Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
9 recomendaciones

 

En la antigua Roma, el senado en determinadas ocasiones decidía nombrar dictadores, para solucionar algunos problemas. En otras ocasiones, resulta que son los dictadores los que deciden nombrarse ellos. En definitiva en ambos casos, lo que se consigue es sustituir “el peor de los sistemas, salvo todos los demás”, por una dictadura (que por cierto, salvo en el caso de los romanos no se autodenominará dictadura). En todo caso, siempre hablaremos de “estado de derecho, de orden y de solucionar una situación complicada”.

Pues hoy está pasando un poco lo mismo, en España y en el Mundo; salvo que cargándonos todo lo que recuerde a democracia, no hemos nombrado a un dictador de tal forma que nos hemos quedado en un absurdo.

A los que sean creyentes, ruego por tanto una oración en memoria de la democracia y a los que no lo sean me gustaría pedir que la tengan bien presente en sus pensamientos, porque a buena fe que la echaremos de menos.

Para muchos era evidente el delicado estado de la democracia, golpeada y vilipendiada hasta tal punto que estaba completamente terminal, y también eramos conscientes de que la evolución no hacía presagiar un final feliz. Pero como siempre tratamos de aferrarnos a la esperanza confiábamos en un milagro final que no se ha producido.

Cualquier norma que se nos ocurra tiene su única y fundamental razón de ser en tratar de regular o limitar actuaciones, comportamientos o decisiones que beneficien a unos pocos, a costa de producir unos perjuicios para el conjunto de la sociedad. Imponemos una norma que prohíbe robar, porque se dan dos condiciones: la primera es que existe un beneficio derivado de robar, y por tanto un incentivo para realizar dicha actividad. Y por otro lado es que genera un perjuicio más que evidente entre el resto de las personas.

Pues este sencillo básico es el que se ha olvidado sistemáticamente hasta desmantelar todo lo que conocemos por democracia. No deja de ser irónico que las personas que han dinamitado, (a lo peor hasta sin darse cuenta) el sistema son las que reparten calificativos de antisistema para otros.

Hace tiempo, ya me quejé de la relajación de distintos aspectos de nuestra constitución en un post que llamé “dos lecturas para el fin de semana”, en el que ya comentaba algunos aspectos que dejaban a la constitución española como un libro de ficción; aquello de que cada uno contribuirá al sostenimiento del erario en función de sus posibilidades, o lo del derecho a la vivienda con una política económica destinada a impedir la especulación, o aquello de que la remuneración digna será la que permita el sustento del trabajador y la familia.

Nos cuenta la famosa constitución que los  poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad, mientras los citados poderes públicos se reúnen para bajar unas pensiones que son ya actualmente ridículas.

Nos cuenta que se promoverá una renta mejor distribuida, nos cuentan que se garantiza la asistencia a los colectivos en situación de necesidad, (en particular, los desempleados), mientras se elimina la ayuda de los 426 euros. Nos cuenta la constitución que el gobierno ha de garantizar la libertad de empresa en condiciones de economía de mercado, y resulta que aprueba normas dirigidas a evitar guerras de precios o competencia en tantos sectores como  grandes empresas tienen acceso al gobierno. Nos cuenta la constitución que los poderes públicos deberán garantizar la negociación colectiva y la fuerza de los convenios, y luego nos encontramos con que ni tan siquiera la administración los cumple. Nos cuenta que los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos. Nos cuentan que deberá garantizarse el derecho a la intimidad y el honor.

Estas son normas de la constitución que en ningún caso deberían ser cuestionadas, son unas reglas que nos rigen a todos, y que por tanto deben ser cumplidas sin ningún tipo de duda, vacilación o impedimento.

Sin embargo, por los mercados, o por presiones de determinados grupos o personas, resulta que todas estas previsiones incluidas en la norma fundamental que ha de regir nuestra conveniencia han sido completamente ignoradas.

Alguien llega a la conclusión de que si las rentas altas pagan impuestos, se van de España, por lo que interesa que paguen poco; pues está claro que puede interesar, y por esto hay una regla que establece que se ha de pagar de acuerdo a las posibilidades y de acuerdo a los criterios de progresividad. Alguien llega a la conclusión de que la especulación inmobiliaria interesa, pues el estado debió luchar contra la especulación inmobiliaria porque era su función. ¿Qué a los mercados les interesa reducir o eliminar la protección a parados?. Pues hay que decirles a los mercados que nuestra constitución garantiza esta protección. ¿Que a las tabacaleras u otras les interesa que exista un cambio fiscal para reducir la competencia?. ¿Qué los bancos centrales y los gobiernos se ponen a manipular los mercados para generar unos beneficios sobre el valor de la deuda o el valor de las entidades financieras?, Pues hay que decirles que esta discusión no procede porque existe una norma que dice que no. ¿Qué en el liberalismo interesa concentrar la renta por razones de eficacia?. Pues la norma que nos rige determina que no. ¿Qué el salario mínimo ha de ser bajado por que le interesa a determinadas personas?. Pues la realidad es que no tiene sentido iniciar esta discusión porque realmente nos encontramos con un mandato conforme tiene que ser suficiente, (cada uno de los salarios) para mantener a una familia. ¿Qué si bajamos las pensiones a la gente le entran ganas de hacerse planes de pensiones?. Pues lo siento pero van a tener que tirar de publicidad y hay que buscar la forma de que las pensiones sean dignas por ley. ¿Qué poniendo un sistema de reclamaciones en el que los usuarios  tengan que pasar una odisea e incluso en el caso de las entidades financieras, de seguro o de inversión las conclusiones de los órganos reguladores, ya de por si escoradas, ni sean vinculantes, genera un beneficio para los beneficios de las empresas?. Pues es algo que no se puede ni entrar a discutir, porque es ilegal. ¿Qué determinadas entidades para cobrar préstamos usan el escarnio público e incluso lo publicitan o salen en televisión, puede interesar para mejorar las cuentas del sector bancario?. Pues no se puede ni considerar porque esto está en nuestras normas fundamentales.

En estas circunstancias hemos llegado a una situación en la que se ha declarado el estado de alarma, basado en un conflicto en las torres de control, claro que no se cumple la condición establecida otra vez en la norma básica que ha de regular nuestras actuaciones y sobre todo las del estado, ya que establece que se convocará según el artículo 116 de la constitución cuando concurra la alteración de un servicio público esencial, con otra de las causas que no se han dado, (catástrofe o calamidad pública de carácter natural, epidemias o crisis sanitaria o desabastecimiento de productos de primera necesidad).

Se ha procedido a la militarización de los controladores, siendo incluso acusados de sedición por acontecimientos anteriores a la declaración del estado de alarma, cuando el artículo 117.5 de la constitución nos dice que la jurisdicción militar se aplicará en el ámbito estrictamente castrense y en el estado de sitio, (por tanto que no procede).

Por supuesto, tanto desde el gobierno como desde una gran parte de los grupos políticos, han apoyado esta declaración porque servía para resolver el problema, obviando que desde siempre las dictaduras tienen la gran ventaja de que solucionan los problemas de una forma rápida, eficaz, sencilla y expeditiva, aunque a la larga todas tienen unos efectos secundarios que nuestros parlamentarios no han sabido o querido ver. El cumplimiento de la ley, obligaba a los parlamentarios a votar “no” a la convalidación del estado de alarma, porque es sencillo determinar que en el caso que nos ocupa no procedía. Por supuesto, los fiscales y parlamentarios tenían que haber dicho “No” a las acusaciones de Sedición porque en ningún caso se puede entender que se pueda aplicar un delito de la jurisdicción militar en este caso.

El gobierno finalmente ha solicitado la prórroga del estado de alarma, aunque en numerosas declaraciones se ha jactado de solucionar el problema en 24 horas. Por tanto una vez solucionado el problema, tendremos que aplicar la normativa recogida en la ley orgánica 4/1981 que establece que el estado de alarma tendrá la duración estrictamente indispensable para la vuelta a la normalidad. Dado que se ha vuelto a la normalidad y a pesar de las innumerables ventajas que tal situación ofrece nos encontramos con que los parlamentarios tenían que haber votado “No” otra vez, porque ya no se cumplen las circunstancias que originaron este problema, con el agravante de que además no eran suficientes como he comentado. No tenían que haber votado “Sí” y tampoco podían haberse abstenido.

Pero encontramos una sorpresa adicional en el discurso del PSOE; Resulta que no han sido militarizados, sino que en la página 6 del discurso se dice claramente que son personal civil; de tal forma, que no se entiende en absoluto como los fiscales, mantienen e instan las acciones del delito de sedición o que el gobierno amenaza en la noche del 3 de diciembre de 2010 a los controladores con la incautación inmediata de sus bienes, siendo ambas premisas de la jurisdicción militar. ¿Están los fiscales denunciando delitos que no corresponden, a sabiendas y de forma injusta?.

El discurso nos cuenta que los controladores mantienen TODOS sus derechos, cuando realmente no es cierto, porque hay uno (por lo menos) que han perdido y que es el que origina realmente esta prórroga. Está claro que los controladores que quisiesen seguir en su puesto de trabajo, en estas situaciones se plegarían sin demasiado problema a las exigencias de la empresa. Sólo hay que recordar los expedientes, la presión social que les ha caído y no hace falta más que comprobar el silencio de los sindicatos en general y desde luego la desconvocatoria de las huelgas del resto de personal de AENA. Todos sabemos, y no hacían falta las cartas de los controladores, que cualquier persona que quisiese mantener el trabajo no iba a faltar en estos días bajo ningún concepto. Pero es importante entender el “quisiese mantener el trabajo”, porque estas personas, (recordemos que son eso), no tienen hoy el derecho que tenemos todos y cada uno de nosotros, de recoger nuestras mesas y dejar de trabajar. El derecho a decir, pues hasta aquí he llegado y rescindir el contrato, (ya sea por la pura dimisión o por la alteración de condiciones de trabajo decretadas el 3 de diciembre que le daría a cualquier trabajador la potestad de romper el contrato laboral).

Por tanto, cualquier trabajador que quiera seguir en ese puesto, no faltaría, pero es posible que algunos, simplemente llegasen a la conclusión de que no volverían. Y mejor que se vayan a partir de enero cuando ninguno tendría problemas de horarios, y en consecuencia, los que se queden podrán cubrir sin problemas ni limites a los que se vayan.

Supongo que todo el mundo dirá que nadie dejará el trabajo, pero si a mí un buen día me encuentro en mi trabajo con una acusación de Sedición, la amenaza de incautación de todos mis bienes, el escarnio público, un trato equiparable a terroristas, las manipulaciones, la militarización, los decretazos y las amenazas, la opción de irme sería la más plausible.

En el mismo discurso se hace referencia a que las peticiones vienen de las asociaciones de hosteleros, de los turoperadores y de IATA, que han pedido la prórroga del estado de alarma, ante los que habría que decir que no, ¡porque no procedía!.

Además me queda un pequeño detalle, que no es otro que los intentos del gobierno de militarizar a un colectivo, lo cual es exclusivo del estado de sitio, primero mediante un real decreto y luego mediante un estado de alarma. De esta forma, el gobierno ha intentado el 3 y 4 de diciembre conseguir los efectos del estado de sitio, y de hecho acusar de sedición a los trabajadores, sin declararlo, lo cual no puede ser entendido de otra forma que cometer un fraude de ley.

Puede que los mercados y las circunstancias hayan dictado unas medidas, pero lo que está claro es que los sucesivos gobiernos, (evidentemente no sólo este, sino que esto es una agonía que han comenzado los anteriores), han ido cargándose nuestra norma fundamental y la democracia con una gran diferencia respecto a lo que es una dictadura. En una dictadura, se sustituye al pueblo como fuente de poder; pero sigue existiendo un estado de derecho. Las leyes no salen de los representantes del pueblo, pero existen leyes que se cumplen.

Es evidente que todos podemos ver las ventajas para hacer la vista gorda con alguna norma para conseguir un beneficio directo. Esto y que a veces es difícil ver los procesos que sólo se detectan a lo largo del tiempo y en valores intangibles, explica como hemos llegado a una situación en la que el hecho de que las decisiones vayan en contra de las normas, deja de ser algo que asusta y pasa a ser un puro formalismo.

Y esta situación me asusta, porque en este momento las leyes se han convertido en papel mojado y una sociedad sin normas está y estará condenada a la decadencia y al desastre. ¡eso sí, despacio pero sin pausa!.

  1. en respuesta a Ramon13
  2. en respuesta a Fernan2
    #73
    Comstar

    Si la gente sigue votando por los mismos, obtendrán los mismos resultados. Al final si así sucede, cada pueblo tendrá los gobernantes que se merece.

  3. en respuesta a Efectoyunque
    #72
    Comstar

    Calma, que no vale la pena calentarse la cabeza en un debate.
    Si a veces pongo ideas que no sean exactamente populares es para someter las ideas a prueba, a ver si me las quedo o si las reemplazo si encuentro algo mejor.

    1 recomendaciones
  4. en respuesta a Fernan2
  5. en respuesta a Fernan2
    #70
    4....s

    De aceatasnew.

    6 de diciembre de 2010

    CARTA A LOS ESPAÑOLES EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

    Apreciados españoles:

    Ante la ominosa coyuntura para la ciudadanía española de haber de pasar el Día de la Constitución DE 2010 bajo un Estado de Alarma, que ha sido decretado por el Gobierno del PSOE a causa de un simple conflicto laboral; ante el flagrante incumplimiento de la legalidad constitucional por parte de una facción golpista en el poder, que ha echado mano del Ejército para militarizar los cielos de España; y ante los riesgos que tal Estado de Alarma representa para la
    sociedad, los trabajadores, los funcionarios, por la merma de derechos fundamentales que conlleva, creemos más vigente que nunca este artículo, refundido de los publicados en Ácratas el 6 de diciembre de 2007 y el 24 de julio de 2009:

    UNO:

    Sin proceso constituyente, cualquier Constitución impuesta es papel mojado ante el Pueblo.

    Las Cortes elegidas el 15 de junio de 1977 no fueron formalmente Constituyentes. La Constitución fue consensuada por 7 individuos y se tomó como modelo el ensayado en la Constitución de Guinea, redactada en 1968 por Herrero de Miñón, a las órdenes del Ministro de Exteriores, Castiella. El Referéndum fue un "esto son lentejas". El Poder decidió y el PUeblo aquiesció ante lo inevitable. Asombrados por el régimen autonómico indiscriminado, sólo el 58% de los españoles con derecho a sufragio votaron sí a la Constitución de 1978.

    La ciudadanía española, por lo tanto, jamás defenderá la Constitución. Eso es imposible, por más que se empeñen los partidos, que son sus beneficiarios. La Libertad Política, como cualquier otra libertad, no es un gracioso donativo del Poder. O se la ganan los pueblos, imponiéndose a la violencia de los que se la limitan o roban, o no la poseen jamás. Los dos ejemplos paradigmáticos son EEUU y Francia. Hoy día, afortunadamente, hay nuevos medios de conseguir la Libertad Política sin recurrir a la violencia. Pero siempre, necesariamente, la Libertad habrá que conquistarla con esfuerzo.

    Cualquier proceso constituyente debe iniciarse con un referéndum que ofrezca al Pueblo el régimen político que prefiera: "¿Prefiere usted para España una Monarquía Partitocrática Proporcional o una República Representativa?" En aquellos tiempos —que viví—, se pretextaron falsos ruidos de sables para evitar la consulta. El Régimen Franquista estaba acabado, pero los Poderes Fácticos encararon a los partidos políticos y les plantearon lo que, en realidad, fué el "Espíritu de la Transición":

    —"Yo soy legal, pero no legítimo. Tú, lo contrario. Hagamos un pacto: Yo te legalizo y tú me legitimas".

    La respuesta de todos los partidos fue un entusiasta "De acuerdo", sabedores de que vendían los derechos políticos de todos los españoles a cambio de un régimen que garantizaba la impunidad en la corrupción y hasta el crimen de Estado. A este acuerdo le llamaron "Espíritu de la Transición", en vez de "Contubernio de la Traición", que es de lo que se trató.

    DOS:

    La Constitución actual es indefendible: las autonomías se desgajarán en Estados federales en cuanto puedan, lo que ocurrirá en dos legislaturas, no más. Explicaré por qué, si es que hace falta.

    El PSOE, en la línea golpista que jamás ha abandonado en toda su historia, intentará repetir la jugada constituyente por la fuerza de los hechos, sin dar la más mínima participación al Pueblo (cuando escribo Pueblo, entiendan ustedes ciudadanía, si lo prefieren, que es concepto mucho más moderno) y ninguneando a los enemigos, como evitó que Tierno Galván, Catedrático de Derecho Político de la Universidad de Salamanca, estuviera en la Comisión de los Siete Constituidores.

    La Constitución puede cambiarse o reformarse. Los políticos conservadores intentarán lo segundo. La reforma más importante es la de aquello que ha provocado la destrucción de España. Y no es ninguna de las tres cosas más obvias:

    —No es que España se constituya en Monarquía o en República.

    —No es el Régimen autonómico.

    —No son, ni siquiera, las listas de partidos cerradas por las cúpulas (ningún partido es internamente democrático, lo que es un incumlimiento de la Constitución).

    Lo fatal para España es la necesidad de Pactos de Gobernabilidad para elegir al Presidente, verdadero Jefe del Poder Ejecutivo (el titular es el Rey, pero todos sabemos que es decorativo). En esos pactos, que siempre dependen del voto minoritario de los nacionalistas, estos arrancan cada vez un jirón de poder estatal en beneficio de su futuro estaducho federal. No importa cuánto poder tengan acumulado ya: su voto para investir Presidente se cambia por algo nuevo, añadido. El proceso es imparable: es cuestión de tiempo el vaciar el almacén de poderes del Estado. El final es, pues, la autodeterminación y el federalismo.

    TRES:

    ¿Cómo detener el proceso de descomposición del Estado? Me consta que sabéis lo que dice la Constitución, porque llevamos ya 30 años con esa carga. ¡Como para no habernos enterado! Acabamos de resumir en unas pocas líneas aquello de lo que se trata ahora: de insertar la modificación del artículo 99 en el texto constitucional para traer a España, por lo menos, la independencia de Poderes del Estado.

    Claro que nos hubiera gustado, igual que a todos vosotros, emplear el término ciudadano, pero la realidad es que no somos ciudadanos, ni con la Constitución actual, ni con esta reforma que proponemos. Claro que nos hubiera gustado eliminar del texto la referencia al pueblo español y a "los partidos, federaciones, agrupaciones y coaliciones, y apostar por otra fórmula mucho más acorde con el concepto de ciudadanía y de participación política real y efectiva, pero debemos atenernos a los conceptos constitucionales en vigor.

    Esta no es, ni puede ser, una verdadera y auténtica Constitución, pues para que así fuera, sería necesario abrir un proceso constituyente, empezando por la elección en libertad de la forma de Estado (Monarquía o República). Determinada la forma de Estado, habrían de convocarse elecciones Constituyentes. Los diputados constituídos en Asamblea habrían de redactar y aprobar una Constitución que fuera sometida a referéndum de todos los ciudadanos de la NACIÓN ESPAÑOLA. Ratificada por los ciudadanos la Constitución, la Asamblea Constituyente debería ser disuelta, pues ya habría cumplido su misión. Seguidamente habrían de convocarse elecciones a la Asamblea Nacional y a la Presidencia de la República (que sería también el representante del Poder Ejecutivo). Conformadas la elección de los representantes de los Poderes Legislativo y Ejecutivo, se procedería a la elección de los miembros del Tribunal Supremo (representantes del Poder Judicial) por toda la comunidad jurídica: Jueces, Fiscales, Abogados, Secretarios Judiciales, Catedráticos y Profesores de la facultades de Derecho.

    Por ese ideal maravilloso trabajamos, pero su realización práctica nos impone una estrategia de acoso y derribo de la Constitución partidocrática que, inexorablemente, debe empezar por hacer ver a los ciudadanos las ventajas de la separación de los Poderes del Estado y la falacia de unas instituciones políticas que no fueron -ni podían serlo- ideadas para la democracia, sino para el mantenimiento de una casta que seguirá viviendo a cuerpo de rey, mientras la gente siga pensando que votar cada cierto tiempo es democracia, porque se nos permita elegir entre los productos-basura que se ofrecen en el supermercado político.

    Los manjares de la democracia y la libertad política seguirán escondidos en la trastienda mientras los ciudadanos no sepan de su existencia y conozcan que nos se nos está dando gato por liebre, y además a tan escandaloso costo como nos cuesta a todos los españoles el mantenimiento de esta casta parasitaria.

    Esta limitada reforma constitucional que proponemos puede contribur sin duda a preparar el camino de nuestro objetivo final: la República Constitucional. Y éste es el resultado de nuestro esfuerzo, nuestra propuesta parcial:

    UN SOLO CAMBIO en el Artículo 99 de la Constitución Española, que DEBE DECIR:

    99.1.- El Presidente del Gobierno será elegido por el pueblo español una semana después de las elecciones al Congreso en una segunda vuelta electoral, en circunscripción única nacional, entre los candidatos de los dos partidos, federaciones, agrupaciones o coalición de electores, más votados en las elecciones al Congreso. Será designado Presidente electo, por la Junta Electoral Central, el candidato que haya obtenido mayor número de votos populares en esta segunda vuelta. El Presidente electo dejará inmediatamente de ser Diputado, cediendo su Acta al primer candidato no electo incluido en la lista electoral en la que aquél hubiere concurrido a las elecciones al Congreso .

    99.2. El candidato electo será investido Presidente del Gobierno ante el Rey y con la asistencia del Presidente del Congreso y del Tribunal Supremo. La investidura facultará al Presidente del Gobierno para el ejercicio de la función ejecutiva, en la que actuará con total independencia, limitándose al fiel y exacto cumplimiento de las Leyes aprobadas por las Cortes Generales, que vinculan y obligan al Poder Ejecutivo sin que éste pueda oponer veto alguno, ni siquiera suspensivo. El Presidente del Gobierno elegirá libremente a los Ministros, que en ningún caso podrán ser miembros del Poder Legislativo o Judicial.”

    99.3. Al Gobierno corresponde la potestad reglamentaria. En ningún caso las Cortes Generales podrán delegar en el Gobierno la facultad de dictar normas con rango de Ley. El Congreso, con el voto favorable de la mayoría absoluta de sus miembros, podrá disolver simultáneamente los Poderes Ejecutivo y Legislativo y convocar nuevas elecciones. La misma facultad corresponderá también al Presidente del Gobierno.

    99.4.- Los Títulos III, IV, V, VI y VIII se interpretarán de conformidad con el principio de separación e independencia de los Poderes del Estado.

    ¿Por qué este mínima modificación lo cambia todo? Porque, gracias a ello, el Presidente siempre se comportará ante los separatismos como los dos presidentes que hemos tenido con mayoría absoluta. Fueron dos legislaturas: una del PSOE, con Felipe González y otra con Aznar, en las mismas circunstancias. En ambas ocasiones, los nacionalismos hicieron aguas, los separatismos se anquilosaron y ETA desapareció como el Guadiana.

    Cualquier Presidente con mayoría absoluta tiene un comportamiento jacobino. Y defiende el Estado Español, que es de donde emana su poder. Esta es la solución fácil. Cualquier otra costará ríos de sangre.

    CODA FINAL:

    Aquí tenéis la verdad, aunque sé que os resulta difícil creerla. Y también tenéis la solución: basta con que la exija una porción suficiente del electorado para que los partidos se vean obligados a asumirla. Todos los españoles saben la solución, o la intuyen. Ningún español se dejará una gota de su sangre o de la de sus hijos por defender la Constitución de 1978, tal y como está. Ni uno solo, excepto aquellos que están a sueldo del Estado y no pueden evitarlo: políticos, fuerzas armadas y algunos funcionarios de Justicia. Todos esos que ya van armados o con escolta. Nadie más.

    ¡Cómo duele España! ¡Qué pena!

    MESS Y TONY DÍAZ

  6. #69
    Fernan2

    La democracia nunca llegó a instaurarse en España, aquí sólo hemos tenido Partitocracia; en una democracia, uno puede elegir a las personas que le representan, y aquí sólo podemos elegir listas cerradas compuestas por personas cuya principal habilidad es saber entrar en dichas listas... lo cual no se consigue siendo una persona recta y honesta, dicho sea de paso.

    s2

    3 recomendaciones
  7. en respuesta a Lacaseton
    #68
    Franz

    Ten por seguro que ningún militar daría una orden como la dió el PSOE.
    Saludos

  8. en respuesta a Rsoros
    #67
    Franz

    Te doy la razón, ahora falta que se enteren todos los españoles.
    Saludos

  9. en respuesta a Acastanon
    #66
    Franz

    No te predocupes por "efectoyunque" está dando sus sinceras opiniones. Usted siga, así poco a poco, día a día, se hace amigüito de todos.
    Saludos

  10. en respuesta a Gaspar
    #65
    Yo mismo

    me quedó esto.

    realmente es muy dificil explicar las diferencias entre economistas y analistas, porque yo entiendo que son muchisimas y muy variadas.

    la primera es el ambito en el que tratas de enfocar; en la economía entra todo el sistema económico, mientras que cuando hablamos de analistas, el enfoque es mucho más concreto. bien sobre el sistema financiero o más concretos. Por tanto, es normal que los datos tengan una importancia y una relevancia mucho mayor en el campo de los analistas.

    la segunda es el objetivo. un analista trata de determinar la evolución de determinadas variables o circunstancias asumiendo que las condiciones se van a desarrollar como hasta ahora. Entiéndase que tanto los analisis econométricos, como fundamentales como técnicos, se basan en proyecciones a futuro, lo cual en sintesis significa que las relaciones se mantienen constantes, porque si estas variasen, los modelos no sirven para nada.

    En cambio si enfocas desde un punto de vista económico, llegas a la conclusión de que las medidas propuestas, deben afectar por definición al esquema fundamental por lo que todos los modelos analiticos no funcionan (por lo de la estabilidad),

    y desde luego una cosa es desarrollar los modelos y esquemas y otra distinta, tratar de usarlos...

    ¿Porque tantos economistas se dedican a decir si vamos a crecer un 0.1 o un 0.2?.... no hay ninguno, otra cosa es que sean analistas que se hacen llamar economistas.

    Por supuesto, esto se une a que las respuestas de estos son más dinámicas, agiles y bonitas que las de relaciones... si me preguntan que va a pasar, soltaré un rollo de pasará esto, lo otro y lo cual... pero no diré cifras ni nada por el estilo... por ahí aparecerá una persona que va al grano y da un número y un par de razones... ¿Cual compras?, ¿cual publicas?...

    pues eso explica porque unos tienen tanto exito y otros... ¡por aquí andamos!

    1 recomendaciones
  11. en respuesta a Efectoyunque
    #64
    Mateodecasas

    A ver si es verdad que te rindes, pero no tú, sino los que te pagan.

  12. en respuesta a Lacaseton
    #63
    Yo mismo

    hombre....

    creo que la noche del 3 al 4....¡pasaron cosas!.

    ¿Tu le has visto la cara?

    Por cierto... yo no sé si hubo protesta, pero la clave es si "estaban disponibles para el trabajo".

    ahí es donde yo tengo la duda. y la sigo teniendo,... yo y blanco que achacaba determinadas alegaciones de controladores al estado de ansiedad y shock.

  13. en respuesta a Yo mismo
    #62
    Lacaseton

    Hombre, no hubo huelga porque ni siquiera se convocó y si estaban tan dispuestos a trabajar ya me dirás que hacía su representante haciendo estas declaraciones el día 4:

    "ha sido muy dificil convencer a los trabajadores para que vuelvan a sus puestos..."

    "y que la reacción expontanea que extendió por todos los centros de trabajo y que ha ocasionado la situación por todos concocida..."

    http://www.youtube.com/watch?v=OE-UcwWrhlg&feature=fvsr

    Si realmente no hubo protesta y estaban disponibles para el trabajo, las declaraciones del representante de USCA deberían haber sido muy diferentes... al menos si lo que pretendía es defender los intereses de los controladores.

    :_D

    En cuanto si existe delito de sedicioón o no, la verdad es que es un tema del que no tengo mucha idea.

    Saludos

  14. en respuesta a Comstar
    #61
    Efectoyunque

    Estando en desacuerdo contigo, porque por primera vez este tio no se baja los pantalones como con los piratas del indico y otros secuestros... es coherente tu opinion.
    Yo prefiero una vez colorado que ciento amarillo. Pero esta postura no es pragmática y la tuya si. Estoy de acuerdo que quizas esta es muy cara y no estamos para dispendios, pero por esta vez, creo que: con alevosía o no, esta es la menos mala de las soluciones... cosa que no esperaban los controladores. Esperaban encontrar el tipico "A MI ME DA IGUAL, QUE DENTRO DE 2 AÑOS NO ESTARE AQUI..."

    1 recomendaciones

Sitios que sigo
9 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar