La Economía y el coronavirus. Decisiones económicas versus decisiones médicas

9

LA ECONOMÍA Y EL CORONAVIRUS

                                  FERNANDO ESTEVE MORA

Me imagino que todos los lectores de esta entrada conocerán aquella "broma" médica en la que, tras la operación, el cirujano se acerca a los familiares del operado que esperan a la entrada del quirófano y les dice: "¿La operación? Un completo y rotundo éxito. Una maravilla. Todo perfecto". Los familiares suspiran aliviados y le preguntan: "¿Cuándo podremos verlo y hablar con él?". A lo que el médico les responde: "Pues verán. Eso va a ser difícil pues su familiar ha muerto en la mesa de operaciones. Lo siento". 

 

Pues bien. Estos días me acuerdo una y otra vez de esta "jocosa" historia cuando contemplo las reacciones y medidas que las autoridades de todo el mundo están tomando al respecto de la epidemia del coronavirus que se originó en China hace tres o cuatro meses. Y, por cierto, ¿no debería "pagar" de algún modo este país las consecuencias negativas de sus -digamos- "singulares" hábitos culinarios? Pues con esta creo que son ya tres las epidemias que en los últimos años han tenido allí su origen. En la medida que China, vía su pertenencia a la OMC forma ya parte -y mucho se ha beneficiado con ello- de la red del comercio mundial, debería por ello mismo ser responsable de las externalidades negativas de los actos y comportamientos de sus gentes. Antes, cuando estaba al margen de la economía mundial, bien podía seguir con sus nada saludables costumbres respecto al tráfico y consumo sin control de animales salvajes,  pues eran sus propios ciudadanos quienes los sufrían, pero ahora ya no sucede lo mismo, y las negativas consecuencias sanitarias del tráfico y consumo por parte de su población del pangolín o de los murciélagos o las civetas nos afectan a todos.

 

Pero, volviendo a nuestro tema. Me sorprende radicalmente que las autoridades políticas de nuestros países (pues no sólo esto sucede en caso de España) hayan decidido "pasar de todo", abdicar de sus funciones y dejar que sean las autoridades sanitarias quienes se encarguen de la gestión de la epidemia. Y esto es muy grave, pues atenta directamente contra unos de los principios rectores de la eficiencia en la gestión: "zapatero, a tus zapatos".

 

Y es que no tengo ninguna dificultad en ponerme en manos de los médicos para cuando he de afrontar problemas de salud. Pues en los asuntos médicos del cuerpo y del alma, ellos son los capacitados para abordarlos. Pero los médicos de nuestros cuerpos y almas particulares no son los médicos del "cuerpo social". Lo son los políticos y economistas. Son ellos quienes se ocupan de las enfermedades de la sociedad. Por ello, que dejar que los médicos de nuestros cuerpos y almas individuales sean quienes  tomen las decisiones respecto a lo que le conviene a la sociedad es equivalente a seguir los consejos de los economistas cuando te duele el estómago.

 

No dudo nada, nada en absoluto, de la capacidad de Fernando Simón a la hora de gestionar médica o clínicamente este episodio epidémico. Me parece un tipo espléndido que está haciendo su trabajo de una manera admirable. Pero el problema es que su perspectiva -la suya y la de los expertos en Salud Pública-  es fundamentalmente clínica o médica, no económica y por ello mismo es incapaz de darse cuenta de los costes de oportunidad de unas decisiones guiadas exclusivamente por criterios médicos. Y es que Fernando Simón es médico pero NO es el Presidente del Gobierno. Y cuando Pedro Sánchez proclama que va a hacer lo que le digan los "expertos" como Fernando Simón está, cobardemente, haciendo dejación de sus funciones como Presidente del Gobierno que es para lo que fue elegido.

 

Y es que las medidas para "aplanar" la curva de la epidemia que él y otros epidemiólogos defienden aquí y en otros países para así evitar el colapso de los sistemas sanitarios pueden llevar con una probabilidad nada despreciable al colapso del sistema económico, del cual -por cierto- forma parte el sistema sanitario, si se prolongan más allá de un punto o de un tiempo que no sabemos dónde está.  Estas medidas no son unas meras "inconveniencias", sino que de seguir aumentando en intensidad y/o duración van a abocar a una crisis económica de magnitud posiblemente brutal, pues en último extremo las políticas antiepidemia se basan en restringir los contactos, o sea, los intercambios y los mercados. Por ejemplo, recordemos que el turismo extranjero aporta un 10% al producto y al empleo de nuestro país. Pues nada, puestos a asegurarnos de todo, prohibámoslo del todo para evitar que nos llegue algún infectado. Cierto, "muerto el perro se acaba la rabia", pero recordemos que el "perro" somos nosotros.

 

Y me atrevo a decir, que incluso desde un punto de vista médico, estas medidas llevadas como se está haciendo a un extremo -como ocurre en Italia- son absurdas, ya que si tomamos en cuenta los efectos sobre la salud personal tanto física como mental del desempleo y de una recesión  económica, estoy seguro -aunque no he hecho los cálculos- de que superaran los daños asociados a la epidemia del coronavirus. Y, por cierto, dejémonos de hipocresías. No es lo mismo social y económicamente hablando que se muera una persona menor de 65 años que una persona mayor de 85. Y -me atrevo a decir, a partir de mi experiencia personañ- que ni incluso los médicos que, con toda normalidad y naturalidad, dedican un plus de intensidad y atención a los pacientes más jóvenes, aquellos en los que los tratamientos son más eficaces, que a los más ancianos, en los que la productividad de sus tratamientos y esfuerzos es bajísima. Lo correcto, económicamente hablando. "Ley económica de vida"

 

Hay casos delirantes. Por ejemplo, el español. Donde la desaforada respuesta de las administraciones públicas va a generar una crisis económica que se va a llevar por delante todas las políticas igualitarias y modernizadoras del nuevo gobierno. Pero quizás el ejemplo de Italia es el máximo en esta carrera de despropósitos. El camino que ha empezado a recorrer hacia la catástrofe guiada por sus políticos sólo me recuerda el camino que recorrieron los gobiernos a la Primera Guerra Mundial. Y, cierto, esta epidemia como todas, pasará. Como bien dice Fernando Simón, en 4-5 meses como mucho, será cosa del pasado. Por ello mismo hay que ser muy cuidadoso con las medidas de consecuencias económicas que se instrumenten para combatirla, pues una crisis se puede transformar en una recesión cuyos efectos se pueden prolongar años. Recordemos la crisis de 2008 de la que todavía no hemos salido del todo.

 

Porque, tengámoslo claro. Esta epidemia de coronavirus NO es la Peste Negra, por más que los periodistas nos la vendan así. No lo es, como repiten incansablemente, PERO se comporta como una gripe severa, sí, severa o severísima,  pero como una gripe. Para el 80% de quienes se infecten (que se preve puede ser el 60% de la población) será una enfermedad banal, o sea, asintomática o con síntomas de catarro: mocos, dolor de cabeza y tos. Sólo planteará problemas médicos serios para un 5% de los afectados REGISTRADOS, y sólo morirá de ella entre un 1 y un 3% de los afectados REGISTRADOS. Personas mayoritariamente muy muy mayores, muchas de ellas internadas en residencias y en un alto porcentaje, demenciadas, es decir, personas a las que la inhumanidad del sistema sanitario las hacen seguir "estando" -es un decir- en este mundo. Un absurdo que legalmente estamos intentando corregir con legislación sobre la eutanasia.

 

Pues bien, el intercambio que Fernando Simón y demás epidemiólogos han propuesto al gobierno es muy simple. O bien actuar con criterios médicos, como se está haciendo, y evitar así que algunas o muchas de estas personas mueran estos días (aunque dada su esperanza de vida ello no implica que no vayan a morir en las próximas semanas o meses (pues -recordemos- la mortalidad por coronavirus se ceba en personas muy mayores, ancianos, con patologías previas graves con una esperanza de vida reducidísima) aunque ello se traduzca en un colapso económico de consecuencias nefastas, o bien "aceptar" de alguna manera esas muertes, como por cierto se hace todos los años cuando llega la gripe estacional, no buscando "aplanar" cueste lo que cueste la curva de la infección epidémica. Y la elección ha sido ya tomada por los dirigentes políticos:  dejar que los expertos sanitarios se metan a saco en los asuntos económicos. Un absurdo.

  1. #9
    07/04/20 09:26

    1 mes despues y 13000 muertos en españa(reducidos por el confinamiento). Sigues pensando igual?

  2. en respuesta a Fernando esteve
    -
    #8
    25/03/20 15:58

    ¿Sigue pensando usted lo mismo a pesar de la rectificación del gobierno británico? Los datos hablan por sí solos y parece que usted no ha dedicado el tiempo suficiente a informarse de esta situción tan delicada. Le informo de que en Madrid se están construyendo hospitales porque no dan a basto con la cantidad de gente infectada, entre ellos personas jóvenes y sin patologías previas. El problema mayor de esta pandemia no es ya solo el virus en sí mismo sino la alta capacidad de contagio que hace que se colapse el sistema sanitario (algo que no recuerdo que haya ocurrido con la gripe) y sus efectos sobre la respiración que obligan a disponer de material médico escaso como son las mascarillas respiratorias. Es increíble que exista gente como usted que opine así sobre las personas que están sufriendo los efectos (aún no revelados con total sinceridad por los medios) que causan tanto a jóvenes como a lo que usted llama "personas demenciadas", que le recuerdo que también tienen derecho a respirar sin dificultades. Le invito a que deje a un lado su postura desde el populismo económico porque mas allá de economista usted también es persona y como tal supongo que no le gustará ver sufrir a sus familiares y seres queridos. De la misma forma, le invito también a utilizar aquí mismo su derecho a retractarse e informarse mejor de la situación para ofender al menor número de personas posible. Gracias y lávese bien las manos que no sabemos si usted se encuentra tambien en la franja de edad que colinda con los demenciados y por lo tanto, que ojalá no pase, podramos asumir tambien su pérdida. Un saludo.

  3. en respuesta a Bejarano
    -
    #6
    12/03/20 23:49

    Ya, el tema es que el número de casos en muchos países (incluyamos aquí al nuestro) no se los cree ni el que los da. En Corea del Sur, por cierto, ejemplo de como manejar la epidemia según la OMS la mortalidad es del 0,6%. Y en el NEJM publicado hace una semana con un análisis de 1000 casos en China de pacientes hospitalizados (cuidado, hospitalizados), la tasa de mortalidad es del 1,4%, y del 6% el compuesto que utilizan para valorar las formas más graves. Ahora en España estamos en muchas regiones posiblemente viendo la punta del iceberg, dado que para que te hagan el test en Madrid hace cinco días tenías prácticamente que tener ojos azules, ser rubia, 20 años y 90-60-90. Esta enferma media ciudad y no le hacen el test a nadie. Hoy en un centro sanitario me han dicho literalmente que ya no se hace la prueba a nadie (aparentemente salvo en el Congreso, que eso es para verlo), que si tienes síntomas se te diagnostica y punto. Claro, si no diagnosticas, como los muertos son muy difíciles de esconder debajo de la alfombra resulta que el% de mortalidad sube.

    Y por cierto, que la OMS no recomienda cerrar fronteras ni restringir viajes.

  4. #5
    12/03/20 23:40

    Las medidas que se están tomando tienen un coste. Las personas más vulnerables (en Madrid hay casi un 30% de familias con niños en riesgo de exclusión social) están también en riesgo de perder su trabajo (camareros, limpiadores, empleados de hogar, etc, etc) y en este momento no he encontrado en ningun medio que a los niños que no sean de educación infantil les vayan a servir las comidas que reciben gratis en el comedor del colegio.

    Alguien ha pensado en esto? Quien cuida a los hijos de un camarero y una limpiadora que no tengan familia en Madrid? Alguien pierde su trabajo? Y luego de que comen? Alguien ha pensado en esto?

    Alguien ha pensado en la desigualdad brutal que estamos introduciendo entre los estudiantes que ahora mismo tienen a sus profesores de colegio privado dando clases online y diciendo que cuidado con como se visten los niños para recibirlas, que nada de pijamas, no vaya a ser, y los que no tienen ni un ordenador ni una tablet en sus casas y se tienen que leer los libros y a nadie que se los explique? Que estos chicos hacen la selectividad en dos meses, ojo. Esto lo ha pensado alguien?

    Alguien ha pensado en como están los supermercados y a cuanto vamos a tener que pagar las cosas? Porque a mi me da igual, pero creo que a muchas familias no.

    Pero oye, todo se justifica porque hay un virus.

    En la campaña de gripe de 2017-2018 se murieron en España 15000 personas de gripe. En 2018-2019 6300 muertos. Hoy en Madrid hay camas de UCI vacías.

    Y efectivamente coincido en que algunas expresiones del artículo no son las más acertadas, pero si yo tengo una demencia, no me levanto de la cama y no conozco a mi familia, si tengo una neumonía por favor, me ponéis un suero con una buena dosis de morfina y me dejáis en la cama con mi familia al lado, me niego a entrar en ninguna UCI. Afortunadamente mi médico esta perfectamente avisada de esto. Pero los que hablan con tal ligereza de entrar en una UCI que piensen un minutito en que condiciones tendrían que estar para entrar y en cuales pasan de soportar semejante tortura, que piensen en las personas que conocen a cuales meterian en una UCI y a cuales no, porque yo tengo un familiar en una cama, que no entiende lo que se le dice, no conoce a su familia, no puede hablar y come por un tubo, y creo sinceramente que el coronavirus, o el neumococo, o la gripe, o cualquier otra cosa, sería una bendición.

    Y si, muy bien, cerrar Madrid, quedarse en casa y toda la película. Bárbaro. Al virus vamos a sobrevivir pero lo que más mata en el mundo es la pobreza, y de eso vamos a tener de sobra, para dar y regalar.

  5. en respuesta a Fernando esteve
    -
    #4
    12/03/20 23:26

    Empezamos a tener datos de la experiencia en China y sobre todo de Corea del Sur sobre el manejo de esta pandemia. Decir que la morbimortalidad del COVID 19 es semejante al del virus Influenza, SARs o equivalente es inexacto e incierto. Ya hay algunos datos publicados en NEJM en que la mortalidad de este virus ronda el 3.4% frente a < 1% de la gripe. En otras comunicaciones se indica que su mortalidad es 7 veces mayor. Esto no es una gripe. Y no tenemos vacuna. Y el tratamiento con antiviricos retrovirales es experimental. Por supuesto que todos los años se muere gente por culpa de la Influenza y que estos datos no deben minimizarse. También que con la crisis de la SARS hubo algo de sobre-reacción y algunos ganaron mucho dinero con un antivirico que no funcionaba. Todos los años los hospitales se preparan para los picos de ingresos hospitalarios por Influenza e incluso pueden prever cuando va a ser el pico de asistencia. Además están las vacunas.Pero esto es otra cosa. Si el 5% de los contagiados requiere asistencia respiratoria, no estamos preparados para ello. La estrategia de prevención era nuestra mejor baza. Ahora nos tenemos que preparar lo mejor que podamos con pocos medios para lo que pueda venir que se va a parecer mucho a lo que acontece en el Norte de Italia desde hace 3 semanas.
    Por cierto, no tengo ninguna fe ni en la política monetaria y menos en los políticos.Sólo quería indicar que actuasen en otro ámbito diferente al de dirigir una crisis sanitaria de estas características.

  6. #3
    12/03/20 22:26

    Es verdad que se están matando moscas a cañonazos y todo espoleado por los listillos que deseaban una recesión y/o aprovechar el timing de su inversión para pasar a liquidez y ahora volver a comprar y cualquier disculpa era buena poniendo como excusa la critica furibunda al gobierno utilizando a los muertos para secuestrar al gobierno.

    Que triste que jueguen con la economia de 40 millones de personas para su beneficio, sin escrupulo ninguno, pero hay que felicitarles de como han cometido su terrorismo economico tan bien, engañando al resto.

    En su merito, es mucho mayor el daño que produce y producirá el miedo al contagio, que el contagio en si, conocedores de la irracionalidad humana.

    Como defecto, que tantos palos premeditados e inconscientes en las ruedas de la economia, quizás los lleve a ellos también por delante en perjuicios economicos colaterales o debería.(podria ser solo un deseo).

    Un saludo

  7. en respuesta a Bejarano
    -
    #2
    12/03/20 20:31

    "Los profesionales del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han estimado en el resumen de la temporada de gripe 2017-2018 que cerca de 800.000 personas padecieron la enfermedad. De ellas, 52.000 tuvieron que ser ingresadas y cerca de 15.000 fallecieron".
    Pero....¿dónde estuvieron los de emergencias ese año que no "cerraron" España ese año con 15000 muertos por gripe? ¡Qué gentuza! ¡Menudos inmorales! ¿no?
    En cuanto a su fe en la efectividad de la política monetaria en estos tiempos, dados los volúmenes de liquidez de las empresas y los tipos de interés cero o negativos, está al mismo nivel que la fe en los rezos a la Virgen del Rocío como política económica eficaz contra el desempleo que tenía la sin par doña Fátima Báñez, aquella singular -por no decir otra cosa- Ministra de Trabajo

  8. #1
    12/03/20 19:41

    Vaya artículo con grandísimas imprecisiones y una banalidad extrema sobre la vida humana de los mayores. Decir que son mayores, en residencias y demenciados es faltar a la verdad. Si esta pandemia afecta a un 20% de la poblacion contagiada de forma moderada o grave y un 5% de forma muy grave que requiere utilización de sistemas de soporte respiratorio asistido (invasivo o no) puedo garantizarte que el sistema sanitario no puede atender en el momento actual esta demanda. Te parece una nimiedad dejar morir a esta gente así, cuando dando este soporte respiratorio podrían salvarse?. ¿Cuánto cuesta una vida humana para ti?. La única decepción es que viendo lo que estaba sucediendo en Lombardía no se tomasen las medidas de contención antes y además que estas medidas fueran más eficaces porque las estrategias de prevención en infecciones como ésta que no tiene un tratamiento dirigido, son primordiales. No puedo estar más en desacuerdo contigo: Las autoridades sanitarias son las que con criterios técnicos deben dirigir esta crisis y el Gobierno y los Bancos Centrales que apoyen en lo que sea necesario para paliar en la medida de lo posible las graves consecuencias económicas que se derivan de ella.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar