2
Este contenido tiene más de 11 años

Un volcán de nombre impronunciable e inescribible, ha puesto el material para que en Europa hallamos montado un lío de proporciones mayúsculas, cerrando espacios aéreos en virtud de una nube que desde el Centro de Avisos de Cenizas Volcánicas en Londrés iban tratando de adivinar; (al final como en todo, ya empezaremos a discutir hasta sí existió; pero parece confirmado que por lo menos no estaba donde se suponía que estaba). Lo que más gracia me han hecho han sido las peripecias de la Merkel, para volver de Estados Unidos, de Ferrari para volver de China o del Barça para jugar en Milan. En el fondo hay algo de justicia poética cuando tan insignes personas, tienen que pasar ¡por lo que pasamos los ciudadanos normalmente!. Claro que en el medio de la situación el problema es que los ciudadanos, al final se han tenido que buscar la vida como han podido, (y desde luego no suelen incluir soluciones como las de autocar de lujo, limousinas…).

En fin, ahora llega la hora de las pérdidas, y comenzamos con la contabilidad de siempre. Cuando veo las estimaciones de pérdidas, no puedo evitar acordarme de este chiste que dice:

¿En que se parece un hombre hablando de sexo al parchís?. ¡Te comes una, y cuentas veinte!.

Pues esto, empieza a ser esta la historia de la cuantificación de las pérdidas. Ahora se apunta todo el mundo a pedir, y a inflar la factura de las pérdidas, porque todos sabemos que ahora comienza, la etapa de las ayudas.

Una cosa que me extraña es que la UE ha reaccionado con extraordinaria celeridad para prometer o sugerir ayudas; tanto que incluso ha sido antes de que a los distintos expertos les diese tiempo a inventarse los daños. Por supuesto, una velocidad igual en la lenta burocracia europea, sorprendería más si no tuviésemos el problema de los bancos. De hecho es un poco cachondeo que en un par de días, con Pepe Blanco de presidente de la conferencia (¡videoconferencia, por fín; como pedí en el post de la cumbre del transporte!), se pongan todos de acuerdo, y en cambio lo de Grecia, parece una telenovela cutre Venezolana. ¡Ya sé que son temas distintos!, pero parece claro que cuando hay urgencia se corre, y cuando el tema afecta a distintas empresas también. Lo de Haití, (por poner un ejemplo), fue un drama mucho peor y de vez en cuando hay una reunión para refrescar un poco del tema y revisar el incumplimiento de las promesas que un par de meses más tarde se hicieron.

El caso es que como parece que Papa Europa está de acuerdo, y en esto no hay broncas, los niños se han lanzado a llorar y a pedir; Y bueno. Pues para esto estamos nosotros. Entonces por un momento nos olvidamos del déficit y a dar lo que pidan, con argumentos que por lo menos quepan en un papel, (aunque sean con calzador).

Los primeros los de la IATA, (Esos que bloquearon la venta de billetes de Viajes Marsans), que han cuantificado en 1.260 millones los ingresos que se han dejado de percibir por la paralización. Claro que lo que no nos dicen es si este dato es cierto. Aunque por ciertos lares se entiende que esto son las pérdidas de las aerolíneas, lo cual nos llevaría al absurdo de que generarían 65.000 millones al año, en lugar de las pérdidas de 7.000 millones del año pasado. (eso asumiendo que todas las semanas son iguales, y que no hay épocas de más vuelos, como temporadas altas).

Por que supongo que tendrán en cuenta que hay muchos viajeros que simplemente no han volado estos días pero que volarán en breve. Por ejemplo, y así que intente recordar los que estaban en ruta, que algún día de estos tendrán que volar. Es un poco curioso que computen los gastos de alojamiento y manutención, (a lo que están obligadas las aerolíneas dentro de la factura del lloriqueo) y a la vez computen la pérdida de ingresos derivados de no volar. Si estoy en Londres, tirado, el caso es que el billete lo han cobrado y si tengo que esperar a un vuelo, lo cierto es que al final el vuelo lo facturan igual y por tanto no dejan de ganarlo.

Es más es curioso que lo que han conseguido es concentrar los viajeros en los aviones, de forma que durante una buena temporada no habrá aviones vacios.

Por supuesto, existían personas que iban a ir de vacaciones a algún sitio, o reuniones de trabajo, o los de ferrari que no podrían traer los coches de China, o los de motociclismo que no han podido ir al siguiente Gran Premio. Pero, ¡Seamos serios!. Esto implica que ¿se han perdido los ingresos de estas personas, o en realidad lo que ocurre es que se han retrasado?. ¿Dejamos en Ferrari en China?.

Lo mismo va para los que tenían reuniones de trabajo, como los del FMI en Grecia. Por supuesto, no han volado a Grecia, pero el caso es que esa falta de vuelo no significa que las aerolíneas hayan perdido. Sino que ganarán la semana que viene.

Por supuesto, es posible que algunos ciudadanos cancelen los viajes, y opten por reembolso del billete, (¡aunque no se lo están poniendo nada fácil las compañías, que aunque conocen la norma de mantener al ciudadano o reembolsar, para reclamar los gastos de tales acciones al erario público, se olvidan de esa norma cuando hablan con los usuarios!).

En todo caso, la cancelación de ciudadanos, se compensará de sobra con la concentración de viajeros en los vuelos que si puedan despegar. Y si meten al 75% de los pasajeros en la mitad de vuelos, la realidad es que todos sabemos que se genera un gran ahorro. Pero juraría que no estoy descubriendo una gran novedad, ya que esto de acumular la demanda cuando no es demasiada es un truco que me suena.

Por otra parte resulta que los sectores turísticos ya se han lanzado también a cuantificar las pérdidas por las cancelaciones y desde luego son escalofriantes. En particular la alianza para la excelencia turística lanza la cifra de 250 millones de euros de pérdidas, por los turistas que no vienen; por supuesto, tampoco cuentan demasiado los turistas que se han tenido que quedar, que recordemos que tienen hotel y comida pagados por las aerolíneas, (¿no habíamos quedado en esto?); y por tanto se supone que no se cortarán en gastar y comer; al contrario de lo que afirma el ayuntamiento de Nueva York, que cuantifica también en 250 millones de dólares, (¿será una tarifa plana?), el coste para esa ciudad.

La verdad es que en España, nos hemos ahorrado detalles sobre los conceptos de las pérdidas, para no caer en el error de Nueva York; estos americanos parecen un poco pardillos, porque a la hora de explicar las cosas, dan demasiados detalles y luego las cuentas no acaban de cuadrar; Nos dicen que por ahora han dejado de ir a Nueva York 12.000 turistas, lo cual les lleva a pensar que en dos semanas que vaya a durar el acontecimiento se producirán 160.000 cancelaciones, (curiosa la cuenta, tanto de dos semanas de cierre, como de la proporción que no pasa una regla de tres básica). Como quiera que estiman que cada europeo se gasta 1.500 dólares en el viaje, (o sea, que una pareja 3.000 euros a mayores del avión, que ya está anotado en la partida de aviones), pues nos da los 240 millones que se redondean a 250 por aquello de no liarnos.

En fin, las cuentas pueden salir, pero parecen un “poquito” forzadas. Por que tampoco cuentan con que los de la tandada que no pudieron salir se quedan gastando, (a gastos pagados, aunque digan desde el ayuntamiento que no), a la vez que la mayoría de los que iban a ir, irán en otra fecha. En este caso, sinceramente, creo que hasta puede existir un beneficio, porque desde luego, el tener el 100% de la tandada anterior bloqueada unos cuantos días en la gran manzana, compensará de sobras el hecho de que un porcentaje de los que tenían pensado volar, finalmente no lo hagan.

A todo esto, todo el mundo está cuantificando y cuantificando y realmente lo único que no tenemos claro es cuanta gente está en medio del mundo sin poder volver. Hay una estimación del domingo que nos decía que había 7.000.000 de pasajeros afectados, pero claro, esta estimación esconde que hay unos cuantos afectados que no pudieron despegar de su casa y hay otros que están atrapados en ruta.

Por supuesto, podríamos hacer una estimación como estas, y podríamos poner el siguiente ejemplo; ponemos los 7.000.000 de afectados, le enchufamos los 1.500 dólares que afirma el gobierno USA que nos gastamos, y resulta que nos da una friolera de 10.500 millones de pérdidas para los ciudadanos. No estaría mal, por tanto, podrían aprobarse ayudas por ese importe para los ciudadanos, por la misma regla de tres, e incluso con más razón, porque el que se quedó atascado en Nueva York, quedó atascado y eso no lo recuperará.

Por supuesto, el dato es muy exagerado, y debemos ser más serios, pero el caso es que si hay 7.000.000 de personas afectadas, podemos estimar que por lo menos un millón han quedado atrapadas en algún sitio que no sea su domicilio, por un periodo de 7 días, (Porque resulta que ahora tampoco tienen preferencia para volver, sino que las van colocando en huecos), y poniendo 50 euros de coste al día y persona nos da unos 350 millones. Y como pueden ver son números más bien ajustaditos.

Claro que yo aún no tengo claro quién se va a reunir para analizar las pérdidas de las personas y por supuesto, tengo claro que estas tendrán que pelear con uñas y dientes para que les compensen los gastos, (pero sólo alojamiento y comida; olvidando móviles, tintorerías o ropa, y tantos y tantos gastos que tenemos cuando salimos de casa); y por supuesto, que se mirará caso a caso, (y no a bulto), comprobando que en cada momento no exista el mínimo resquicio para evitar el pago de la prestación.

Y por supuesto, cuando vuelvan pues tendrán que pagar, junto a los que no hemos sido afectados por la situación, las ayudas públicas a todo el que tenga un lobby y se apunte al cachondeo.

  1. en respuesta a Sedentario
    -
    #2
    23/04/10 12:48

    Todo acaba siendo una guerra comercial,y al final como en toda guerra hay vencedores -ganadores y perdidos-vencidos...y a rio revuelto ganacia de pescadores..
    nada nuevo bajo el sol

  2. #1
    23/04/10 10:21

    ¡Que daño puede hacer una calculadora bien empleada!
    Quizás podrias ampliar el artículo con aquellas 'quejas' de las aerolíneas hacia Eurocontrol en las que se priorizan los supuestos beneficios pérdidos versus los potenciales peligros de los usuarios. Supongo que pensando en las compensaciones que van a pedir.
    Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar