Acceder

Riesgo

El riesgo es un concepto fundamental en la economía y puede entenderse como la incertidumbre que rodea las decisiones económicas y financieras. Esta incertidumbre implica que los resultados obtenidos pueden ser distintos a los esperados, lo que puede generar ganancias o pérdidas en nuestras inversiones, ahorros o en el desempeño de un negocio.

El riesgo es un concepto que está presente en nuestra vida cotidiana y se vuelve especialmente relevante cuando lo llevamos al ámbito de la economía, las finanzas y la inversión. De manera sencilla, podemos entender el riesgo como la posibilidad de que los resultados obtenidos sean distintos a los esperados. En otras palabras, es la incertidumbre que rodea a nuestras decisiones económicas y financieras.

En el mundo de las finanzas, el riesgo está presente en prácticamente todas las decisiones que tomamos, desde elegir una entidad bancaria para depositar nuestro dinero hasta invertir en acciones de una empresa. De la misma manera, el riesgo lo podemos encontrar cuando solicitamos una hipoteca, o cuando emprendemos un negocio. Y dicho lo anterior, es preciso señalar que uno de los principales aspectos que debemos conocer sobre el riesgo es que, en general, existe una relación directa entre el riesgo y la rentabilidad, el rendimiento o el beneficio esperado. Dicho de otra manera, cuanto mayor sea el riesgo asociado a una inversión o una decisión económica, mayor será el rendimiento potencial, o el beneficio, que esperamos obtener como compensación por asumir ese riesgo.

En el caso de las inversiones, invertir en renta variable conlleva un mayor riesgo que invertir, por ejemplo, en renta fija, pero hemos de destacar que el beneficio potencial de la renta variable también es mayor. Cuando contratamos una hipoteca a tipo variable también asumimos un mayor riesgo que si se tratara de una hipoteca a tipo fijo, pero al igual que en el caso anterior, contratar una hipoteca a tipo variable nos ofrece condiciones que, en caso de que la situación sea favorable, nos otorgan un mayor beneficio que si se tratara de una hipoteca a tipo fijo. Por tanto, teniendo esto en cuenta, es crucial encontrar un equilibrio entre el riesgo que estamos dispuestos a asumir y los rendimientos que deseamos obtener.

Otro aspecto relevante del riesgo es lo que los expertos denominan "gestión del riesgo". Teniendo en cuenta lo anterior, los economistas, los analistas, así como otros expertos que conviven con situaciones de riesgo aplican mecanismos para, controlando el riesgo, tratar de obtener rendimientos sin que ello le cueste todo su capital o patrimonio en caso de que la situación no sea favorable. Una práctica habitual en la gestión de riesgos dentro del mundo de la inversión en bolsa y las finanzas es la diversificación, y se trata de una estrategia que consiste en distribuir nuestras inversiones en diferentes activos o sectores con el fin de reducir el riesgo global de nuestra cartera. La idea detrás de la diversificación es que, si una inversión no rinde como esperábamos, es posible que otras inversiones en nuestra cartera compensen las pérdidas, lo que disminuye el riesgo general.

En este contexto, también hemos de señalar que, además de este tipo de riesgo, existen diferentes tipos de riesgos en el ámbito de la economía y las finanzas, y conocerlos nos ayuda a tomar decisiones más informadas y a llevar una mejor planificación financiera.

Dependiendo del contexto, podemos decir que estamos ante un tipo de riesgo u otro. Algunos de los riesgos más comunes son el riesgo financiero, que es aquel que se encuentra ligado a la rentabilidad de una empresa; el riesgo de mercado, refiriéndose este a la posibilidad de que una inversión pierda valor debido a factores que afectan a todo el mercado; el riesgo de crédito; el riesgo de liquidez, que hace referencia a la posibilidad de que una inversión no pueda ser comprada o vendida fácilmente al precio deseado debido a la falta de compradores o vendedores en el mercado; y, por último, el riesgo de tipo de cambio, que viene a señalar la posibilidad de que una inversión en moneda extranjera pierda valor debido a fluctuaciones en los tipos de cambio entre las diferentes monedas.

Más adelante profundizaremos un poco más en los tipos de riesgo que existen, pero como hemos señalado, la decisión económica o financiera que enfrentemos, el factor de riesgo, el contexto, entre otras cuestiones, determinan el tipo de riesgo al que nos enfrentamos y sus consecuencias.

Tipos de riesgo


Continuando con la explicación del riesgo en el ámbito económico, es fundamental conocer los principales tipos de riesgo que podemos encontrar al tomar decisiones financieras. 

A continuación, se describen algunos de estos riesgos utilizando un lenguaje sencillo y ejemplos prácticos.

  • Riesgo de mercado: Este tipo de riesgo se refiere a las fluctuaciones en los precios de los activos financieros, como acciones, bonos o divisas, debido a cambios en las condiciones del mercado. Por ejemplo, si inviertes en acciones de una empresa y el precio de las acciones cae debido a una crisis económica, estarás experimentando riesgo de mercado.
  • Riesgo de crédito: El riesgo de crédito está relacionado con la posibilidad de que una entidad, ya sea una persona o una empresa, no cumpla con sus obligaciones de pago, como intereses o principal de un préstamo. Por ejemplo, si prestas dinero a un amigo y este no te devuelve el préstamo en el plazo acordado, estarás enfrentando riesgo de crédito.
  • Riesgo de liquidez: Este riesgo surge cuando no podemos convertir rápidamente un activo en efectivo sin afectar su valor. Por ejemplo, si tienes una inversión en una propiedad y necesitas venderla rápidamente para obtener efectivo, pero no encuentras compradores dispuestos a pagar el precio deseado, estarás experimentando riesgo de liquidez.
  • Riesgo de tipo de cambio: El riesgo de tipo de cambio se refiere a las fluctuaciones en el valor de una moneda con respecto a otra. Por ejemplo, si inviertes en acciones de una empresa extranjera y la moneda de ese país se deprecia con respecto al euro, el valor de tu inversión en euros disminuirá, lo que implica riesgo de tipo de cambio.
  • Riesgo operativo: Este riesgo está relacionado con las pérdidas que pueden surgir debido a fallos en los procesos, sistemas, personal o eventos externos que afectan el funcionamiento de una empresa. Por ejemplo, si una tienda sufre un incendio y no puede operar durante un tiempo, estará enfrentando riesgo operativo.
  • Riesgo de inflación: La inflación es el aumento generalizado de los precios de bienes y servicios en una economía. El riesgo de inflación se refiere al efecto que la inflación puede tener en nuestras inversiones y en nuestro poder adquisitivo. Por ejemplo, si inviertes en un bono a largo plazo con una tasa de interés fija y la inflación aumenta, el valor real de tus intereses disminuirá, lo que representa riesgo de inflación.
  • Riesgo de tasa de interés: Este riesgo se refiere a las variaciones en las tasas de interés que pueden afectar el valor de los activos financieros. Por ejemplo, si inviertes en un bono a largo plazo y las tasas de interés suben, el precio de tu bono podría disminuir, ya que los nuevos bonos emitidos tendrán tasas de interés más altas y serán más atractivos para los inversores.
  • Riesgo político: El riesgo político surge debido a la incertidumbre en torno a las decisiones y acciones de los gobiernos, que pueden afectar las condiciones económicas y, por tanto, el valor de las inversiones. Por ejemplo, si un país introduce cambios en su política fiscal o en su sistema de regulación, esto podría tener un impacto en las empresas que operan en ese país y, en consecuencia, en el valor de las acciones de esas empresas.
  • Riesgo legal: Este tipo de riesgo se relaciona con posibles pérdidas derivadas de la aplicación de leyes y regulaciones o de acciones legales en contra de una empresa o individuo. Por ejemplo, si una empresa se ve envuelta en un litigio costoso o es objeto de una sanción regulatoria, esto podría afectar su rentabilidad y, por ende, el valor de sus acciones.
  • Riesgo de concentración: El riesgo de concentración se refiere a la exposición excesiva a un solo activo o sector económico en una cartera de inversiones. Por ejemplo, si un inversor tiene la mayor parte de sus inversiones en acciones de empresas del sector inmobiliario, y este sector sufre una caída en sus precios, la cartera del inversor se verá afectada negativamente.
  • Riesgo de reinversión: Este riesgo se asocia con la necesidad de reinvertir los ingresos generados por una inversión en un momento en el que las tasas de interés pueden ser menos favorables. Por ejemplo, si inviertes en un bono que vence en cinco años y, al vencimiento, las tasas de interés han disminuido, tendrás que reinvertir el principal en un nuevo bono con una tasa de interés más baja.

En conclusión, al tomar decisiones económicas y financieras, es crucial tener en cuenta los diferentes tipos de riesgos que existen y comprender cómo pueden afectar nuestras inversiones.

Análisis de riesgo


Entender y evaluar los riesgos es crucial en el ámbito económico para tomar decisiones informadas y minimizar las posibles pérdidas. A continuación, se explican algunas formas de analizar, medir y calcular los riesgos en las finanzas, utilizando un lenguaje sencillo y accesible.

Para analizar los riesgos, lo primero que debemos hacer es identificar los diferentes tipos de riesgo a los que estamos expuestos. Como hemos visto anteriormente, existen varios tipos de riesgo, como el riesgo de mercado, riesgo de crédito, riesgo de liquidez, entre otros. Una vez identificados los riesgos, debemos evaluar su impacto potencial y la probabilidad de que se materialicen.

Una forma común de medir y calcular el riesgo en las inversiones es mediante la utilización de indicadores estadísticos como la volatilidad, la cual mide la variabilidad de los rendimientos de un activo financiero. La volatilidad se suele calcular como la desviación estándar de los rendimientos históricos de un activo. Cuanto mayor sea la volatilidad, mayor será el riesgo asociado a ese activo.

Por ejemplo, supongamos que tenemos dos acciones: Acción A y Acción B. La Acción A tiene una volatilidad del 10% y la Acción B tiene una volatilidad del 20%. En este caso, la Acción B se considera más riesgosa que la Acción A, ya que su precio varía más a lo largo del tiempo.

Otro enfoque para medir y calcular el riesgo es mediante el uso del coeficiente beta, que mide la sensibilidad de un activo a los movimientos del mercado. Un beta mayor a 1 indica que el activo es más volátil que el mercado en general, mientras que un beta menor a 1 sugiere que el activo es menos volátil.

Además de estos indicadores estadísticos, también es importante realizar un análisis cualitativo de los riesgos, examinando factores como la calidad crediticia, la situación política, el marco legal y regulatorio, y otros aspectos que puedan afectar nuestras inversiones.

Factores de riesgo


Hasta ahora, hemos hablado sobre los riesgos en el ámbito económico y cómo podemos analizarlos y medirlos. Ahora, nos centraremos en los factores de riesgo, que son aquellas circunstancias o condiciones que influyen en la probabilidad de que un riesgo se materialice y afecte a nuestras inversiones o decisiones financieras. En este apartado, se describen algunos ejemplos de factores de riesgo en los diferentes tipos de riesgo que hemos mencionado anteriormente, utilizando un lenguaje claro y sencillo.

En el caso del riesgo de mercado, los factores de riesgo pueden incluir cambios en las tasas de interés, fluctuaciones en los tipos de cambio, movimientos en los precios de las acciones, entre otros. Por ejemplo, si una empresa tiene deudas en otra moneda, un factor de riesgo podría ser la variación en el tipo de cambio, ya que si la moneda se deprecia, la deuda se encarecería en términos de la moneda local.

En cuanto al riesgo de crédito, los factores de riesgo pueden ser la calidad crediticia de un emisor de deuda, el historial de pagos o la situación financiera de la empresa o individuo. Por ejemplo, una empresa con altos niveles de endeudamiento y dificultades para generar ingresos podría representar un mayor riesgo de impago para los inversores que adquieran sus bonos.

El riesgo de liquidez puede verse afectado por factores de riesgo como el tamaño del mercado, la demanda de un activo financiero o la capacidad de encontrar compradores o vendedores rápidamente. Por ejemplo, un activo financiero de una empresa poco conocida o con un mercado reducido podría ser más difícil de vender en momentos de necesidad, lo que incrementa el riesgo de liquidez.

En relación con el riesgo operativo, los factores de riesgo pueden incluir la eficiencia en los procesos internos de una empresa, la calidad de su gestión o la capacidad para adaptarse a cambios en el entorno competitivo. Por ejemplo, una empresa que no invierte en innovación y tecnología podría enfrentarse a dificultades para mantenerse competitiva en un mercado en constante evolución, lo que aumenta su riesgo operativo.

En resumen, los factores de riesgo son condiciones o circunstancias que influyen en la probabilidad e impacto de los diferentes tipos de riesgos en el ámbito económico.

Gestión del riesgo


Hasta ahora hemos hablado sobre los distintos tipos de riesgos en el ámbito económico, cómo analizarlos, medirlos y los factores que influyen en ellos. Ahora, vamos a centrarnos en la gestión del riesgo, es decir, en el proceso de identificar, evaluar y controlar las posibles consecuencias negativas que pueden surgir de los riesgos a los que nos enfrentamos. La gestión del riesgo es fundamental para minimizar las pérdidas y maximizar las oportunidades en nuestras inversiones y decisiones financieras. 

A continuación, también, se expondrán algunas técnicas para gestionar el riesgo de manera efectiva.

La primera etapa en la gestión del riesgo es la identificación de los riesgos, es decir, reconocer las posibles situaciones o eventos que pueden afectar negativamente a nuestras decisiones o inversiones. Para ello, es necesario investigar y analizar el entorno económico, financiero y regulatorio en el que nos desenvolvemos.

Una vez identificados los riesgos, el siguiente paso es evaluar su impacto y probabilidad de ocurrencia. Para ello, podemos utilizar herramientas como el análisis de sensibilidad, que nos permite estimar cómo cambiarían los resultados de nuestras inversiones ante diferentes escenarios de riesgo, o el uso de indicadores de riesgo, como el Value at Risk (VaR), que nos ayuda a medir la máxima pérdida potencial que podríamos enfrentar en un periodo de tiempo determinado.

Una vez evaluados los riesgos, debemos establecer estrategias para gestionarlos. Algunas de las técnicas más comunes para gestionar el riesgo son las siguientes:

  • Diversificación: Consiste en repartir nuestras inversiones en diferentes activos o sectores, con el objetivo de reducir el impacto de un riesgo específico en nuestra cartera. Por ejemplo, si invertimos en acciones de diferentes sectores, disminuiremos el riesgo de que una mala situación en un sector afecte a toda nuestra inversión.
  • Hedging (Cobertura): Implica la utilización de instrumentos financieros, como futuros, opciones o derivados, para compensar las pérdidas en una inversión con las ganancias en otra inversión relacionada. Por ejemplo, si tenemos acciones de una empresa y queremos protegernos de una posible caída en su precio, podríamos comprar una opción put sobre las acciones de la misma empresa.
  • Transferencia del riesgo: Consiste en trasladar parte o todo el riesgo a otra entidad, como una compañía de seguros, a través de contratos o acuerdos. Por ejemplo, si tenemos un negocio y queremos protegernos de posibles daños causados por desastres naturales, podríamos contratar un seguro que cubra estos riesgos.

En resumen, la gestión del riesgo nos permite identificar, evaluar y controlar los posibles riesgos a los que nos enfrentamos.
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Riesgo, Francisco Coll, 31 de mayo del '23, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Las bolsas acusan el alza de TIRes, pendientes de los datos de inflación

Las bolsas acusan el alza de TIRes, pendientes de los datos de inflación

La actuación de un diligente Padre de Familia.

La actuación de un diligente Padre de Familia.

Gloria para las MEDIUM CAP españolas

Gloria para las MEDIUM CAP españolas

Definiciones de por letra