12

En el periódico El País del día 22/02/11, un artista-cantante que atiende al nombre de Sergio Dalma se descuelga con unas declaraciones acerca de las ventas de su último disco, Vía Dalma, que han sido extraordinariamente buenas dado el bache por el que atraviesa la producción, no de música, sino de soportes musicales, lo que es muy distinto. Me alegro mucho por don Sergio ,aunque sus cantos no sean de mi agrado. Como creo que se dice en algún lugar de algún  Evangelio, de todo ha de haber en la viña del Señor.

El caso, sin embargo, es que en sus declaraciones de contento, el señor Dalma, como es lógico y de esperar, arremete cotra la "piratería" en la red. Ya se sabe, esos curiosos "piratas" que a diferencia de sus compañeros que otrora surcaban los mares, son tan sutiles en sus robos y depredaciones que no tocan nada material ni espiritual. Ya que tras sus "robos", lo "robado" sigue tan intacto como antes. O más raro aún: tras sus actuación no sólo no hay menos sino que hay todavía más, mucho más. ¡Ojalá así fuesen todos los ladrones! Como los gorriones del Evangelio se apropian de lo que está "en el aire", o sea, en internet.  Pero, por supuesto, tiene el señor Dalma todo el derecho a quejarse amargamente por los hechos de estos curiosos piratas que, como en el Evangelio, multiplican los "panes y los peces" musicales y de otro tipo. Como el mismo señala, sin sus actividades, ya se hubiera podido cambiar de casa y de coche (sic). Y, claro, eso jode.

Pero no voy a seguir aquí por este camino que ya fue mentado y comentado en otras entradas de este blog. Lo que aquí quiero hacer es reflexionar un poco acerca de uno de los argumentos del señor Dalma que he oido repetidamente en boca de los miembros de la tribu musical y cinematográfica. Paso a exponerlo tal cual, tal y como lo expuso el señor Dalma tras la información en que se nos cuenta que ha vendido 200.000 ejemplares de este dico (el Vía Dalma, mencionado) y de su éxito para convencer a la compañía discográfica para sacarlo:

"El resultado no ha podido ser más positivo para ambas partes: "Creo que es de los discos más económicos que se pueden hacer. Es un trabajo redondo para una compañía. Solamente hay que pedir permiso a los autores y respetar su versión original al milímetro sin cambiar una coma. Sí teníamos claro que se tenía que grabar en Italia, con un productor actual y ser bastante fieles a lo que era la versión original", afirma. Pero también (Sergio Dalma) es muy consciente de que su trabajo entraba dentro de esa categoría de los "muy pirateables" y sabe que los tiempos están cambiando. Que las cosas ya no son como en los momentos de esplendor de la industria. "Siempre he hecho música comercial y con Vía Dalma, si no tuviéramos la piratería, estaríamos hablando de más de un millón o un millón y medio de copias vendidas"

Ni qué decir tiene que cuando leí la última frase se me saltaron las neuronas. Lo primero que pensé fue que don Sergio es un exagerado de tomo y lomo. Creer que sus trinos son del gusto de en torno a un millón setecientas mil personas en este país (200.000 ventas efectivas y hasta 1.500.000  potenciales) de compradores directos de su obra, y de quién sabe cuántos más de otros oyentes, pues es de suponer que en las familias que uno de sus miembros hubieran comprado el Vía Dalma, lo oirán todos los demás que tengan ese mismo gusto musical (un poco a lo pirata, por cierto, pues no pagrán por ello), me parece un auténtico despropósito rayano en la megalomanía patológica. Pero, ¿quién sabe? Este país es muy raro.

Pero tras esta primera reacción, me dí cuenta en que había algo más profundo en las palabras de don Sergio. Un "argumento" que comparten él y los demás miembros de la farándula (las anabelenes, elviralindos, tedisbautistas, ramoncines, victormanueles y demás) e, incluso, me temo muy mucho, la excelentísima ministra de la cosa cultural, la señora Sinde. Y lo malo es que esa opinión es una auténtica aberración económica, una estupidez conceptual equivalente a afirmar muy seriamente que dos y dos son cuatro.

Si uno se fija, don Sergio y los demás, siempre afirman que si no hubiese "piratas", o mejor dicho, si dejaran de serlo y en vez de bajarse gratuítamente de la red las creaciones artísticas de nuestros artistas, las comprasen, las ventas se dispararían porque TODOS ellos pasarían por caja. O sea, que a lo que parece, en opinión del señor Dalma a un precio de unos 17/20 euros vendería no 200.000 discos sino como mínimo 1.700.000 si el Estado hiciese bien su papel de represión del bandidaje. Y claro está esto se da de bruces directamente con una de las pocas leyes económicas que tiene bien ganada fama de estabilidad y permanencia: la ley de la demanda, que nos viene a decir que a un precio más elvado, disminuye la cantidad vendida, por lo que si el Estado lograra que nadie se pudiese bajar gratis el Vía Dalma, las ventas adicionales no serían ni mucho menos el milló o millón y medio de que presume don Sergio, sino muchas, muchísimas menos. Dicho de otra manera, don Sergio Dalma ha encontrado una excepción a la ley de la demanda que rezaría así: para todos los bienes y servicios salvo para sus productos discográficos la cantidad demanda disminuye al subir el precio.  Y me temo que otros muchos están dispuestos a seguir corrigiendo al pobre Marshall. ¡Menudos son los artistas españoles, cómo que se les va a opner un oscuro economista del siglo XIX!(*)

Esto es elemental. Y, sin embargo, con cuánta frecuencia se oye a artistas y demás utilizar unas cifras sacadas de la manga acerca de las descargas en internet como compradores perdidos por culpa de la imposibilidad de perseguirlos efectivamente. Por supuesto, hablar de unas cifras abultadas de piratería en el fondo les engorda y mucho el ego (a fin de cuentas son artistas, y está de sobra analizado el generalizado componente narcisista de los artistas). El declararse  muy pirateados les reconforta íntimamente pues, a fin de cuentas, esas cifras tan abultadas les sirven como una medida de su valía como artistas. Y lo que lamentan es que no se pueda hacerles pasar por caja para que esa medida del interés que despiertan en términos cuantitativos tenga también una expresión monetaria. Pero, una vez más, se olvidan de la ley de la demanda. A un precio cero (o casi de cero), la cantidad demandada es muy elevada. A precio cero, coges cosas que ni valoras ni necesitas ni usas. A este efecto-precio cero ya se le dedicó aquí una entrada: www.rankia.com/.../428773-cabalgata-reyes-copago-sanitario-efecto-precio-cero .  A un precio cero, la gente se  baja cosas de la red que realmente no valoran en nada de nada ("como no cuesta nada"). Pretender que los internautas que se descargan las "obras de arte" de los artistas españoles a precio cero las vayan a comprar en masa a un precio positivo por la ley Sinde u otra cualquiera es sencillamente absurdo. Un auténtico delirio económico propio de artistas.


 

Sin duda que las descargas en la red han hecho mucho daño a la industria de soportes musicales y videográficos tradicional, pero no se le puede achacar todos sus problemas. En el artículo donde se entrevista a don Sergio Dalma se hace referencia al dato de que la caída en las ventas de discos de 2010 respecto a 2009 fue del 29% para las productoras discográfivcas españolas. Es difícil de creer que tan monumental caída se debe a los "honrados corsarios que navegan por internet".

Y, finalmente, para pasar el rato he hecho algunos cálculos a vuelapluma a partir de la información fragmentaria que aparece en el artículo. He supuesto que el precio medio de venta de un CD de Vía Dalma es de 20 euros, y he usado la cifra de 200.000 unidades vendidas. Luego he supuesto que a precio cero, los piratas se han descargado 1.250.000 copias. Finalmente he supuesto que la curva de demanda de Vía Dalma es lineal. Su expresión matemática sería (si no me he equivocado):

 P = 23,7 - ( 1/ 52.500) X

donde P es el precio, y X la cantidad de "Vías Dalma" que se pueden vender a cada precio. Es entonces fácil calcular el ingreso marginal, o sea, cuánto añade cada disco vendido a los ingresos por ventas teniendo en cuenta que si el señor Dalma quisiese vender más debería de bajar el precio. Me sale un ingreso marginal de 17 euros. Como quiera que el mismo señor Dalma afirma que el disco ha sido muy barato de producir, la implicación es muy clara: los de su discográfica no saben nada de economía. Pues deberían haber bajado el precio hasta que cubriese los costes unitarios (incluyendo la rentabilidad normal)(**) , y no me creo que los costes de cada disco asciendan a 17 euros. Así sí venderían más discos. Pero, bueno, este ejercicio sólo era un divertimento.

 

NOTAS

(*) Cabe otra opción, y es que el señor Dalma sí que crea en la ley de la demanda "tradicional", de modo que piense que sus ventas al precio de mercado de 17/20 euros ascenderían a 1700.000 copias si no hubiese piratería, pero que dado que se cumple  la ley de la demanda, a precios más bajos tendría más ventas. La implicación es inimaginable, pues  ello vendría a decir que ahora mismo no es que Sergio Dalma crea que hay en torno a  1.000.000- 1.500.000 de internautas que se han bajado su Vía Dalma, sino que debe haber seis o siete o más millones como mínimo, pues una cifras de esas magnitudes serían las de esperar que hubiese a un precio cero  si se imagina que a 17/20 euros puede haber 1.700.000 compradores. Como no creo que el señor Dalma llegue a tales extremos de megalomanía, descarto esta lectura de sus palabras.

(**) La estricta lógica económica requiere que para ser eficiente la discográfica debería haber puesto un precio por disco igual al coste marginal. Pero, dado que los costes marginales deben ser muy bajos, ese precio posiblemente no cubriría los costes fijos. Por eso he modificado la argumentación.

 

 

 

 

  1. #12
    25/02/11 23:13

    Pues... no es que esté yo mucho por la labor de defender a la tribu de los tedisbautistas, pero las conclusiones que saca en su post no me han convencido.

    No entiendo por qué toma la curva de demanda como lineal; es cierto que conocemos dos puntos de la misma, (20, 200000) y (0, 1250000), pero no sabemos casi nada de la función que hay entre estos dos puntos. Sabemos que tiene pendiente negativa, pero ¿por qué ha de ser lineal?

    Pensemos, por ejemplo, que si la discográfica baja el precio un 50%, hasta 10 euros, el número de copias vendidas sólo aumentase un 5%, hasta 210000 copias. Y que sólo a partir de niveles de precio irrisorios, por ejemplo si el precio baja de 1 euro, fuese cuando hubiera aumentos significativos en la cantidad demandada.
    Lo que planteo es que la discográfica se esté enfrentando a una curva muy inelástica hasta niveles de precio muy bajos, siendo a partir de este punto una curva muy elástica. Si esto es así, tiene todo el sentido del mundo que la discográfica actúe como lo hace, cargando un precio elevado al disco, porque reducir su precio significativamente no haría mas que disminuir sus ingresos.

    Creo que esta es una posibilidad real, porque podemos pensar que en nuestro país haya 200000 fans del Sr Dalma, dispuestos a pagar precios elevados por un disco original; por coleccionismo, por ser fans del artista, por hacer un regalo a su pareja. Yo que sé, los motivos pueden ser muchos. Y si la discográfica sabe esto, sabe que se enfrenta a una curva de demanda inelástica hasta niveles de precio irrisorios, pienso que es muy lógico que actúe como lo hace.

    Así que no me parece que la discográfica no tenga ni idea de Economía; el que no tiene ni idea es el Sr. Dalma. Pero, al fin y al cabo, él no se dedica a la Economía ¿no?

    Saludos cordiales.

  2. en respuesta a Ttakun
    #11
    25/02/11 12:18

    Una patente dura de 10 a 20 años. Los medicamentos pueden ocupar a cientos de personas durante años para luego proteger el producto durante 10 años.

    No son razonables los plazos de la industria cultural y de ocio. Y pongo ambas por que nos venden como culturales muchos productos que yo solo veo como de entretenimiento, (será que me falta sensibilidad artistica). :)

  3. #10
    25/02/11 04:16

    Sólo en este país somos capaces de justificar el choriceo con tanto lujo de detalles, pero no me convencen tus argumentos. Saber lo que hubiera pasado si..., me parece más de adivinos con bola de cristal que de gente seria. Dicen que los economistas son personas que se pasan la mitad de su tiempo haciendo predicciones y la otra mitad explicando por qué no se han cumplido. El petróleo no deja de subir pero yo consumo los mismos litros que antes, la comida se encarece y no por eso me pongo a régimen. ¿Por qué no dejamos de pagar patentes, por ejemplo? Según tú, no estaríamos robando nada. Mañana le voy a decir a mi asesor que, después de haber hecho uso de sus servicios no le voy a pagar, pero que no se mosquee, que no le estoy robando nada. En esta sociedad no sólo pagamos por los bienes tangibles, pagamos también por servicios que no se pueden ver ni tocar, pero pagamos. Cada vez que compro una medicina sólo un pequeño porcentaje del precio corresponde a la pastilla en sí, a la caja y al prospecto. La mayor parte va a la patente, sin la cual no existiría esa medicina.
    Creo que deberías trabajar gratis y después explicarnos con muchos argumentos las excelencias de tu decisión. Quizás así te creería.

  4. #9
    25/02/11 01:05

    personalmente no creo que la pirateria sea el problema de la INDUSTRIA MUSICAL, que no de la musica. El concepto que ahora se llama pirateria existe desde siempre, antes se grababa en el radiocasette, en el magnetofon (mi padre sin ir mas lejos conserva grabaciones musicales de los años 50-60 en su magnetofon) que ocurria, simplemente que el soporte que nos proporcionaba la industria tenia mejor calidad que las copias privadas que realizabamos nosotros(ya que la tecnologia que permitia copias de calidad no estaba al alcance de la gente normal)la llegada de los archivos digitales ha supuesto que la copia privada se iguale al producto que nos vende la industria, y sobre todo, a que por un lado seamos conscientes del coste real del producto que antes pagabamos a precio de oro y por otro a que podemos desechar todo el relleno que venia al lado de la unica cancion que nos gustaba.

    la industria desecho la oportunidad de seguir teniendo el monopolio cuando el mercado se digitalizo y surgio algo llamado internet, donde pudo tener desde un principio la posibilidad de vender canciones por separado ( demanda del sector profesional de la hosteleria nocturna desde el principio de los tiempos) a precios reducidos, queriendo mantener los viejos sistemas que ya se sabia que estaban condenados a la extincion.

    por ultimo, debemos de recordar que los que se enfrentan a la pirateria por considerar que les afecta economicamente son la minoria que vive del stablishment y que quieren seguir manteniendo sus provilegios,controlando quien y cuando deben triunfar, sin que el publico tenga posibilidades reales de elgir a sus artistas.

    si no fuera por internet, gente como "el koala" que ha sido lider de ventas no habria tenido ninguna posibilidad, pero es que gente que esta en la cima como "lady gaga" admite sin tapujos que las descargas de su musica son muy rentables, porque le suponen primero reconocimiento y segundo gente que potencialmente va a ver sus conciertos que es donde ella gana realmente el dinero.

    un saludo.

  5. #8
    24/02/11 22:31

    Lo del coste marginal está muy bien pero es solo teoría, la realidad es que quien tiene suficiente poder se salta dicho coste y pone un precio superior, es decir, actúa como un oligopolio, un cartel o un monopolio. Es hacia donde van todas las empresas y es lo que ha pasado con la industria discográfica. Nos han forzado a comprar 12 canciones sin interés por solo una que te interesaba a precios hinchados. Ahora les toca pagar el pato.

    Nunca he sido aficionado a la música así que prácticamente no descargo nada, y a ún menos compro. Cuando era joven si compraba alguna pero por cada disco de vinilo que compraba tenía 20 cassettes pirateados, como todo el mundo, incluido el Ramoncín ese aunque ahora diga que si no podías comprarlo te quedabas sin ello. ¡Una higa! Pero si hasta vendían pletinas y aparatos con doble casette para facilitar la copia.

    Lo que sí descargo son películas, principalmente series. Pero sería ilusorio pensar que porque me descargo 20 películas es aqe se han quedado sin vender ninguna. Comprar una película es una estupidez, salvo contados casos, ya que la mayoría jamás volverás a verlas. Como mucho irías el videoclub, pero también es cierto que verías mucho menos. Las perdidas reales, no las imaginadas por la industria, no se parecen ni por asomo a las cifras que dan.

  6. #7
    24/02/11 16:28

    200.000 cds vendidos es una barbaridad para estos tiempos. Un poco de justificación para venirse arriba sí que tiene SD.

  7. #6
    24/02/11 15:31

    EL quiz de la cuestión es lo que se denomina "lucro cesante". Dalma entiende que cualquier persona que se descarga su disco de Internet hubiera sido una venta en firme y eso es sencillamente falso. Por otra parte, dudo que se hayan producido 1.250.000 descargas ilegales de su disco, sencillamente no se lo cree ni él. Lo mejor que puede hacer es adaptarse a la nueva realidad y comenzar a vivir de sus conciertos. Al fin y al cabo es como siempre se han ganado la vida los músicos hasta mediados del siglo XX. No es el primero ni el último que tiene que reciclarse en su profesión, que se lo digan por ejemplo a los periodistas o cualquiera relacionado con la publicación en papel o a los dueños de videoclubs o a quienes trabajaban en fabricas antes de que se robotizaran.

  8. #5
    24/02/11 14:22

    Si yo cobrara 100€ por polvo no sería rico sino virgen.

  9. #4
    24/02/11 12:37

    Victor Manuel miembro de la farándula...

    http://www.youtube.com/watch?v=dsxI1Rauw48

  10. #3
    24/02/11 11:38

    Todavía es necesario afinar mas, pues compraron el disco 200.000 personas que disponían de éste presupuesto, algunos de ellos se descargaron, intercambiaron películas música extrangera o clasicos de los 80.

    Sin "piratería" algo de éste presupuesto hubiese ido a otros productos.

    Vamos, yo les acepto el número no sea que el ministerio dedique 3-4 MM a dicho estudio.

  11. #2
    23/02/11 22:09

    Quizás se me ha pasado, pero no leo que se diga que se sabe a ciencia cierta de que fue un millón o millón y medio las descargas ilegales. Puede ser que fueron y son muchas más. Y él estima que un millón pasaría por caja. No veo exageración.

    Recuerdo que Mecano vendió mas de un millón de copias de un disco suyo. Mucho antes incluso de que el CD fuese popular. (Acabo de ver la wikipedia y dicen que en total han vendido de sus discos mas de veinticinco millones).

  12. #1
    23/02/11 20:48

    Solo un matiz....

    el precio ha de salir del coste marginal....

    O sea que el precio si se cumpliese esta ley de oferta y demanda sería aquel donde se igualaría con el coste de vender el ultimo cd.

    No acabo de entender de donde salen los 17 euros, (que supongo que será un ekemplo).

    En todo caso, lo curioso de este caso es que se puede hacer un analisis desde otro punto de vista:

    ¿En que situación el precio es mayor que el coste marginal?. (claramente lo que ocurre en este caso porque el coste de un cd adicional es mucho menor que el precio).

    Esto significa que el precio está por encima del equilibrio y en ese supuesto mercado de las ventas, la cantidad por debajo del equilibrio, (desplazamiento debajo de la curva).

    La única explicación que se me ocurre para explicar este desequilibrio es que es muy parecido a la situación de un mercado con un precio minimo superior al de equilibrio.

    Como creo que el estado no ha fijado precios mínimos a los cds de musica, (por ahora....), está claro que alguien está haciendo algo tan liberal como poner un precio mínimo...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar