Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

A la hora de entrar a fondo en un programa electoral, me encuentro con una dificultad que proviene de mi deformación académica: para mí (casi) todo es Economía. Por simplicidad, en este blog estoy valorando los apartados denominados “Economía” y/o “Empleo” pero es evidente que el resto del programa también contiene materia con repercusiones económicas claras, empezando por la educación o la sanidad y terminando con la reforma electoral y los aspectos de refuerzo democrático. Con razón, a los economistas se nos acusa de tener una visión demasiado economicista de la realidad pero es que las personas estamos todo el día eligiendo, tomando decisiones que implican costes y beneficios de naturaleza monetaria o real. De ahí que los programas llamados de derechas resulten tan fríos y descorazonados al reducir la realidad a euros. Por el contrario, los programas de izquierdas apelan a conceptos alternativos como la voluntad política, los valores, los derechos conquistados… y, así, se dotan de una apariencia más humana.

Pues bien, el discurso y los programas de izquierdas aportan aire fresco pero, si se apoyan en un análisis falso de la realidad, no contribuyen a solucionar problemas. Con todos mis respetos, considero que esto es lo que ocurre con Izquierda Unida y sus socios en las próximas elecciones generales. Culpan al bipartidismo cuando el problema es la indiferencia y la falta de compromiso de los votantes. Culpan a la desregulación cuando han fallado todos los reguladores. Culpan al capitalismo financiero cuando sobran subvenciones a sectores estratégicos y grupos de presión varios y faltan mecanismos para que cada cual asuma sus propias responsabilidades. Culpan al empleador por no ser el tipo más altruista del mundo. Y, como consecuencia de todo este diagnóstico, deciden que hay que rebelarse contra todo lo anterior, como si los culpables tuvieran la solución a nuestros problemas.

Con esto no quiero decir que en el programa de IU  no haya ideas interesantes y, desde luego, mucho más concretas que en otras formaciones. En mi reciente serie de propuestas, me atreví a sugerir que un buen número de desempleados podrían ser ocupados en empleos verdes, transformando la prestación a fondo perdido en un salario que, probablemente el sector privado no podrá ofrecer por falta de rentabilidad. En este caso, estoy de acuerdo en que el sector público aporte fondos para crear empleos socialmente rentables pero, claro: debería ser a costa de otras partidas que no se especifican en el programa. IU cuantifica en 300.000 los empleos posibles en el sector forestal, 200.000 en rehabilitación sostenible y 170.000 en servicios sociales y dependencia, todos ellos en 2012, con una inversión de 40.000 millones de euros que se podrían ir recuperando en forma de impuestos y cotizaciones. La idea es bonita pero no sabemos si los 40.000 millones del ala se van a detraer de otras partidas presupuestarias delicadas – no basta con eliminar gastos suntuarios- o se va a recurrir al crédito (con el consiguiente efecto crowding-out) o a la deuda pública (y ya sabemos que los mercados no entienden igual la diferencia entre gasto público e inversión).

En cuanto al plan de reparto de empleo, soy partidario de racionalizar jornada pero no precisamente recurriendo a la ley, ya que no todos los puestos de trabajo son troceables. Ya estoy viendo a los departamentos de I+D laboral buscando fórmulas para saltarse el límite de las 35 horas. Y si hay que dedicar dinero público a empleo, mejor que sea para limpiar montes o atender a personas dependientes que para contratar más inspectores.

Hay otro tema recurrente en varios programas electorales: la presión fiscal española (IU habla de contribución fiscal) es menor que la presión fiscal en la media-UE y sólo es más baja en otros 6 estados miembros. Este argumento justificaría, por sí solo, cualquier subida de impuestos. Nadie cae en la cuenta de que la presión fiscal mide la recaudación fiscal en relación con el PIB y, por tanto, tiene sus limitaciones. Si nos atenemos al indicador de esfuerzo fiscal (recaudación en relación con el PIB per capita) el argumento ya no nos vale porque, en este caso, sólo 4 países nos superan. Otra cosa es que la reforma fiscal hable de descargar las rentas del trabajo en detrimento de las rentas del capital pero la propuesta de IU incluye demasiadas subvenciones y pocas facilidades para la iniciativa privada. Por mucho que defendamos lo público, la Administración no puede tutelar toda la actividad económica que necesita un país para sostenerse. Y, nunca mejor dicho, la empresa necesita un pelín de mano izquierda pero con una fiscalidad más favorable hacia el trabajo y hacia el ahorro. Por supuesto, estoy a favor de darle caña a todo lo que estorbe: CO2, pisos vacíos, dinero parado en general. Y, como mal menor, jugar con el IVA en productos de lujo.

Bien. Hay que reconocer que a IU no se le puede acusar de falta de compromiso político y social, así que me parece natural que lideren un bloque alternativo al PPOE. Pero su llamada a la rebelión no justifica ningún cheque en blanco ni debemos bajar el listón de exigencia por ser un tercer partido. Los ciudadanos necesitamos menos lemas y más soluciones.

Mucha suerte a IU, a pesar de que mis ideas quedan en las antípodas espero que cumplan sus objetivos electorales.

S2. 

  1. en respuesta a Falcata
    #29
    Macroymicroblogger

    Falcata, simplemente comentar que barrer calles no es ningún empleo ficticio, que se lo digan al chaval. Creo que IU está hablando de cubrir necesidades reales, no de tener a la gente haciendo "algo". Por supuesto, la idea no es nada descabellada pero hay que discutir mucho la gestión de esos programas de empleo, porque los servicios públicos de empleo no pueden asumir a solas el reto, hay que dejar participar a las empresas y al tercer sector (entidades sin ánimo de lucro), eso sí, exigiendo resultados.

    S2

  2. en respuesta a Manealonso
    #28
    Macroymicroblogger

    Menalonso, creo que la cosa va por ahí, todos los partidos están apostando por la formación en alternancia con el empleo y como es lógico, la partida que se nos pone a tiro es la prestación por desempleo. Si además, ese ahorro se canaliza hacia inversiones socialmente rentables, habremos puesto de acuerdo a la derecha con la izquierda de este país. Al final, lo que queremos todos es salir del círculo vicioso de la crisis y eso no se consigue con políticas monetarias sino con medidas que cuadren la oferta con la demanda de bienes y servicios.

    S2

  3. en respuesta a Velasqvs
    #27
    Macroymicroblogger

    Velasqvs, los impuestos sobre el trabajo son barreras de entrada que cierran la puerta a negocios nuevos intensivos en mano de obra. En España nadie piensa en contratar y los que se animan a poner un negocio lo hacen en actividades que no den mucha guerra y se lleven solos, sin apenas inversión en capital humano. Los sectores basados en el conocimiento, en la creatividad, en el valor que aportamos las personas... esos sectores son para empresarios irracionales. Los ingresos sumergidos que queremos perseguir no dejan de ser beneficios extraordinarios que se explican por la falta de competencia real. El día que se reordene la fiscalidad del trabajo y del ahorro algunos se van a mear en las bragas; mientras no sea así, los "delincuentes" seguirán viviendo del resto de los contribuyentes.

    S2

  4. en respuesta a Falcata
    #26
    Manealonso

    Bos días;
    totalmente de acuerdo. Puntualizar, si me lo permites, que las ideas no deben ser "istas" (o quizás sí), deben ser pensando en las personas, las personas por dios, las personas, que nos olvidamos de ellas en base a no se que principios económicos y cifras y más cifras.
    Un saúdo.

  5. en respuesta a Macroymicroblogger
    #25
    Manealonso

    Hola; te hablo desde el desconocimiento más o menos profundo de todo el entramado económico-financiero que nos asfixia. Recortar en partidas de gasto como el desempleo estaría claro con mi propuesta, no habría parados. Yo creo que el sector privado saldría para adelante con esta propuesta porque lo que necesita es gente con poder adquisitivo; el problema de las pequeñas empresas no es tanto la carga impositiva como el no poder vender sus productos por falta de personal con ingresos. Según mi idea, esto se solucionaría, y la confianza de que si te quedas sin empleo, el estado te lo ofrece generaría una confianza tal que las razones de las crisis dejarían de existir, los bancos no tendrían problemas de impagos y a partir de ahí todo volvería a su estado normal.
    Un saludo.

  6. en respuesta a Margrave
    #24
    Velasqvs

    Al revisar tus últimos comentarios he dado con tu respuesta. Gracias a ti.

    Supongo que te refieres a Harry Browne y el Permanent Portfolio Fund. Arricoo hizo una entrada sobre su libro Fail-Safe Investing en su Serie 52 Libros para 52 Semanas.

    Voté por correo hace unos días, me negué a hacerlo a la coalición PPSOE (1982-?). Como las alternativas tampoco me atraen mucho (ya nos conocemos todos), decidí hacerlo por una propuesta minoritaria que creo que debería ser implantada en nuestro sistema electoral como es la de dejar escaños vacíos cuando los electores consideren que ninguno de los candidatos merece su confianza pero aun así quieren seguir ejerciendo su derecho al voto (sin abstenerse ni voto nulo). En fin, una opción que no va a arreglar el país pero que al menos nos ahorrará un dinero.

    Un saludo.

    Voto en Blanco Computable

    2 recomendaciones
  7. #22
    Margrave

    Gracias por partida doble, velasqvs.
    Es cuestión de caracter, yo me quedo con la prudencia ("La prudencia es más poderosa que la garra de un león". Schopenhauer).Os añado a los dos a favoritos.
    Habia estado una vez en el blog de Arricoo 52... y luego no lo encontraba, porque uno de los libros que comenta crea una cartera que responde a cualquier situación (inflación, deflación...), y habia olvidado cual era. Gracias a tí, lo consultaré ahora.
    Respecto al voto en blanco, la situación del pais es muy dificil (demasiados años sustituyendo la virtud del trabajo por la cultura del enriquecimiento facil sin trabajar). Me temo que ahora vienen las consecuencias, sin importar quien Gobierne.
    Feliz Domingo. Saludos
    (PD.- No pude contestar en tu comentario directamente por un problema técnico, pues me llevaba al encabezamiento de la pagina al pinchar).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar