¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog de Consumerista
Reflexiones sobre consumo, responsabilidad civil, sanidad, medioambiente y ciudadanía.

«La banca es la culpable de los préstamos impagados»


Entrevista publicada en el Diario El comercio el domingo 26 de octubre de 2008. Téngase en cuenta que preguntas y respuestas aparecen muy resumidas y simplificadas con respecto a la conversación realmente mantenida.

JOSÉ ANTONIO BALLESTEROS ABOGADO EXPERTO EN CONSUMO
«La banca es la culpable de los préstamos impagados»
27.10.08 -
E. ARENAS
| GIJÓN


José Antonio Ballesteros Garrido es abogado y experto en asuntos relacionados con el consumo y el medio ambiente. Desde su despacho de Oviedo observa en primera línea los efectos de la crisis sobre la economía real, y opina sobre fenómenos como el aumento de la morosidad o la relación de la banca con sus clientes.

- ¿Tienen los consumidores suficientes defensas ante la crisis?
-No. Una medida que se estaba reclamando desde hace mucho tiempo, como es la ley de sobreendeudamiento familiar, que existe en casi todos los países de Europa, no ha podido salir adelante aquí. El PSOE presentó una proposición de ley cuando era oposición, en el año 2003 y la incluyó en su programa electoral. Después, en el Gobierno, se olvidó de ella.

-¿Qué puede significar esta ley?
-Para el ciudadano de a pie es muy importante. Cuando una empresa no puede pagar sus deudas acude a un concurso de acreedores, pero es ridículo pensar que una persona física que se encuentre en esa situación tenga que acudir a un juzgado de lo Mercantil. No hay salida y, si no pagas, llega el banco, te da un cuarto del valor de la vivienda, se queda con ella y sigues debiéndole dinero de por vida.

Hotel Uganda-¿Qué casos sangrantes de abuso ha estudiado últimamente?
-Una señora inmigrante trabajaba como limpiadora en una empresa y el banco le concedió un préstamo por el 100% del valor de la vivienda. Además, le dio un préstamo personal para hacer reparaciones. Al poco tiempo cayó enferma, estuvo tres meses de baja y no pudo pagar la hipoteca. Se vino abajo todo, no pudo afrontar esos pagos y se quedó sin casa. La situación fue negativa para todos.

-¿También aquí hay hipotecas subprime?
Evidentemente. Hubo bancos que dieron préstamos por el 100% del valor de los inmuebles y ahora afrontan el pinchazo inmobiliario. Están pillados.

-¿Habrá sorpresas?
-Ya están saliendo algunos casos, sobre todo en cajas de ahorros y en algunos bancos con políticas de expansión muy agresivas. Hay cajas pequeñas que se verán muy apuradas en un futuro no muy lejano.

-¿Que responsabilidad tienen los bancos en estos procesos?
-Hoy por hoy, según el sistema español, los bancos no tienen ninguna responsabilidad.

-Pero usted mantiene que son culpables.
-Sí. La culpa de los préstamos impagados es de ellos, porque cuando los conceden son conscientes de que están incurriendo en un riesgo muy grave. Cuando lo hacen, se puede decir que están incurriendo en la concesión de un crédito abusivo porque, además del riesgo para el propio banco, con ello estaban poniendo en peligro el futuro financiero y económico de esa familia. El banco, que tiene medios suficientes, debería saber que esa familia no podían pagar y tiene que actuar en consecuencia.

-¿Por qué corría esos riesgos?
-Porque hasta ahora había una visión excesivamente optimista de la economía y se relajaron los controles del riesgo en beneficio de una política de expansión del banco. También, por querer presentar siempre los mejores resultados.

-¿Nadie regula?
-Ahora mismo no, pese a que una directiva europea planteaba que si un banco concedía un crédito a una persona que tuviera muchas posibilidades de no pagarlo, éste sería responsable y no podría pedir responsabilidades al prestatario.

-Muy interesante, pero ¿qué ocurrió?
-En 2005, cuando se estaba debatiendo esa medida en el Parlamento Europeo, se produjeron presiones de los lobbies bancarios y de algunos estados para que esto no saliera adelante.

-¿La actual crisis sería diferente de haber salido adelante esta directiva?
-Igual no, pero al menos si hubiera servido para que los bancos tuvieran más conciencia de este problema que, al final, fue el que desencadenó la crisis financiera mundial. Aunque la directiva no habría atajado el problema de raíz, podría haber aumentado el nivel de concienciación de los banqueros.
Equo Va
  1. #1

    Art_madd

    La posición adoptada no parece dejar ningún espacio para la responsabilidad personal de quienes se endeudaron más allá de sus capacidades. Aún admitiendo que banco y cliente no están en una situación de igualdad, no creo que se pueda responsabilizar exclusiva, ni quizá principalmente, a los primeros.
    Por muchos medios técnicos y conocimientos que tenga un banco, siempre será el deudor el que más conocimientos tenga sobre su propia situación económica y capacidad de pago. Además me resulta difícil entender que ante el incumplimiento de una obligación se responsabilice precisamente a la parte cumplidora.
    Entiendo que desde planteamientos "consumeristas" (lo entrecomillo porque no sé si existe el término, no es despectivo) resulta complicado admitir que millones de personas pueden haberse equivocado, siendo mucho más fácil culpar a los bancos.
    Saludos

  2. #2

    Consumerista

    Ya advertía al principio del post que lo publicado simplifica mucho lo hablado y elimina matices. Lo que explicaba era que el Proyecto de directiva preveía una especie de sanción a los bancos que concedían "créditos abusivos", entendiendo por tales a los concedidos a personas ya excesivamente endeudadas o con unos ingresos muy limitados, y que el banco, como entidad profesional del mercado crediticio, debería saber que era muy probable que acabase fallando.
    Por supuesto que los particulares que viven por encima de sus posibilidades y se endeudan con excesiva alegría tienen su parte de culpa. Pero a los bancos se les debe exigir un grado de diligencia superior que al paisano de la calle: en Derecho, a éste se le exige la diligencia del buen padre de familia, a aquél la diligencia del profesional, que es más estricta. Es normal que así sea porque por su actividad profesional está obligada a saber más que el lego, a ser más previsor y prudente y adelantarse a prevenir riesgos que éste puede no conocer.

  3. #3

    Anonimo

    También opino que no deberíamos dejar de lado la responsabilidad de la persona que se endeuda pero, bien es cierto que en muchos casos la responsabilidad del riesgo asumido se deja a la entidad financiera, bien por falta de conocimientos o por delegar a cada uno sus funciones (zapatero a tus zapatos).
    En mi caso tengo un endeudamiento hipotecario de un 20% de mis ingresos, y recuerdo como mis entrevistas en los bancos buscando financiación todas concluían en un “no te preocupes, podemos darte lo que quieras”, y un “aunque el interés sea variable no va a subir nunca mucho” y “en último caso tu vivienda cada día vale más y siempre puedes venderla”.
    En ningún caso me solicitaron aval más allá de mi nómina y jamás se preocuparon por mi capacidad para afrontar los pagos si perdía mi trabajo (única fuente de ingresos).
    Espero no verme necesitado, cuando me endeudé hice mis cálculos para asumir un riesgo razonable, pero en ningún caso desde los bancos visitados me alentaron a ello, ni pusieron en conocimiento el posible riesgo de una evolución negativa de los mercados.
    Veo injusto que se deba responder personalmente cuando la garantía debería ser únicamente hipotecaria y/o en caso contrario que los bancos estuviesen obligados a explicar de forma inequívoca el riesgo asumido por impago, algo que muchos hipotecados solo descubren cuando dejan de hacer frente a las cuotas.

    Saludos

  4. #4

    Consumerista

    Anónimo, tu caso es un ejemplo de libro de mala práctica profesional que debería originar responsabilidad en el caso de que no pudieses pagar tu hipoteca. Aunque tu nivel de endeudamiento es razonable (20%, aunque habría que saber sobre qué ingresos, no es lo mismo sobre 1.200 que sobre 3.000 euros), como bien dices puede haber despidos, puede haber accidentes... También puede estallar la burbuja inmobiliaria y/o la financiera, como de hecho ha ocurrido y los bancos nunca la tuvieron en cuenta ni, por esa razón, advirtieron sobre esa posibilidad a sus clientes. Y si hablamos de las personas con dos hipotecas, cinco préstamos personales y dos o tres tarjetas de crédito, la cuestión ya es de escándalo; y no son garbanzos contados.

  5. #5

    Anonimo

    No solo la banca, tambien los organos reguladores y aquellas personas que quisieron pescar en rio revuelto, pensando se harian de dinero comprando viviendas con prestamos hipotecarios sin aval suficiente.

Autor del blog

  • Consumerista

    Soy abogado especialista en Derecho del Consumo, sobre todo bancario y de seguros.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar