Ya he hablado sobre la defensa de los consumidores de empresas no financieras y la defensa de los consumidores ante las entidades financieras; y el resultado es un mundo bastante lamentable en ambas; además del maremágnum de organismos que en realidad no hace nada, aún nos quedarían las reclamaciones ante las compañías de seguro, (que son exactamente igual proceso que las de las entidades financieras), las de las telecomunicaciones, (ante la CNT), las de energía ante la CNE; aunque por otra parte en la mayoría de las comunidades también se pueden usar los organismos de consumo y arbitraje. En definitiva un lío, que todo el mundo puede entender que no beneficia en nada al reclamante que lo primero que tendrá que hacer es volverse loco adivinando a donde.

Sin embargo queda un gran grupo de personas que tienen unos derechos que esté caso están salvaguardados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Estos días nos hemos encontrado con la detención de 6 gestores de hedge fonds, por parte del FBI, que por cierto avisaba en octubre de 2008 que estaba colapsado en tantas investigaciones por fraudes. Y conviene preguntarse en España cual es la situación y el control de las autoridades al respecto de conductas en los mercados o con los inversores.

Lo cierto es que en España, debemos ser muy honrados porqué la verdad es que no existe noticia sobre manipulación alguna en ningún mercado; Claro que también podemos entenderlo como el grado de protección al inversor en nuestro país. Dicho de otra forma, podemos entender que en España no necesitamos al FBI porque somos todos muy honrados, o simplemente que lleguemos a la conclusión de que somos todos muy honrados, usando el infalible truco de cerrar los ojos y no ver nada en absoluto.

Es imposible construir ningún sistema serio sin protección a los consumidores y por supuesto sin un sistema de protección a los inversores, que de esta forma quedan completamente en manos de agentes y ejecutivos financieros que, si hacemos caso al perfil que aparece en “El Aprendiz”, serían casi psicópatas y desde luego sociópatas.

El sistema de reclamaciones de la CNMV es similar al de las entidades financieras que ya he expuesto en otro post, de tal forma que hay que reclamar ante la entidad, el defensor del cliente y luego ante la CNMV cuyos dictámenes no son vinculantes para la entidad.

El primer aspecto que sorprende del servicio de reclamaciones de la CNMV es que emite informes trimestrales sobre las reclamaciones presentadas, siendo el último el del cuarto trimestre de 2006. Si buscamos memorias anuales, los últimos datos se refieren al ejercicio 2007. Ese año se recibieron 809 reclamaciones de las cuales 179 no fueron admitidas, (página 20 del documento), De las 809 reclamaciones admitidas, se emitió informe favorable al demandante en 176 ocasiones, (y en 76 más la entidad reconoció los errores antes del dictamen). De estas, constan que las entidades han rectificado el 111 situaciones. Los porcentajes, al igual que en el caso de las reclamaciones a las entidades financieras son realmente bajos.

Pero es que adicionalmente, a lo largo de estos años han pasado varios casos que han llamado y mucho la atención y que creo que deberían ser investigados y desde luego, en el caso de que se confirmasen los indicios deberían ser sancionados sus responsables de acuerdo al sistema USA, (Incluyendo el uso de esposas).

Dentro de esta categoría entrarían a mi juicio las manipulaciones de las acciones de Banco Popular a través de la empresa Blueprime, (creada con 3.000 euros de capital social en Londres), que en teoría iban a comprar las acciones de Trinitario Casanova. Si bien es cierto que esta persona fue investigada y de hecho acabó declarando en los tribunales, también es cierto que hace tiempo que no se conoce ninguna noticia, (incluyendo posibles condenas).

Sin embargo creo que si tenemos que nombrar una situación anómala en los mercados, el caso más llamativo ha sido el que se ha generado con el bloqueo de los fondos inmobiliarios de banif. Estamos ante un caso de 50.000 personas afectadas y a la luz de internet, las cosas se están moviendo.

En este caso hay una serie de dudas, que deberían ser investigadas y desde luego castigadas y desde luego encontraremos tan pocos casos con semejante número de testigos y por supuesto de documentación para esclarecer los hechos. Entiendo por lo que ha trascendido, que es relativamente poco, que existen algunos hechos que como poco serían indicios para el FBI si estuviésemos en USA.

- Existen indicios de que ha sido la propia red de Santander la que ha provocado la salida masiva de los participes, animándoles a participar en la salida de fondos de febrero de 2009.

- Por otra parte el fondo no disponía de la liquidez mínima exigida, lo cual tampoco ha sido objeto de reproche alguno.

- No está aclarado el reembolso de determinados participes antes de la ventana.

- El 19 de febrero de 2009 se anuncia la venta de un inmueble de un edificio en el Paseo de la Castellana un 14% por debajo del precio de tasación, según Nueva Tribuna a un ex-socio de Ana Patricia Botín.

Por supuesto existen muchas más incidencias, que han sido denunciadas, pero no es mi intención poner aquí toda la lista de reclamaciones de todos los reclamantes, sino afirmar que cualquier análisis serio implicaría una investigación en toda regla.

Existen numerosas discusiones en numerosos foros, y siempre nos encontramos con los comentarios en el sentido de que los inversores asumían un riesgo o deberían asumirlos; sin embargo, lo que tiene que quedar claro en un sistema mínimamente decente es que los inversores deben asumir la existencia de un riesgo de mercado o de que las circunstancias de la inversión cambien. Otra cosa es asumir como parte del riesgo, aquel derivado de manipulaciones masivas de los mercados o aquel derivado de actitudes y regulaciones laxas contra los mercados financieros.

Hablamos de la necesidad de recuperar la confianza en los mercados, se nos llena la boca hablando de transparencia, y por supuesto hablamos en todos los foros acerca de aquello de que los mercados financieros determinan los precios de forma eficiente. Y sin embargo, no encontramos organismos que investiguen, persigan y sancionen determinadas acciones, de tal forma que al final es normal que se entienda que la CNMV es un organismo que se dedique a parar los golpes al sistema financiero.

La pregunta es la de siempre, ¿podemos hablar de mercados eficientes, (o tan siquiera de mercados), sin que se protejan mínimamente el cumplimiento por parte de los participantes de las más elementales reglas de justicia y seguridad?.

Por supuesto, podemos entender que en la coyuntura actual, sea conveniente la generación de burbujas, y por supuesto cerrar los ojos para conseguir una recuperación más rápida, pero lo que ha de quedar claro es que jamás habrá recuperación real en los mercados sin proteger a estos. Lo que ocurre es que aquí estamos en la de siempre: Protegemos a la parte fuerte de los mercado asumiendo que la oferta es lo importante, y olvidando como siempre que la definición de mercado incluye considerarlo como el punto donde compradores y ofertantes se reúnen en determinadas condiciones (igual información, igual poder…), para llegar a intercambios beneficiosos para las dos partes.

Olvidando esto, atentamos contra la esencia de los mercados y claro, en este sentido abrir la boca para hablar de la libertad no es más que una cruel ironía.

¡Sé el primero en comentar!
Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar