6
El 2 de diciembre de 2008, como casi todos los días, tuve que coger el coche para realizar el trayecto desde A Coruña hasta Santiago. Para realizar dicho trayecto, dispongo de dos alternativas: por un lado la AP-9 y como alternativa una sinuosa carretera general que adolece de falta de mantenimiento.

Por supuesto la carretera, ofrece una mayor economía, (siempre que no hagan reportajes fotográficos), a cambio de asumir una serie de incomodidades y un poco más de riesgo.

Debido a las circunstancias conozco numerosas personas que nos desplazamos con frecuencia entre estas dos ciudades, y en general es común optar rutinariamente por alguna de las dos alternativas, y variar en función de las circunstancias.

Hasta el 2 de diciembre de 2008, cada mañana antes de salir de casa, me informaba sobre las incidencias y el clima, y en caso de que existiesen condiciones difíciles de circulación, optaba por pagar el peaje, debido al riesgo del viaje.

Ese día, me levanté, mire en los períodicos por Internet, así como en la web de Audasa y en la página de la dgt, (que estuvo bloqueada toda la mañana) sobre las 7.30, y no existía ninguna incidencia, si bien existía alerta sobre temperaturas bajas. El clima en Coruña no era especialmente malo y por tanto decidí ir por la carretera. El panel informativo que me encuentro a poca distancia de casa, indicaba precaución por hielo. A unos 20 kilómetros de Coruña, la situación en la carretera se complicó, de tal forma que había que pasar por una zona de montaña con muchísima precaución, más que nada, por el tráfico incesante de los camiones que esparcían sal, y las palas que a duras penas lograban despejar la carretera. Eran más o menos las 7.50, y decidí llamar a un amigo que salía sobre esa hora para decirle que fuese por la autopista, por que la situación en la carretera no era la mejor, y estaba empeorando. Mi amigo no me hizo caso porque él ya oyó noticias de problemas en la AP9, y uno de los paneles de entrada en la autopista ya informaba de un accidente.

Llegué a Santiago sin más incidentes y fui el primer sorprendido del recibimiento de mis compañeros de trabajo que no me esperaban. El resto de gente que venía de Coruña, repartidores, proveedores, clientes, habían llamado diciendo que no sabían a que hora podían llegar.

Poco a poco se fueron conociendo noticias y datos. Alrededor de las 6.30 de la mañana, varios vehículos comenzaron a verse implicados en una serie de accidentes por culpa de una zona de hielo no avisada. En total 55 coches con daños de consideración, afortunadamente sólo un herido y 3.000 coches bloqueados en los dos sentidos de la autopista. En torno a las 9.30 de la mañana, comenzaron a desviar a los vehículos por la carretera (por la que yo había pasado ajeno al caos en la autopista), que por supuesto se bloqueo.

Poco a poco se fueron conociendo más datos y contradicciones, y al final se conoce que si bien se echó sal, no se hizo con la suficiente regularidad y además no se usó la adecuada (que se denomina Salmuera), por que la concesionaria de la autopista, (Sacyr), no disponía de ella; para desbloquear la autopista, hubo que esperar pues a que llegasen los medios que Fomento tiene para la conservación de la A-6 en Lugo, (que pese a soportar peores condiciones no registro ninguna incidencia ese día).

En torno a las 10.30 comenzaron a llegar los primeros conductores a Santiago, después de pagar, por cierto, el peaje correspondiente.

No hay datos, sobre cuantas personas presentaron reclamaciones a la concesionaria de la autopista, aunque si existen varios blogs referidos a tal circunstancia. De todas formas, parece ser que Audasa no ha atendido las reclamaciones, por que el 13 de octubre de 2009, se celebró el juicio por daños. Se reclamaba por la falta de información, la falta de previsión y el cobro de peajes a los usuarios atascados.

En las informaciones sobre el juicio, se recoge lo siguiente:

- Existe atestado de la Guardia Civil que responsabiliza a la concesionaria. El informe de tráfico afirma que los paneles informativos estaban apagados, que era imposible circular por la autopista y que la velocidad de los vehículos era anormalmente reducida, lo que evitó daños mayores.
- Existe un informe de Fomento que exculpa a la concesionaria y que traslada la responsabilidad supuestamente a los usuarios de la autopista. Curiosamente en las noticias de diciembre de 2008, constaba que Fomento era quien había proporcionado los medios para la solución del problema, y tampoco estaba demasiado contento con la actuación de la concesionaria.
- La concesionaria alega en el juicio que los atestados de la guardia civil son “valoraciones”, se agarra al informe de Fomento y descarga la responsabilidad en los 3.000 conductores. Concretamente afirma que los conductores no recabaron información de teleruta, no prestaron atención a los paneles y no respetaron las normas más elementales de circulación. Por cierto, que para apoyar sus tesis, sacan el caso de una accidentada que iba a una velocidad de 114 km/h. (tramo recto limitado a 120 km/h).
- Por supuesto estima la concesionaria normal, que se tarde entre 15 y 20 minutos en comunicar los accidentes a tráfico y en movilizar medios.

Con todos los respetos, a mi esto me recuerda al borracho que oye por la radio aquello de “precaución con un conductor que circula en sentido contrario por la autopista”, y exclama; “¿uno?; ¡Son todos!”.

Ahora toca esperar la sentencia, en la que la indemnización por conductor pedida asciende a 500 euros. Sin embargo, lo que ya ha quedado completamente desnudo es el sistema de protección al consumidor en este país. Es difícil encontrar un caso más claro que este, ya que gracias al follón generado no hay problemas para encontrar testigos. Por supuesto, la gravedad del hecho ha sido extrema, ya que sólo un milagro ha evitado que estuviésemos lamentando la pérdida de vidas. Y sinceramente, las alegaciones ante el juzgado son una completa vergüenza para sus clientes. Clientes que por cierto tienen, en gran parte debido a que el grupo Fomento, pasa completamente de arreglar la alternativa, (supongo que para generar negocio para las concesiones de autopistas).

Pero lo cierto de toda esta historia es que la concesionaria se ha ido de rositas, se ha jugado la vida de unos cuantos ciudadanos y no ha recibido ningún tipo de sanción y en el peor de los casos pagará ahora indemnizaciones que representan poco menos que el 1% de sus beneficios anuales.

Por cierto, que yo agradezco que la página de trafico no funcionase en toda la mañana, y que la información de la web de la autopista, (una hora después) no hiciese referencia a ningún tipo de incidencia. A mi me permitió decidir que dado que las carreteras no estaban mal, ir por el sitio “peor” y llegar sin ningún tipo de incidencia. También alguien debería recordar en este caso las bondades de la gestión pública y privada, ya que sea como sea el resultado del juicio, el hecho incontestable es que la única vía de titularidad privada en Galicia, fue la única con incidencias destacables ese día, y que los recursos tuvieron que venir de las autovías públicas que si disponían de la Sal.

En fin, de todas formas no ha sido el primer caso en el que digamos que la concesionaria de la autopista no ha estado demasiado rápida, ya que el 21 de febrero de 2006, hubo un total de 20 accidentes entre las 9.30 de la mañana y las 13.00 horas, (cuando se cerró la autopista al tráfico), debido a un liquido invisible en la autopista. Puede ser comprensible que el primer accidente no hiciese saltar alarmas, el segundo puede ser una triste casualidad… pero 20 y casi cuatro horas, no parece un tiempo adecuado de respuesta.

Este caso, es un caso especialmente grave, que explica los límites a los que se llega en el maltrato al consumidor, o más claramente de la clara ineficacia de los servicios de reclamaciones, o de cualquier tipo de arbitraje en materias de consumo. Por supuesto este caso no dejaría de ser una anécdota, pero que si unimos a todos aquellos casos “tontos”, en el que un taxista nos da una visita turística, la compañía de teléfonos factura lo que venga bien, nos aparezcan cargos indebidos o nos den un bien o un servicio que no se aproxime a la realidad; encontramos con que realmente el consumidor está completamente desprotegido, mientras que existe una auténtica barra libre para las empresas para que actúen como les da la gana. Por supuesto, dada la cantidad de mercados cautivos y pactos entre las empresas, celebrados ante la nuca de la comisión nacional de la competencia, (que ya no sabe para donde mirar con el objetivo de no ver nada), no nos queda en la mayoría de las opciones ni la posibilidad de cambiar de empresa o proveedor. En Audasa no podemos elegir, en la parada de taxis, nos toca el que toca y además existen acuerdos entre las empresas, las gasolineras, las eléctricas pactan precios, las concesionarias de parkings también y se ocupan de conseguir que no existan plazas para aparcar en superficie. Por supuesto ante el coche destrozado reclamamos, (más si hay heridos); sobre todas las pequeñas tonterías que sumadas no son tanta tontería, no podemos.

Una medida que convendría implantar en España es el concepto de indemnización punitiva y dotar de medios y voluntad a la administración a la hora de perseguir los incumplimientos de las empresa. Sin embargo el concepto de indemnización punitiva está completamente prohibido.

Puede ser la forma más sencilla de instaurar un mínimo de control, sin llenar la administración pública. Se trataría de que surgiesen incentivos a demostrar los abusos de las empresas y que el denunciante pudiese percibir por los trabajos y esfuerzos que se necesitan en España para defender los derechos, una cantidad importante. De esta forma, las empresas procurarían “cortarse un poquito”.

A algunos les puede parecer una animalada, el uso de indemnizaciones ejemplarizantes y el surgimiento de los denunciantes “profesionales”, pero me gustaría que pensasen en el ejemplo que hoy he puesto y luego recuerden que es lo que pasa si yo un día de sol circulo a 140 por ese lugar. Me caerá una multa por poner en riesgo la vida de los demás usuarios, (y ahora puedo acabar en la cárcel). La empresa descuida el mantenimiento, no instala los sensores de temperatura que están instalados en las autovías públicas, provoca accidentes a 50 coches, y aún por encima, lejos de pagar una multa, resulta que no devuelve los peajes de las personas que se tiraron 4 horas para recorrer 70 kms.

  1. #6
    Yo mismo

    Gracias

    un saludo.

  2. #5
    Yo mismo

    Ahora me voy para cama.

    pero te has olvidado de poner el titulo de la serie.

    la veré

    un saludo...

  3. #4
    Anonimo

    Perdón, se me olvidó, es The Wire, traducida como "La Escucha". Saludos.

  4. #3
    Yo mismo

    Buenas Terasuy

    la empresa era de Sacyr y entró en la venta de activos a citi...

    Y tienes razon en lo de gurtel, es todo lo mismo... todo viene por que en algun momento ha resultado que los ciudadanos somos los pececitos que estamos en un estanque para que los mas listos pesquen...

    Por cierto, al final fui el afortunado.. Como no obtuve informacion y ademas resulta que en mi casa la situacion no estaba tan mal, pues yo tarde unos 10-15 minutos mas de lo normal,...

    La coña era que fui el único de los que ibamos al curre, que llego antes de las 12.00.

    De todas formas aprendi. hasta ese dia cuando las condiciones eran malas cogia la autopista, ahora ya no...

    Prefiero ir despacito por la carretera a encontrarme en una situacion que era una autentica ratonera.

    Hubo muchas declaraciones en prensa de conductores afectados y la verdad es que acojonaba, Los de mi trabajo solo tuvieron el problema de quedar atascados cuatro horas...

  5. #2
    Anonimo

    Por cierto te recomiendo a tí y a los lectores de tu blog, la mejor serie policiaca-social-política que se ha hecho en los últimos años en EEUU y que en España por su dureza se estrenó con retraso, allí se empezó a emitir en el 2004 y aquí en el 2007, si no recuerdo mal, tiene 5 temporadas y la TNT por el satélite creo que los esta repitiendo, si puedes hacerte con todas las temporadas o por lo menos alguna de ellas veras la mejor serie sobre esos temas que se ha hecho, esta escrita por un experiodista y escritor y expolicia de la ciudad de Baltimore en el Este de EEUU, en hechos que ellos conocieron muy bien de su ciudad y refleja como ninguna la corrupción y miserias humanas del EEUU actual, que son perfectamente extrapolables a cualquier ciudad española. Eso sí es una serie dura, sin concesiones,con unos guiones magnificos, pero dura de ver, tambien lo advierto. Saludos.

  6. #1
    Anonimo

    Interesante lo que te pasó, evidentemente tienes más razón que un santo, por eso me he acordado del caso Gürtel, y todas sus implicaciones, me apuesto lo que quieras a que la concesionaria de esa autopista de peaje, pertenece a una gran empresa española, que tiene otros contratos con la Xunta y con la que los partidos que gobiernan a nivel regional como nacional mantienen muy buenos contactos y es una "empresa modelo que ha ayudado a mejorar la economía española", despues de leer el primer tercio del sumario del Gürtel abierto, se entiende porque la mayoria de empresas, bancos por supuesto incluidos, hacen lo que les da la gana en este país y no se les piden cuentas...... Saludos.

Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar