Coronavirus ¿buen momento para aportar?

46 respuestas
Coronavirus ¿buen momento para aportar?
8
suscriptores
Coronavirus ¿buen momento para aportar?
Página
4 / 4
#46

¿Habrá recuperación en V?

Os sigo compartiendo por aquí análisis de gestoras sobre la situación actual

A moment in markets: Not quite a V-shaped recovery by Mobeen Tahir, director de análisis en WisdomTree
 
It is useful to follow economic data. But caution is warranted.  The Purchasing Managers Index (PMI) is a helpful indicator to gauge the state of the economy. A reading above 50, at any point in time, signals that economic activity is expanding whereas a reading below 50 signals contraction. The Manufacturing PMI for the United States has surged past 50 – recovering strongly from where it was in April and May.  Another encouraging data point is the addition of 4.8 million jobs in the US economy during June after 2.5 million jobs were added in May.
 
The equity market reaction
This is positive news for equity markets. During a 4-day working week in the US last week, the S&P 500 Index was up over 2.5% while the NASDAQ Composite Index was up over 3.4%.
 
Figure 01: PMIs join US equities to create a V-shape
Source: Bloomberg, Data from 04/07/2019 to 03/07/2020. NAPMPMI Index refers to the Institute for Supply Management (ISM) Manufacturing PMI. SPX Index refers to the S&P 500 Index. Historical performance is not an indication of future performance and any investments may go down in value.
 
Why caution is warranted
The economic data is indeed encouraging and is a step in the right direction. It does not however amount to a V-shaped economic recovery. Investors should consider the following:
  • PMIs highlight the month-on-month change in economic activity. With the US (and the global economy) emerging from strict lockdowns, a sharp recovery in PMIs is not surprising.
  • The addition of around 7.3 million jobs in the US over May and June follows the loss of 20 million jobs in April. US unemployment in July is still extremely high at 11.1% and will return to more tolerable levels very gradually if the economy continues to improve.
  • Gross domestic product (GDP) growth figures for Q2 2020 and inflation numbers for June are likely to present a more sobering picture of the world compared to equity markets.
  • The pandemic is far from over and the US is experiencing a sharp increase in daily new cases since the middle of June.

 

Thus, even if the pandemic is overcome, the economic recovery is likely to be slow and steady. Investors should still be considering which equity exposures will add balance and robustness to their portfolios during the uncertainty which lies ahead.
#47

Re: Coronavirus ¿buen momento para aportar?

Análisis de Aberdeen
Parece evidente que la recuperación mundial de la recesión generada por el Covid-19 comenzó en mayo. El éxito generalizado, aunque todavía incompleto, en la reducción de la propagación del virus ha llevado a muchos gobiernos a comenzar a suavizar los periodos de confinamiento siguiendo el ejemplo de China.

Debido a que la relajación del distanciamiento social se produjo antes de lo previsto, hemos revisado nuestras previsiones de crecimiento para el año 2020. Mientras que en abril pensábamos que la economía mundial se contraería cerca de un 9% este año, ahora pensamos que la cifra será algo menor, alrededor de un 7%. 

También es probable que las repercusiones en el mercado laboral sean más moderadas de lo que temíamos en un principio, ya que las jornadas laborales reducidas y los programas de permisos han dado lugar a un menor aumento del desempleo de lo que de otro modo implicaría la profundidad de la recesión.
 
Nuestra previsión del PIB mundial de abril a junio
 
Contando los daños

Si nuestras estimaciones son correctas, el PIB mundial habrá caído alrededor del 12% entre enero y abril. Eso es más de tres veces superior que la contracción de la crisis financiera global de 2008. Además, a diferencia de lo que ocurrió en aquel momento, todas las grandes economías se contraerán este año, y es probable que la producción en algunos países europeos vuelva a caer a niveles no vistos desde principios de la década de 2000. Mientras tanto, seguimos pensando que la crisis provocará una pérdida permanente de producción en comparación con la tendencia anterior al virus.

Y luego están las repercusiones en el mercado laboral.  Al menos, fuera de EE.UU., los planes de apoyo de los gobiernos pueden limitar el aumento del desempleo oficial. Pero si observamos otras métricas de la salud del mercado de trabajo, como el número de empleados que dependen de los planes de reducción de jornada y de permisos, o el total de horas trabajadas, está claro que se ha producido un descenso sin precedentes en la demanda de mano de obra del sector privado, al menos en los periodos que no han sido objeto de guerras mundiales.

¿Es ahora el momento de la Renta Básica Universal o de una Garantía de Empleo?
Teniendo presentes estos imperativos, vale la pena examinar detenidamente dos políticas, la Renta Básica Universal y la Garantía de Empleo, que tienen por objeto reconstruir las redes de bienestar social que en muchos países se han deteriorado, contrarrestando al mismo tiempo el aumento secular de los ingresos y otras desigualdades que se han manifestado en las últimas décadas.

Aunque cada política sería altamente redistributiva, cada una de ellas tiene una serie de ventajas y desventajas, así como complejos problemas de diseño que habría que superar. La renta universal tiene la virtud de ser muy simple de administrar y, de hecho, tiene el potencial de reducir significativamente el tamaño de la burocracia actual necesaria para supervisar el gasto social existente. Y aunque no se requeriría ninguna prueba de trabajo para recibirla, debería mejorar los incentivos para trabajar porque la ausencia de comprobación de requisitos disminuiría en general los tipos impositivos marginales efectivos en comparación con el statu quo.

Sin embargo, si se fijara a un nivel lo suficientemente alto como para mantener un nivel de vida razonable para todos los ciudadanos de un país, sería muy costoso y requeriría impuestos mucho más altos para los que trabajan. Y si se redujera su generosidad - como se ha propuesto en España y en algunos otros países - tendría que ser complementada por otros programas de bienestar, lo que socavaría sus objetivos esenciales. La ausencia de la obligación de buscar y aceptar trabajo también iría en contra del contrato social en muchas sociedades.

Además de los beneficios señalados, un esquema de garantía de empleo duplicaría la relevancia del trabajo, lo que probablemente facilitaría su rédito político. También tiene el potencial de ser más barato que la renta mínima durante todo el ciclo porque sus costes disminuirían durante las recuperaciones y debería asociarse con multiplicadores fiscales más altos.

Sin embargo,  otros problemas potenciales con dicho programa no son menos desalentadores que aquellos a los que se enfrenta la renta mínima. Identificar, coordinar y supervisar la creación de millones de puestos de trabajo donde se necesiten en medio de una economía en deterioro sería un desafío bastante desalentador. 

Asegurar que esos empleos añadieran valor a la economía y la sociedad, preservando al mismo tiempo la dignidad de los trabajadores, sería aún más difícil. Un plan de este tipo también correría el riesgo de desplazar el empleo en el sector privado durante una recuperación si los salarios y las condiciones de empleo se fijan con demasiada generosidad. Si bien esto podría abordarse fijando los salarios por debajo del mínimo del sector privado, podría considerarse una explotación.

Pero también lo tiene no hacer nada

Sopesar todos estos posibles problemas podría hacer que tales planes parezcan poco prácticos, incluso antes de considerar la dificultad de crear un consenso político en torno a ellos. Pero lo mismo podría decirse de los costosos planes de permisos y préstamos que se han aplicado durante la crisis actual. Los lectores también deberían considerar el coste de oportunidad de no explorar alternativas radicales al actual statu quo, como el mayor afianzamiento de las desventajas y desigualdades sociales y las ramificaciones políticas de las sociedades que se están fragmentando.

Como mínimo, los gobiernos tienen el deber de considerar, probar y evaluar estas y otras políticas que tienen el potencial no sólo de fortalecer la recuperación, sino también de asegurar que ésta es la marea que permite a todos seguir a flote.
#49

¿Ponerse al día o una recuperación genuina?

Bruno Cavalier, Economista jefe de ODDO BHF
 
El ciclo económico nunca ha invertido su curso dos veces - hacia abajo y luego hacia arriba - en el espacio de unas semanas. Sin embargo, esto es lo que ha sucedido durante la "crisis del coronavirus", que realmente debería llamarse ahora la "crisis del cierre". 

La oferta y la demanda cayeron en picado en China a finales de enero antes de repuntar a partir de marzo. En Estados Unidos y Europa, el descenso comenzó a mediados de marzo y continuó hasta aproximadamente mediados de mayo, cuando se levantaron parcialmente las restricciones a la circulación y a la apertura de tiendas, lo que allanó el camino para la recuperación. La peor recesión en la memoria reciente de los economistas se desarrolló en este corto espacio de tiempo.
 
La brevedad de esta crisis puede crear confusión al evaluar los datos económicos. Los indicadores cíclicos habituales, disponibles con una frecuencia mensual o trimestral, proporcionan una imagen de la economía real con algo de retraso. Todavía muestran el desplome sin precedentes de la actividad, el consumo, la inversión y el comercio internacional. En los países desarrollados, el ritmo de descenso de las cifras del PIB real en el primer trimestre ya había superado los récords de todos los tiempos. Pero éstos parecerán irrisorios cuando las cifras del segundo trimestre se publiquen durante el verano. 


En este contexto, ha aparecido una corriente de previsiones económicas, la más reciente de las cuales es la más pesimista, quizás excesivamente. La OCDE (10 de junio) pronostica una contracción del PIB mundial del 6%, el Banco Mundial (8 de junio) -4,1%, la Comisión Europea (6 de mayo) -3,5% y el FMI (14 de abril) -3%. Es muy posible que el fenómeno de las revisiones a la baja haya terminado finalmente.
 
Al mismo tiempo, los datos alternativos de frecuencia diaria (grandes datos sobre los movimientos de personas, las transacciones de tarjetas bancarias y el consumo de energía) utilizados para obtener una imagen en tiempo real sugieren que la recuperación está en marcha. Incluso parece extremadamente vigorosa en ciertos sectores.

 En gran parte se trata de una recuperación automática: los gastos aplazados cuando las tiendas estaban cerradas pueden ahora seguir adelante, y las obras de construcción y las fábricas pueden volver a abrirse. En un futuro más cercano, los viajes transfronterizos serán posibles de nuevo, o eso esperamos. Una rápida recuperación no es garantía de una recuperación duradera, pero se puede esperar que los datos macroeconómicos a corto plazo superen los anteriores récords en el lado positivo, después de haberlos superado todos en el lado negativo. El Presidente de EE.UU. estaba abrumado por los 2,5 millones de puestos de trabajo creados en mayo en los EE.UU. Sin embargo, no comentó que los puestos que se destruyeron los dos meses anteriores suponen nueve veces más.
 
La severidad del shock implica que sus efectos adversos en la actividad económica no son totalmente reversibles. La pandemia del coronavirus no ha terminado y no se han levantado todas las medidas de confinamiento, pero podemos aventurarnos a decir que la causa inicial de la recesión casi ha desaparecido. No obstante, el sistema económico no volverá a su posición inicial (efecto de histéresis), ya que el choque tiene efectos retrasados y persistentes. 

Las quiebras de empresas suelen alcanzar su punto máximo varios meses o trimestres después del final de la recesión. El desempleo también suele permanecer duraderamente más alto después de una recesión grave. Es probable que la actividad se mantenga por debajo de su tasa potencial durante varios años. No se trata de un entorno inflacionario, dejando de lado la inevitable volatilidad vinculada a los precios de las materias primas. Tampoco se trata de una situación en la que la política económica pueda normalizarse prematuramente. Si se interrumpen las intervenciones de emergencia de los bancos centrales (compra de activos), se correría el riesgo de que las condiciones financieras se endurecieran de nuevo. 

Es probable que el ajuste de las medidas de ayuda se haga de forma pausada. Es el caso de las ayudas excepcionales a la renta personal: el sistema debe seguir siendo protector para consolidar la recuperación, pero sin crear un desincentivo para la vuelta al trabajo. Tal y como están las cosas, los bancos centrales y los responsables de la política fiscal no se hacen ilusiones sobre la fuerza de la recuperación a corto plazo y han optado por una relajación prolongada de la combinación de políticas. La preocupación por las altas valoraciones o los niveles de deuda es secundaria.
 
Esta crisis también tiene repercusiones políticas que podrían influir en el perfil de la recuperación. En EE.UU., la carrera electoral se ha visto sacudida, aunque esto no ha hecho que pueda predecirse mejor. Entre un Presidente con preocupantes cambios de humor y un aspirante cuya política económica se desconoce, en los próximos meses no faltarán potenciales fuentes de volatilidad. 

En Europa, el shock sanitario, seguido del económico, ha ampliado las diferencias entre los países. Al comienzo de la crisis, el riesgo de fragmentación -primero financiera y luego política a medio plazo- era una grave preocupación, especialmente en Italia. 

En el espacio de dos meses, el clima ha cambiado considerablemente gracias al giro de 180 grados que ha dado Alemania, que no sólo está aprovechando plenamente su espacio fiscal para estimular su economía (e indirectamente otras), sino que también apoya la expansión del presupuesto de la Unión Europea. El plan de estímulo todavía se está elaborando, pero no hace mucho tiempo habría sido inimaginable.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar