3


Quería comentar sobre el sistema de demandas a “cuota litis” que es un sistema que en España, es relativamente nuevo, ya que está muy arraigado en los estados anglosajones y en España no era nada habitual o incluso muy testimonial hace unos pocos años. 

No win, no fee (sin ganar, sin tarifa)


Unos de los máximos exponentes del sistema y creo que con mucho éxito, al menos por el crecimiento exponencial de la firma legal, es Arraiga & Asociados, entre otros muchos despachos profesionales.
 
Todo eso tiene varios problemas, para mí el primero es cultural. Todos podemos entender que si adquirimos una caja de Coca Cola, por ejemplo, y pagamos por ellas 16 €, nos llevamos a casa algo que pesa, con lo cual su valor económico está fuera de duda, luego podremos ver si de un supermercado a otro el precio es distinto. Esto no ocurre con los servicios profesionales ¿Qué vale una recomendación? ¿Cuánto trabajo de consultas, puesta al día de leyes, normas, sistemáticas … lleva incluida aquella factura? ¿El despacho de enfrente da la misma calidad de respuesta, es comparable la recomendación del/de la profesional “A” y la del/de la profesional “B”?  La percepción de ello, siguiendo con el símil de la Coca Cola, no es el mismo, el asesoramiento, las recomendaciones, los consejos no tienen un peso en una balanza !!!! con lo cual la percepción ciudadana tendrá muchos matices, y en función del perfil de tal ciudadano/a.

A mi personalmente no me gusta la “cuota litis” pura y dura, la de la frase de antes “No win, no fee”, entiendo que es la única opción para mucha gente, a pesar de ello sigue sin gustarme, no le veo ninguna ventaja real, repito en el caso de ser pura y dura, y muchos inconvenientes. Otra cosa es la opción mixta, una parte fija, la cubra los gastos mínimos del trabajo profesional, repito, fijos, y otra parte en “cuota litis” (a porcentaje de éxito).

En primer lugar
, y para empezar si no voy a pagar nada, carezco del derecho a ser partícipe de las decisiones, incluso raro será que me otorguen el derecho de revisar los documentos, los textos….  antes de ser presentados y eso es un inconveniente básico a mi entender, porque en las entrevistas con los profesionales pueden ocurrir y de hecho ocurren, dos cosas, que no nos expliquemos bien o, que no se nos entienda correctamente, da lo mismo si es lo primero o lo segundo, el resultado va a ser el mismo, defectos en el detalle de los hechos, que si es relevante podría cambiar el resultado final.

En los encargos profesionales, sea abogados, asesores fiscales, arquitectos, peritos, etc. nunca pretendí modificar su trabajo, pero si ver que el resultado ha considerado los hechos de tal encargo y, en su caso, advertir al/a la profesional de que tal o cual punto no es exactamente lo que intenté trasladarles en las entrevistas. 

En segundo lugar, son muchos los casos en los que la “cuota litis” pura y dura, se comercializa para temas que afectan a un colectivo grande, con masa suficiente para que no cobrar nada hasta el final, si se gana, sea rentable. Pensemos que cuando se hace eso, el despacho profesional debe cubrir sus gastos de estructura, alquiler, personal, gastos de oficina, etc. y esto no puede esperar a ser pagado, cuando se gane el pleito, la licitación de una obra pública, se obtengan los permisos, etc. con lo cual quien ofrece el sistema, debe tener recursos económicos suficientes para financiar la espera del resultado.  Si además normalmente esto se ofrece para asunto que afectan a mucha gente, el copia-pega más que un riesgo, va a ser una realidad. 

El copia-pega, es una herramienta informática maravillosa, pero no siempre, mas bien casi nunca, mi problema va a ser un copia-pega de otro cliente, cada uno tendremos nuestra particularidad, o como poco algún matiz diferenciador. 

En foros de Rankia, hay diversas quejas de los resultados de este sistema, concretamente en demandas bancarias, y también de similar “calibre” en otros foros de la red, primero porque como en casi todo, el leernos los documentos que firmamos no es la práctica habitual, seguimos aceptando el “firme aquí”, sin leer lo que firmamos cuando obtengamos el resultado y no nos guste, podremos llenar todos los foros que queramos, y aun que tengamos la razón moral, la legal no va a ser nuestra, aceptamos aquellas condiciones y en modo alguno podremos trasladar la responsabilidad de la “no lectura” a quien fue beneficiario de aquel contrato.  

Entrando en el tema de la cuota litis de las demandas bancarias, hace algunos meses empezaron las quejas del sistema, y todo tiene una explicación, tal vez la que seguidamente detalla no sea “toda la explicación”, pero tengo el convencimiento de que una parte pequeña o grande (muy probablemente) de ello tiene relación con lo que detallaré. 

Cuando todo esto empezó a nivel de demandas bancarias, estaríamos ya con las reclamaciones de swaps bastante avanzadas, siguió luego con las participaciones preferentes y la deuda subordinada, en los tres casos, los importes de tales demandas, en su gran mayoría, eran cifras relevantes, con lo cual las costas a conseguir en concepto de honorarios profesionales, podrían ser suficientes y sobradas para cubrir los gastos reales, obtener un beneficio, e incluso financiar la espera en la recuperación de los gastos diarios de los despachos. Aunque es evidente que para llegar al mismo lugar que en honorarios fijos, ya que el despacho que comercializa o acepta trabajar cobrando solo si se gana, debe tener algún incentivo adicional ¿no? ¿una parte de los intereses? 

Cuando tales reclamaciones se acaban, y las demandas van por los suelos hipotecarios, las cantidades en concepto de costas ya son mucho menos relevantes y se pone en la ecuación que las costas y los intereses, que van a ser poco relevantes, tal vez también una parte del principal reclamado. 

Luego ya llegamos al extremo de los gastos hipotecarios, que una parte solo son reclamables al 50% de las facturas (según se estableció en su momento) nos encontramos con una cifras a recibir bastante modestas, buenas son, pero modestas en todo caso, y ya por lo que parece con las costas y los intereses los despachos no están considerando suficiente incentivo a cambio de no cobrar nada hasta el final y solo si se gana y una parte del cobro, será de manera adicional percibiendo un porcentaje del principal, sin embargo, ante cantidades modestas, va a ser “buen mordisco”.

En uno de los temas de actualidad, las tarjetas revolving, la cosa anda más o menos como los gastos hipotecarios, aunque en este caso, habrá reclamaciones de mayores cuantías que permitan mejores honorarios, tenemos un problema, se llama “masivas”, y como tales no se va a entrar en el detalle de cada caso, va a ir todo como un estándar tipo café para todos, también para los honorarios. 

A partir de ahí las quejas, sorpresas, etc. del sistema, que sin duda era conocido cuando se firmó el encargo profesional, no obstante, la siguiente pregunta ¿todos los encargos fueron leídos, analizados y comprendidos por los firmantes? Me parece que en buena parte no, empezando por la primera, lo de leídos. 

Finalmente, deseo remarcar, que no estoy dando la razón ni una parte, los despachos, ni a la otra, los clientes, este post es una simple reflexión del asunto, cosa que hago habitualmente en mis publicaciones. Aunque en este caso concreto, reitero que la cuota litis pura y duda no me gusta nada, la gente debe cobrar por su trabajo en el primer momento, luego que tal cobro sea solo de los gastos mínimos y se apueste el beneficio o una buena gratificación en función del resultado, siendo por tanto un sistema mixto, en este caso, si me gusta.

07/10/2021: Reedito al hilo de:
Oion, 'filial' de Arriaga Asociados, en concurso por insolvencia ,  al margen de los problemas laborales que indica la noticia, entiendo que este tipo de planteamientos de negocio funciona solo por el volumen de contratos que les entra por la publicidad de todo tipo y por la red, pero en realidad no se ha creado ninguna cartera de clientes, son operaciones puras y duras, cuando el asunto está ya muy maduro, no quedan operaciones del mismo tipo o si las hay son de menor volumen, la empresa tendrá que reducir su estructura, porque no creado ningun fondo de comercio, no tiene clientes !!!!
 

  1. en respuesta a Mbmbmb
    -
    #3
    07/10/21 12:54
    Acabo de reeditar incluyendo esta noticia,  no es precisamente nueva.


     07/10/2021: Reedito al hilo de: Oion, 'filial' de Arriaga Asociados, en concurso por insolvencia ,  al margen de los problemas laborales que indica la noticia, entiendo que este tipo de planteamientos de negocio funciona solo por el volumen de contratos que les entra por la publicidad de todo tipo y por la red, pero en realidad no se ha creado ninguna cartera de clientes, son operaciones puras y duras, cuando el asunto está ya muy maduro, no quedan operaciones del mismo tipo o si las hay son de menor volumen, la empresa tendrá que reducir su estructura, porque no creado ningun fondo de comercio, no tiene clientes !!!! 

  2. en respuesta a Mbmbmb
    -
    #2
    05/10/21 00:01
    Es que el sistema es precisamente no son  duros a cuatro pesetas, puede que lo parezca al principio, en realidad son duros con posibilidades de adquirirlos a siete pesetas (mínimo).

    Entiendo que a alguien le pueda interesar porque si  final no lo paga a 7 pesetas, se queda sin el duro si o si !!!!! Y por parte del de las 7 pesetas, asume un riesgo de perder el duro sin contrapartida alguna, al contrario, tendrá que añadir además una o dos  pesetas adicionales, ocurre cuando pierde el pleito y además le condenan a costas.

    ¿Improbable? Pues no tanto, aunque sea un riesgo calculado, no es predecible al 100% ni al 80%, porque la justicia no son matemáticas, de serlo tendríamos a contables en los juicios civiles y en especial los de índole mercantil.

    Lo que cuesta entender es que quien recibe una oferta de no pague nada que lo cobramos del banco cuando ganamos, y creanos que esto lo vamos a ganar, no se haga más preguntas para determinar si aquello es de su interés. 

    Yo, si bien he tenido muy, muy pocos asuntos en un juzgado, en mi economia familiar, ninguno, salvo la interposición de una demanda a una de estas macro empresas de tratamiento dental, que se allanó al recibir la demanda, y si  si no cuento los procedimientos monitorios de 4 duros (reclamación de deudas de la empresa donde trabajo, que raramente ven una sala de juicios. Si en representación del grupo de empresas donde trabajo, si algo tuve .... y una de las primeras precauciones cuando acudes a un despacho legal, es que si te indican, no se preocupe que esto está ganado, la mejor recomendación es dar las gracias, pedir que que devuelvan la carpeta con los documentos y cambiar de abogados !!!! Con estos no vas a ninguna parte..... por la simple razón de que matemáticas y administración de justicia no sólo no son lo mismo, es que ni se acercan.


  3. #1
    04/10/21 23:01
    Lo que no existe es que la gente de duros por cuatro pesetas. Si tu necesitas los servicios de un profesional tienes que pagarlos, no hay otra. Y te va a ir mucho mejor en un sitio donde el profesional se responsabiliza personalmente del resultado que en un sitio donde se da "café para todos". Yo voy a una dentista que trabaja sola. Ella sabe que si hace algo regular o mal me va a tener allí a los dos días y además de mal humor. No merece la pena. Por supuesto mi dentista puede cometer un error, pero la relación trabajo mal hecho-cliente insatisfecho-problema es muy directa. Yo atiendo a varias personas desde hace muchos años. Por supuesto puedo cometer un error, como cualquiera, pero la relación trabajo regular-problema es tan directa que dudo que pudiera irme a casa ya no a mi hora, sino que pudiera irme a casa si me pasara el día con gente descontenta con lo que hago, es que me tendria que quedar a solucionar problemas hasta bien entrada la noche. 


    Vas a un sitio donde atienden a 100? 200? 300? Por un problema parecido al tuyo y te cobran una cantidad irrisoria. Es evidente, personalización cero. Si esto te gusta, bien, y si no te gusta, ahí está la puerta. 


    Pero es así en todo. Yo cuando iba a comer a casa de mi abuela se me respetaban los gustos de la infancia y tenía platos especiales. Voy a un restaurante pequeño, o muy caro, y si pido algo que no es exactamente lo que tienen en la carta, en general, no hay problemas. Si es muy caro incluso me preparan algo especialmente para mi. Voy a una cadena de hamburguesas y la personalización.... Pues no.. 

    Muy buen articulo, Petersen. 

    Saludos 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar