¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog La bolsa al día
Seguimiento diario de los principales índices bursátiles, materias primas y acciones.

¿Qué son los Bancos Sistémicos? ¿Cuáles existen en España?

 

¿Qué son los bancos de importancia sistémica?

En la crisis financiera de 2007 la quiebra de algún gran banco desató graves repercusiones para todo el sistema financiero y la actividad económica. En ese momento los reguladores y autoridades competentes no tenían muchas opciones para evitar las problemáticas derivadas de la quiebra de estos bancos o de grandes instituciones financieras.

Con la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008 se pudieron ver los efectos que tiene la caída de una entidad de semejantes características, la propagación de los problemas hacia otras instituciones, el contagio y la amenaza a la estabilidad económica y financiera nacional e incluso global.

 

bancos sistémicos

 

Es en este contexto donde surge el concepto de banco sistémico, como se desprende de lo anterior, se trata de entidades de enorme tamaño con una gran interconexión con todo tipo de instituciones económicas y financieras y cuya inestabilidad compromete al sistema en su conjunto. Estas entidades se conocen como G-SIFIs (Global Systemically Important Financial Institutions) y desde 2011 se identifican periódicamente, como veremos más abajo. En el caso de los bancos, se les conoce como G-SIB (global systemically important banks).

Hay que tener en cuenta que este tipo de entidades, además de lo catastrófico de su quiebra, también llevan implícitas una serie de externalidades negativas dado su tamaño, interconexión, actividad, complejidad e insustituibilidad mundial. La búsqueda de maximización de beneficios por parte de entidades de este tipo puede comprometer seriamente la eficiencia del sistema en su conjunto.

Dados los costes asociados a las intervenciones del sector público para evitar el colapso ("bail-out") y el consiguiente riesgo moral al que se ven sujetas estas instituciones además de las externalidades negativas a las que está sujeta su actividad, se emprendieron regulaciones para atajar esta situación.

 

Regulación

El Comité de Basilea (está integrado por representantes de supervisión bancaria y bancos centrales de Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil,Canadá, China,Corea, España, Estados Unidos, Francia, Hong Kong RAE, India, Indonesia, Italia, Japón, Luxemburgo, México, los Países Bajos, el Reino Unido, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza y Turquía) junto con el FSB (Financial Stability Board) desarrollaron una serie de reglas para reducir el riesgo de colapso de estas entidades sistémicas.

El objetivo general de las regulaciones es:

  • Reducir la probabilidad de quiebra de los bancos de importancia sistémica aumentando su capacidad de absorción de pérdidas mientras mantienen su actividad.
  • Reducir el alcance y el impacto de una eventual quiebra mejorando los sistemas de recuperación y resolución (liquidación de forma ordenada y sin necesidad de apoyo público).

Las regulaciones van en la línea de aumentar la resistencia de los bancos y de los sistemas bancarios. En estas se elevan la cantidad y la calidad de los requerimientos de capital para el sistema bancario, se mejora la cobertura de riesgos, se introduce un coeficiente de apalancamiento como complemento del régimen basado en el riesgo, colchones de conservación de capital y anticíclicos, así como un marco internacional para el riesgo de liquidez. Las medidas de suficiencia de capital se aplican a todos los bancos con actividad internacional y garantizan que todos mantienen un nivel adecuado de capital en función de su exposición al riesgo. No obstante, hay medidas particulares para los bancos de importancia sistémica ya que su actividad está íntimamente relacionada con los mercados de capitales globales.

En este sentido el FSB elabora un listado de G-SIBs, para noviembre de 2018 estas son las entidades bancarias consideradas sistémicas:

 

A la izquierda de la tabla tenemos el requerimiento adicional de absorción de pérdidas, más abajo explicamos de qué se trata.

Como puede verse, en 2018 tenemos una entidad española entre las entidades de importancia sistémica mundial. El Banco Santander ha sido clasificado dentro de la primera categoría en la que se encuentra desde el 1 de enero de 2016.  El banco de España ha designado a Banco Santander como EISM (entidades de importancia sistémica mundial) en  2019 y 2020.

 

¿Por qué estas entidades? Identificación y tramos

 

 

Para seleccionar qué bancos se consideran de importancia sistémica se construyen unos indicadores y se calculan para una muestra de 73 bancos. Los indicadores y la muestra varían cada 3 años, los resultados se actualizan anualmente.

Como se puede ver en la tabla, la metodología equipondera con el 20% cada una de las cinco categorías indicadas de importancia sistémica: tamaño, actividad interjurisdiccional, interconexión, sustituibilidad financiera y complejidad.

 

  • Tamaño: Un banco que quiebre perjudicará más a la economía mundial cuanto más representen sus actividades de la totalidad global. La puntuación de cada banco se obtiene dividiendo la cifra de su exposición total entre la suma total de las exposiciones de todos los bancos que componen la muestra.

 

  • Interconexión: El impacto sistémico de un banco tiene mucha relación con su grado de interconexión con otras instituciones financieras. Para calcularlo se calculan los siguientes indicadores, todos ellos en relativa importancia a los bancos de la muestra.
  • Activos dentro del sistema financiero: Préstamos concedidos a instituciones financieras, tenencias de valores emitidos por otras instituciones financieras, los  "Repurchase Agreement", valores prestados a instituciones financieras, etc. 
  • Pasivos dentro del sistema financiero: Análogamente, depósitos constituidos por instituciones financieras, valores negociables emitidos por el banco, contratos con pacto de recompra, valores en préstamo, etc.
  • Coeficiente de financiación mayorista: Considera el grado en que un banco se financia con fondos de otras instituciones financieras a través del mercado de financiación mayorista. La contracción del crédito afectará más a una institución con un alto coeficiente de financiación mayorista, una forma de ver esta problemática es pensar en activos no líquidos financiados con pasivos líquidos a corto, por ejemplo, en un momento de contracción de la liquidez global.

 

  • Falta de sustitutos: El impacto sistémico de un banco que atraviese por dificultades o quiebre estará relacionado con la capacidad de sustituirlo, a mayor posibilidad de sustitución menor daño potencial pueden causar las problemáticas de ese banco. De esta forma, cuanto mayor sea su importancia en una determinada línea de negocio o como proveedor de servicios mayor alteración provocará su quiebra.
  • Activos en custodia: Un banco depositario de gran tamaño que custodia activos de clientes, en caso de quiebra, puede alterar de forma considerable la estabilidad del sistema financiero. El indicador se calcula dividiendo el valor de los activos que un banco tiene en calidad de entidad depositaria por la suma total de las cifras declaradas por los bancos de la muestra.
  • Pagos liquidados y compensados a través de sistemas de pagos: Una gran cantidad de pagos indica un gran número de clientes, una eventual quiebra impediría la continuidad de esos pagos lo que dificulta la liquidez de los agentes involucrados. Un banco de estas características podría ser un importante proveedor de liquidez del sistema, si el banco quebrase siendo receptor neto de liquidez, esa liquidez quedaría atrapada, inaccesible para otros miembros del sistema. En este caso el indicador se calcula como el valor de los pagos de un banco cursados a través de todos los principales sistema de pagos de los que sea miembro, dividido por la suma total de las cifras declaradas por los bancos de la muestra.
  • Importe de las operaciones suscritas en los mercados de deuda y de capital: Refleja la importancia de los bancos en los mercados internacionales de capital. La quiebra de un banco con una participación elevada en el aseguramiento de instrumentos de deuda y de capital en el mercado mundial puede impedir la emisión de nuevos títulos, perjudicando la actividad económica. El cálculo se realiza dividiendo el importe de los instrumentos de deuda y de capital asegurados por el banco en el año entre la suma total de las cifras declaradas por los bancos de la muestra.

 

  • Actividad interjuridiccional: El objetivo de este indicador es reflejar el impacto mundial de los bancos. Los indicadores muestran la proporción de sus actividades fuera de la jurisdicción original (domicilio social) respecto de otros activos de la muestra.
  • Complejidad: La complejidad de su negocio implica un mayor coste y tiempo para la resolución de un banco. El impacto sistémico estará relacionado con la complejidad del negocio.
  • Valor nocional de derivados OTC: Estos saldos en circulación nominales proporcionan una medida de las dimensiones del mercado y una referencia a partir de la cual determinar los pagos contractuales en los mercados de derivados. Cuanto mayor sea el número de contratos de derivados OTC no compensados de forma centralizada celebrados por un banco mayor será la complejidad de sus actividades y más difícil su resolución. El indicador se calcula como el cociente entre el importe nocional en circulación para el banco y a la suma total de los importes declarados por todos los bancos.
  • Activos Nivel 3: Activos cuyo valor razonable no puede determinarse inmediatamente, no son líquidos y sólo pueden calcularse mediante estimaciones. A mayor tenencia de este tipo de activos más complicado es realizar una valoración en caso de problemas, lo que afectaría a la confianza del mercado. Análogamente se calcula dividiendo el valor de los activos de Nivel 3 entre los importes declarados por los bancos de la muestra.
  • Valor de activos mantenidos con fines de negociación y disponibles para su venta: Esta clase de activos pueden generar efectos de contagio debido a pérdidas por valoración a precios de mercado y la necesidad de venta urgente, lo que puede desencadenar un efecto de bola de nieve en esta clase de activos. El indicador se calcula como el cociente entre el valor total de la cartera de negociación del banco y la categoría de valores disponibles para su venta, y la suma total de las cifras declaradas por los bancos.

A pesar de la valoración basada en estos indicadores, es posible que el juicio del supervisor ajuste las puntuaciones. No obstante, estos casos son raros.

Como la revisión de las puntuaciones es periódica, los bancos tienen incentivos para reducir su perfil de riesgo y modelo de negocio y reducir así sus efectos de contagio sistémico. Los bancos pueden perder la condición de G-SIB o pasar a diferentes categorías dentro de esta. Las puntuación de corte, los umbrales de los tramos y los denominadores utilizados para normalizar los indicadores depende de las características de los bancos de la muestra, que se actualizan cada tres años y las puntuaciones de cada banco se actualizan cada año, como se ha comentado.

Una vez se han puntuado los distintos bancos se procede a su clasificación por tramos. Se establecen 4 tramos iguales desde el punto de corte hasta la puntuación máxima y se añade un vacío en la parte superior para desincentivar a los bancos a ganar mayor importancia sistémica.

 

 

Absorción de pérdidas adicional

En primer lugar hay que tener en cuenta que, en general, el importe total del capital que se exige mantener a los bancos debería ser al menos igual al 8% de los activos ponderados por riesgo.

El objetivo de este mayor requerimiento de capacidad de absorción de pérdidas por los bancos sistémicos es obligar a estos a mantener una mayor proporción de sus balances con instrumentos que refuercen la resistencia de la institución. Es decir, contribuir al "aislamiento" del banco en su caída y dificultar el contagio. Aumentando la capacidad de absorción de pérdidas, además, se está reforzando el "bail-in" contra el posible rescate estatal o "bail-out".

Los instrumentos para lograr aumentar esta capacidad de absorción de pérdidas son;

  • Capital ordinario de Nivel 1 ( Capital Tier 1): Se trata del componente de mayor calidad de los recursos propios de un banco (acciones ordinarias emitidas más los beneficios no distribuidos y las reservas). El aumento proporcional de este capital resulta muy costoso a los bancos, no obstante ayuda a nivelar las condiciones de financiación en el sector bancario dadas las ventajas de los G-SIB. El aumento del capital ordinario de nivel 1 es la medida más efectiva para aumentar la capacidad de absorción de pérdidas y cumplir con el requerimiento de absorción de pérdidas adicional.
  • Instrumentos de capital y de deuda que absorbe pérdidas en el punto de no viabilidad (capital contingente de baja activación): Este tipo de instrumento no se considera muy adecuado dado que solo absorbe pérdidas en el punto en el que el banco deja de poder mantenerse por sí mismo en el mercado privado.
  • Capital contingente de funcionamiento (capital contingente de alta activación): Instrumentos que pueden convertirse en capital mientras el banco siga siendo una empresa en viable. La conversión de capital contingente se produce cuando el coeficiente de capital del banco cae por debajo de un determinado umbral. Este tipo de instrumentos son considerablemente complicados y además se interrelacionan con la cotización de las acciones dado el riesgo de dilución.

Como se ve, cada entidad deberá disponer de un nivel mínimo de pasivos susceptibles de sufrir un "bail-in" además, en el caso de las entidades bancarias sistémicas se procura que la estructuración de este "bail-in" se realice con el menor impacto posible al sistema financiero. En general, para los bancos, en caso de "bail-in"  se debe responder en el siguiente orden:

  1. Capital y otros instrumentos de capital (COCOs).
  2. Deuda junior.
  3. Deuda senior y depósitos no asegurados de grandes empresas.
  4. Depósitos de más de 100.000€
  5. Fondo de garantía de depósitos.

 

Bancos sistémicos en España

A diferencia de las entidades anteriores reportadas por el Financial Stability Board, en este caso hablamos de OEIS (otras entidades de importancia sistémica) que reporta el Banco de España.

 

En este caso el colchón de capital se refiere al capital de nivel 1 ordinario calculado sobre el total de la exposición al riesgo en base consolidada.

 

 

¿Invertir en bancos sistémicos?

Teniendo en cuenta esta regulación para los bancos sistémicos, podemos deducir que una entidad de este tipo estará menos apalancada que sus homólogas de menor entidad y debería de presentar una mayor estabilidad. No obstante ese aumento adicional de capital también supone un sacrificio de rentabilidad.

Por otro lado hay que considerar cómo se concretan estas regulaciones en cada entidad, la relación entre el umbral de capital, los instrumentos contingentes, la dilución y la cotización, etc.

En general no parece que tener el título de entidad sistémica deba ser determinante ni mucho menos a la hora de realizar una inversión, pero es importante conocer en que se concreta este tipo de regulación antes de meter nuestro dinero en acciones u otro tipo de instrumentos en una entidad de este tipo.

 

 

 

 

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar