II. Evasión y victoria.

12
Este contenido tiene alrededor de 14 años
15 años después de aquel encuentro.

BJ caminaba lentamente. De vez en cuando se detenía para observar alguno de los escaparates de la zona más chic de la capital. Una capital que en estos años había cambiado portentosamente. De una ciudad provinciana, atrasada y con complejos, se había convertido en una megaurbe avanzada, dinámica, y donde se podía oler en el aire el aroma del dinero. Y es que como había dicho el Ministro de Economía, aquel era el país donde uno se podía hacer rico más rápidamente. Y los F lo habían aprovechado, como siempre que habían tenido ocasión a lo largo de la Historia.

Al final el cambio político sucedió, salvo por episodios contados, de un modo civilizado. Ordenadamente. Tras una primera etapa de transición, las elecciones llevaron al poder a los socialdemócratas. En un primer momento fueron vistos con recelos por muchos actores económicos. No así por los F. Les conocían bien. Sabían que, durante toda la etapa de la dictadura, no habían existido. Y en este tramo final, habían conseguido despertar de ese sopor. Los F estaban entre aquellos que les habían resucitado. Con inyecciones de dinero, con el apoyo soterrado entre la alta sociedad(no son tan malos como parecen), incluso alentando que muchos de sus cachorros se incorporasen a sus filas, absolutamente necesitadas de personal cualificado para el futuro Gobierno del País. Necesidad acrecentada por el nuevo modelo federal que se había impuesto y que disparaba la demanda de burócratas, así como las posibilidades de negocio. Incluso habían colaborado en el lanzamiento del diario La Nación, convertido en la Biblia del progrerío. No, definitivamente estos rojos eran de los suyos. Y de rebote, habían conseguido su fin último, desarbolar a los comunistas.

El país, tras atravesar una fuerte crisis económica había conseguido salir de ella. La incorporación como Estado miembro de la Unión Aduanera había obrado milagros. Numerosos inversores extranjeros no querían perderse la tajada que suponía un mercado amplio de nuevos consumidores ávidos. Y los F allí estaban para abrir las puertas oportunas, y cobrar por ello. Con las correspondientes comisiones abonadas en sus cuentas exteriores, con las oportunas cesiones de participaciones en jointventures, etc. El PIB se disparaba. Una nueva clase media inundaba las ciudades y los centros comerciales. Los últimos 6 años habían sido prodigiosos. Pero tocaba a su fin. Así se lo hizo saber el padre de BJ en la sobremesa de una comida en el lujoso restaurante Baroja...
 
Tenemos que prepararnos para el cambio que se avecina. Los desequilibrios económicos son monstruosos. El déficit público esta disparado, en parte por el gasto social que el Gobierno no ha sabido o querido frenar. Eso sí, al menos ha garantizado paz social para que nuestras empresas puedan trabajar. Y en parte por el monstruoso esfuerzo que se ha hecho en infraestructuras. Y para atraer el capital extranjero que colaborase en este esfuerzo el Estado se ha endeudado hasta las cejas, con untos tipos de interés altísimos. El paro ha bajado pero sigue siendo una lacra, y a pesar de esa política monetaria la inflación está demasiado elevada. Todo indica, y nuestra gente en el Gobierno nos lo ratifica, que se pueden producir turbulencias en los mercados de divisas, agravado por nuestro desequilibrio en la balanza comercial. Se está perdiendo la confianza en nuestra nación.


Su padre apuro el Cohiba y continuo con su exposición
 
Por tanto, vamos a colocar en el exterior una buena parte de liquidez. En función de cómo evolucione la situación la cuantía será finalmente mayor o menor. No estamos hablando de partidas no declaradas. Básicamente es dinero A. Pero es mejor que este fuera y en otra divisa más fuerte. Seguramente aprovechemos para apostar también nosotros contra nuestra moneda. Una vez se ha iniciado un proceso es mejor acelerarlo y subirse a él para beneficiarse. Eso sí, de un modo muy discreto. No puede trascender que los F no creemos en el futuro económico a corto de nuestra nación.

Como responsable legal de nuestras inversiones el extranjero deberás planificarlo todo. Cuento contigo como lo hizo el abuelo en su momento. Estoy seguro de que todo saldrá bien. En los próximos días concretaremos detalles.


Y ahí estaba de nuevo BJ, reviviendo lo sucedido 15 años atrás. Aunque con mucha experiencia a sus espaldas. Desde el éxito de aquella operación, se había hecho cargo en el bufete del área fiscal e internacional. Un cierto eufemismo para dedicarse a que las fronteras y las leyes no perjudicasen nunca el patrimonio de los F. Eso sí, siempre colaborando con terceras personas, para en la medida de lo posible no verse implicado directamente. Además el siempre había creído en la especialización, y en este campo había profesionales excelentes. Se habían multiplicado los Bancos Extranjeros que ofrecían, en sus sucursales de la capital, la posibilidad de abrir una cuenta en sus oficinas de Londres, Ginebra, Miami, Luxemburgo...No necesitaba moverse de la capital para poner en marcha esas cuentas, de los que podía disponer luego con una discreta tarjeta. Eso sí, esta facilidad sólo la utilizaba para cuentas personales de sus familiares y pequeños importes. Para temas corporativos prefería la discreción de los despachos internacionales extranjeros o de profesionales como H, a quien iba a ver en sus nuevas oficinas en la calle Jabugo.

A H también le había ido bien. Inicialmente la transición les pilló desprevenidos. Los acontecimientos no sucedieron como habían previsto. La Organización no tuvo éxito en sus esfuerzos desestabilizadores. Y la democracia parlamentaria se acabo imponiendo. Sus protectores tras el Telón de Acero acabaron dejándoles a su suerte. Allí también tenían fuertes problemas internos. Y H y su equipo se quedaron en paro. Hasta que H se dio cuenta de que su saber hacer, su red de contactos, su profesionalidad, etc...hacía de aquel grupo algo muy valioso. La inmensa mayoría de ellos también lo apreciaron y cambiaron una causa por su causa. Se dedicarían a lo mismo que siempre habían hecho, pero prestando sus servicios al mejor postor: empresas, partidos políticos, gobiernos extranjeros, etc...todo aquel que supiese apreciar sus servicios: movimientos transfronterizos de fondos, blanqueo de capitales, evasión fiscal, sobornos, actuación como lobby,...

Con el entusiasmo de los nuevos conversos a la fe capitalista y con la determinación de que trabajaban para ellos crearon una tupida red de sociedades y empresas. Por un lado era necesario difuminar, embrollar, liar, el rastro de la propiedad última de estas empresas. Por otro, para sus fines necesitaban contar con un gran número de sociedades en distintos campos: empresas de comercio internacional, agencias de valores, asociaciones y fundaciones, consultings, bufetes, medios de comunicación, auditoras, constructoras y promotoras. Empresas pequeñas, que no llamaban la atención, pero muy útiles. En 8 años habían forjado un potente grupo, y aunque aún no se habían hecho con ninguna ficha bancaria, si habían colocado peones suyos dentro de los mismos, en puestos clave, lo cual era casi mejor.

Pero no se olvidaban de sus viejos clientes. Por ejemplo de los F. Habían seguido haciendo pequeños trabajos para ellos. Aún recordaba cómo se encargaron de cobrar determinadas comisiones por adjudicación de obras públicas por cuenta de ellos. Y con factura. Unas veces presentaban al paganini de turno el correspondiente trabajo ficiticio de copia y pega junto con la factura de la consultora. Otras era invitado a anunciarse a precio estratosférico en sus pequeñas revistas de escasa difusión. Pero tampoco habían ido mucho más allá. Los F tenían su propio equipo dirigido por BJ y no no necesitaban asistencia permanente. Hasta que hacia una semanas BJ le invito a comer y le propuso una operación amplia y golosa. Había que sacar mucho dinero. El problema era el mucho. La ventaja es que tenían tiempo. Y medios.

Después de reunirse con sus socios tenia lista la presentación que le iba a hacer a BJ. La clave era la diversificación. Esas grandes cantidades, no solo se dividirían en importes más pequeños. También usarían prácticamente todos los sistemas con los que contaban. Recurrirían otra vez al viejo sistema de la hawala, aunque esta vez la contrapartida no era dinero rojo. Desconocía la procedencia. Sabía que su contraparte(antiguo compañero de la organización) en Hong-Kong contaba con contactos destacados en Oriente Medio. Y casi prefería no saber ni eso. Por supuesto, recurrían al método de la autosubasta de obras de arte(Londres era un buen sitio). Y desde luego la importación "inflada" era otra alternativa. Pero quedaban todavía algunas más:
 
  1. Podían recurrir a los pitufos. El país se había llenado de inmigrantes. Inmigrantes que mandaban remesas a sus países de origen. Podían fraccionar hasta la extenuación las cantidades y mandarlas a través de remesadoras internacionales usando como testaferros a los inmigrantes. Para justificar la salida de dinero de las empresas siempre cabía recurrir a facturas falsas, conocían los circuitos.
  2. El falso pleito era otra herramienta que les estaba dando juego. Una empresa nacional firmaba un contrato con una extranjera. Un contrato complicado y con mil clausulas. Aparentemente incluso podían dar pasos en el sentido de ir cumpliendo el contrato. Pero en un momento dado la empresa nacional lo incumplía según la extranjera. Esta le demandaba, bien ante los tribunales, o si se quería algo más rápido se recurría al arbitraje(la Cámara de París era un buen sitio). La empresa extranjera ganaba el pleito y la nacional debía abonarle una fortísima cantidad indemnizatoria. Evidentemente, la empresa foránea era del mismo dueño que la española, que encima se desgravaba ese importe y los gastos de las costas judiciales. Y los abogados de ambas, eran realmente H y su equipo.
  3. La sociedad de valores que poseían también les daba cancha. Recurrían a un método que alguien había bautizado como el porrazo. Compraban y vendían derivados sobre un mismo subyacente. Lógicamente con uno ganaban lo mismo que con el otro perdían. Al cerrar la posición adjudicaban la ganancia al cliente extranjero y la pérdida al nacional, que como en el caso anterior eran la misma persona. Movían grandes volúmenes pero que eran pequeños para los mercados financieros internacionales, y además las operaciones estaban enmascaradas por la intervención de la sociedad de bolsa.
  4. Uno de sus últimos juguetes era usar seudo-ONGs de cooperación internacional. Tenían unas cuantas bajo su control, mayoritariamente Fundaciones. Les permitían mover grandes sumas bajo una justificación políticamente correcta. Luego, aunque parte de esas sumas se usaban realmente para los fines públicos, otras cantidades una vez fuera del país. Es muy difícil seguir la pista del dinero en los países del tercer mundo, que acaba volviendo al circuito del primer mundo en determinados centros offshore. Además, permitían disimular las aportaciones de fondos bajo campañas masivas de recogida de los mismos.

Estos eran sólo un pequeña muestra. Tenían algún as en la manga. Eso sí, debían elegir con cuidado las jurisdicciones de las sociedades extranjeras. El Gobierno había elaborado una lista de países considerados como paraísos fiscales, y era mejor elegir otros paraísos que no fuesen reconocidos legalmente como tales para domiciliar esas empresas. El dinero, eso sí, siempre en divisas fuertes y en países con un sistema bancario de primera. Que la sociedad extranjera tuviese domicilio social en Uruguay no significaba que el dinero tuviese que estar allí.

BJ ya había llegado. Podía verlo en la sala de espera, a través del circuito cerrado de TV. Veía como contemplaba los cuadros, el incunable que tenían expuesto. Sabía que él, como sus otros clientes, valoraban estas obras, el cache del inmueble. El rico se siente más cómodo entre los de su especie y piensa que tienen menos motivos para robarle. Y en este negocio la confianza era básica.

H se acomodó la ropa y el pelo ante el espejo. Sonrió. Había notado como la miraba BJ en el último encuentro. La entrada en los 40 le había sentado muy bien, casi tanto como una muy sutil cirugía y un cambio en el estilismo. Ambos se acaban de divorciar. Ella de un profesor de instituto bastante aburrido, que nunca supo nada de la auténtica vida profesional de su mujer. El de su novia de toda la vida, esposa abnegada y madre ejemplar. Y si, H había notado cierta vibración en el ambiente. Por la línea interior le dijo a su secretaria:
 
Que pase el Sr. BJ.


Mientras BJ se acercaba por el pasillo, H había puesto en el equipo de música un aria. Sonaba Nessun Dorma, de Turandot. Discreción.
  1. #12
    Anonimo
    02/07/07 22:21

    ¿Y a dónde nos dirigimos los mileuristas, con ahorros de mil eurista, si esto se pone feo?

    ¿Excursión a Gibraltar o Andorra o nos pegamos una juerga y no se hable más?

  2. #11
    02/07/07 15:07

    RSanjose, Tolkien no me vale. Esto es puro y duro realismo, pero gracias.
    CSTH, es obvio. Recuerda eso de que dinero hace extraños compañeros de cama. Esta es una versión a la española de The Way we were
    Patxi, otros van al gimnasio, de potes, etc...a mi me ha dado por esto.
    Joaquim, si eres editor estoy abierto a ello, aunque creo que da mejor como guión de una nueva versión de Betty la Fea.
    Erpayo, muy buena tu versión. Lo de MAnowar pues pues. Al menos no es como la versión trance que tambien pulula por ahi.

  3. #10
    Anonimo
    02/07/07 10:28
  4. #9
    02/07/07 09:55

    Venga Echevarri, dinos ya el nombre de la novela y dónde la has publicado :-)

  5. #8
    Anonimo
    30/06/07 19:40

    Fiel cronista de la realidad con aviso a navegantes.

    De donde sacáis el tiempo para plasmar en escrito reflexiones,vivencias y conocimientos ?

    Patxi

  6. #7
    Anonimo
    30/06/07 15:20

    A que BJ se tira a H....
    Fuera el comentario soez, me doy cuenta en la ignorancia en que vivimos a veces.....
    CSTH

  7. #6
    30/06/07 15:02

    Joer... ¡¡¡Ni Tolkien!!!

  8. #5
    Anonimo
    30/06/07 14:10

    No, no, H de HM o H Madera que es mi nombre y el nick que uso por Rankia, de verdad que a la par que entretenido me ha parecido muy instructivo. Didactico y entretenido. Yo si estoy seguro de que lo están haciendo porque la crisis se acerca y si yo estoy pensando que hacer con mis magros ahorrillos, seguro que el que tiene mucho más que cuidar, se preocupará mucho más. La de cigarra y hormiga me gustó, pero esta me gusta mucho más, lo que decia: galdosiano.

    Y la crisis ojala que no llegué, pero si llega que nos pille preparados para capear el temporal a las pobres hormiguitas

  9. #4
    30/06/07 13:30

    H de Hildegart? jejeje
    Yo no estoy tan seguro de que esto vaya pasar como de que ya pasó.
    En todo caso, los poderosos siempre saben que la diversificación es funsamental. Y eso incluye las divisas y la ubicación fisica de sus fondos-
    Gracias albert

  10. #3
    Anonimo
    29/06/07 23:55

    Buén relato, si señor.Felicidades

  11. #2
    Anonimo
    29/06/07 23:21

    El de antes era yo

    H

  12. #1
    Anonimo
    29/06/07 23:20

    Genial echevarri, genial,´cuasigaldosiano, a la par que muy instructivo, tambin yo pienso que se avecina una crisis grave, por los motivos que señalas y otros más y que los poderosos sacarán su dinero del pais

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar