Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Fisher Investments España examina el impulso que supone tener dinero en efectivo

En nuestra experiencia, cuando en el mercado reinan la volatilidad y la incertidumbre, a muchos inversores les atrae la idea de mantener una gran cantidad de efectivo en la cartera. Sin embargo, los análisis de la historia de los mercados llevados a cabo por Fisher Investments España sugieren que, en realidad, esto podría agravar aún más los problemas. Aunque contar con una gran cantidad de efectivo podría proporcionar tranquilidad o ser una solución durante períodos breves, opinamos que a los inversores les convendría tener en cuenta varios factores importantes. A continuación, analizaremos los motivos de nuestro razonamiento.

A nuestro entender, el efectivo puede resultar de utilidad para los inversores, pero su papel es limitado para quienes buscan un crecimiento a largo plazo. Por un lado, a Fisher Investments España le parece sensato que los inversores mantengan algo de dinero en efectivo para sus necesidades a corto plazo. En nuestra opinión, independientemente de si se emplea para mantener el estilo de vida, financiar una compra costosa (como una casa) o guardar un fondo para emergencias, el efectivo puede aportar una flexibilidad importante para los inversores. También consideramos que una cartera con una gran proporción en efectivo puede ser conveniente durante un mercado bajista (definido como un descenso prolongado del mercado general igual o superior al 20 % e impulsado por los fundamentales económicos). Como mínimo, si los mercados están cayendo, el efectivo conservará su valor mejor que las acciones. Por lo tanto, si usted prevé una gran caída y los demás no, puede que le convenga cambiar de estrategia y convertir en efectivo una gran parte de los activos de su cartera. No obstante, en nuestra experiencia muchos inversores no necesitan recurrir a esta táctica para lograr sus objetivos personales de inversión. Además, opinamos que esta elección, como cualquier decisión de inversión, debe hacerse con la vista puesta en el futuro, no como reacción a las condiciones del mercado en el pasado.
Y, lo que es más importante, a largo plazo los resultados de la inversión en efectivo siempre han ido a la zaga de los de la inversión en acciones y bonos. Según la experiencia de Fisher Investments España, los valores más volátiles reportan una mayor rentabilidad a largo plazo. Aunque las acciones tienden a ser bastante volátiles, la renta variable mundial arrojó en los últimos 20 años una rentabilidad del 366 %. El rendimiento de los bonos —cuya volatilidad suele ser menor que la de las acciones— fue de un 70 %. Nuestros análisis sugieren que, en comparación, la inversión en efectivo no reporta resultados tan significativos. En términos anuales, el rendimiento del efectivo fue superior al de la renta fija y la renta variable durante el período evaluado: un año natural (2022). Puede que la situación se repita en 2022, pero desde entonces han transcurrido muchos años en los que las acciones, los bonos o ambos superaron al efectivo. Por lo tanto, si bien puede que sea necesario y prudente disponer de efectivo para las necesidades a corto plazo, creemos que no tiene el potencial de rentabilidad necesario para poder considerarlo un componente importante y permanente de la cartera de un inversor que necesita un crecimiento a largo plazo.

Los análisis del sentimiento de los inversores realizados por Fisher Investments España sugieren que muchos inversores mantienen dinero en efectivo para evitar las fluctuaciones del mercado a corto plazo. Si bien esta decisión nos parece comprensible, según nuestra experiencia, estos inversores quizá estén pasando por alto otros riesgos que van más allá de la volatilidad a corto plazo, lo que podría alejarlos de sus objetivos a largo plazo. Uno de los principales riesgos es la inflación (es decir, un aumento generalizado de los precios en toda la economía), la cual erosiona el poder adquisitivo de los consumidores. Este riesgo se ha acentuado aún más recientemente, ya que en 2022 las tasas de inflación han alcanzado máximos históricos en toda Europa. En el Reino Unido, el índice de precios de consumo (IPC), un índice gubernamental que hace un seguimiento de los precios de los bienes y servicios que se consumen con más frecuencia, aumentó un 11,1 % interanual en octubre, su cifra más alta en 41 años. Las cifras de la inflación también se han acentuado en octubre en otras grandes economías europeas, como Francia, donde los precios subieron un 6,2 % interanual, la mayor cifra desde 1985. En Alemania, aumentaron un 10,4 % interanual, siendo su tasa más elevada desde la reunificación.

Mientras tanto, a lo largo de 2022, muchos bancos de Europa han estado ofreciendo a los consumidores un interés cercano a cero por sus ahorros en efectivo, de modo que, independientemente del comportamiento de las acciones y los bonos, el efectivo que permaneció inactivo en las carteras perdió poder adquisitivo. Los análisis históricos del mercado efectuados por Fisher Investments España indican que el efectivo, por lo general, no es capaz de superar a la inflación. Y, más allá de las elevadas tasas de inflación de 2022, esto es algo que podemos observar a lo largo de toda la historia reciente. Comparemos, por ejemplo, los tipos de interés con la inflación en la zona euro desde enero de 2000. Durante este período, el tipo medio mensual aplicado a los depósitos a un día en la zona euro excedió la tasa de inflación anual solo en 23 meses, es decir, alrededor del 8 % de las veces. Ahora bien, los tipos aplicados a los depósitos y las tasas de inflación variarán de una nación a otra, pero la media sugiere claramente que, en Europa, los saldos de efectivo se verán afectados por la inflación.

Una vez más, observamos que el efectivo mantiene su valor nominal frente a las acciones durante los mercados bajistas, pero estos descensos inevitablemente terminan, y dan lugar a un mercado alcista (definido como un período prolongado marcado por la revalorización general de las acciones). Nuestros análisis sugieren que estos ciclos del mercado de renta variable son irregulares, por lo que a los inversores les resulta prácticamente imposible determinar el momento adecuado para invertir. Según la experiencia de Fisher Investments España, los mercados alcistas a menudo comienzan sin previo aviso y, por lo general, en torno a los peores momentos. Si el inversor mantiene el dinero en efectivo, se perderá la recuperación, lo cual puede costarle muy caro. Si convierte sus acciones a efectivo después de que caigan, registrará pérdidas. Del mismo modo, si mantiene una gran posición en efectivo en torno al punto mínimo del mercado puede perderse el repunte inicial, que suele ser rápido y pronunciado. A nuestro juicio, esas ganancias tempranas son muy importantes, ya que constituyen la base de las ganancias futuras y se multiplican a lo largo de todo el mercado alcista.

Fisher Investments España comprende el deseo del inversor de posicionarse en efectivo como medio para amortiguar la volatilidad o evitar las contracciones del mercado. Sin embargo, en nuestra opinión a los inversores les convendría mucho más ceñirse a una cartera diversificada integrada por una combinación de acciones, bonos y otros activos que estén en consonancia con sus metas y objetivos a largo plazo. Mantener un gran saldo en efectivo posiblemente proporcione tranquilidad a corto plazo, pero, a nuestro juicio, puede suponer un problema para los inversores que desean lograr un crecimiento a largo plazo.

No se pierda las últimas noticias y perspectivas de los mercados de Fisher Investments España:


Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,  (“Fisher Investments España”). Fisher Investments Ireland Limited es una sociedad de responsabilidad limitada constituida en Irlanda que opera bajo la denominación de Fisher Investments Europe (""Fisher Investments Europe""). Fisher Investments Ireland Limited y su nombre comercial, Fisher Investments Europe, están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda con los números 623847 y 629724. Fisher Investments Europe está regulada por el Banco Central de Irlanda. El domicilio social de Fisher Investments Europe es 2 George’s Dock, 1st Floor, Dublin 1, D01 H2T6 Ireland. Fisher Investments Europe externaliza parcialmente diversos aspectos de las funciones cotidianas de asesoramiento de inversión, gestión de carteras y operaciones bursátiles a sus filiales. 

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments Europe y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No se garantiza que Fisher Investments Europe siga sosteniendo estas opiniones, las cuales pueden cambiar en cualquier momento a la luz de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información que figura en el presente documento no pretende ser una recomendación o un pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en el presente documento.

(1) Fuente: FactSet, a 20/11/2022. MSCI World con reinversión de dividendos netos, en euros, del 20/11/2002 al 20/11/2022. 
(2) Ibid. Rentabilidad del índice Bloomberg Global Aggregate con reinversión de dividendos, en euros, del 20/11/2002 al 20/11/2022.
(3) Fuente: Factset y Banco Central Europeo, a 20/11/2022. Índice MSCI World con dividendos netos, en euros; índice Bloomberg Global Aggregate con reinversión de dividendos, en euros; y tipos de interés aplicados a los depósitos de los hogares en la zona euro, del 31/12/2001 al 31/12/2002.
(4) Ibid. Índice MSCI World con dividendos netos, en euros; índice Bloomberg Global Aggregate con reinversión de dividendos, en euros; y tipos de interés aplicados a los depósitos de los hogares en la zona euro, del 31/12/2001 al 20/11/2022. 
(5) Fuente: Oficina Nacional de Estadística, a 10/11/2022.
(6) Fuente: Instituto Nacional de Estadística de Francia, a 10/11/2022.
(7) Fuente: Oficina Federal de Estadística de Alemania, a 10/11/2022.
(8) Fuente: Reserva Federal de S. Louis y Banco Central Europeo, a 10/11/2022.
(9)Ibid. Variación porcentual interanual del índice armonizado de precios de consumo (IPCA) de la zona euro y media de los tipos de interés aplicados a los depósitos de los hogares en la zona euro, de enero de 2000 a agosto de 2022. 
El IPCA es una medición gubernamental que refleja los precios de los bienes y servicios del conjunto de la economía.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar