Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Czechia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Indonesia Rankia Italia Rankia Magyarország Rankia México Rankia Netherlands Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia Romania Rankia Türkiye Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Hedging

El hedging es una estrategia de gestión de riesgos que se utiliza en los mercados financieros para reducir la exposición a los riesgos asociados con fluctuaciones en los precios de los activos. En términos simples, el hedging implica tomar una posición inversa o contraria a una posición existente para reducir el riesgo.

El hedging, también denominado cobertura en el ámbito de la inversión y las finanzas, es una estrategia utilizada por inversores y empresas para protegerse contra los riesgos asociados a las fluctuaciones en los precios de los activos, las tasas de interés, las divisas y otros factores que pueden afectar negativamente al valor de sus inversiones o ingresos. La idea básica detrás del hedging es realizar operaciones que compensen o mitiguen el riesgo de una posición existente, de manera que si se producen pérdidas en una inversión, estas sean compensadas, al menos en parte, por ganancias en la posición de cobertura.

Una de las principales cuestiones a tener en cuenta sobre el hedging es que no se trata de una estrategia para obtener grandes beneficios, sino de una herramienta de gestión del riesgo. Al utilizar la cobertura, los inversores y las empresas buscan reducir su exposición a eventos adversos que puedan afectar su rentabilidad o estabilidad financiera. En otras palabras, el objetivo del hedging no es generar ganancias, sino limitar las pérdidas.

Existen diferentes instrumentos financieros y técnicas que se pueden utilizar para llevar a cabo estrategias de cobertura. Algunos de los más comunes incluyen los contratos de futuros, opciones, swaps y productos derivados. Estos instrumentos permiten a los inversores y empresas establecer posiciones que se mueven en la dirección opuesta a sus inversiones o flujos de ingresos, creando así un efecto de compensación.

Un ejemplo sencillo de hedging es el de una empresa que importa productos desde otro país. Si la moneda de ese país se aprecia frente a la moneda local, los costes de importación aumentarán, lo que podría reducir los márgenes de beneficio de la empresa. Para protegerse contra este riesgo, la empresa podría utilizar contratos de futuros o de opciones sobre divisas para bloquear un tipo de cambio específico en el futuro. De esta manera, si la moneda extranjera se aprecia, las pérdidas en el valor de la moneda local serían compensadas por las ganancias en la posición de cobertura.

Otro aspecto interesante del hedging es que no siempre es perfecto. Esto significa que la cobertura puede no eliminar completamente el riesgo, sino solo reducirlo en cierta medida. Esto puede deberse a factores como la volatilidad del mercado, la liquidez de los instrumentos utilizados para la cobertura o diferencias en el tamaño y el plazo de las posiciones.

Los instrumentos de cobertura


Tras comprender el concepto de hedging o cobertura en el ámbito de la inversión y las finanzas, resulta fundamental conocer los instrumentos de cobertura que permiten llevar a cabo estas estrategias de protección. Los instrumentos de cobertura son herramientas financieras que ayudan a los inversores y empresas a gestionar el riesgo asociado a sus posiciones e ingresos, permitiendo una compensación de las pérdidas potenciales en caso de eventos adversos.

Entre los instrumentos de cobertura más utilizados, encontramos los siguientes:

  • Futuros: Son contratos que obligan a las partes a comprar o vender un activo a un precio determinado en una fecha futura. Los futuros pueden utilizarse para cubrir riesgos asociados a la fluctuación en el precio de materias primas, divisas, tasas de interés, entre otros.
  • Opciones: Estos contratos otorgan a su titular el derecho, pero no la obligación, de comprar (opción de compra) o vender (opción de venta) un activo a un precio determinado en o antes de una fecha futura. Las opciones brindan mayor flexibilidad que los futuros, ya que permiten al titular decidir si ejercer o no el contrato en función de las condiciones del mercado.
  • Swaps: Son acuerdos entre dos partes para intercambiar flujos de efectivo en el futuro, generalmente relacionados con tasas de interés, divisas o materias primas. Los swaps pueden utilizarse para cubrir riesgos de fluctuación en tasas de interés o en el precio de una materia prima, por ejemplo.
  • Contratos a plazo (forwards): Son acuerdos personalizados entre dos partes para comprar o vender un activo a un precio específico en una fecha futura. A diferencia de los futuros, los forwards no se negocian en mercados organizados y, por lo tanto, pueden adaptarse mejor a las necesidades específicas de las partes involucradas.

Un aspecto interesante de los instrumentos de cobertura es que, si bien su objetivo principal es reducir el riesgo, también pueden generar ganancias para los inversores y las empresas si se utilizan de manera adecuada y en el momento oportuno. Además, es posible combinar diferentes instrumentos de cobertura para crear estrategias más sofisticadas y adaptadas a las necesidades y perfiles de riesgo de cada inversor o empresa.

¿Cómo funciona una cobertura? ¿Cómo puedo aplicar el hedging?


Habiendo explorado el concepto de hedging y los instrumentos de cobertura, es importante entender cómo funciona el proceso de implementar una estrategia de cobertura. El hedging es esencialmente una técnica de gestión de riesgos que permite a inversores y empresas proteger sus inversiones o ingresos de eventos adversos, como cambios en los precios de activos, fluctuaciones en las tasas de interés o movimientos en las divisas.

El proceso de hedging implica identificar el riesgo que se quiere mitigar y seleccionar el instrumento de cobertura más adecuado para hacer frente a dicho riesgo. La elección del instrumento de cobertura dependerá de la naturaleza del riesgo, el perfil de riesgo del inversor o la empresa y las características específicas de la inversión o del flujo de ingresos que se quiere proteger.

Una vez seleccionado el instrumento de cobertura, el inversor o la empresa establecerá una posición en dicho instrumento, de forma que las variaciones en el valor de la posición de cobertura compensen, al menos en parte, las fluctuaciones en el valor de la inversión o el ingreso que se quiere proteger. La relación entre la variación en el valor de la posición de cobertura y la variación en el valor de la inversión o el ingreso protegido se conoce como "ratio de cobertura". Un ratio de cobertura óptimo busca equilibrar la protección contra el riesgo y el coste de la cobertura.

Un ejemplo práctico de hedging sería el de un inversor que posee acciones de una empresa y quiere protegerse contra una posible caída en el precio de las acciones. Este inversor podría comprar opciones de venta (put) sobre las acciones de la empresa, lo que le daría el derecho a vender las acciones a un precio determinado en el futuro. Si el precio de las acciones cae, el inversor sufriría pérdidas en su cartera de acciones, pero estas pérdidas serían compensadas, al menos en parte, por las ganancias en las opciones de venta, ya que estas aumentarían de valor.

Es importante destacar que el hedging no garantiza la eliminación total del riesgo ni genera necesariamente grandes ganancias. El objetivo principal del hedging es limitar las pérdidas y proporcionar un cierto grado de protección financiera en caso de eventos adversos.

Ejemplos de posiciones de cobertura o casos en los que se ha aplicado el hedging


Hemos recorrido un interesante camino a lo largo de este artículo, explorando el hedging, los instrumentos de cobertura y cómo funcionan estas estrategias de protección en el ámbito de la inversión y las finanzas. Para cerrar esta discusión y facilitar una mejor comprensión del concepto, vamos a examinar algunos ejemplos de posiciones de cobertura en situaciones cotidianas.

Imaginemos a una empresa que importa materias primas desde otro país. La empresa está expuesta al riesgo de fluctuación en el precio de la materia prima y al riesgo de cambio en la divisa del país de origen. Para protegerse contra estos riesgos, la empresa podría utilizar contratos de futuros para fijar el precio de la materia prima y el tipo de cambio en el futuro. De esta manera, si el precio de la materia prima aumenta o la divisa extranjera se aprecia, las pérdidas en el valor de la moneda local serían compensadas por las ganancias en las posiciones de cobertura.

Otro ejemplo sería un inversor que posee acciones de una empresa y quiere protegerse contra una posible caída en el precio de las acciones. Como mencionamos anteriormente, este inversor podría comprar opciones de venta sobre las acciones de la empresa. Si el precio de las acciones cae, las pérdidas en su cartera de acciones serían compensadas, al menos en parte, por las ganancias en las opciones de venta.

Por último, consideremos a un fondo de inversión que tiene una cartera diversificada de bonos de distintos países. El fondo está expuesto al riesgo de fluctuación en las tasas de interés. Para protegerse contra este riesgo, el fondo podría utilizar contratos de swap de tasas de interés, intercambiando los flujos de efectivo de bonos de tasa fija por flujos de efectivo de bonos de tasa variable. Si las tasas de interés suben, el valor de los bonos de tasa fija disminuiría, pero esta pérdida sería compensada por las ganancias en el contrato de swap.
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Hedging, Francisco Coll, 31 de mayo del '23, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Definiciones de por letra