Rankia España
Acceder
blog Invirtiendo en empresas

Productividad y Competitividad. Donde mirar cuando analizamos una empresa por fundamentales

La superioridad para producir es una cosa y la superioridad para competir es otra muy distinta, aunque muchas veces se utilizan ambos términos de manera indistinta para referirse a una mejora en las empresas, tienen una diferencia fundamental y el confundirlas puede resultar peligroso para invertir, la productividad mira la empresa desde el punto de vista del coste (coste de producir una unidad de producto) la competitividad mira la empresa desde el punto de vista del beneficio (capacidad para fijar precios al proporcionar mayor utilidad al cliente). Cuando analizamos una empresa nos interesa la competitividad. Una empresa puede ser más competitiva porque es más productiva, pero esa ventaja, si la tiene a consecuencia de menores sueldos, la perderá en el momento en que un país u otra empresa con menores costes laborales empiece a producir lo mismo que ella, no es una ventaja estable y duradera, no requiere ninguna ciencia arrebatarle esa ventaja; mientras exista Asia, el Este de Europa y sobre todo África, no tiene sentido que las empresas basen su estrategia en la reducción de costes de mano de obra.

 

Productividad:

Podríamos definirla como la relación entre la cantidad de productos o servicios obtenidos por una empresa y los recursos utilizados para obtener esa cantidad de producción.

Para aumentar la productividad, una empresa deberá maximizar esa relación, utilizando cualquier combinación entre ambos factores.

¿Cómo consigue una empresa ser más productiva? Básicamente modificando las condiciones de los factores que conforman el denominador para conseguir mayor numerador y eso se puede conseguir de muy diversas maneras.

Los recursos utilizados para producir son básicamente Mano de Obra, Materiales y Capital, utilizando aquí el término capital en el sentido de maquinaria, instalaciones, herramientas, software o cualquier otro “instrumento” que se utilice para producir o proporcionar el servicio.

¿Cómo incidimos sobre ellos?

Sobre la Mano de Obra, la forma más fácil y simple es reducir los costes de la mano de obra, es decir una combinación de despidos de personal, reducción de sueldos y/o reducción de las cargas sociales que conforman el coste de la mano de obra, así obtendremos una mejor relación entre la cantidad de producto o servicio obtenida y los costes de mano de obra necesarios para obtenerlos; esta forma de aumentar la productividad hecha de forma generalizada, como las personas que trabajan y ganan un sueldo son las mismas que consumen, la capacidad de consumo del sistema se verá perjudicado y en consecuencia el mercado próximo de la empresa se deteriorará; es decir que una actuación en principio beneficiosa (desde el punto de vista de la productividad) nos provocará un efecto indeseable. Como los costes de mano de obra suponen alrededor del 20% de las ventas, reducir este coste en un 10% supondrá aumentar resultados en un 2% que quedará en un 1.6% después de pasar por Hacienda, mientras el mercado próximo de demanda se habrá deteriorado en un 10% y provocará una disminución de las ventas en ese mercado, además aumentará la conflictividad laboral y la desmotivación del personal, una persona que no llega a fin de mes tiene la cabeza metida en la cesta de la compra y no en la empresa, ambas cosas pueden absorber ese 2% que la empresa ha conseguido reduciendo salarios, habremos conseguido un óptimo local reduciendo salarios, pero al final nos va a perjudicar el resultado que es lo que importa.

Entonces, ¿hay alguna otra forma de optimizar la Mano de Obra para que este insumo sea más productivo? Evidentemente la hay, aunque muchos políticos, empresarios y financieros piensen y digan que “la única solución” es reducir los costes salariales a base de más despidos y menos sueldos, este insumo tiene otras soluciones y además está el resto de insumos para interactuar, tal vez con mayor influencia sobre la productividad de la empresa y menor incidencia negativa sobre los resultados.

Se puede mejorar la productividad sin disminuir sueldos, mediante la formación del personal, la mejora de la organización del trabajo, de las relaciones laborales, de las condiciones de trabajo, de la inversión en medios productivos puestos a disposición del personal (maquinaria, útiles, herramientas, etc..) , de la adecuación de la materia prima utilizada (la más barata no tiene por qué ser la que mejor se adapta al proceso productivo), de la calidad de la propia producción (menos errores suponen menos repeticiones de tareas), incluso se podría conseguir aumentando sueldos para conseguir mayor implicación del personal, la lista se podría alargar tanto cuanto queramos, pero ese no es el objetivo del artículo, el objetivo más bien es señalar que lo importante no es tanto la productividad como la competitividad, porque la productividad no es lo fundamental para determinar si una empresa es buena o mala para invertir en ella.

La empresa no se mira desde lado del coste, la empresa se mira desde el lado del beneficio y la productividad es una medida que trabaja únicamente con costes por unidad de producto, mirando la empresa desde el lado del coste podría darse el caso de obtener óptimos locales que harán que el responsable del centro de costes esté muy contento, pero los resultados de la empresa podrían no enterarse o incluso resentirse, un ejemplo es el citado anteriormente con la bajada de sueldos, otro clásico es el almacén, se puede conseguir aumentar la productividad a base de producir más cantidad de producto aumentando los costes por debajo de la proporcionalidad, pero si el producto no tiene salida, irá al almacén y sí, aumentará la productividad, pero los resultados reales de la empresa se resentirán por mucho que los resultados contables no lo reflejen por la utilización, legal pero irracional de la cuenta de almacén,  la medida que nos interesa para evaluar una empresa es la competitividad, pero ¿qué es la competitividad?

Competitividad

La competitividad es la capacidad que tiene una empresa para obtener mayor rentabilidad que su competencia.

Una empresa puede tener la capacidad de colocar su producto con mejor relación ingresos/costes que la competencia aumentando sus ingresos por medio de la calidad de sus productos, la imagen de la propia empresa y/o de sus productos, la logística, el tamaño de la empresa, la tecnología de producción, los mercados para los que está capacitada para vender, la posición más o menos dominante, la mejora de la percepción de sus productos que tiene el cliente, también por la capacidad de producir a menor coste que sus competidores, la investigación y desarrollo sobre procesos productivos, productos y mercados, el diseño, etc... Aunque también puede mejorar la relación incidiendo sobre los costes (no exclusivamente de mano de obra) la gran ventaja la tiene cuando es capaz de mejorar la relación mediante el aumento de ingresos, aunque tenga que aumentar para ello los costes, lo ideal es que aumenten los ingresos dejando atrás, a cuanta más distancia mejor a los costes.

Los beneficios de una empresa son como la bolsa, si cotiza a 10.000 como ahora el Ibex, puede bajar hasta cero y perder 10.000 puntos, más no puede perder, pero subir puede subir hasta 20.000, 30.000 y así teóricamente hasta el infinito, una empresa puede reducir costes hasta el mínimo que podamos imaginar, pero de cero no pasará nunca, en cambio el crecimiento de los ingresos es teóricamente ilimitado. Una empresa obtiene los ingresos dependiendo de la cantidad de producto vendido y los precios a los que vende, pero no fija los precios sumando al coste un margen determinado de beneficios, si fuera así la productividad sería fundamental, una empresa fija los precios según la utilidad que su producto o servicio proporciona al cliente, es decir depende de la percepción del cliente y eso depende de la competitividad, si una empresa es capaz de explotar la utilidad y la percepción de sus productos, obtendrá una ventaja competitiva que le permitirá obtener mayores beneficios; detectar esa empresa debe ser nuestro objetivo de análisis para que se convierta en nuestro objetivo de inversión.

 

Cuando vamos a invertir en una empresa y la analizamos por fundamentales, es importante ver los estados financieros que nos dirán a través de los ratios que consideremos convenientes las proporciones entre determinadas magnitudes, también obtendremos información más o menos verídica, tanto histórica como actual, del estado de las deudas, de la composición de costes e ingresos y cualquier información que consideremos relevante, es lo que llamamos análisis cuantitativo y se basa sobre todo en información que prácticamente en su totalidad, es pública y conocida por todos; no obstante, no debemos olvidar nunca que nuestro objetivo es invertir y que la inversión es a futuro, por lo tanto, lo importante es determinar la capacidad de generar beneficios en el futuro y esos beneficios vendrán determinados a su vez por la capacidad de competir que tenga la empresa, ahora y sobre todo en el futuro, esa capacidad de competir en el futuro no es algo aleatorio, requiere antes unas condiciones y una preparación para el crecimiento, esa preparación es la que tendremos que detectar mediante el análisis cualitativo porque, es lo que puede darnos ventaja para anticiparnos a otros inversores y poder entrar en una buena empresa a buenos precios, utilizando las pistas sobre su capacidad futura. No solo hay que detectar empresas con ventajas competitivas, debemos tener nuestra propia ventaja competitiva como inversores, para anticiparnos a otros inversores.

Bueno, otro día más, como siempre esto es solo una opinión y las opiniones …….. opiniones son.

Saludos

 

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Descripción: C:\Users\Jose Manuel\Pictures\Logo-y-firma-más-grande-300x112.png 

Coaching de inversión: http://josemanueldurba.com/ 

  1. #1

    Merowingio

    Y como hacemos eso ???

    Yo del analisis cuantitativo se poco , ( pero me defiendo ) ahora bien el analisis cualitativo bufff eso es arte amigo, y a 6/8 años vista, quiza futurologia no se.

    Me gusta mas la afirmacion de un buen gestor que decia, ... " mi trabajo no es adivinar si va a llover, si no protegerme con un paraguas cuando llueve " o algo asi vaya.

    Y para eso no se me ocurre mejor arma que los numeros de las empresas, sobretodo en espacios temporales de minimo 6/8 años.

    Ahí es donde yo busco la calidad de la empresa y todavia no se como buscar lo otro ( que seguro ) que sera importante pero.... como hacerlo ????

  2. #2

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Merowingio
    Ver mensaje de Merowingio

    jajaja arte si, mas o menos, que se obtiene a base de experiencia, pero no se trata de adivinar, con los precios de la bolsa, creo que mirando los gráficos dicen si va a subir o a bajar, pero la bolsa no tiene reglas y hace lo que quiere, eso sí es adivinar o jugártela a ver si aciertas.

    En el cualitativo no adivinas, una empresa no crece así como así, no es cuestión de jugar a la lotería, una empresa antes se prepara para crecer y tiene un producto, un mercado, una competencia, una dirección, una plantilla de personal, unos medios para producir, etc... y sobre todo una voluntad de la dirección o los principales accionistas para que la empresa crezca; en función de lo que esté ocurriendo con todo eso tienes que evaluar las posibilidades que tiene la empresa para llevar a cabo sus planes, si decides que es capaz de crecer y lo haces antes de que se empiece a notar, tendrás buena empresa y buenos precios, si lo haces después puede que sea mas seguro porque ya estarás viendo el crecimiento, pero solo tendrás una buena empresa y aunque los precios todavía sean buenos, ya estarán recogiendo parte del crecimiento y estarán mas caros. No obstante con un buen cuantitativo que siempre hay que hacer antes, si averiguas la calidad actual de la empresa ya tienes mucho ganado, pero hay que ir siempre un pelín mas allá.
    Un Abrazo Merowingio y a ver si metes mas artículos que desde las ruedas no he visto ninguno jajaja

  3. #3

    Merowingio

    en respuesta a José Manuel Durbá
    Ver mensaje de José Manuel Durbá

    Estoy pensando en meter uno de NATIONAL OILWELL VARCO..... pero me da pereza

    Por cierto hoy me he comprado mas ruedas a 30.25 es mu guena

    PISTA :
    A que no sabes a que juegan todos los niños del mundo ?
    Y las niñas ?

    SOLUCION :

    MATTEL INC ( En revision )

  4. #4

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Merowingio
    Ver mensaje de Merowingio

    ¡conyo! he ido a ver a que se dedica National Oilwell Varco para ver a que juegan los niños y niñas, ¡vaya susto! no había terminado de leer la entrada y no me había dado cuenta de Mattel.
    No se, estas empresas que viven tan lejos no me gustan mucho por buenas que sean, me gusta leer noticias de mis empresas todos los días sean malas o buenas, con estas empresas cuando te enteras de algo malo los precios ya han caído al fondo del mar.
    Yo también he dado últimamente algún tiro a Viscofan, aunque puede que tenga que esperar algunos meses creo que valdrá la pena; las ruedas, de momento las compro en casa del chato jajaja

  5. #5

    Ismael Vargas

    Muy buen artículo Nel.lo, ayer precisamente trataba el tema de la paridad competitiva: Línea de Paridad Competitiva: Un modelo para el estudio de las estrategias competitivas son temas muy muy interesantes, la posición relativa de las empresas en función de los clientes.

    El problema en este caso es obtener los datos, que no es tarea sencilla, el hecho de cuantificar las preferencias o "lo que percibe" el cliente no es sencillo.

    Un saludo y gracias por el artículo.

  6. #6

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Ismael Vargas
    Ver mensaje de Ismael Vargas

    Hola Ismael, tienes razón son artículos que tocan el mismo tema, otra vez tendremos que coordinarnos y hacerlo conjuntamente ;)
    Los datos a veces son difíciles de conseguir, hay que preguntárselos a la empresa y complementarlos con la información seleccionada que se pueda conseguir y muchas veces hay que deducirlos porque no los dicen de forma muy clara.
    Por cierto, no sabía que le habían puesto el nombre de Renau al departamento de dirección de empresas, lo tuve de profesor, creo que la asignatura se llamaba economía de la empresa y aunque se me daban bastante bien los estudios, esa me quedó para septiembre jajaja, bueno como profesor era bueno y ya entonces tenía mucho prestigio, aunque para aprobar tenías que saber la respuesta a una pregunta que siempre hacía y todos sabíamos que la iba a poner, pero nunca dio la respuesta, hoy todavía no estoy seguro de la respuesta, creo que la ponía para provocar debate entre los alumnos y lo conseguía, pero nadie la sabía. La pregunta era cortita. ¿Qué es un financiero? le dábamos todas las respuestas que te puedas imaginar y siempre decía que la respuesta no era correcta. Bueno, son recuerdos jeje
    Saludos

  7. #7

    Titeuf

    Hola Nel·lo!

    Nos tenias un poco abandonados, se nota que han sido las Fallas, yo me dejé caer por allí un par de días en un viaje relámpago, pero nada mejor que la terreta.

    Hace un tiempo leí el libro de Michael Porter "Ventaja competitiva", y no puedo estar más de acuerdo con lo de la reducción de costes, muchas veces es pan para hoy hambre para mañana, por poner un ejemplo, el Valencia CF, para obtener buenos resultados contables, ha recortado en plantilla, y en unos años fuera de Europa.(A vore si ens compra un jeque :P)

    Yo pienso que esa parte del análisis cualitativo que buscamos, se empieza a ver en el cuantitativo, por poner un ejemplo, si una empresa quiere crearse una imagen de marca y tener presencia tendrá que gastar dinero, y eso afectará a corto plazo a los beneficios pero a largo plazo creará valor a la empresa. Cuando compramos unas zapatillas, las primeras que nos vienen a la cabeza son Nike y Adidas, y eso cuesta dinero. Por poner otro, el que pusiste tú sobre Viscofan, si quiere crecer en China, tendrá que gastar en instalaciones, menos resultado contable a corto plazo, pero crecimiento y valor a largo.

    Te queria preguntar una duda, cuando escribes: "otro clásico es el almacén, se puede conseguir aumentar la productividad a base de producir más cantidad de producto aumentando los costes por debajo de la proporcionalidad" no entiendo lo del aumento de los costes por debajo de la proporcionalidad, ¿Te refieres a producir más de lo que se espera o puede vender?

    Como siempre un placer aprender de los que más sabeis y además no os importa compartir el conocimiento. Gracias.

    Un abraç! ;)

  8. #8

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Titeuf
    Ver mensaje de Titeuf

    Hola Titeuf ya se han terminado las fallas ya, ahora ja ve el estiu ;)
    No es muy afortunada la frase no, me refiero a que si aumentamos las ventas un porcentaje, aumentaremos los costes en el mismo porcentaje, pero si aumentamos los costes en menor proporción que las ventas seremos mas productivos, pero eso solo es un optimo local, que si va a resultados (porque se vende la mercancía producida)es bueno, pero si va al almacén ese aumento de productividad dejara muy contento al responsable de producción, pero la contabilidad no lo reflejará en los resultados de ninguna manera y la realidad es que la mercancía en almacén supone inmovilizar recursos que perjudican los resultados; es decir que hemos conseguido aumentar la productividad y no solo no han aumentado los resultados, sino que realmente se han perjudicado. Somos más productivos, pero perdemos mas dinero. No se si me explico o lo lio más, si no ya sabes, aunque escriba menos miro el correo ;)
    Un abraç

  9. #9

    Ismael Vargas

    en respuesta a José Manuel Durbá
    Ver mensaje de José Manuel Durbá

    jeje, yo lo he tenido (a Vicente Safón) en una optativa de último curso, (Estrategias de Empresa), asignatura fácil donde las haya, para qué te voy a engañar, de hecho el temario es muy corto pero VIcente nos amplió con algunos conceptos de más (LPC, Z Altman... entre otros) para que la asignatura no se quedase tan corta, aún así, era corta... Como era el último año que se impartía porque viene grado...

    Vicente es muy buen profesor, y los temas que trataba en clase son de muuuucho interés, parece que no pero se puede aplicar a la bolsa, aunque sea muy complicado pillar los datos jeje.

    No pude ir a todas las clases porque estaba trabajando en dos sitios a la vez... Quizá esa pregunto la hizo cuando yo no estaba.

    Ya le preguntaré yo "¿Qué es un financiero?" jaja

    Un saludo Nel.lo

  10. #10

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Ismael Vargas
    Ver mensaje de Ismael Vargas

    No si el que hacía la pregunta no era Safón (al que no conozco) era Renau, el que da el nombre al departamento y al que tuve de profesor, hace algunos años jajaja

  11. #11

    Ismael Vargas

    en respuesta a José Manuel Durbá
    Ver mensaje de José Manuel Durbá

    Ah, perdona, pensaba que era Safón, pues a Renau yo no he llegado a conocerlo... Me imagino que hará ya algún que otro año... jeje

    Un saludo!!

  12. #12

    Klondike

    Este tipo de reflexiones es importante cuando se gestiona una empresa (y cuando se invierte en ellas). Pero es muchísimo más importante cuando se gestiona un país. No pretendo derivar a política, pero es que leyéndolo mi mente se ha ido más a pensar en el país que vivo, que en cómo analizar empresas (que también).

  13. #13

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Klondike
    Ver mensaje de Klondike

    Como hace años que lo escribí, lo he vuelto a leer en clave política y tienes razón, será que la lógica siempre es lógica jeje

  14. #14

    Malargo

    en respuesta a José Manuel Durbá
    Ver mensaje de José Manuel Durbá

    Buena lectura, creo que lo he leído entero y no he visto mención al margen bruto porcentual, el cual nos indicará la competitividad dentro de su sector o incluso falta de competencia, de tal forma que un porcentaje de margen bruto alto nos indicará una mayor libertad en la fijación de precio, bien por calidad de producto o por ausencia de competencia.
    Saludos

  15. #15

    José Manuel Durbá

    en respuesta a Malargo
    Ver mensaje de Malargo

    Hola Malargo, es posible que falte hablar del porcentaje de margen bruto y seguramente de muchas cosas más.
    El artículo se publicó a principios de 2014, hace más de cuatro años y el contexto en que se publica (hasbló de memoria) fue en un momento en que toda la prensa y especialmentre la patronal, hablaban de que había que aumentar la productividad. El artículo va en ese sentido, no estoy hablando de ratios, ni de nada por el estilo, me centro en el mercado puro y duro, para entrar en un debate que se daba en aquel momento.
    De todas formas voy a copiar una frase que dije en el último artículo que publiqué hace dos o tres días:
    "... si una empresa tiene alguna ventaja o desventaja, la información económica nos la mostrará de la misma forma que también nos la mostrará el estudio del mercado real de la empresa ..."
    Saludos

  16. #16

    Malargo

    en respuesta a José Manuel Durbá
    Ver mensaje de José Manuel Durbá

    Sí recuerdo el momento y la matraca de la competitividad, sonaba como que a los trabajadores les iban a exprimir a tope y como bien explicas la competitividad es otra cosa más imaginativa. Desempolvar estos viejos hilos tuyos me da buenas y trabajadas lecturas cosa que no abunda.
    Saludos

Autor del blog
  • José Manuel Durbá

    Analista financiero independiente. Miembro de IEAF. Se trata de entender las claves del negocio que proporcionan ventaja a la empresa.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar