¿Los españoles pueden aprender de Corea del Sur?

8

España tiene grandes virtudes. Los españoles son gente que sabe organizar, son sistemáticos, son ingeniosos ante un problema con solución desconocida. Son grandes las virtudes de los españoles, en esta crisis de libretas de apuntes en entes financieros que tienen al país en situación dificil. Pero, ¿se beneficiarían al aprender las costumbres de los coreanos?

Generosidad

Es muy dificil pensar en generosidad cuando no tienes nada que dar, y es peor al ver que a alguien le quitan la casa que por siempre pagó puntualmente, por una circunstancia fortuita como perder el empleo, y encima que los bancos (donde laboran españoles) le tiren la mitad de la deuda encima, algo peor los regímenes comunistas que solamente te quitaban la casa y ya, sin dejarte la mitad de la deuda.  ¿Cómo puedes pensar en dar cuando miras que unos arrebatan cosas a otros?  Dirías que si empiezas a ser generoso vendrán los que le quitan a otros a poner la mano para que les des.  En pocas palabras, podrías pensar que frente a la escasez, lo mejor es tirarle la escasez a otro.

Cuando miras la tormentosa historia de Corea, ves a un país que hasta 1950, los que vivían allí sólo habían conocido la dominación y el despotismo del extranjero, y la miseria propia.  En 1918 sufren algo similar a los eventos de Tiannamen, fueron esclavizados, su idioma fue prohibido en las escuelas bajo la dominación japonesa, y sus mujeres convertidas en esclavas sexuales por los japoneses.  Pasaron hambre, pobreza, pesimismo, desesperanza en una crisis tras otra, y una falta de libertad que no parecía terminar.  Y tras 1950 las cosas no fueron fáciles, porque al despotismo y corrupción del extranjero, vino la corrupción y despotismo del líder nacional, que poco a poco fue cambiando a la nación que conocemos hoy.  Fueron una especie de España, pero traumatizada por más años de peores desgracias.  Pensarías que si en España la situación inspira a ser peor, en Corea deberían ser mucho peores, mucho menos dispuestos a dar.  Te equivocas.  

En la España moderna la cultura del financiero es una donde se premia el parasitismo, que esencialmente consiste en trabajar menos y ganar más dinero, en ganar dinero sin trabajar, y quitar a otros, y es más exitoso el que recibe más.  En Corea la cultura es distinta.

Los regalos

Casi todos los meses tienes una festividad o día de entregar regalos.  Por supuesto que no todos son mandatorios.  pero el tema de los regalos si es un asunto que se mira bajo la perspectiva de DAR.  El coreano valora mucho la privacidad y no te va a invitar a su casa con gran facilidad.  Cuando visitas la casa de alguien, se ve bien que lleves un regalo.  No se espera que sea caro, pues lo que se mira es el gesto.

La comida

Normalmente al comer, el anfitrión en occidente no vería bien que pidas más comida.  Pero los viejos que crecieron en un país que no tenía mucha comida, ven bien que comas mucho.  Sentirán que les agradeces lo que prepararon.

Si en España en vez de servir al país, hay funcionarios que se sirven del país, en Corea no se ve bien que te sirvas tu propia bebida.  Normalmente alguien servirá la bebida, y todo lo que se da o se reciba, usa las dos manos, para dar o para recibir.

Si llegaste al trabajo con unos bocadillos, y te ven comiéndolos, en occidente no se ve mal que le digas a los demás que está muy bueno, y que lo venden allá afuera a la vuelta de la esquina, y te comas tu solo los bocadillos.  En Corea eso se vería como gesto de alguien egoísta y desconsiderado, y te garantizará el aislamiento social de los que te rodean, que es lo que le debería pasar a los egoistas que le quitaron la casa a los desempleados españoles.  Lo justo sería que trajeras bocadillos para tus compañeros también, y ofrezcas aunque algunos no los tomen, o que invites a algo barato como un helado o merienda barata.  El gesto es lo que importa, no el precio.

Si te invitan a comer, agradece al empezar y al terminar de comer.

Dinero

Por supuesto, si estás en un restaurante, se ve bien que tras la primera ronda de comida, haya una segunda ronda, y si fuiste invitado por la persona de mayor jerarquía (el más viejo o el de mayor estatura social) se ve bien que ofrezcas inovtar una nueva ronda.  No significa que necesariamente vayan a tomar tu oferta (aunque podrían hacerlo) pero sí se ve bien que lo hagas.

Los ancianos

En una sociedad donde la premisa es la ley de la jungla, donde reina el más fuerte, los ancianos ocupan una cierta posición de vulnerabilidad.  Se ve bien que renuncies a estar sentado en el transporte público para dar campo a una mujer embarazada, o un anciano o un niño.  Igualmente ayudar a los ancianos con problemas de movilidad con las escaleras o cargar cosas pesadas, es bien visto.  Si te sientas en los asientos prefernciales, aunque haya otros de estos asientos desocupados, es muy probable que te regañen enérgicamente.

En mi post anterior Avaricia: La cultura del vago y el pedigüeño planteaba la pregunta de lo que pasaría si en lugar de luchar la gente por recibir lo más posible, la gente tratara de dar lo más posible.

Si bien Corea no es la utopía perfecta, tiene tratos entre ciudadanos que son interesantes de observar respecto del tema de DAR.  Lo más interesante es cómo ha aprendido el que ha pasado necesidad a entender a otros que han pasado necesidad, desarrollando la idea de compartir, y censurar a los egoístas que no comparten.

No quiere decir que no haya oportunistas y ladrones entre los coreanos, como en cualquier país, pero sus tasas de criminalidad son asombrosamente bajas.  

Algo funciona distinto.  y es algo que vale la pena comparar.  El resultado de la escasez no debe ser producir escasez, sino la gran voluntad de producir abundancia y compartirla.

  1. en respuesta a Franz
    #8
    02/02/16 14:11

    Jóvenes con dificultades para tener empleo. Envejecimiento. Dos problemas que van de la mano. Al ser incierto el futuro, habrá menos hijos y familias. En los años 1960 los programas de control de natalidad se volvieron excesivamente exitosos, y no creo que los doramas cargados de contenido romántico para hacerles cambiar de parecer, vayan a cambiar eso.

    El concepto de empleo vitalicio de japoneses y coreanos tiene bastante sentido. Si encuentras un talento que se necesite en la empresa, más vale conservarlo. Además, trabajar de manera vitalicia tiene la ventaja de que puedes planear tu vida y tener hijos. Los chaebols no estaban tan mal.

    La armonía social se traduce en España como bien común.
    El FMI es esbirro de los EUA. Está claro que aunque le ayudó a Corea, le fuerza en dirección a la asimilación económica, y en alguna medida cultural. Por decirlo así, el FMI es el brazo financiero de los chaebols de EUA.

    No siento que Corea vaya a sufrir demasiado. Si bien sufren por la alta competitividad, eso les califica para empleos en otros países. Corea, Taiwan, Japón, son muy exigentes con sus chicos. Esto contrasta mucho con la idiosincrasia de adolescentes costarricenses, que se conforman con la nota mínima, y a veces si quedan por debajo van a reclamarle al profesor, como si la falta fuese del profesor. A nivel internacional un coreano promedio tendría más oportunidad en caso de que haya migración a otros países. Sólo deben aprender otros idiomas.

    Chaebol como monopolio familiar de negocios, parece la extrapolación cultural del centralismo oficialista en la cultura asiática. En los EUA también hay Chaebols, pero aparentan ser descentralizados. Miras la manera en que se cuentan los votos en EUA y no cuenta la cantidad de ciudadanos. La Fed es el que dicta política monetaria y sin embargo los americanos no eligen a sus miembros, sino los chaeboles bancarios. Sin la política monetaria, el resto del país es una municipalidad con ejercito.

    Aunque nos dan la pinta de transparencia, en realidad no es así. La Fed nos dice lo que les conviene para movernos en la dirección en que ellos quieren. Y el FMI como brazo de los chaeboles se encarga de dar porrazos.

    Ese esquema de aparente descentralización se miraba también con los filibusteros, que se decía que eran mercenarios privados, pero al final los territorios que conquistaron se incorporaron a los EUA.

    Al final los EUA son tan centralizados como los chinos, o coreanos, pero aparentan no serlo. Aunque formalmente parecen entes independientes, en realidad funcionan como abejas de colmena. Y eso lleva a que en el mundo anglosajón haya una confusión entre público y privado.

  2. en respuesta a Comstar
    #7
    02/02/16 00:50

    Si hablas de la perspectiva emocional incluso la historia de la humanidad ha estado guiada por nuestras emociones. El amor que funda lo social, y se manifiesta en comportamientos de respeto, solidaridad, honestidad, etc, también la ambición y el egoísmo, emociones en las que se soportan los comportamientos individualistas y de indiferencia a los demás. Y para que hablar de la tradición cultural se ha privilegiado la razón como explicación de la conducta, sin tener en cuenta lo mas importante el factor emocional. Para decir verdad tenemos que aprender de unos de otros, tan cierto, que el niño debe de aprender de la madre y la madre de su hijo.
    Referente a Corea del Sur con mi máximo respeto hacia este país. Seguramente tengas razón que España debería de aprender de Corea del Sur.
    http://www.igadi.org/artigos/2009/jgd_sociedad_y_valores_en_corea_del_sur.htm
    Saludos

  3. en respuesta a Franz
    #6
    01/02/16 23:39

    Podríamos verlos desde la perspectiva del intelecto, o de las emociones, o del ser.
    Desde la perspectiva del intelecto importa la educación, el idioma, o la cultura.
    Desde la perspectiva emocional ellos tendrán que aprender de nosotros, porque les cuesta expresar lo que sienten.
    Desde la perspectiva del ser, está la virtud, que al final es lo que va a determinar las reglas de nuestro actuar, y si vemos virtudes ajenas, especialmente si llenan los espacios de nuestros defectos como colectividad local, es preciso adoptarla, porque el vacío del defecto se llena con la plenitud de la virtud.

    En el caso de España, la idea de quitarle la casa a alguien que ha pagado puntualmente por años, y que por circunstancias de crisis mundial se ha ido al paro, ya es mala. Es terriblemente comunista en el peor sentido de la palabra, una expropiación al estilo de guerra fría. Pero como si eso no fuese suficiente, hacer leña el árbol caído al dejarle la mitad de la deuda y valer la casa por la otra mitad, es sencillamente indescriptible. Revela una maldad endógena que es parte de la cultura del español. Pero a como los españoles dejen de ser un ladrillo más en esa pared, y se rebelen contra ello de manera consciente, pueden convertir el sufrimiento en virtud.

    Por eso es que al contrastar con los coreanos, un pueblo tan maltratado que antes de 1950 no conocía más que el despotismo y extranjeros que hacen daño, verles hoy con una cultura de dar recibir (aunque de forma entendible no muy amigable hacia los extraños), resulta admirable. La maldad era exógena y la única manera de combatirla era con una virtud desarrollada conscientemente.

    Lo más admirable es no haber sucumbido ante la dictadura del árbol genealógico. Los abuelos coreanos que estuvieron en la escuela durante el dominio japonés no recibieron clases en coreano, porque los japoneses suprimieron el idioma, se llevaron a sus mujeres como esclavas sexuales y no se han disculpado. Y aún así no se dispersaron en la nulidad cultural asimiladora vivida por los abuelos, sino que retornaron a su cultura. No cedieron ante el odio y la venganza, pues su rebeldía fue pasar del feísmo social al que estuvieron sometidos, a una estética inspiradora que tiene encantado al mundo.

    Lo más increíble de las teleseries coreanas, es que sus villanos son gente perdida que termina enmendando el camino, en lugar del bueno-bueno y el malo-malo del estereotipo en cine y TV latinoamericano y norteamericano. Las telenovelas latinas son intrigas y odios, con gente que parece tener demasiado tiempo libre para hacer maldades. En las producciones norteamericanas, todo lo arreglan a balazos, con alto contenido necrótico, la chica conoce al chico y al día siguiente, al pasar la situación estresante, ya se besan o hacen algo más, así de repente.

    En las coreanas, miras historias muy fuertes en desarrollo de personajes. Con muchísimos momentos de gente tratando bien a la gente. Jamás imaginaría que eso fuese entretenido, pero lo es. Y cuando miras K-Pop miras una rebeldía estética que toma lo occidental y le agrega una belleza y técnica espectaculares. Y si miras historias crudas, detrás de la monstruosa crudeza, no ves ese gusto necrótico por el morbo exhibicionista que tienen las producciones americanas.

    Si para los americanos la rebeldía necrótica es novedosa, para los coreanos parece que la belleza es rebeldía. Y notas una cierta ingenuidad e inocencia en las producciones coreanas, frente a producciones del continente americano que carecen de inocencia hasta el hartazgo. Si se compara el hentai japonés (hentai = pervertido) en todas sus aberrantes inclinaciones, que ya alcanzan alturas retorcidas, y comparamos con las conservadoras series coreanas, vemos un contraste espectacular. Me quedo con lo coreano y su estética y contenido.

    Independientemente de cómo sean los coreanos en su vida cotidiana, si son buenos o malos, o simplemente humanos con culturas distintas, es destacable que exporten algo de belleza al mundo, luego de haber vivido tanta tragedia y tristeza. Imagino que en los doramas, la tragedia no es novedad para un pueblo que vivió tragedia y no recuerda nada más, y el final feliz es la verdadera novedad, un final que realmente les deseo de corazón porque nadie merece lo que vivieron sus abuelos o bisabuelos. Enbuenahora porque ya me estaba aburriendo de las historias occidentales de decadencia.

    No espero que sean perfectos, porque la guerra deja muchas heridas y dolor. Y eso no se recupera en pocas generaciones. Pero ya hoy nos muestran áreas en las que dan lecciones al mundo. No los idealizo, no pienso mudarme hacia allá, pero sí destaco virtudes que nos faltan a nosotros en este lado del mundo.

    También me encanta que Vietnam, luego de ser centro mundial de miseria, guerra y sufrimiento, sea hoy paraíso económico para los jóvenes, hijos de los que sufrieron, al menos paraiso comparado con el pasado. Tampoco será perfecto, pero es mucho mejor que aquel país invadido por todos, y que no sabía lo que era la paz.

  4. en respuesta a Comstar
    #5
    01/02/16 21:20

    Me ha asombrado tu articulo como el comentario y de esa forma tan peculiar de escribir que tienes, esta vez, sobre Corea del Sur.. que de verdad. esta muy chulo, ¿Y porque no? decirte de vez en cuando surge algún punto que difiere a mi forma de pensar y no es que lo vaya a rebatir, simplemente no estoy de acuerdo. Bien se, que seguramente bastantes títulos lo hayan puesto a la venta, por decir algo, o quizás algún que otro lo tenga para adornar y no para recordar aquellos días de esforzado estudio y con todo su ahínco, puso los codo sobre la mesa, porque bien sabia que podría ser su futuro de su vida...
    Supongo que todos sentimos no saber mas, ya sea en el idioma o en otras materias importantes para la vida y mas cuando nos lanzamos a otros países por el motivo que sea, queremos ser mas y para eso tenemos que llevar en nuestro equipaje lo que se llama un poquito de cultura por no decir de educación, y cuando uno llega a un país diferente se ha de acoplar con los resultados que nos traen de sus respectivos países.
    Saludos

  5. en respuesta a Franz
    #4
    01/02/16 19:07

    Entiendo tu punto. Mi idea no era decir a la gente que se vaya a Corea, sino adoptar algunas buenas costumbres en España, que o se han perdido o nunca las hubo.

    Entiendo el punto del bloguero, una cosa es visitar y otra es vivir, como distinto es una visita de misión Apolo y otra es quedarse en la Luna por el resto de la vida. Un ejemplo claro es Guatemala, que es muy colorida en Semana Santa, excelente para tomar fotos en un viaje de una semana, pero no parece un buen lugar para vivir, con sus niveles de violencia, pobreza, desigualdad social, y ausencia de seguridad jurídica.

    De seguro, si estuviese soltero no podría acostumbrarme a la incapacidad para expresar sentimientos que tienen los coreanos, y que convierten una simple charla de calibración matrimonial (hablar sinceramente y expresar lo que uno siente, lo que gusta, lo que no gusta, porque nadie puede adivinarlo) en un dorama (drama) de proporciones de telenovela.

    Sin duda adaptarse a otra cultura es como mudarse con una familia extranjera. Lo que te parece natural puede ser chocante para esa familia. Por eso hablo de aprender de los coreanos, no irse a vivir allá.

    Entre las cosas admirables está el hecho de que lograron levantarse en pocas décadas, de la más absoluta miseria y hambre, a ser un país muy moderno. Su cultura sobrevive a los intentos de borrado cultural. Y además en lugar de aprender las malas costumbres, que probablemente ya estén aprendiendo al contaminarse de occidente, aprendieron virtudes admirables a nivel colectivo. Si podemos emular las lecciones aprendidas, sin dejar de ser nosotros mismos, ciertamente hay ganancia.

    Hay ganancia en adoptar buenas costumbres. Las buenas costumbres empujan procesos colectivos, y ello empuja resultados. Sumemos las virtudes españolas con virtudes coreanas, y obtendrás un país admirable, sin que un sólo español salga de España.

    Todo país tiene cosas chocantes.

    Para mi, la sopa de perro en Corea, el Boshintang y el Gaejangguk es algo que me causa nauseas con solo imaginar. Entiendo que el hambre hace a la gente comer lo que haya. Pero para mí es detestable.

    De Nicaragua lo detestable es la "iniciación" precoz de niñas a la vida adulta, a veces promovida por el padre o tutor varón. por supuesto no es que el 100% de la gente sea así, pero con la proporción no tan minúscula que hay, me resulta suficiente.

    De España me parece chocante el comunismo bancario que arrebata la casa y deja la mitad de la deuda, pues el comunismo normal sólo te quitaría la casa.

    ¿Que admiro de los países? Corea: su capacidad de superación. Nicaragua: Lo trabajadores que son. España: Su capacidad de organización.

    ¿Por qué no querría ir a vivir a Corea? Porque una telenovela no es un manual de convivencia. No me gusta la desigualdad, y si bien no me molesta que se respete al ahjussi y ahjumma como superiores, no me gusta cuando la estratificación es económica, porque el dinero es un marcador de puntos en un videogame, y no hay superioridad real en eso. No me agrada la idea de postrarse ante alguien que sólo tiene más ceros en su marcador, especialmente cuando no todos tienen la misma oportunidad en el videogame.

    Conociendo la ausencia de presión cultural en la historia de Asia del este en la dirección de los derechos laborales, el tema de explotación laboral al estilo Karoshi (muerte por sobrecarga de trabajo) es una de las cosas que me parece que podría existir en Corea (y no me extrañaría) tiene altas probabilidades de disgustarme, por su efecto en las personas y familias. Un choque de valores.

    Además, por las diferencias culturales, más allá de las costumbres, no estoy seguro de que su concepto del bien y el mal (como colectividad para la convivencia) sean iguales o compatibles, y eso no es algo digno de despreciar. Ese concepto viene de su historia.

    No me agrada la "titulitis" que no es otra cosa que cartones pegados en la pared, que tiene de fondo un tema de "estatus social" y jerarquías que promueven desigualdad. Un campesino es la persona a la que desearía tener a mi lado si me quedo varado en Marte, y no a un CEO de centro comercial con doctorado en finanzas, porque el campesino es capaz de traer alimento. La sencillez y la humanidad me resultan más admirables que la actitud de gentes que se portan mal por estar en distintos estratos (no necesariamente altos) del videogame.

    Les puedo admirar a los coreanos la sofisticación a la que les ha llevado su alta competitividad (que también cobra su precio), porque deleita ver un trabajo excelente en muchas áreas.

    Les puedo entender la xenofobia a los coreanos, porque a lo largo de su historia los extranjeros (rusos, chinos, japoneses) llegaron a hacer daño. Y esa es otra razón para decir "aprender de los coreanos" y no "irse a vivir a Corea". Es mejor no molestar en casa ajena.

    En materia de enseñanza del español, mis problemas en mis posts son errores mecanográficos por escribir rápido. La Z y S, M y N, B y V están cerca, y a veces la laptop me reubica el cursor, probablemente porque activo la superficie táctil por error, o porque escribo en ráfagas.

    Yo también detesto el pésimo manejo del idioma, y por supuesto, me apena cuando cometo errores. Y aunque se que mi manejo de idioma es superior al promedio en los alrededores donde vivo, no soy graduado en lenguas, y ni siquiera me atrevo a pensar que mi nivel sea mejor que el de los rankianos que me leen, porque eso sería muy petulante de mi parte. Y por eso no me atrevería a enseñar español en Corea.

    A pesar de todo, entiendo que somos pueblos distintos, que debe haber cosas de mi que puedan resultar chocantes también. Así que todo es cuestión de puntos de vista.

  6. en respuesta a Payday
    #3
    31/01/16 19:38

    Bueno, eso de que tus padres te obliguen a estudiar o intervengan en tu relacion de pareja tambien sucede en occidente, pero de maneras distintas. En occidente tenemos agresión infantil, lo cual es aún peor qu ese intervcencionismo. Quizás lo distinto es el tema de la formalidad, porque no acostumbras ir a presentarte ante los padres de manera formal. Pero son costumbres y culturas.

    Si vas a Costa Rica, los asientos preferenciales que existen por ley 7600 los toma cualquiera ( en Costa Rica acatar la ley parece tema opcional), y si una anciana se queja de que no hay caballeros, no falta algún tipo "sangre de chancho" que ocupa el asiento y que responda "caballeros si hay, lo que no hay son asientos".

  7. #2
    30/01/16 19:23

    Se podría aprender de algunos mas. En esta vida es un toma y daca de decisiones y como siempre se dice saber escoger lo bueno y desechar lo malo. ¿Y porque no hablar un poquito de Corea del Sur?. Desde la mitad de la década pasada Corea del Sur ha tenido su crecimiento importante, entre otras cosas, lo ha situado en el segundo lugar del ranking mundial en cuanto a educación, con una alfabetización del 99% y 16, 2 años de escolarización media.

    Su tasa de desempleo es de las mas bajas del mundo (4,1% , la mas baja de Asia) y gran parte de su calidad de vida reside en su sector de salud fuertemente sostenido por la política del país.

    Posee además un alto grado de tecnología en comunicación y una de las infraestructuras mas avanzadas del mundo.

    http://paelladekimchi.com/vivir-en-corea-el-sue%C3%B1o-coreano

    Saludos

  8. #1
    30/01/16 04:08

    Es curioso porque ellos nos admiran a nosotros, por nuestra actidud desenfadada con la vida, y lo "abiertos" que somos..etc. España les encanta (conocen hasta la tomatina xD) , supongo que ellos no ven nuestra parte negativa, como nosotros no vemos ni notamos su parte negativa.

    En la parte negativa hay muchos Koreanos que estan hasta el gorro de algunas de estas convenciones sociales. Y en Korea pienso que es el pais de toda Asia donde esto es mas exagerado. Como haber varios grados de cortesia en el idioma, o hacer reverencias... o que tu padre te pueda soltar una colleja ( o guantazo ) bien entrada en la treintena... etc. Que te obliguen a estudiar lo que tus padres quieren, o que te hagan romper con tu [email protected] porque no les gusta...En fin hay muchisimas asi.

    Muy bien apuntado eso de que te puedan regañar en el bus, yo he llegado a una joven que no cedio asiento, llevarse un guantazo de una anciana, no es para nada lo normal eso si.

    Un saludo desde Asia.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar