DCA123 (VI) julio-septiembre 2021

9

Balance del plan julio 2021-septiembre 2021

 

El último balance abarcaba hasta junio de 2021. Hoy vamos a ver la evolución hasta septiembre de 2021.

Esta es la posición existente en la fecha de la última observación mensual el 17-09-21

 

A esta posición se ha llegado a través de una serie de aportaciones en parte invertidas en fondos de renta variable indexados al MSCI World y el resto mantenidas en cuenta corriente. 

En total se aportado 18.800 euros por lo que el plan acumula una plusvalía antes de impuestos de 5.693,87 euros procedente en lo sustancial de la revalorización de la renta variable y muy marginalmente de los intereses devengados por la cuenta corriente, un 1% bruto el primer año y después un 0,10%. Esta ganancia latente equivale a un 30,29 % sobre el total invertido.

No hay comisiones de custodia por parte de MyInvestor, aunque las habrá tarde o temprano. Más bien tarde, porque se ha comprometido por escrito al mantenimiento de la política de comisiones 0 hasta 2025. 

En todo caso, hay que contar con estas futuras comisiones, aunque es de prever que no serán abusivas dada la clara orientación low cost de MyInvestor y a la vista de aquellas situaciones en donde está cobrando, como en el roboadvisor, en donde se posiciona como el más barato para pequeños patrimonios, el 0,30%.

Y esto es un argumento adicional para ser prudentes en el traspaso de nuestras inversiones si el traspaso conlleva costes de oportunidad, como hablamos en el artículo anterior sobre el caso de Kike Junior. Ahí hablábamos de un coste bruto para el plan derivado del inicio del cobro de comisiones, pero si lo traspasamos el coste real será el neto entre el coste manteniendo en Self Bank y el del nuevo comercializador que en el largo plazo es sumamente improbable que vaya a ser cero.

Los fondos acumulan una rentabilidad total de 5.663,85 euros equivalente a 40,47% sobre la inversión a precio de coste


 

En la anterior entrada expliqué la existencia de un aparente bloqueo para suscribir el fondo de iShares que al menos duró dos meses. Gracias al comentario de un amable lector (muchas gracias ass) me enteré que ya se podía suscribir con normalidad. Probablemente hubo un conflicto puntual con Inversis, el depositario de los fondos, que se ha subsanado. En las últimas operaciones de julio y agosto aporté 300 euros adicionales al fondo para compensar los meses en los que no se aportó nada.

Es más, MyInvestor acaba de anunciar que los fondos indexados de Amundi cuya comercialización ha iniciado van a ser los de clase institucional.

¿Y como se consigue el “milagro” de que fondos de clase institucional con una inversión mínima inicial de 1 millón como el de iShares puedan ser suscritos por importes ínfimos? Por las cuentas ómnibus

Al haber puesto en marcha el plan en un “buen” momento, la rentabilidad se ha disparado por encima de los niveles de referencia en donde, según lo explicado en el artículo dedicado a la descripción detallada del plan, el 123 está en “modo 1” invirtiendo desde julio de 2020 solo el 50% de lo asignado. De tal manera que en conjunto solo se invierten 300 de los 400 euros de aportación mensual.


En circunstancias normales, la planificación establece una senda de asunción de riesgo inicial del 75% que va subiendo hasta niveles por encima del 90% a lo largo de los 5 primeros años, mediante aportaciones a renta variable de 4 unidades mensuales (mercado moderadamente alcista) o 5 (bajista). 

Ante una subida tan brusca como la acaecida durante el período analizado, la reacción es de prudencia: se aportan sólo 3 unidades y el riesgo se va manteniendo por debajo del 80%.

La TIR del plan, concepto explicado en el artículo anterior es del 20,52%



Para entender la anomalía de semejante rentabilidad vamos a suponer que hay un fondo que nos garantiza el 20,52% por nuestra inversión de aquí a abril de 2030, fecha de vencimiento del plan. Así que le traspasamos los fondos indexados valorados a su actual valor liquidativo 24.493,87. El resultado al vencimiento sería el siguiente:



Los 18.800 euros que llevamos aportado se habrían convertido en 121.401,15. Una vez hecha la liquidación de impuestos y considerando un tipo real aproximado del 21% nos quedaría un neto de 100.000 euros en números redondos. Habríamos multiplicado por 5,3 nuestra inversión.

La insostenibilidad de la subida no debe ponernos nerviosos, ni debe ser causa de alteraciones en nuestra manera de invertir. Insisto en lo señalado en la anterior entrada dedicada a esta serie:

El ajustarnos a lo establecido en una planificación previa actúa como escudo protector frente a las trampas emocionales que nos tiende la volatilidad. 

Para que funcione correctamente necesitamos una actitud mental de desapego frente a los datos obtenidos tras cada observación. Ni angustia ante las pérdidas acompañada a veces de la tentación de “doblar la apuesta”; ni euforia ante las ganancias acompañada a veces de la tentación de “levantarse de la mesa”. Los únicos datos relevantes son los del del cierre del plan. 

El conocer cómo van las cosas es importante y muy positivo psicológicamente porque incrementa nuestra percepción subjetiva de control sobre la situación. Pero no puede poner en cuestión el seguir adelante por el camino que nos hemos trazado, salvo que los datos muestren de forma inequívoca que algo va mal en nuestra planificación, lo que no tiene que ver con una mayor o menor rentabilidad sino con resultados muy distintos a los previstos al planificar.

  1. en respuesta a Angelgp
    -
    #9
    22/10/21 14:39
    Rankia no permite subir ficheros adjuntos

    Pongo enlace a un directorio compartido de mi nube con los ficheros y el manual de instrucciones que utilizo para la actualización
    https://1drv.ms/u/s!Atlhv6D4Onvmohu-OAHC45KVH9f1?e=dgTagi

  2. #8
    22/10/21 14:00
    Hola Enrique ¿Nos podrías pasar las hojas de calculo que tienes para hacer el seguimiento de la estrategia? Muchas gracias
  3. en respuesta a Enrique Gallego
    -
    #7
    14/10/21 19:05
    Muchas gracias por la amplia explicación, Enrique. Un placer leerlo y también me alegra ver que la opción de ir con prudencia y actualizando las aportaciones es la recomendada en la situación actual.
  4. en respuesta a Walkirio
    -
    #6
    14/10/21 13:43
    Los duendes tipográficos utilizan una herramienta muy eficaz para perpetrar sus maldades, el copiar y pegar que ahorra muchísimo trabajo pero tiene estos inconvenientes.

    Ya lo he arreglado
  5. en respuesta a Walkirio
    -
    #5
    14/10/21 13:35
    En la actual situación del mercado es preferible comenzar con el capital inicial, destinar el 75% a renta variable y luego doblar las aportaciones hasta agotar el dinero no aportado en su momento.

    Lo de que cualquier momento vale para entrar en renta variable si tenemos una perspectiva de largo plazo es una verdad a medias. 

    Primero, porque el plazo en donde la renta variable ha sido siempre positiva es muy largo. Hay unas pocas "décadas perdidas" que en algún caso extremo se llegan a superponer como el período posterior a la Gran Depresión de los años 30. En horizontes de menos de 10 años el riesgo estadístico de un mal resultado en renta variable va creciendo hasta ser significativo a menos de 5 y una auténtica lotería a menos de 1. 

    Segundo, porque las estadísticas explican de una manera objetiva lo que ha sucedido en el pasado, corrigiendo los errores derivados de nuestras percepciones subjetivas, pero no son forzosamente una buena guía para el futuro. Existe una incertidumbre irreductible derivada de la posibilidad de una modificación en sentido negativo de los factores que han hecho posible el crecimiento histórico de los precios de las acciones.  Por ello es una mala idea colocar todo el patrimonio en renta variable por mucho que haya sido el activo con más rentabilidad en plazos muy largos... hasta ahora. "El que todos los cisnes que conocemos sean blancos no quiere decir que no existan cisnes negros".

    ¿Existe una mayor probabilidad en el momento de mercado actual de estar en puertas de una década perdida? Sí, pero lleva ya varios años estándolo, porque se trata de una probabilidad y además de una probabilidad relativamente reducida ya que requiere una conjunción de factores desfavorables. El que no haya querido entrar esperando la gran caída ha contemplado impotente como continuaban las subidas y es probable que cuando llegue esa oportunidad compre más caro de lo que podía haberlo hecho.

    Por todo ello hay que entrar sin más demoras en renta variable si nuestro horizonte temporal es de 5 años o mayor pero no comprometiendo toda la inversión en renta variable.  Y, teniendo en cuenta la actual situación conviene ser un poco más cautelosos de lo que sería habitual.
  6. #4
    13/10/21 19:38
    ¿Sería este artículo el DCA123 (VI)?
    El de junio aparece como el DCA123 (V).
    Los duendes tipográficos han realizado otra de las suyas. 
  7. #3
    13/10/21 17:45
    Magnífico comportamiento de los sistemas, Enrique. Gracias por tus claras explicaciones y añadidos.
    Como comenté hace tiempo, voy retrasado en el tiempo, pero desearía comenzar con el DCA123. Leí que para planes de ahorro de una duración medio-larga, 7-10 años, se aconseja comenzar en cualquier momento.
    Cierto es que me gustaría iniciarlo después de alguna corrección interesante, pero también lo es que el plan funciona asumiendo los vaivenes del mercado.
    Por dificultades personales, no pude comenzar hace un año, pero he ido acumulando las aportaciones y me gustaría iniciar el plan. Digamos que, sobre la fecha de inicio esperada, sep-2020, ha pasado un año y mantengo el capital inicial presupuestado en aquella fecha y las aportaciones mensuales del último año, prácticamente.
    ¿Me recomendarías comenzar con el capital inicial preparado  y hacer aportaciones dobles hasta "disolver" las aportaciones acumuladas, o comenzar con todo el capital acumulado tomándolo como capital inicial?
    Muchas gracias por tu atención y por el esfuerzo para obsequiarnos con estos artículos.
    Un saludo.

  8. en respuesta a Emiliovictoria
    -
    #2
    12/10/21 13:43
    En los fondos indexados sobre un mismo índice las diferencias las marcan:
    •  los costes totales, el llamado TER que siempre es negativo
    • los ingresos por préstamo de valores que siempre son positivos
    •  el tracking error (la diferencia entre el rendimiento del índice y el del fondo debido a la imposibilidad de comprar todos los componentes al precio teórico) que puede ser positivo o negativo según el azar, la habilidad de los encargados de hacer la réplica y la economía de escala derivada del tamaño del fondo 

    El TER es del 0,18% para Vanguard, del 0,12% para iShares y del 0,30% para Amundi, lo que en principio hace más aconsejables los fondos de Vanguard e iShares teniendo en cuenta que hablamos de centésimas y que el tracking error y el préstamo de valores pueden hacer variar los resultados.

    En cuanto a resultados reales la diferencia de resultados del fondo respecto al índice es
    • con datos de agosto Vanguard tiene una diferencia a 1 año del -0,11% y a 3 años una diferencia anualizada del -0,10% lo que equivale a un -0,33% acumulado
    • con datos de agosto iShares tiene una diferencia a 1 año del -0,04% y a 3 años el resultado anualizado es positivo en 2 centésimas (14,43% frente a 14,41% del índice)
    • con datos de septiembre Amundi tiene una diferencia a 1 año del -0,23% y a 3 años una diferencia acumulada del -0,64% equivalente a -0,18% anualizado.

    No hay datos comparables más allá de los 3 años porque la fecha de creación del iShares es menor a la necesaria para calcular el siguiente escalón, los 5 años.

    Con los datos disponibles se aprecia por un lado que las diferencias entre Vanguard e iShares son muy pequeñas. Respecto a Amundi son algo mayores debido a su mayor TER pero siempre estamos hablando de centésimas en términos anuales. En todo caso, para diversificar y reducir los riesgos del tracking error en Vanguard parece preferible el fondo de iShares por su menor coste y su comportamiento hasta ahora.

    Respecto al riesgo del tracking error es interesante el que los fondos tengan diferenciales de rentabilidad menores a los derivados de su TER, lo que puede deberse al ingreso por préstamo de valores, a una habilidad para obtener tracking error levemente positivos, a las economías de escala (son fondos con más de 1.000 millones en activos) o al azar. Es probable una combinación de todos los  factores. Lo significativo es que en ningún caso el tracking error resulta relevante y que en todas las observaciones es favorable.


  9. #1
    11/10/21 23:03
    Gracias por tus artículos e ideas , son  sencillos y fáciles de llevar a cabo.
    Me gustaría si puede ser que dieras tu opinión sobre los nuevos fondos institucionales de amundi y si serian alternativa a los de vanguard.
    Gracias

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar