11
Este contenido tiene casi 4 años

La verdad es que el "problema catalán" se está revelando como una fuente inagotable de temas a los que hacer frente desde el punto de vista de la Economía. Está sirviendo de caso práctico, casi de experimento de laboratorio, para quienes praticamos de foma  modesta una aproximación a la realidad desde la Economía. En esta entrada le va a tocar salir a la "palestra" a la llamada Economía del Comportamiento, esa suerte de matrimonio intelectual entre la Psicología Cognitiva, la Psicología Social y la Economía.

 

La cuestión a tratar en esta entrada va a ser el comportamiento de los llamados "charnegos" de Cataluña al respecto del procés independentista. Por charnegos se entiende aquellos residentes en Cataluña de origen español no catalán. La "charneguidad" sería una característica "relativa" no absoluta, de modo que serían charnegos "puros" los nacidos en Andalucia, Extremadura y Murcia, que fueron los que constituyeron la gran mayoría de quienes emigraron a Cataluña en las décadas finales del siglo pasado. Serían menos charnegos o charnegos "impuros" en grado descendente, los nacidos en Madrid, las dos Castillas y León, y los de origen norteño. Los vascos residentes en Cataluña no serían charnegos. 

 

El epíteto de charnegos se aplicaría también a las dos generaciones siguientes a las de esos charnegos originales, sólo que, como sucede con los mulatos y mestizos en algún grado de las regiones del Caribe y de otras excolonias donde hubo "mezcla de sangres", la charneguidad se iría diluyéndo  en la medida que los hijos de los charnegos iniciales se hubiesen emparejado con catalanes/catalanas. Como siempre sucede con las "mezclas de razas" en el mundo colonial, lo más habitual será encontrarse con charnegos-mulatos hijos de padres catalanes y madres charnegas. En estos casos, el estatus socioeconómico del padre sería muchísimo más alto que el de la madre. Menos habitual será el caso de mestizo-charnegos hijos de padres charnegos y madres catalanas. En este caso, con seguridad, el estatus socioeconómico de la madre será bajo. Por poner ejemplos, Gabriel Rufián Romero es charnego de primera generación puro, en tanto que Jordi Cuixart  y Jordi Sánchez Picanyol (los hoy "famosos" jordis) son charnegos también de de primera  generación impuros o mulato-charnegos, sólo que en tanto el primero es hijo de padre catalán, el segundo lo es de padre "español". También es mulato-charnego Xavier Sala-i-Martín  el economista de cabecera del procés. Habrá que esperar a ver con quién se emparejan sus hijos, para ver si aparecen "tercerones" y "cuarterones" charnegos.  Puigdemont  también es un charnego-mestizo, pero en muy pequeño grado, pues sólo cuatro de sus tatarabuelos no son catalanes. Para saber de esta intrahistoria nada mejor que releer la maravillosa novela de Marsé, Últimas tardes con Teresa. Ojalá que Marsé hubiese seguido contándonos la vida de su protagonista, el Pijoaparte, pues ello nos aclararía más el "procés" que tanta palabrería de politólogos, sociológos y economistas.  

 

Es el caso que, a priori, resulta de lo más sorprendente el que las tesis independentistas cuenten con cierta estima y respaldo en el colectivo charnego. Y digo que resulta sorprendente porque las tesis independentistas, más o menos explícitamente, desprenden un cierto "tufillo" chovinista y despreciativo, exhiben sin demasiado tapujo la creencia de una clara  de superioridad moral y de carácter de los catalanes respecto al resto de pueblos de España y singularmente, hacia los andaluces y extremeños que, en el imaginario sobreranista, son el epítome de la paletez, la españolez, la incultura,  la pereza, la pasividad, la corrupción y el "pedigúeñéo" -o sea, el vivir a costa de otros-, o sea, que serían el prototipo de los españoles que habitan ese pais que les roba (Espanya en roba) y les engaña (Espanya ens enganya), un país real para ellos, un país imaginario para los demás. Cierto que es frecuente que el desaprecio no se dirija explícitamente contra los españoles, pues tal cosa, tal personalización estaría mal vista, sino contra España o "lo español", como si pudiese existir España como ente al margen de los españoles. Un ejemplo habitual de esta forma de proceder los representa el diputado macarra de ERC, Gabriel Rufián que no para de maldecir a España pero nunca se le oirá decir nada contra los españoles. Me pregunto qué  será para él esa España sin españoles. 

 

Se podría pensar que la respuesta "natural" o "lógica" de los charnegos de primera o segunda generación ante esta actitud, que algunos tildan de "supremacista", de parte de muchos catalanes puros independentistas sería de completo rechazo. A nadie, en principio, debiera parecerle bien o debiera aceptar el que se insulte o menosprecie a ascendientes, familiares o amigos. Si, como suele decirse, siguiendo a Rilke, la  verdadera patria de un hombre es su infancia, esa  "patria" debería estar para los charnegos en sus pueblos de origen por Andalucía, Murcia o Extremadura, por lo que tildar a sus  "compatriotas" sentimentales de perezosos, vagos o ladrones debiera sentirse para cualquier charnego en cierto modo como un insulto. Y, sin embargo, ello no es así en muchos casos.  A esa aquiescencia explícita o implícita de muchos charnegos con esas ideas/insultos se ha venido en llamar "síndrome del charnego" . Pero, antes de seguir, me gustaría recalcar que este síndrome del charnego no afecta a todos los charnegos, ni a todos los afectados por igual. Hay así amplia variedad en el grado en que los charnegos están afectados por ese síndrome. Hay personajes como Inés Arrimadas o Serrat que no lo padecen en absoluto, y hay casos como el ya comentado de Gabriel Rufián que lo padecen en grado sumo. Hay otros cuya afectación es leve como, por ejemplo, el expresident de la Generalitat José Montilla. 

 

A la hora de explicar ese "síndrome" por el que muchos charnegos se "expatrían" voluntariamente de su "patria" sentimental, hay que acudir, en mi opinión, y en primer lugar, al modelo de Albert O.Hirschman de comportamiento expuesto en su magistral obra Salida, Voz Lealtad. Para Hirschman, la respuesta ante el deterioro en la calidad de una institución/organización/sociedad por parte de los individuos que lo sufren puede ser doble. Por un lado está la "salida", el irse a otro lugar donde la calidad que se le ofrezca sea mejor. Esta opción de "votar con los pies" (como la denominaba el economista Charles Thiebout) es la favorecida por los defensores más radicales de la economía de mercado, los neoliberales de todo tipo. La lógica es simple y obvia: si no te convence con lo que obtienes como "cliente" de una sociedad/institución u organización porque no funciona bien, abandónala y vete a la competencia, al igual que se hace en cualquier mercado en que si un vendedor no te vende la calidad que quieres y al precio que consideras adecuado te vas a otro. Es el mecanismo apropiado, además, para que quien dirige la institución que está funcionando mal se de cuenta de ello, o sea, se de cuenta de que la está dirigiendo mal, y ponga los medios para corregir ese deterioro so pena de perecer.

 

Pero Hirschman demostraba que, en muchos casos, este mecanismo de la "salida", tan habitual y adecuado para que las empresas se autorregulen, era ineficaz para las instituciones y organizaciones tanto privadas como sociales y públicas que no actúan en mercados, de modo que su pervivencia puede prolongarse indefinidadmente aunque su desempeño sea malo. Por ejemplo, los organismos públicos, las administraciones regionales, los  entes públicos  (universidades, televisiones públicas, etc.), los monopolios. El mecanismo adecuado, en estos casos, era la Voz, la queja, o sea, el uso de la política, en sentido amplio.

 

Pero sucedía, señalaba Hirschman, que si los individuos más conscientes del deterioro en el desempeño de una organización de este tipo (por ejemplo, una administración regional)  en vez de optar por la opción de la Voz, optan por la Salida, el resultado es que la organización o institución que funciona mal pierde el "feed-back" necesario para autoenmendarse, no se da ni cuenta de que no funciona bien porque ni siquier nadie se lo dice, por lo que el deterioro se agudiza. Dicho de otra manera, la opción de la "Salida" que para el caso de los mercados muy competitivos es adecuada como sistema de señalización y castigo de los comportamientos ineficientes, es paradójicamente muy ineficiente frente a la opción de la "Voz" para corregir el deterioro en el desempeño de las instituciones no mercantiles. Pero para que los individuos más concienciados del deterioro se "queden" y decidan quejarse, para que opten por la Voz, lo que va en principio contra sus propios intereses inmediatos y sus características más personales (pues los que "votan" con los pies, son los más individualistas), es necesario que experimenten o sientan cierta  "Lealtad" o compromiso personal (sentimental, económico, político) respecto a la institución/organización cuyo desempeño no es el deseable.

 

Si con este modelo de Hirschman en la cabeza analizamos el comportamiento de los charnegos, se aclaran ciertas actitudes. De salida, puede decirse que los charnegos son los ciudadanos en Andalucía, Extremadura y Murcia que optaron por la emigración, es decir, por la opción de la "salida" en vez de por la de la "voz" en las décadas finales del siglo pasado. Dicho con otras palabras, se fueron a Cataluña a "buscar la vida" que no encontraban en su lugares de origen, pues, ciertamente el desempeño histórico de las élites andaluzas y extremeñas con sus propios pueblos ha sido deleznable. La miseria, la falta de oportunidades, la desigualdad han sido en Andalucía y Extremadura proverbiales desde tiempos inmemoriales , así como el desprecio de sus castas dominantes (los "señoritos") para con sus "compatriotas".  Históricamente, las dos respuestas u opciones posibles han sido repetidamente ejercitadas por andaluces y extremeños: la emigración (la "salida") y la revolución (la "voz").

 

 Ahora bien, en nuestra epoca, la elección de la opción de "salida" por parte de los que se fueron antes de 1977 tiene una explicación/justificación obvia: la dictadura de Franco imposibilitaba el ejercicio de la opción de la "voz". Y puede presumirse que muchos de ellos se fueron guardando o manteniendo "lealtad" a sus patrias sentimentales de origen, como sucedíó con la emigración a otros países europeos. Se fueron porque les echaban, porque no les quedaba más remedio porque no había otras vías.

 

Pero las cosas fueron muy diferentes para los que se fueron después, para los que ya con la democracia en España y un Estado de las Autonomías en pleno funcionamiento optaron por la "salida" cuando la opción de la "voz" no sólo era posible, sino que estaba siendo estimulada y valorada (eran -recuérdese- los tiempos previos al llamado "desencanto" con la política). Dada su elección de irse, cuando había otras opciones, puede presuponerse que muchos de los charnegos que han ido a Cataluña después de 1977 no sentirían por lo general demasiada "lealtad" o compromiso con sus "patrias" sentimentales de origen. Más bien, serían por así decirlo "apátridas" sentimentales. Se fueron no porque les echaban o no les quedase más remedio sino como resultado de una elección libre, es decir,  porque les interesó privadamente hacerlo como resultado de un análisis coste-beneficio entre las distintas opciones. ¡Ah! Y, por supuesto,  nada que objetar moralmente a ello. 

 

Ahora bien, con arreglo a este modelo o esquema de analizar las cosas, puede predecirse que el "síndrome del charnego" afectará fundamentalmente a estos charnegos más recientes, los emigrantes de después de 1977, y, obviamente y por supuesto, a sus descendientes ya nacidos en Cataluña que no guardarían ninguna "lealtad" con los lugares de origen de sus padres (pues sencillamente, no la habrían vivido, aunque fuera vicariamente, en sus casas).

 

Y una cosa más. No debería sorprender lo más mínimo que ese "síndrome del charnego" viniese acompañado también en aquellos que están por él afectados, con un comportamiento independentista radicalizado. Porque no les habría bastado a estos charnegos  "apátridas" sentimentales con serlo para entrar/progresar en una Cataluña dirigida social, política y económicamente directa o indirectamente por el nacionalismo, como ha ocurrido desde el principio de la Transición, incluyendo el tiempo del Tripartito. Han de mostrar que sí que son "patriotas" pero que  su "patria" ya no es la de su infancia (o la de la infancia de sus padres), sino que es Cataluña, que Cataluña es su "patria" de adopción. 

 

Pero para que esa señal de "catalanidad" que quieren enviar los charnegos "catalanes de adopción"  sea efectiva ha de cumplir un criterio esencial: ha de ser creíble. Josep Borrell no tiene que hacer nada para señalizar que es catalán. Lo es, sencillamente. Y, obviamente, por serlo, de modo natural. desde siempre no le exige despreciar o menospreciar a otros lugares o regiones. Pero no pasa lo mismo con los charnegos afectados por el síndrome del charnego, por ejemplo, Rufián,  el diputado macarra, que han de desgañitarse para que sus proclamas de que su "patria" sentimental es Cataluña sean creíbles.  Para "ocultar" sus orígenes, o mejor para mostrar claramente que ya no guardan ninguna relación con ellos, no basta con decir que los han olvidado. Han de ser los más catalanes entre los catalanes, los más independentistas entre los independentistas. Como bien se sabe por la Teoría de la Señalización, para que una señal sea efectiva ha de ser costosa para quien la emite, pues si no lo es, si es fácilmente  emisible e imitable ya no sirve para discriminar su autenticidad, o sea, para saber si es cierta o falsa . No basta con decir que uno se siente catalán. Eso es muy fácil de decir (es "cheap talk" en la jerga de esa teoría: su "contenido informativo" es nulo). Ha de demostrarlo. Y una de las formas de hacerlo para los charnegos afectados por el síndrome del charnego, y muy efectiva, pues a cualquiera le parece extremadamente costosa por parecer antinatural o contranatural, es denostar a andaluces, extremeños y demás, para señalizar que -pese a sus apellidos, pese a sus genes-  ellos no son  como ellos.  

Addenda: Como complemento al texto, merece la pena leerse este artículol https://elpais.com/elpais/2017/11/19/opinion/1511113430_741459.html

                                                                                    FERNANDO ESTEVE MORA

 

  1. en respuesta a 1755
    -
    #11
    20/11/17 18:47

    Los "mandamases" europeos han decidido que Barcelona No sea la sede de la EMEA.

    http://www.elperiodico.com/es/sociedad/20171120/barcelona-se-queda-sin-agencia-europea-medicamento-6436931

  2. en respuesta a Subastero
    -
    #10
    20/11/17 18:13

    Pues sí, es mala suerte.
    Sin ironía lo digo, quizás te mueves en ambientes donde sí abundan ese tipo de personas. No niego su existencia: los veo en las redes sociales.
    No descarto que yo viva en una burbuja o que evite los lugares donde pudieran estar (por ejemplo, no he ido a ninguna manifestación a favor del procés).
    Pero reitero que en la Cataluña en la que yo me he movido en los últimos 40 años, jamás vi afán de supremacia ni mala educación entre los independentistas con los que he tratado en persona. O quizás sean supremacistas sólo a mis espaldas, pero eso ya roza la paranoia.
    Yo creo que se hace un mal uso de la palabra "supremacía" y de ahí la discusión:
    1. f. Grado supremo en cualquier línea.
    2. f. Preeminencia, superioridad jerárquica.
    ¿Orgullo y autoestima? Sí ¿Supremacía? No.

  3. #9
    19/11/17 17:14

    Mañana se dilucidará cuál será la futura sede de la Agencia Europea del Medicamento.
    Barcelona estaba muy bien situada para ganarla. Sin embargo, quizás los últimos acontecimiento habidos hayan hecho cambiar de parecer a los "mandamases" europeos.

    http://www.elperiodico.com/es/barcelona/20171118/esprint-final-para-traer-la-aem-a-barcelona-6432050

    Ganar esa sede supondría una inyección económica muy importante para Barcelona, y su área de inflencia, del orden de 500 M€/año, y dotarla gratis de una enorme proyección, tanto en el resto de la península como en el Sur de Europa o en el resto del mundo, e incrementar su capacidad liderazgo de inluencia.
    Perderla supone todo lo contrario para Barcelona.

    http://www.elperiodico.com/es/barcelona/20171118/que-ganaria-barcelona-con-la-aem-6433335

  4. en respuesta a Lafargue
    -
    #8
    19/11/17 13:34

    vaya, yo habre tenido mala suerte y me he topado con ingentes cantidades de independentistas supremacistas por mala suerte. Igual me equivoqué de Pais/CCAA y yo sin saberlo.

  5. en respuesta a Fernando esteve
    -
    #7
    18/11/17 12:16

    Disiento: la deuda sólo es peligrosa si no puedes pagarla. El Reino de España debe el 100% de su PIB y aquélla crece cada año porque se gasta más de lo que se recauda.
    La deuda que no se puede pagar conduce inexorablemente a la miseria. El futuro del Reino de España, integre o no Catalunya, es miserable, como ya lo estamos viendo estos días, vaya.

  6. en respuesta a Fernando esteve
    -
    #6
    18/11/17 12:03

    La función de Catalunya es la de entrada/salida de bienes/servicio/ideas hacia/desde el resto del mercado penínsular.
    Si Catalunya decide cesar en su función respecto al resto de la península, otras regiones estarán encantadas de asumir su rol y habrá salida masiva de empresas, de capitales, de personas, y una fortísima crisis y empobrecimiento en Catalunya. Lo que estamos viviendo estos días, vaya.

  7. en respuesta a 1755
    -
    #5
    18/11/17 11:50

    Dos apuntes. 1) Deuda y muerte: Solo la deuda es peligrosa si tienes fecha de caducidad. Si eres eterno, puedes refinanciarla ad infinitum. y, España, ¿es eterna o no? Se comete un error básico cuando se equipara sin más la deuda de un estado (que dura y dura...) con la deuda de una familia (que siempre tiene fecha final). Así que no te preocupes tanto con el peso de la deuda, no recae sobre los hombros de una determinada generación de españoles, sino sobre los de España. Claro que la posibilidad de que te refinancien y las condiciones dependerán de quién seas y de tu fuerza. España sin Cataluña es más pequeña y más débil, así que ya te imaginarás qué pasaría.
    2) Deuda y acreedor. ¿A quién le debe el 100% de su PIB España?. Si te das cuenta, si se lo debiera en su integridad a los españoles, no habría el menor problema, pues sería una deuda entre españoles que se cancelaría desde un punto de vista agregado. El único problema es la deuda que España tiene con no españoles.

    Y ahora la coda final. ¿Qué es España? ¿quiénes y cuántos son los españoles? Si los catalanes se van, ¿cuánta deuda de España nos quedaría a pagar a los que siguiéramos siendo españoles?

  8. #4
    18/11/17 11:34

    Pura estrategia de supervivencia....

    Cuesta creer que no se cambie la Ley electoral catalana: mano de santo para normalizar la situación.

    ¿Hasta cuando las cuentas públicas podrán asumir el "despropósito autonómico"? Los españoles deben ya el 100% del PIB, lo que supone 100.000 € de deuda por unidad familiar de 4 miembros.

  9. en respuesta a Lafargue
    -
    #3
    18/11/17 11:30

    Acepto las críticas. Y sí, la verdad es que en mi texto me dejo llevar por esta marea aterradora y atosigante de los últimos meses. Y ojalá que tengas razón y que el desencuentro social y político entre la mitad de los catalanes (al menos) y el resto de los españoles no se haya traducido en un desencuentro personal. Pero tengo para mí que la asunción de eslóganes como aquéllos del Espanya ens roba o Espanya ens enganya, apunta a que esa mitad de catalanes sienten que el resto les robamos y engañamos, y dadas las balanzas fiscales y demás, los ladrones y mentirosos serían andaluces, murcianos y extremeños fundamentalmente. Lo que quizás confirmaría de alguna forma y de modo indirecto lo que señalo en la entrada, es decir, la existencia de cierta superioridad moral por parte de quienes sustentan su modo de pensar en esos eslóganes , es decir los independentistas .
    El roto de la piel de toro ya no es un descosido. Y me da que ya no hay arreglo que valga. Y también que la aceptación a regañadientes de un encaje de Cataluña en España por miedo ante los costes de una guerra económica, que es la alternativa que en "Madrid" se defiende para "terminar" el conflicto no puede ser la base de nada sólido y duradero, aunque Maquiavelo diría lo contrario. Habrá que pensarlo.

  10. #2
    18/11/17 02:46

    Um... Hay pasajes que me han chirriado una barbaridad:

    - De ninguno de los independentistas que he conocido jamás les oí ni una mala palabra, insulto, denostación, mofa ni superioridad respecto a "españoles", como sugieres, al contrario.

    - Y de los que creo que encajan como "charnego" (palabra que no he oído en Cataluña pero que en Castilla sí me lo han llamado, como broma), los que yo conozco que además son indepes, ni intentan ser más catalanes ni reniegan ni esconden ningún origen ni nada parecido, al contrario.

    En definitiva, hablas de una sociedad que no reconozco. IMHO, premisas erroneas.

    Otra cosa muy diferente es lo que leemos en redes sociales, donde se desata la peor dialéctica del ser humano, donde los independentistas comen niños y los españoles comen catalanes.

    Lo demás, como siempre, entretenido, interesante y sugerente. ¡Saludos!

  11. #1
    17/11/17 23:36

    Mi categorización y clasificación de la gente es más sencilla y universal. Por un lado están los buenos y en el otro lado los políticos, los bancos y el ibex35.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar