme convicción, te aseguro que en "Pleitos normales" al presentarme ante el juzgado estoy seguro que la solución que el magistrado-juez o juez de será FUNDADA EN DERECHO.

    Wacquant en su libro "las cárceles de la miseria" da otra enfoque completamente distinto a este problema...
    Un cordial Saludo

  16. #2
    21/04/08 20:32

    La verdad es que la Constitución es muy bonita, el problema es que parece que los que la redactaron estaban pensando en el país de la piruleta (que diría Homer Simpson).
    Probablemente el origen del problema está en la discrepancia entre dº penal y dº penitenciario. Nuestro dº penal (como todos los civilizados) se basa en el concepto judeocristiano del libre albedrío, del que derivan la culpabilidad y responsabilidad del delincuente.
    En cambio, el dº penitenciario (y el artículo de la CE que citas)parece basarse en una visión marxista en la que la delincuencia no es más que un subproducto de la sociedad. Es una visión en el mejor de los casos paternalista y potencialmente tiránica, cuando las prisiones pasan a ser centros de "reeducación".
    Como dice la canción:
    "Tranqui colega, la sociedad es la culpable
    que sociedad no hay más que una
    y a tí te encontré en la calle"

  17. #1
    Anonimo
    21/04/08 19:54

    Ya se sabe, los políticos analizan los problemas en función de sus réditos electorales. Por desgracia el tema se está poniendo tan de moda que no les quedará mas remedio que actuar. Un saludo. Fulop.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar