Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones
9

A veces creemos que estamos a merced del mundo, que unos poderosos son los que pueden hacer de nosotros lo que quieran, y cuando queremos cambiar las cosas lo único que se nos ocurre es la violencia, porque eso es lo que nos han enseñado los que creen tenernos a su merced, y mientras creamos eso que nos dicen, en efecto nos tendrán a su merced.  ¿Cómo dejamos de estar a merced de los "amos del mundo", de "los mercados"? ¿Existe alguna alternativa que no hayamos explorado ya?

El paradigma del yo

 

Lo primero que necesitamos para dejar de estar a merced de otros es cambiar los paradigmas de nuestra propia existencia.  Normalmente pensamos que lo que ocurre en el mundo determina lo que nos ocurre a nosotros, y como nos enseñaron que somos una hormiga insignificante, entonces pensamos que no podemos cambiar el mundo.  Pensamos que no podemos cambiar nada, porque vemos que otros hacen y las cosas no cambian, o a menudo no nos enteramos (porque no nos cuentan) de lo que otros han cambiado en el mundo.  Así creemos que no hay nada que hacer, además de resignarse, y así vivir en el pesimismo en que los medios nos sumergen.  Tu realidad interior, tu mente, lo que piensas, lo que sientes, está condicionado y esclavizado (bajo ese paradigma) a lo que al "mundo" se le antoje.

Pero ¿quién es "el mundo"? El mundo es la economía, los políticos, esos adinerados que llamamos "los mercados", o incluso el jefe o el vecino, es decir, todos los demás y todo lo demás excepto "YO".  Asumes que tu no controlas tu vida, que no es tuya, te sientes responsable por todo, pero sientes que no controlas nada.  ¿Qué pasaría si te digo que el mundo funciona al revés?

Hay quienes dicen que la gente loca es más dada a lograr cosas que la gente ambiciosa (Why The 'Crazies' Are The Ones Who Will Make It) porque son locos hasta que logran su sueño, porque se lanzan (y se estrellan sin frustrarse).

En realidad los "amos del mundo" son aquellos que vieron que se podía manejar la realidad exterior.  Y esa realidad exterior está formada por millones de personas que en efecto creen, igual que tú, que el mundo determina su existencia.  Es decir, ellos controlan tu realidad interior porque tú no te has dado cuenta de que tú puedes controlar tu realidad interior.  Ellos saben controlar tu realidad, aunque no saben controlar su propia realidad interior, y por eso es que el mundo anda tan mal.  Si los amos del mundo comprendieran su realidad interior, quizás serían mejores amos.  Entretanto, si de verdad quieres ser libre de esa esclavitud, lo primero es saber que tu realidad interior es lo que determina tu realidad exterior

La voluntad

 

La manera en que tu realidad interior cambia tu realidad exterior es por medio de la voluntad.  La voluntad se compone de tres cosas:

  1. Un sentido de propósito: Indica adonde quieres llegar, un propósito noble, a pesar de los obstáculos.
  2. Un sentimiento que empuja a hacer: Es lo que te motiva a moverte, lo que te inspira a hacer.
  3. Conocerse a uno mismo: Si no te conoces a tí mismo, no podrás guiar los dos puntos anteriores a buen puerto, y puedes terminar empeorando la situación tuya o la de los que amas.

En 1857 hubo en la India una revuelta violenta que fue rápidamente aplastada, porque la violencia es una técnica que ha sido perfeccionada por los "amos del mundo" a lo largo de siglos de la existencia humana.  En cambio, un siglo después vendría Gandhi a empujar la voluntad de millones de gentes pobres y lograron derrotar al imperio más poderoso del planeta.  Ese es el poder de la voluntad colectiva guiada por un sólo hombre.  Lo que pasa es que después de lograr su ansiada independencia, todos esos millones de gentes en India no llegaron a conocerse a sí mismos, su realidad interior, al grado suficiente como para independizarse de los amos, para tener voluntad propia, y volvieron a estar más o menos como antes, siempre con su realidad interior determinada por una realidad exterior, por un amo externo.

De esclavo a amo

 

Imaginemos por un momento que llegaras a ser de los amos del mundo.  ¿Serías igual que aquellos amos que están hoy?  Josef Stalin y Mao Zedong pasaron de ser uno más en la multitud, de ser pobres diablos en una colectividad a ser los amos, y no fueron tan distintos de otros amos tiranos, porque su realidad interior no había cambiado para ser mejor que sus amos, pues en ese mundo de "dominantes y dominados" (un concepto al que Erich Fromm, discípulo de Sigmund Freud, se refiere a menudo), ellos simplemente pasaron de ser de los dominados a ser los dominantes, e imitaron los modelos, sin tratar de simplemente tratar a otros como iguales y hacer lo bueno para los demás, o quizás aún quieriendo, no lo lograron.  ¿Qué se ocuparía en tu realidad, si fueras amo del mundo para efectuar esa transformación interior para hacer las cosas mejor que otros amos anteriores que han creado un caos en el mundo?

Se ocupa de 3 cosas para la transformación inicial para ser un buen amo del mundo:

  1. Corazón:  Ocupas empatía para ponerte en los zapatos de los demás.  Si no, serás igual que egoísta y desconsiderado como los demás amos del mundo.  Con esto sabrás hacerle bien a las personas.
  2. Ética: Ocupas de una reglas que te digan lo correcto y lo incorrecto, una línea que te diga si algo es bueno o malo, un esquema consistente, sin que ese límite se mueva en virtud de la conveniencia o inconveniencia personal.
  3. Conocimiento de causa y efecto:  Ocupas comprender que toda causa tiene un efecto.  Esta es la base de la responsabilidad.

Somos muy tercos, y muchas veces cometemos el error de desviarnos del camino de esa transformación inicial, porque a veces perdemos una de estas tres guías de la transformación.  Al fin y al cabo, si ya somos los amos, ¿qué importa perder el camino si nadie nos a a pedir cuentas?  Cuando perdemos estas tres guías de la transformación inicial, la vida nos receta 3 cosas en un ámbito privado para alinearnos, en este orden:

  1. Castigo: He usado la palabra castigo para designar consecuencia.  Cuando nos metemos en una situación, la vida es como una obra de teatro, donde luego te tocará estar en el rol de los demás actores de la obra.  Así, si una persona decide serle infiel a su pareja, un día le tocará tener una pareja infiel, o ser la tercera persona que sale sobrante.  Estar en el rol de las otras personas no es algo muy placentero, pero la vida como una lección completa de teatros nos hace pasar por todos los roles en que nos matriculamos con nuestros actos.
  2. Advertencia:  A veces somos tan testarudos que a pesar de las consecuencias insistimos en un camino incorrecto, y vienen las advertencias.  De esta manera si teníamos el hábito de comer mal, o de tener actitudes inadecuadas o estilo de vida inapropiado, los problemas de salud nos lanzan sustos, advertencias.
  3. Sentencia:  Llega un momento donde nuestra terquedad nos hace cruzar la línea entre lo intenso y lo desagradable, el punto de no retorno, y es entonces que viene la sentencia, la muerte en un sentido literal o simbólico, porque morir es en esencia cruzar una línea de la cual no hay retorno.

La vida se toma su tiempo para devolver lo que le damos a otros, lo bueno y lo malo.  Hay 3 leyes de la vida en materia de causa y efecto:

  1. Una causa siempre trae un efecto.  Escoge bien el efecto deseado, porque si implementas la causa, eso es lo que recibirás.
  2. El efecto siempre multiplica la causa.  Cuando haces algo y detonas una causa, eso siempre tendrá un efecto multiplicador.
  3. El efecto y la causa no ocurren en la misma ventana de tiempo.  El efecto viene después, lo que nos da la idea de que no hay relación de causa y efecto, y por ello la actitud irresponsable es en esencia olvidar esta ley.

Los efectos de las causas en los poderosos

 

Si miras la vida de los poderosos, verás que la vida no deja de tener las mismas reglas para los poderosos que para todos los demás, pues aunque sean los "amos" no son diferentes de los demás. Es que ser amo en realidad es solamente tener un empleo o posición donde las consecuencias afectan a muchas personas, un trabajo que muchos quieren para ostentar, pero si se dieran cuenta de lo que realmente implica, no lo querrían y no dormirían tranquilos al ver los grandes efectos de errores pequeños.  Estos amos no se dan cuenta porque no han pasado por esa transformación inicial, quizás porque nunca les enseñaron, o porque el ego no les dejaba escuchar, pero sobre todo porque no han descubierto ni manejado su realidad interior.  Y por ello es que la vida les pasa por el castigo, la advertencia y a veces hasta por la sentencia.

Tenemos como ejemplo a Augusto Pinochet, quien en su tiempo fue el amo, y se hacía lo que él decía, y tenía el poder de dejar vivir o el poder de matar con unas palabras. 

El ex dictador chileno Augusto Pinochet planeaba emplear la violencia para no acatar el resultado del referéndum de octubre de 1988 y, de esta manera, permanecer en el poder, según revelan documentos estadounidenses que salieron a la luz esta semana. (...)  Según los archivos, los funcionarios estadounidenses habrían advertido a los líderes chilenos que buscaran una forma pacífica de oponerse a los planes del dictador. Además, de dichos documentos se desprende que Washington habría apoyado la campaña contra Pinochet, a pesar de que antes procuraron socavar el Gobierno socialista de Salvador Allende y respaldaron el golpe de Estado que aupó al militar hasta el poder. Hasta ese mismo momento, EE.UU. siempre apoyó al Gobierno de Pinochet. - Pinochet planeaba mantenerse en el poder por la fuerza tras el referéndum

Al final de su vida le estaban juzgando a él y a su familia en los tribunales (no tenía el control de su propia vida) y enfrente de su casa había gente (familiares de víctimas) gritándole consignas para recordarle sus hechos pasados.  Se pudo librar de una condena, pero no de la muerte.  Cuando muere Pinochet estaba Michelle Bachelet como presidente, y el padre de Bachelet había sido torturado y muerto por el régimen de Pinochet.  Este es el relato de los últimos escritos del padre de la presidente.

El 16 de octubre de 1973 Bachelet envió a su hijo Alberto y a sus nietos que residían en Australia una carta en la que describió los abusos de que fue objeto. “Estuve 26 días arrestado e incomunicado. Fui sometido a torturas durante 30 horas (ablandamiento) y finalmente enviado al hospital Fach”, escribió. Luego anotó que estuvo en “la antesala del infarto” y que “en un momento me anduvieron reventando moralmente”.  Añadió: “Nunca supe odiar a nadie. Siempre he pensado que el ser humano es lo más maravilloso de esta creación y debe ser respetado como tal, pero me encontré con camaradas de la Fach a los que he conocido por 20 años; alumnos míos, que me trataron como un delincuente o como a un perro”. - La tortura letal: la muerte del general Alberto Bachelet

Tras su muerte, Pinochet no recibe funeral de estado, sino simplemente funeral de jefe militar.  ¿Por qué su hija no recurrió a la venganza y a la violencia?  Hablaremos de la futilidad de la venganza más adelante.

El general Leopoldo Galtieri, tuvo como mérito el perseguir adolescentes de izquierda, los hacía desaparecer, y como eso le hacía perder popularidad entonces decidió iniciar la guerra de Las Malvinas.  Entonces a un entuerto agregó otro.

Siempre me impactó mucho lo que fue la última dictadura militar que vivió el país, me parece que a partir de ese momento se modificaron, definitivamente, un montón de cosas de la coyuntura de la sociedad y la política de la Argentina. A partir del golpe la deuda externa creció cuatro veces; se desapareció a un montón de gente; hubo un mundial medio arreglado y medio dudoso y estuvo la guerra de Malvinas que fue como la última frutilla del postre de los militares.  Malvinas representa el final de la dictadura y la hijaputez más grande que es mandar a soldados sin experiencia a combatir contra una fuerza militar de las mejores del mundo. En la introducción había puesto una frase que luego no publicamos, de una periodista de Clarín, que decía que "esta fue la guerra en que los pibes no llegaron a llorar por sus novias sino que lloraban por sus madres". - Sobrevivir a Malvinas y morir en Cromagnon, dos tragedias atadas con alambre

El final de su vida no fue nada placentero.  Tuvo arresto domiciliario, complicaciones por cáncer de páncreas a partir de su alcoholismo mezclado con dietas grasas.  El cáncer de páncreas como el que tuvo Galtieri le hacía esencialmente morir de desnutrición, pues aunque coma es como si no comiera.  El resultado es que la persona muere como esos esqueletos vivientes que vemos en los documentales africanos.  Yo he visto morir a un amigo de ese cáncer, y les puedo asegurar que es una cosa espantosa, una de las peores maneras de morir.  Al final Galtieri muere de insuficiencia cardiaca, probablemente causada por el mal funcionamiento general en el cuerpo.

El régimen de Ronald Reagan en su momento le prestó a Saddam Hussein dinero y con ese dinero le vendió armas químicas a Irak para matar kurdos. Se trataba de un gas que ataca el sistema nervioso, y mata las células nerviosas.  ¿Cómo terminó Reagan?  Con Alzheimer.  Esta enfermedad conlleva pérdida progresiva de la memoria y otras capacidades, a medida que las células nerviosas mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian, algo similar a la muerte por armas químicas, pero mucho más lentamente.

Es triste ver que los efctos vienen cuando ya no hay oportunidad de arreglar el entuerto.  No hace falta ser adivino para darse cuenta de que en esos últimos momentos, esas personas deben haber reflexionado acerca de sus vidas y lo hecho.

Hay otros amos no tan conocidos o algunos amos del mundo que incluso son admirados (debido al marketing mediático y la propaganda en libros de historia oficial) que también han tenido un final indeseable en sus vidas, debido a las leyes de la vida.  No por ser "amos" se libran de las leyes de la vida.  Y normalmente los amos del mundo suelen negar que exista el fenómeno de causa y efecto.  Muchos que sufren por la inconsciencia de estos amos del mundo quisieran acudir a la violencia, a la venganza.  Pero en realidad eso no es necesario.  La vida por sí misma sabe devolver las cosas a cada uno en su momento.

La futilidad de la venganza

 

El padre de una mujer que conozco, era guardia de seguridad, y fue asesinado cuando entraron unos criminales a robar hace ya bastantes años.  Aunque la gente del barrio sabía quienes eran ellos, nadie quiso testificar y el crimen quedó impune ante la justicia humana.  Eso por supuesto sumergio a esta mujer en un deseo de venganza y un sufrimiento que terminó cuando ella los perdonó.  Ella descubrió que el que perdona se libera del sufrimiento.  Poco después uno de los ladrones muere en un accidente de tránsito y el otro trató de contactarle por medios indirectos para pedirle que le perdonara, porque se estaba muriendo de cáncer.  Recibieron pena de muerte sin que ella moviera un sólo dedo.

En otra ocasión, en un autobus, iba un exconvicto hablando en voz alta, como si quisiera que le escucharan.  Él había andado en malos pasos y eso había atormentado a su madre.  Un día estando en prisión, se reporta la muerte de la madre del convicto y le dicen a él que debía escoger entre ir a la vela o al entierro, no a los dos.  Le dolió tanto aquello, que ahora quería que nadie cometió el error que él había cometido.  Otro día en que estuve en el hospital, encontré que unos policías habían llevado a un convicto que sufrió una quebradura en su brazo, aparentemente por una pelea.  Decía el convicto a un policía que él en el pasado le había quebrado la mano de una expareja y que ahora estaba pagando con ese intenso dolor.  Y podría seguir contando historias de muchas gentes, poderosas y no poderosas, a las que la vida les ha devuelto todo lo malo que han dado, sin que sus víctimas hayan hecho absolutamente nada.

Sin embargo una de las historias más aleccionadoras no viene de tiempos recientes, sino de un distante pasado.

En el siglo 11 vivió un venerado yogi tibetano llamado Milarepa, pero antes de llamarse así, se llamaba Thopaga y su niñez y juventud estuvo llena de injusticia.  Él era hijo de un hombre rico y cuando era niño su padre murió.  Sus tíos por el lado paterno se hicieron cargo, pero les quitaron la fortuna a la viuda y los hijos y la derrocharon, y les trataron como esclavos.  Esto naturalmente inspiró un deseo de venganza en la madre viuda, y ella envió a su hijo Thopaga a estudiar magia negra de la tradición Bön, pues la magia era considerada el "arma de los pobres".  Milarepa envió desgracia y 35 personas murieron en la boda de un hijo de los tíos, quienes sobrevivieron.  Los vecinos se enfurecieron con Milarepa, y Milarepa envió una tormenta para destruir los cultivos porque su madre le había hecho jurar que se vengaría de ellos.

¿De qué le sirvió la venganza?  De nada.  Sólo hubo más dolor en más personas.  Ya se habían vengado, ¿y ahora qué? ¿De qué nos serviría vengarnos de los "amos del mundo"?  No serviría de nada, porque la vida de todos modos les dará lo que se han ganado, lo bueno, y lo malo.  La mayoría de nosotros seríamos pésimos amos del mundo y probablemente traeríamos muchas desgracias a la gente si lo fuésemos, y quizás por eso es que no lo somos.  Quizás la vida nos está ahorrando muchas penas.

Milarepa sabía que la venganza estaba mal.  Y entonces decidió enmendar el entuerto recurriendo al camino de la iluminación.  ¿Es que acaso existe una realidad superior que está por encima de todas las noticias pesimistas y las miserias del mundo?  Thopaga vivió la crisis toda su niñez, una crisis causada por su tío, y se vengó de los poderosos para complacer a su madre y no consiguió nada.

Buscó a un maestro llamado Marpa el traductor que le puso pruebas a la altura de sus poderes (A Quintessential Milarepa).  Marpa le hizo construir y derribar tres torres de piedra, antes de aceptarle como discípulo.  Puede verse que aunque parezca una manera de fregar la paciencia y maltratar, en realidad era una prueba que ponía a prueba la voluntad, porque el camino que elegía era difícil.  Su búsqueda de la iluminación estuvo llena de durísimas pruebas, pero se dice que fue el primero en alcanzar la iluminación en una sola vida, habría limpiado su karma, y se habría librado de los ciclos de rencarnación al alcanzar el nirvana. 

Realmente no necesitamos vengarnos de los amos del mundo, porque la vida les dará lo que se han ganado, no en un ámbito público, sino personal, que s donde golpea más duro.  Pero eso no es problema nuestro, pues nuestro problema es nuestra propia realidad interior y el manejo que hagamos de él, porque aunque no seamos amos del mundo, somos amos de un pedazo de planeta y nuestros seres amados son los que se verán afectados por lo que hagamos nosotros, de modo que seguimos teniendo una responsabilidad de amos del mundo sobre un pedazo de planeta.

¿Existe una realidad superior a esta?

 

Su discípulo Gampopa habría sucedido a Milarepa en la tradición de sus enseñanzas.  Este texto se atribuye a Milarepa y habría sido escrito como consejo para Gampopa:

O monje, ¿vas al Tibet central?
Hijo mío, cuando vayas
habrá tiempos en que extrañarás la comida.
Cuando los pensamientos de comida se levanten,
disfruta la comida de la meditación.
Observa que los deliciosos sabores son ilusión.
Experimenta lo que surge como Dharmakaya (el cuerpo de la verdad).

Habrá tiempos en que sientas frío y extrañarás  la ropa caliente
Cuando vengan esos pensamientos,
Vístete con el calor bendito de tummo (control de los procesos del cuerpo).
Mira las cosas suaves y finas como ilusión.
Experimenta lo que surge como Dharmakaya.

Habrá tiempos en que extrañarás tu tierra natal.
Cuando eso ocurra,
mira tu hogar verdadero como dharmata (la realidad pura de los fenómenos y la mente, sin ser procesada por la mente)
Reconoce todas las tierras natales como ilusión.
Experimenta lo que surge como Dharmakaya.

Cuando te sientas pobre y extrañes la riqueza.
Cuando surjan los pensamientos de gemas y riqueza,
toma a los seres superiores que poseen la verdad suprema como tu tesoro.
Experimenta lo que surge como Dharmakaya.

Te sentirás solo y extrañarás la compañía
Cuando eso ocurra,
disfruta la sabiduría de la propia existencia como tu compañía.
Reconoce a todos los compañeros y amigos como ilusión.
Experimenta lo que surge como Dharmakaya.

Extrañarás tener un gurú.
Cuando eso ocurra,
Ora a él como algo inseparable de tí, en tu cabeza
Medita en él en el centro de tu corazón.
Ora a él, y nunca le olvides.
Pero reconoce que el gurú es una ilusión similar a un sueño.
Sí, reconoce que todo es una ilusión.
Gampo Dar, la montaña en el este,
es como un rey sentado en su trono.
La montaña de atrás es como el colgar de una tela de seda blanca.
La montaña del frente es como una pila de joyas.
La cima es como una corona de joyas.

Le rodean siete montañas,
como ministros que se postran ante el rey.
Los bosques y planicies de pastar somo como un mandala dorado.
En el hombro encontrarás a tus discípulos.
Ve allá, hijo, y haz el bien a estos seres.
Vé y trabaja para beneficio de otros.

Los "seres superiores" que se describen en el texto, también reciben el nombre de los "siete ricos de Bodhisattva", uno de los caminos de la suprema iluminación y son:

  1. La fé
  2. La disciplina
  3. La generosidad
  4. El aprendizaje
  5. La conducta moral
  6. La modestia
  7. El conocimiento

Si existe esa realidad suprema, ¿realmente necesitamos estar encerrados en el videojuego de la economía, de los bancos, de la política?  ¿Valdrá la pena la violencia y la venganza si la vida devuelve todo?  ¿Será toda esta pena que atravesamos lo que nos empuje a ese despertar a otra realidad, una realidad interior que es capaz de moldear y forjar a una persona mejor en nosotros?  ¿Es acaso que esta crisis existe para crearnos un despertar colectivo hacia una manera superior de ver la vida?  ¿Y si existe esa realidad superior, estamos perdiendo nuestro tiempo sufriendo en un estado inferior con una mentalidad de hormiga?

¿Acaso estamos encerrados en una ilusión?  ¿Acaso la necesidad de otros a nuestro alrededor es una prueba para nuestra generosidad?  ¿Acaso es esta crisis una oportunidad para que crezcamos?  Hace años sufrí crisis y paro, y aprendí que para atraerme un empleo debía ganar paz interior.  Me tocó ayudar a una persona en paro que staba en situación desesperada, quien sin la ayuda que le podría brindar tendría que haberse dedicado a la prostitución, y gracias a la ayuda hoy tiene una familia y vive bien.  Nunca pedí nada a cambio, pero gané el entendimiento de lo que era vivir una crisis desde adentro, de lo que era encontrar una realidad interior y de lo que era ayudar a otros.

De la realidad materialista a otra realidad

 

Me llama mucho la atención que en esta crisis se trate de echar abajo (con ideas materialistas) todo aquello que nos permita pensar en una realidad superior a la actual (problemas causados por el materialismo), y echar abajo la capacidad que tenemos de controlar nuestra realidad interior, o de pensar que existan las leyes de la vida que devuelven todo.  Es que por supuesto, los que cruzan la línea de lo incorrecto, los que no se transformaron apropiadamente antes de ser los amos, no quieren sentirse, por una razón de ego, en los malos de la película y tratan de modificar nuestra realidad interior a su conveniencia.  Lo que podemos hacer es usar lo que conocemos para no caer en esa trampa que nos encierra en una realidad que no deseamos y que nos niega la libertad de crecer interiormente.  Si existe una realidad mejor y superior a esta, ¿para qué conformarnos?  ¿Por qué no buscar sus secretos?

Yo que he vivido crisis y paro, veo que esta crisis puede ser una de las oportunidades más preciosas que jamás podrás tener en tu vida, para ayudar a otros, y para redefinir tu realidad interior, para comprenderte y comprender a otros, para hacerla llevar a un nivel superior que permita llevar cosas buenas a otros.  ¿Es posible que toda esta realidad de "amos del mundo" ya no necesite existir cuando hayamos aprendido a explorar esa realidad superior, porque la vida juzgará como innecesaria la crisis para los que están a nuestro alrededor cuando hayamos aprendido?  Y si es así ¿no será mejor empezar ya a explorar esa realidad superior y así cambiar el mundo afuera al cambiar y mejorar nuestra realidad interior al lograr un estado de conciencia superior al actual?

 

  1. en respuesta a Abel.llopis
    #9
    Comstar

    Toma a una persona con muchos problemas, sin paz interior, y ponla a buscar empleo. La negatividad, la ansiedad y desesperación se reflejará en su rostro, sus gestos, sus posturas, sus movimientos, sus palabras. Ponla a la par de una persona llena de paz interior, y que el empleador escoja. Seguramente escogerá al que tiene más paz interior.

    Toma a una persona que piensa que le va a ir mal, y ponla a buscar empleo. Al primer rechazo se deprimirá, y se sumergirá en la negatividad. Y se rendirá. Y si no se rinde, va a ser poco efectivo en su búsqueda.

    Imagina que crees que yo te voy a rechazar. Vas a reaccionar defensivamente, y yo al ver que te portas defensivo, seguramente voy a poner mi distancia y sentirás que te rechazo.

    En todos estos casos, la desgracia externa es causada por algo que pasa en nuestra realidad interior. La realidad interior tiene una riqueza existencial que vale la pena explorar. La realidad interior causa muchas más cosas de las que imaginamos en el mundo exterior.

    Lo que pasa es que cuando nos dicen que estamos a merced de la realidad exterior, nos están paralizando interiormente. El materialismo es una distracción que evita que exploremos nuestra realidad interior al esclavizarnos a una forma de realidad exterior en la que dejamos de ser nosotros mismos, seres humanos, para convertirnos en avatares de un videojuego económico.

    La gente mata y muere por ese videojuego. En cambio una persona que ha encontrado paz interior no necesita hacer daño a otros, y se deleita si a otro le va bien. Los avaros no son felices.

    1 recomendaciones
  2. #8
    Abel.llopis

    Muchas gracias Comstar por el artículo, creo que puede ayudarnos a comprender que el cambio que demanda la sociedad empieza por uno mismo, que hemos de cambiar para que de una vez, todo cambie.

    No termino de ver con claridad la ley acción-reacción pero profundidaré en ello.

    Saludos cordiales,

  3. #7
    nomnomap1

    Desde mi experiencia plagada de errores, me atrevo a dar algunos consejos para el cambio:

    - Evita la negatividad: evita generar daño a ti mismo y a los demás, ya sea de palabra, de pensamiento o de acción. Si criticas a alguien hazlo desde el humor sano y constructivo. No busques el sufrimiento, pero si te encuentras con el aceptalo y busca la forma de superarlo, busca siempre el lado positivo de las cosas, la oportunidad que hay tras ellos, centrate en la solución más que en el problema.
    - No tengas miedo: el ámbito útil del miedo es el de lo instantáneo para garantiza la supervivencia, el miedo constante no sirve para nada solo para autodestruirte. No te preocupes (no te obsesiones anticipando posibles problemas futuros) aunque se planificador.
    - Se fuerte: habitualmente se relaciona el amor y la bondad con la debilidad, empieza a asociar esos valores y otros como la generosidad y la amabilidad con la fortaleza, pues estos esconden la verdadera felicidad, empieza a sentirte fuerte cada vez que hagas una buena acción. Si te critican sin razón siéntete fuerte, si te critican con razón acéptalo y aprende.
    - Aceptas las pruebas que te ofrece la vida con buen animo y esfuerzo, tras su superación está la sabiduría.
    - Se humilde, todos pueden enseñarte algo, por mucho que sepas siempre habrá mucho mas que desconozcas, acepta tus errores, la humildad es la puerta del conocimiento.
    - Respeta y trata de comprender a los demás, en todos está la semilla del bien (aunque también la del mal), todos estamos aprendiendo.
    - Observa, presta atención a todo lo que te rodea, busca tu camino, para encontrarlo hay que estar siempre atento, recuerda que no eres el único caminante, ábrete al mundo y a los demás, aprende a llegar a acuerdos a ceder cuando sea necesario pero también a resistir si es preciso.
    - Ten fe en la propia fe, pues esta es una fuerza cuya magnitud desconocemos, nuestras capacidades son mucho mayores de lo que pensamos.
    - Se critico, analiza y comprueba las cosas por ti mismo, se critico incluso con los que te dicen que seas critico, pues muchos en el fondo te querrán imponer su criterio, se critico con ellos y también con lo que dicen lo contrario, se critico con el que esto escribe. Ama a todo el mundo pero no confíes ciegamente en nadie. Se crítico con cualquier sigla o escuela.
    - No temas al error, pues erramos y erraremos constantemente, cuando cometas uno aprende de el y trata de evitarlos en un futuro.
    - Aprende todo lo a que puedas del mundo y enséñalo a quién puedas pues ello te hará feliz.
    - NUNCA PIERDAS EL SENTIDO DEL HUMOR.

    3 recomendaciones
  4. en respuesta a Eguzkialde
    #6
    Comstar

    La crisis pasó para mí cuando ya no ocupé más de la crisis para aprender lo que aprendí. Es que las situaciones que nos encontramos parecen tener un significado como parte del aprendizaje y crecimiento. Yo viví la crisis de la década perdida...

    Puede ser que el aprendizaje sea interior, o que haya una labor exterior como misión de vida, o quizás ambos.

    Recuerdo a una persona que conozco que me contaba que le pagaban mal y lo trataban mal, y que fue donde uno de esos sabios modernos vestidos de persona común, una persona llena de sabiduría que le dijo "aprende a manejar tus emociones, y luego te buscas un lugar donde te traten bien y te paguen bien". Aquellos eran tiempos de crisis para él también por una serie de razones.

    En mi caso particular aprendí que cuando dejamos de ocupar algo, eso se va de nuestras vidas, incluyendo lo desagradable. Entonces pareciera que lo mejor es pasar rápido el curso, aprender más rápido, para no estar mucho tiempo en ese curso lectivo de la vida y así pasar al siguiente.

  5. #5
    Eguzkialde

    Yo , pienso cambiar.
    Estoy decidido a cambiar, a mejorar , a transformarme.
    Hasta he llegado a pensar que alguien se ocupa por mí......de verdad.

    Pero alguien me puede explicar ¿cómo vamos a salir de ésta?

    Alguien me puede decir como salimos de la crisis , sin tocar , ni hablar de la iglesia , ni de los banqueros , ni de la clase politica , ni de los partidos , ni los sindicatos , ni las organizaciones empresariales , ni de los paraisos fiscales , ni de las empresas publicas y semipublicas ni de las cacerías de botsuana.

    A estos no les afecta la crisis.No son ni el sentido de mi vida , ni son fundamento , ni sustancia , pero me están encareciendo mi trásito por ésta vida.

    Sólo nos queda la posibilidad de estar muy atentos , porque la fechoria se está perpetrando a plena luz del día.

  6. en respuesta a Nexcanex
    #4
    Comstar

    Lo que pasa es que la gente a veces cree que basta con creer. Mi experiencia me indica que si no ayuda a acercarnos a la iluminación, no sucede por más que se crea.

  7. en respuesta a Comstar
    #3
    Nexcanex

    Bueno, eso seria mega flipante-friki. Creo que en uno de los niveles de universo de Max Tegmark es así, y nuestras elecciones o creencias hacen brotar el universo cual brocoli infinito, al estilo del documental pseudocientifico What the bleep you know. Es verano.

  8. en respuesta a Nexcanex
    #2
    Comstar

    ¿Y qué tal si en realidad el universo fuera una ilusión configurable por nuestra mente, de modo que ese universo sea empujado de regreso hacia el nuestro?

  9. #1
    Nexcanex

    Mas lecturas veraniegas sobre otras realidades:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Universos_paralelos

    Dado un conjunto infinito de n universos, necesariamente (no lo dudes) hay uno en que la prima de riesgo se calcula con referencia al bono español, que es el más solvente, y el sr Rajoy le da lecciones de economia y buen gobierno a los alemanes los cuales se han gastado toda su solvencia en cervezas.

2 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar