Propuestas (atrevidas) para un programa electoral (3): fiscalidad inteligente

12

 ¿Todavía hay tiempo para dar ideas? No parece que haya ningún programa cerrado más allá de algunos globos sonda veraniegos, así que sigamos haciendo propuestas útiles, en tono constructivo, a ver si colamos alguna. Más propuestas aquí y aquí. Bien entendido que las ideas sobre el mercado laboral las dejamos para cuando la economía tenga capacidad real de crear empleo (porque es la Economía y no la Política la que crea puestos de trabajo). Mientras llega ese momento, opino que podemos y debemos alimentar ese crecimiento con medidas presupuestarias, reformas encaminadas a reducir costes no laborales y alternativas a la financiación bancaria clásica.

 

 

En entradas anteriores comentaba que, ya que nos tenemos que resignar a pagar impuestos, deberíamos montarnos una fiscalidad más inteligente que la actual. Nuestro sistema fiscal se apoya en dos tributos: el IRPF y el IVA. Y como ya os imagináis, el grueso de la recaudación procede de las rentas medias, que son las que no tienen escapatoria. Una fiscalidad basada en el trabajo y en el consumo final no sólo me resulta un pelín injusta sino que me parece nefasta desde el punto de vista de la eficiencia. Así que propongo que nuestros impuestos sirvan para algo más, sea para preservar el medio ambiente, para contener los gastos de la sanidad futura o para corregir desajustes económicos.

 

Por otro lado, la configuración autonómica del Estado no favorece nada la eficiencia porque las Administraciones se limitan a gastarse la paga que les da Papá... mejor dicho, mucho más de lo que suma la paga. Y la solución a este problema no pasa por una devolución de competencias ni nada parecido – como proponen los expertos con intereses en diversos puntos de la Meseta- sino por un sistema que permita a los ciudadanos votantes de cada región elegir entre un modelo público de altas prestaciones con impuestos elevados o un modelo ajustado con impuestos más bajos. Desgraciadamente, después de buscar desesperadamente en mis apuntes de la carrera, no encuentro ningún modelo de impuestos bajos - gasto público alto. Y nuestro sistema actual de economía mixta, en la práctica impuestos altos y subiendo - gasto público en pleno recorte y bajando, no me mola nada. Dicho de otra forma: sugiero que cada virreinato tenga capacidad para diseñar y recaudar sus propios impuestos. Y limítese el Estado a recaudar lo que Europa quiera tener atado en corto, como el IVA. Dejemos el tema de la Seguridad Social para más adelante.

 

Pues bien, en el marco de un sistema fiscal descentralizado y competitivo, propongo que los recaudadores sustituyan escalonadamente los impuestos sobre el trabajo y el ahorro por medio de los siguientes ajustes y figuras tributarias:

 

  1. Revisar los tipos mínimo y máximo del IVA. Con permiso de Europa, por supuesto (la lógica de Bruselas no tiene por qué coincidir con las ocurrencias de los Estados Miembros). No estaría mal un tipo Mega-Super-Reducido para productos agroalimentarios, pañales y artículos de comercio justo. Y si no salen las cuentas, pues tocamos el tipo máximo a los electrodomésticos y a los vehículos que no cumplan la triple A ecológica. En paralelo, recortamos las subvenciones al cultivo del higo chumbo y a la compra de secadores ecológicos, además de replantearnos las ayudas a las familias y la limosna humillante y falsa al subdesarrollo.

  2. Impuesto sobre el Patrimonio. Me permito darle una vuelta de tuerca a la propuesta de Rubalcaba. ¿Qué tal si en lugar de gravar el patrimonio stock le clavamos un recargo razonable a las compras de alta gama? Sí, me refiero a esas adquisiciones que permanecen ajenas a la crisis. Vamos, como el impuesto sobre el lujo del Monopoly.

  3. Impuesto sobre el dinero parado. Otro de los problemas que tiene nuestra economía es el de los pisos vacíos. Aplíquese el correspondiente sablazo a los mismos y destínese el dinero recaudado a desatascar la justicia y facilitar desalojos y embargos. También podemos llamarlo impuesto palo-zanahoria. Los bancos también deberían ser invitados a pagar este impuesto.

  4. Impuesto de Sociedades. Opino lo mismo que con los impuestos sobre el trabajo y el ahorro, ya que el empleo es consecuencia de la existencia de beneficios. Por mí este impuesto desaparecía. Pero, si no hay más remedio, se podría modular en función de la temporalidad de los puestos de trabajo y así financiar a los servicios de búsqueda de empleo.

  5. Paraísos fiscales. Suscribo la idea del autor de Fraude Fiscal, consistente en que no se puedan desgravar las facturas emitidas en paraísos fiscales. Otra idea, ahora que todo el mundo está flipando con la tasa Tobin (yo todavía no le cojo el punto), podría consistir en aplicarla exclusivamente sobre las transacciones que se realicen con estos territorios. Lo veo más inteligente que la política de infiernos fiscales que se trae Europa últimamente.

  6. Impuesto especial sobre la comida basura. (...) ¿De qué os reís? ¿Es que el colesterol no es un problema en nuestro sistema sanitario? Hagan números nuestros amigos los técnicos de Hacienda y calculen el botín que podría salir de gravar el consumo de chuches, bollerías industriales y fast foods. Si la idea prospera, me cobraré la correspondiente comisión del gremio de comida casera, que aplaude la idea con entusiasmo. Por cierto, me ha dado por buscar en Google si este impuesto ya existía y he descubierto que en Hungría ya se han adelantado.

  7. Impuesto educativo. Leña a las clases particulares. Aplíquese un recargo a los servicios de formación no reglada con destino a mejorar la calidad de la enseñanza sostenida con fondos públicos.

  8. Impuesto especial sobre el cannabis. Por supuesto, previa legalización. Y, ahora, pensáis lo que queráis pero no soy ni el primero ni el último en deslizar tal sugerencia.

     

 

Bien, muchas de las propuestas anteriores no os parecerán muy liberales -salvo la del cannabis, un clásico del libertarismo- pero creo que hay que buscar alternativas a la fiscalización del trabajo, del ahorro productivo y de los beneficios. El dogma de que la imposición directa es más justa que la indirecta no se cumple en la actualidad. Y el principio de solidaridad propio de cualquier sistema tributario no tiene por qué ser ingenuo ni convertirse en un cheque en blanco.

 

Acepto todas las correcciones necesarias por parte de los fiscalistas que pasen por el blog. Sed benévolos.

 

Espero no haber pisado ningún derecho de autor, no es mi intención apropiarme de ninguna idea.

 

Y por descontado que el apartado de comentarios se abre para debatir o sugerir nuevas propuestas al respecto. No tengáis miedo a decir ninguna estupidez, lo que parece una tontería de entrada se puede convertir en una idea brillante. Faltaría más que sólo puedan opinar los expertos.

 

 

 

Próxima semana: A vueltas con la Formación Profesional.

 

 

Que paséis una buena semana, saludos.


 

  1. en respuesta a Efectoyunque
    -
    #12
    14/07/11 09:33

    Gracias por atender a mis provocaciones, Efectoyunque, je, je... Que conste que no es una cuestión de ego, sólo intento ser útil. La premisa principal del post era cuestionar la fiscalidad sobre el trabajo y ya ves, con un poco de creatividad se pueden buscar hechos imponibles alternativos.

    Ya conocía el chascarrillo de las dos gallinas, está muy bien para dejar en evidencia a los estatalistas más cerrados. Y me parece que lo de tocar la fiscalidad sobre las rentas más bajas es tan inaplazable como la fiscalidad de la empresa. El IRPF es un impuesto tan potente porque es muy fácil recaudarlo, el grueso de los contribuyentes no tiene facilidades para llevarse su nómina a las Caimán. Y ya sé que este sistema perverso es el que garantiza el pago de la deuda, pero es que no se sostiene desde ninguna ideología. Ahora bien, si hay que hacer un calendario de recortes impositivos estoy de acuerdo en que empezaría por la fiscalidad de las Pymes y de los autónomos, la pérdida de ingresos por Sociedades no sería muy traumática y, por supuesto, son los empresarios los que pueden y deben liderar la recuperación. Hay mucha gente que no lo entiende pero yo sigo defendiendo que a la empresa hay que ponérselo a huevo.

    Totalmente de acuerdo con tu planteamiento sobre drogas blandas. Y que quede claro que el Estado no haría negocio conmigo...

    Saludos

  2. #11
    14/07/11 00:51

    Uy, se me olvidaba. Cannabis y Marihuana.
    Mi opinion. Tan fácil como estudiar el caso holandes.
    Es demagógico prohibir una droga blanda porque agilipolla a la gente. Es placer para muchos y una ventaja para mi que no pienso perder. Que se jodan los "listos" que no saben leer los efectos secundarios de la maria (lo de leer y las matematicas para los gafotas).
    Sistema de plantacion, producción y venta pasado por sanidad, precio y lugar de venta regulado. Al menos de momento. Vamos, un poco mas estricto que el alcohol, pero por ahi.
    Eso si. Fuera de los bares habilitados para tales usos y lugares privados; carga penal por consumo como conducir sin puntos. Que coño es eso de consumir no, pero traficar si es pecado... A ver si aprendemos que pescar es legal... en temporada y un delito fuera de temporada.
    Pero insisto aqui no esta el problema para ser competitivos contra el esclavismo en china...

  3. en respuesta a Respes
    -
    #10
    13/07/11 18:44

    Ni hay 70%, ni jamas ha habido guerras por el diezmo. La gleba pagaba o la azotaban... que guerra del diezmo? Pero no viene al caso.
    9 meses? Yo conozco niñatos que se "fuman" mas del 100% de su salario. 70% de impuestos. Todo el sueldo para tuning, rulas, etc y la declaracion... negativa (alucina).
    Te recuerdo que "impuestos" es imponer. Si compras comida es por tu vicio de comer. No seamos demagogos. A ver si es que trabajamos por placer. Trabajas para poder comprar comida, etc... pero eso no es un "impuesto" del estado.
    El problema del gasto politico es otro problema, pero no viene al caso tampoco.
    Y mal podras ayudar a discutir un 1% de iva cuando calculas un 70% de impuestos.

  4. #9
    13/07/11 18:31

    Lo mas importante es la osadía. Entiendo que mas que tener una postura frente a estos puntos... los utilizas como capote para que te entremos al trapo.
    Me gusta el tono y la pasion... y la echaba de menos.
    Al tema.
    Habia un medio chiste medio parabola que decia: "Si tuvieras 2,darias un millon de euros a la causa? Si!!! Y si tuvieras dos yates. Por la causa. No darias uno? Si!!!
    Y si tuvieras 2 gallinas. Darias una a la causa?
    -Espera, espera. Para que quieres una gallina.
    Hombre, para todos...
    -Para, para que 2 gallinas SI QUE TENGO Y SON MIAS.
    Es una parida, pero muy ilustrativa.
    A ver señores de que coño estamos hablando que se nos va el "target". Hablamos de "dinero". Señores analicen el dinero. Preguntenle, en que lugar se enamoro de ti, de donde es y si tiene algun tipo de moral...
    Cuando te sobre el "dinero", yo soy el primero en hacer piramides de maslow e incluso un sistema de piramides interconectadas.
    El dinero es sionista (dicho de forma rapida). Asi que el dinero te mira a la cara y te dice: mu bien, que todo esta genial y soys mu guapos... me voy a otro lado.
    Estamos en una economía global, con transacciones globlales y queremos hacer fiscalidades de barrio.
    Los impuestos de lujo ya existen. La fiscalidad no aritmetica ya existe ahora. Los desdoblamientos del i.v.a. son tan largo placistas como ineficientes (en general) porque el descuento se lo suele quedar el punto de la cadena que pueda ejercer oligopsolio o oligopolio segun sea...
    Por tanto, en estos momentos, aunque puede ser un tema para estudiar en los sotanos de un partido para dentro de 5 años, ahora mismo la pelea es otra.
    Hay gente que piensa que el pueblo llano puede sacar a españa de la crisis y hay quienes pensamos que no. Que de la crisis te sacan los emprendedores y empresarios. Y que para crear mas empresarios han de recuperar margen en el riesgo/beneficio y otro dia hablamos de lo que es justo o no. Yo como medico no digo que sea justa una masectomía, digo lo que creo que hay que hacer frente a un cancer de mama concreto.
    El tema de la justicia podemos atacarlo otro dia, pero dare una pincelada "easy come, easy go". Dame una coleccion muestral de la sociedad y reparte equitativamente el dinero. En 3 meses todo igual. 3 meses. Que estoy harto de ver como se patean el sueldo los curritos en los buenos tiempos... Que lo de las matematicas para los gafotas.
    Incluso esta misma semana una parejita que se van a ir de vaciones a credito, pero ella se puso tetas hace 6 meses (tambien a credito). Hay gente que no aprende.
    Y luego, la culpa es de que ahorro. Parece que los ricos lo sean de la noche a la mañana y solo robando (que tambien haylos).
    Ojo con ver las cosas solo desde un lado. Ponte con un patrimonio inerme (que no es rentable desde hace 50 años) y hablale a la viuda de subir el impuesto de patrimonio cuando paga impuestos por patrimonio invendible...

  5. en respuesta a Cutandaweb
    -
    #8
    12/07/11 18:07

    Gracias, Cutandaweb, un placer saludarte y debatir.

    Acepto el tirón de orejas, mira que a veces me sale la vena provocadora... Es que mientras ha habido dinero para trincar la descentralización ha sido muy positiva y modélica, vamos que España había inventado el mejor de los sistemas políticos. Y ahora, de repente, la descentralización ya no tiene ninguna ventaja, ni siquiera la cercanía del administrador con el administrado. El problema de nuestro estado autonómico siempre ha sido la falta de corresponsabilidad fiscal, lo que se viene llamando, el "mamoneo", además de una solidaridad interna muy mal entendida. Echo de menos, por otro lado, un mapa "económico", que sirva de referencia a la hora de decidir sobre infraestructuras, ya que a día de hoy, estas se colocan sobre un mapa de "circunscripciones electorales". Defiendo un estado autonómico justito de burocracia y capaz de dotarse de las prestaciones sociales esenciales, pero entiendo que haya regiones que puedan necesitar una administración un poco más engordada por tener necesidades específicas, y esto lo deben valorar los contribuyentes de cada región.

    Lo de delegar las competencias fiscales a la UE me pone los pelos de punta, ya que es el único instrumento de política económica potente que le queda al Estado. Pero como sabrás, la armonización de ciertos impuestos es inevitable y posiblemente nos vengan con nuevas figuras jurídicas. En un par de años, el mapa político europeo se nos va a teñir de rojo (ya ves, hasta en eso vamos al revés) y nos viene una corriente de poder ansiosa de multiplicar necesidades.

    El concepto de comercio justo es muy preciso, se trata de productos de calidad elevada procedentes de economías del Sur, elaborados por productores que trabajan en condiciones dignas, que quieren acceder a nuestro mercado con el menor número de intermediarios posible para competir en igualdad de condiciones y asegurarse una renta mínima y un medio de vida. Mejor este sistema que enviar dinero al Sur para que los sureños se lo gasten en nuestros productos.

    Antes de suprimir sociedades hay que cargarse el IRPF, aquí está una de las fuentes de rentas "exiliadas".

    Respecto al impuesto educativo, reconozco que me he saltado un principio básico de fiscalidad, y es que el destino de la recaudación de un impuesto es para uso inespecífico. Lo propongo porque el negociete de las clases particulares revela que hay un problema con el sistema educativo y hay que buscar recursos para corregirlo. Mejor sacarlo de ahí que del trabajo de todos.

    En fin, no está mal buscarle las cosquillas a las propuestas, te agradezco tus aportaciones.

    Saludos

  6. #7
    12/07/11 11:13

    Muy interesante post, Macroymicroblogger.

    Te felicito sinceramente por tus ideas y por tu talante y, ya que invitas a hacerlo, te escribo algún comentario:

    Desechas como posible solución la devolución de competencias al estado, y lo haces usando un mecanismo perverso, como es acusar de conflicto de intereses a quienes defienden esta postura “expertos con intereses en diversos puntos de la Meseta” (los malvados castellanos, supongo). Me parece injusto, ya que pienso que de partida hemos de otorgar la sinceridad y buena fe a quienes defienden cualquier propuesta. De la misma manera se podría acusar de defender intereses de la oligarquía local a quienes propongan una descentralización fiscal.

    Respecto a lo anterior, ¿Por qué no delegar todas las competencias fiscales en la Unión Europea? (política fiscal común y política monetaria común).

    Lo de IVA reducido para el “comercio justo” sólo cuando nos pongamos de acuerdo en que es eso de justo.

    Impuesto sobre compras tipo lujo, OK. Sobre el dinero parado OK.

    Lo de suprimir sociedades me da un poco de miedo ya que es donde se refugian las clases altas para pagar menos.

    Paraísos fiscales Ok. Comida Basura Ok (¡mola!).

    Impuesto educativo no me gusta nada. No me gusta la idea de establecer impuestos con finalidades directas.

    Lo del cannabis encuentro que es “de cajón”. Ya es hora de despenalizarlo.

    Saludos cordiales,

  7. en respuesta a Feinmann
    -
    #6
    12/07/11 09:50

    Cuidado con las cifras que sueltan los medios de comunicación, no digo que sean falsas pero si las sacamos fuera de contexto dejan de tener significado. En efecto, el empresario se deja un 30% de la remuneración de cada trabajador en cotizaciones. Y si tiene la "desgracia" de ganar dinero con su negocio, vendrá el impuesto de sociedades o el IRPF, que no siempre va en proporción al tamaño de los beneficios. Si el producto que vende o el servicio que presta tiene sustitutivos, el IVA también le va a hacer pupita, aunque él no lo desembolse.

    Por cierto, el ratio recaudación/PIB es la presión fiscal, el esfuerzo fiscal es la recaudación/ PIB per capita. Prefiero utilizar el esfuerzo porque tiene en cuenta la remuneración de los trabajadores y aún así la distribución de la carga fiscal es muy injusta, como bien dices, por el fraude pero también por la naturaleza de las figuras jurídicas que se utilizan.

  8. en respuesta a Respes
    -
    #5
    12/07/11 09:25

    Pero ese 38% lo paga la empresa, no el trabajador. Es que si te pones a sumar con alegría incluso puedes llegar a superar el 100%. El esfuerzo fiscal real seria el total de recaudado por Hacienda/PIB.

    Mi percepción es que mas que un esfuerzo fiscal grande, es que está muy mal repartido. Hay muchos a los que nos crujen y no nos libramos de nada (los de la nómina) y otros que se libran por todas partes. A los de abajo los crujen a base de bien con el IVA, a los de el medio con el IRPF y los de arriba se libran. Y luego está el elevado nivel de fraude. Un fraude de un 20% (tirando por lo bajo) significa que los que pagamos religiosamente tengamos una sobrecarga fiscal de un 25%.

  9. en respuesta a Feinmann
    -
    #4
    12/07/11 09:10

    Ya ha sido publicado anteriormente en medios de comunicación. Si sumas el 38% de la seguridad social de Empresa y trabajador, el IVA, el IRPF, y el resto de impuestos y tasas varias, verás que la cifra que te quitan está alrededor del 70%. Por abajo o por arriba.

  10. en respuesta a Respes
    -
    #3
    12/07/11 09:02

    Por supuesto en esfuerzo fiscal sólo nos ganan Italia y Portugal, aunque no sé si las cifras llegan a tanto. Por otro lado, el tema de los enchufes y la corrupción tienen un componente moral indudable pero su desaparición no garantiza que el Estado siga siendo sostenible. Hay que reinventar el modelo de forma integral, no podemos conformarnos con unos recortes aquí y allá.

    Saludos

  11. en respuesta a Respes
    -
    #2
    12/07/11 01:26

    Habia oido cifras gordas, pero nueve meses es la cifra mas gorda que he oido ¿de donde sale?

  12. #1
    11/07/11 21:10

    El problema fundamental de nuestra economía no son los bajos impuestos, ya que, actualmente, nueve meses de nuestros ingreso anuales van para Hacienda y Seguridad Social. Antiguamente había guerras porque no se quería pagar el diezmo (10%), y actualmente, pagamos el 70% y nadie dice nada.
    El problema es que el gasto es desmesurado, y siempre les parece poco a los políticos que nos recaudan. Siempre tendrán más gente que enchufar y más sueldos que subir. Y todo les parece poco, y seguirán dando pelotazos inmobiliarios en los Ayuntamientos, Diputaciones y Gobiernos Autonómicos, porque les sigue pareciendo poco.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar