¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

1153 respuestas
    #33
    Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Sinceramente observo críticas algunas ya casi dan por un hecho firme la desvinculación de Catalunya del Resto de España, ya que programan boicots como una forma de acoso y derribo y además boicots financieros las entidades, empresas catalanas. Mirad los diferentes hilos abiertos en Rankia contra Catalunya. Por tan sólo uno el mío que intento defender una postura equilibrada y ecuánime.

    Sinceramente, alguien puede llegar a creer que yo, o mejor cualquier catalán o residente en Catalunya, podría asumir este acoso. Creo que no sería capaz de mantener una diálogo civilizado con algunos de los que escriben barbaridades como las anteriores.

    Algunos hilos parecen escritos desde la más profunda ingenuidad que pueden ser aprovechados por comerciales o personas vinculadas a la competencia financiera de las entidades catalanas.

    Por favor no os dejéis manipular. Catalunya no desea mal alguno para Espanya.

  1. #34
    Alcalde67
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    No existe nada más refutable y adulterable que los gráficos y las cifras. De los distintos hilos sobre la independencia de Cataluña podríamos compilar vastos tratados estadísticos, avalados además por prestigiosos economistas de ambas facciones, tanto a favor como en contra y no estaría seguro en ningún caso de la veracidad de las cifras (ah, que las aporta el estado español, la generalitat, los ayuntamientos... y eso les otorga fidelidad; todavía hay algún candoroso ciudadano que se cree las cifras del paro, el ipc, los déficits de los bancos y de las autonomías...).
    Cataluña dice que no quiere aportar más que otras autonomías; yo tampoco quiero apotar más impuestos que otros ciudadanos españoles y estoy en disposición de aportar cifras y gráficos que lo avalan de forma irrefutable, pero lo que está claro es que habitualmente no existe equilibrio entre lo que se aporta a las arcas públicas y lo que se recibe de ellas, pues sino los grupos y personas más desprotegidos y que menos aportan se verían desamparados y éste es uno de los principios básicos de un estado democrático, que es el principio de solidaridad; otra cosa es que algunos pretendan romperlo porque quieren lo mismo que aportan... y los más desfavorecidos que se las apañen solos.
    Siguiendo la misma intención de reintegro equitativo con lo previamente aportado, me creo en el derecho de exigir que se me reembolse todo el dinero con el que he contribuído en demasía respecto a otros ciudadanos, sin importarme lo más mínimo si ellos se quedan sin servicios sanitarios-educativos-infraestructuras-cobertura social...; mal vecino sería, así pues no debería desconcertarme si tras exigir algo así, además de la segregación de la comunidad para gestionar mi peculio de forma individual, el resto de los habitantes se cabreasen conmigo y fueran ellos los que me expulsaran y encima no me devolvieran ni un real de a ocho.

  2. #35
    Claudio Vargas
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    No entiendo como nadie no se da cuenta que, con el boicot, se refuerza la disgregación del Estado... porque si las empresas catalanas tienen menos ingresos en España, al final, los buscarán fuera y reducirán su dependencia del mercado doméstico (por eso muchos empresarios y patronales catalanas se oponen a la independencia). Si empezamos a vivir de espaldas los unos y los otros, mal vamos...
    Saludos!

  3. #36
    Antoine
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    El doble lenguaje de CiU.
    Joan Coscubiela. 02 Octubre 2012.

    Una de las características genéticas de la política de CiU es la habilidad con la que practican un doble lenguaje.No sólo porque dicen unas cosas y hacen otras, sino porque en Cataluña suelen quejarse de decisiones adoptadas en Madrid, que ellos han votado, cuando no impulsado.

    CiU votó a favor, mejor dicho impulsó una partida de los PGE 2011 para compensar la caída de los ingresos motivada por la bajada de tráfico en las autopistas radiales de Madrid.

    De los 27 Decretos Ley convalidados por el Congreso de Diputados, CiU ha votado SÍ en 17 ocasiones; NO sólo en 6 y abstención en 4.

    Y en cuanto a las leyes aprobadas en estos meses, CiU ha votado SÍ en 4 ocasiones y NO en 2.

    Entre los Decretos Ley en la que CiU ha votado SÍ están los que hacen referencia a los recortes presupuestarios y de derechos. Así, votó a favor del primer ajuste durísimo del gobierno del PP, el del Decreto Ley 20/2011 de 30 de diciembre. Se trata de una norma que contiene todos los recortes en el sector público, incluida la congelación de salarios y plantillas, así como las de sanidad o educación. También la subida de sólo un 1% de las pensiones que actualmente el gobierno del PP no se ha comprometido todavía a revalorizar en función de una inflación del año 2012, que puede estar entre el 3 y el 3, 5%. También votó a favor del Decreto Ley 12/2012 de medidas tributarias para reducir déficit público, que, como ya sabemos ahora, no se ha reducido y sí lo han hecho los derechos.

    En este terreno CiU votó en contra del Decreto Ley 14/2012 sobre gastos educativos y el Decreto Ley 16/2012 de sanidad. Vale la pena destacar que si se leen las intervenciones del debate se podrá comprobar que la oposición a estas medidas iba más dirigida a problemas competenciales y no a la oposición a las políticas de recortes de derechos sociales básicos. En muchas ocasiones, se ha visto también en los debates en el Parlamento catalán y en la negativa a presentar recursos de inconstitucionalidad contra leyes españolas, CiU deja bien claro que no está en contra de los recortes sino que está en contra de que los recortes no sean competencia del gobierno catalán. Una manera muy curiosa de entender el autogobierno.

    CiU también ha votado a favor del Decreto Ley 372012 y de la Ley 3/2012 de reforma laboral. Y lo ha hecho, en palabras de su portavoz, sin complejos. No es necesario insistir demasiado en las consecuencias hoy ya evidentes de la reforma laboral. Ha incentivado los despidos, los cambios unilaterales de las condiciones de trabajo, incluidos salarios y un debilitamiento de la negociación colectiva. El resultado último ha sido más parados y menos salario para los que trabajan. En el terreno laboral se abstuvo en el Decreto Ley 23/2012 de 24 de agosto que renovaba y recortaba el programa "PREPARA", el de los 400 euros.

    También ha votado a favor de las reestructuraciones bancarias que han supuesto transferir recursos públicos para tapar los agujeros de los bancos, socializando las pérdidas. Un caso claro de "expolio" de los ciudadanos por los bancos que, en este caso, CiU no sólo no denuncia sino que vota a favor. Lo ha hecho en el Decreto Ley 2/2012 de 3 de febrero de saneamiento del sector financiero. Y también en el más reciente Decreto Ley 24/2012 de 31 de agosto de reestructuración y resolución (liquidación) de entidades financieras, que entre otras cosas autoriza a crear el "banco malo" que se quedará con los activos inmobiliarios dañados o tóxicos en poder de las entidades financieras. Y que si no lo impedimos puede acabar siendo una monumental estafa por la vía de socializar pérdidas y privatizar luego beneficios por la vía de vender activos inmobiliarios a precios más bajos de los que pagará el "banco malo" a las entidades financieras con dinero público, de la UE. Recursos europeos que cargan la deuda pública española y que entre otras cosas son la justificación de las "contrapartidas" que en forma de recortes de derecho y privatización exige la Troika a cambio de facilitar recursos para salvar bancos españoles y sus acreedores europeos.

    Curiosamente, el mismo dinero que sí se dispone para salvar bancos no existe para salvar familias hipotecadas. En este sentido, CiU también votó a favor del Decreto Ley 6/2012 referido a los deudores hipotecarios, que cerró la puerta a las propuestas de dación en pago, que entre otras hacemos ICV-EUiA, y apoyó el placebo, con la trampa del "Código de buenas prácticas bancarias" del ministro de Guindos.

    En el terreno de economía y hacienda, CiU ha votado casi siempre a favor de las leyes que permiten la intervención de la economía española y la catalana. Entre ellas la Ley Orgánica de estabilidad presupuestaria y estabilidad financiera o la Ley orgánica por la que se autoriza la ratificación del llamado Fiscal Compact de la UE o tratado de estabilidad, la base de todas las medidas de "rescate" y de desarrollo de la vergonzosa reforma del artículo 135 de la CE, impulsada por PSOE y PP en la anterior legislatura. Incluso en este terreno se abstuvo en la votación del Decreto Ley 21/2012, el que regula los mecanismos de rescate de las CCAA a cambio de ceder soberanía y autogobierno. Vale la pena destacar que la abstención vino tras el anuncio de voto a favor de los portavoces de CiU (en concreto Durán), pero la intervención de los portavoces del PP fueron tan duras –con una llamada a dejar claro que todo el que acoja al rescate autonómico debe asumir que en España sólo hay una soberanía y no 17– que el grupo de CiU tuvo que cambiar el voto a favor por la abstención.

    Otras votaciones ilustrativas de los intereses que defiende CiU en el Congreso, que ni de lejos son los de la ciudadanía de Cataluña, las encontramos en la abstención en el Decreto Ley 1/2012 que acabó con los incentivos a las energías renovables. El voto a favor del Decreto Ley 1972012 de liberalización del comercio y otros servicios (atención pequeños comerciantes, sobre su contenido). O el voto a favor Decreto Ley 22/2012 de infraestructuras y servicios ferroviarios que bajo el paraguas de la liberalización abre la puerta a la privatización de servicios ferroviarios.

    Sin duda, CiU tiene todo el derecho del mundo a votar lo que crea oportuno, como todos. Pero lo que no puede hacer y no debería hacer es seguir manteniendo un doble lenguaje, decir una cosa y hacer otra. Decir una cosa en Cataluña y hacer la contraria en España. Decir que actúa en nombre de los catalanes y las catalanas, cuando utiliza Catalunya como pantalla para defender los intereses de determinados sectores económicos y lobbys españoles, porque estos sí que no tienen patria. O mejor, si, son sus intereses.

    Y si lo hace, los ciudadanos tienen derecho a saberlo.

    Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

  4. #37
    Antoine
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    no deja de ser un acto de contrición.

    http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/nectar12/politica/noticias/4251160/09/12/Albert-Rivera-El-expolio-catalan-es-la-gran-mentira-del-nacionalismo.html

    Albert Rivera: "El expolio catalán es la gran mentira del nacionalismo"

    .... desde la modificación de la LOFCA en 2009, Cataluña dispone de entre 2.000 y 3.000 millones de euros más al año, por lo que el líder de Ciutadans se ha preguntado: "¿Dónde se han gastado?".

    Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

  5. #38
    Antoine
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    Pocos beneficios puede reportar al ciudadano de a pie la independencia política. Nada ganaría con volver a tener que cruzar puestos fronterizos, con manejar varias monedas, con llamar “extranjeros” a quienes hasta ahora han sido conciudadanos. Solo los más cargados de conciencia identitaria obtendrían satisfacciones morales: ahora somos más pequeños, pero somos el “nosotros” con el que soñé desde niño. A cambio de eso, cuántos desgarramientos personales o familiares, cuántas posibles querellas en torno a quién corresponde esta competencia o este dinero, por no hablar de los choques violentos que, en la historia europea, han acompañado casi siempre a los procesos de secesión.

    Pero si al común de las gentes un cambio de este tipo apenas les reportaría ventajas, y sí muchos inconvenientes, les resultaría, en cambio, indiscutiblemente beneficioso a las élites político-intelectuales. Pasar de autoridad local a jefe de Estado suscita, y se comprende, mucho entusiasmo.

    Immanuel Kant especulaba sobre la desaparición futura de los Estados soberanos, las guerras y las fronteras, sustituido todo por una federación internacional de poderes que resolvería las disputas hasta conseguir implantar una “paz perpetua”. La paz, que no era el estado natural del hombre, sería la consecuencia del “progreso”, del imperio de la “razón” en el espinoso terreno de las relaciones entre los grupos humanos.

    En esa dirección nos habíamos embarcado los europeos de la segunda mitad del siglo XX al intentar construir una Unión que superase los Estados nacionales. Era el único proyecto realmente utópico y apasionante de las últimas décadas.

    Es responsabilidad de las élites políticas evitar el cultivo de estas emociones primarias. Si no lo hacen, es responsabilidad nuestra, de los ciudadanos, no dejar que exciten nuestras pasiones en favor de sus intereses.

    El sueño ilustrado y el Estado-nación
    http://elpais.com/elpais/2012/10/03/opinion/1349282699_218526.html

    Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

  6. #39
    Antoine
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    Manuel Cruz es catedrático de filosofía contemporánea en la Universidad de Barcelona. Premio Jovellanos de Ensayo por su libro Adiós, historia, adiós.

    Con otras palabras, ¿cómo puede ser que este independentismo en ningún momento plantee, ni siquiera en sus líneas maestras, qué tipo de sociedad quiere construir cuando alcance sus objetivos, deslizando en su lugar el mensaje de que bastará con desengancharse de Madrid para que todos nuestros problemas desaparezcan? ¿Estamos efectivamente ante una propuesta política en sentido fuerte o con lo que nos las hemos de ver es con un independentismo seudorreligioso, según el cual cualquier dificultad que pudiera plantearse quedará superada con la secesión, convertida en una pócima mágica para salir de la crisis y acabar con nuestros pesares? ¿Resulta creíble que vayan a llevarnos a esa nueva tierra prometida los mismos conservadores que a lo largo de los dos últimos años han alardeado de su firme determinación para recortar en educación y sanidad, que tanto se han afanado en golpear a los sectores más deprimidos, mientras se apresuraban a eliminar cualquier carga impositiva a quienes reciben en herencia las mayores fortunas.
    http://elpais.com/elpais/2012/09/27/opinion/1348743153_563605.html

    Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

  7. #40
    Antoine
    en respuesta a Joan Martínez

    Re: ¿Existe justicia territorial en nuestro sistema fiscal? El caso de Cataluña

    Ver mensaje de Joan Martínez

    Ahora bien, ¿es el caso que las propuestas independentistas especifiquen su contenido político? Es cierto que el nuevo agravio que parece haberse constituido en actualizado banderín de enganche del independentismo es el denominado expolio fiscal, que no seré yo quien defienda (además, ¿quién se atrevería a defender algo calificado previamente como expolio?). Pero llama la atención que quienes se alzan, escandalizados, contra lo que califican como una flagrante injusticia muestren tan poca sensibilidad ante las severas injusticias estructurales que están en el origen de permanentes padecimientos de amplios sectores de la población de su comunidad. ¿O es que se puede tener la piel tan fina con el expolio fiscal y tan gruesa con la explotación, la especulación, la exclusión, la corrupción y otros males tan sólidamente instalados en la sociedad catalana?

    Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

¿Aún no eres usuario de Rankia?

Somos más de 660,000 usuarios

Regístrate y podrás:

  • Guardarte contenidos y usuarios
  • Participar en promociones especiales
  • Publicar mensajes en Foros y Opiniones
  • Participar en el Juego de Bolsa

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar