Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Czechia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Indonesia Rankia Italia Rankia Magyarország Rankia México Rankia Netherlands Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia Romania Rankia Türkiye Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Facilidad Marginal de Crédito

La Facilidad Marginal de Crédito es una herramienta utilizada por el Banco Central Europeo (BCE) para proporcionar liquidez adicional a los bancos comerciales en la zona euro. En términos sencillos, es como un préstamo de emergencia que el BCE ofrece a los bancos en caso de que necesiten más dinero para cubrir sus obligaciones financieras diarias. Los bancos pueden recurrir a esta facilidad cuando tienen dificultades para obtener fondos en el mercado interbancario o cuando necesitan cubrir un déficit temporal de liquidez.

Imagina que eres un banco y al final del día necesitas dinero para cubrir tus obligaciones o quieres aprovechar una oportunidad de inversión pero no tienes suficiente liquidez. Aquí es donde entra en juego la Facilidad Marginal de Crédito del Banco Central Europeo (BCE). Esta es la ventana por la que puedes obtener préstamos de un día para otro del BCE, a cambio de pagar un interés determinado por la tasa de la Facilidad Marginal de Crédito. Es como si pidieras prestados 10 euros para cubrir un gasto inesperado, y al día siguiente devuelves esos 10 euros más un pequeño interés, dependiendo de la tasa establecida.

La tasa de la Facilidad Marginal de Crédito actúa como una herramienta de política monetaria. Si el BCE desea controlar la inflación y evitar que haya demasiado dinero circulando en la economía, puede aumentar esta tasa, haciendo que sea más costoso para los bancos pedir dinero prestado. Esto podría enfriar la cantidad de préstamos que los bancos están dispuestos a hacer, reduciendo así la cantidad de dinero en circulación.

Por otro lado, aunque el principal uso de la Facilidad Marginal de Crédito no es estimular directamente la economía reduciendo su tasa (ya que está diseñada como una opción de último recurso para los bancos), ajustes en esta tasa reflejan la postura general del BCE sobre la política económica aplicada y, en especial, sobre la política monetaria. Una tasa más alta indica una política monetaria más restrictiva, mientras que una más baja, aunque rara vez se ajuste con este propósito, indicaría una postura más expansiva en términos generales.

El Banco Central Europeo (por sus siglas, BCE) es la autoridad monetaria europea, encargada de dirigir la política económica de la zona euro
El Banco Central Europeo (por sus siglas, BCE) es la autoridad monetaria europea, encargada de dirigir la política económica de la zona euro

Es importante entender que el BCE no solo controla la Facilidad Marginal de Crédito, sino que también controla otras tasas de interés, como la Facilidad Marginal de Depósito y el Tipo de Refinanciación Principal; herramientas que, junto a la que en este artículo nos ocupa, son clave a la hora de aplicar y controlar la política económica. La Facilidad Marginal de Crédito es la tasa a la que los bancos pueden obtener préstamos de un día para otro del BCE, ofreciendo un mecanismo para inyectar liquidez de forma rápida. El Tipo de Refinanciación Principal, por su parte, es la tasa de interés principal del BCE, a la que presta a los bancos en operaciones de refinanciación regulares, siendo un indicador clave de la política monetaria.

El BCE revisa estas tasas en sus reuniones de política monetaria, un evento que los mercados financieros siguen de cerca. La próxima reunión del BCE, por tanto, es crucial, ya que cualquier cambio puede influir significativamente en la economía. Estas decisiones se toman ocho veces al año y se comunican al público y a los inversores de manera transparente.

Por último, aunque la Facilidad Marginal de Crédito es principalmente una interacción entre bancos y el BCE, sus efectos también se extienden a la economía en general. Las decisiones sobre esta tasa pueden influir en las condiciones de crédito y, por lo tanto, afectar indirectamente cuánto pagas por un préstamo o las oportunidades de inversión disponibles, tocando la vida de ciudadanos y empresas por igual.

Los tipos de interés que maneja el BCE


Antes de entrar en materia, es preciso señalar que, a la hora de aplicar, ejecutar y controlar la política monetaria, los bancos centrales no solo evalúan y ajustan un único tipo de interés, sino que, como vamos a ver a continuación, existen más tipos de interés adicionales que, conjuntamente, permiten a estas instituciones financieras intervenir en la economía de un territorio.

En la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) maneja tres tipos de interés principales que son esenciales para entender cómo influye en la economía de la zona euro
En la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) maneja tres tipos de interés principales que son esenciales para entender cómo influye en la economía de la zona euro


Primero está la Facilidad Marginal de Crédito, que es el tipo de interés que en este artículo nos ocupa. Imagina que un banco necesita dinero rápidamente, ya sea porque tiene una oportunidad de inversión que no quiere perder o porque necesita más liquidez. Puede pedir este dinero al BCE de un día para otro. La tasa de interés que el banco tiene que pagar por este préstamo rápido se determina por la Facilidad Marginal de Crédito. Es como un salvavidas financiero para los bancos en momentos puntuales.

Luego tenemos la Facilidad Marginal de Depósito. Al contrario de necesitar dinero, imagina que un banco tiene dinero extra al final del día. Puede depositar este exceso de efectivo en el BCE. La tasa de interés que el BCE paga al banco por este depósito se rige por la Facilidad Marginal de Depósito. Esta tasa incentiva o desincentiva a los bancos a mantener su dinero estacionado en el BCE.

Por último, está el Tipo de Refinanciación Principal, que es un poco el corazón del sistema. Es la tasa de interés principal que los bancos pagan cuando piden dinero prestado al BCE mediante operaciones de refinanciación a más largo plazo. Esta tasa es clave porque influye directamente en cuánto costará a los bancos obtener dinero, lo que a su vez afecta a los préstamos que ofrecen a empresas y consumidores. Si esta tasa es baja, pedir préstamos es más barato, lo que puede estimular la inversión y el consumo.

Estas tres tasas son como las palancas que el BCE puede ajustar para hacer que la economía se mueva más rápido o más despacio
Estas tres tasas son como las palancas que el BCE puede ajustar para hacer que la economía se mueva más rápido o más despacio


Estas tres tasas son como las palancas que el BCE puede ajustar para hacer que la economía se mueva más rápido o más despacio, según lo que necesite.

¿Cuándo se publica la Facilidad Marginal de Crédito?


La Facilidad Marginal de Crédito se revisa regularmente para adaptarse a las necesidades de la economía de la zona euro. La entidad responsable de hacer pública esta información es el propio BCE, que actúa como guardián de la estabilidad monetaria y financiera en la región.

Las decisiones sobre esta tasa, junto con las otras tasas de interés principales del BCE, se anuncian tras las reuniones de política monetaria del Consejo de Gobierno del BCE. Estas reuniones se celebran ocho veces al año, lo que significa que la Facilidad Marginal de Crédito podría ser ajustada, en teoría, hasta ocho veces al año, aunque en la práctica los cambios no son tan frecuentes.

Tras cada reunión, el BCE realiza una conferencia de prensa donde se comunican las decisiones sobre las tasas de interés
Tras cada reunión, el BCE realiza una conferencia de prensa donde se comunican las decisiones sobre las tasas de interés


Tras cada reunión, el BCE realiza una conferencia de prensa donde se comunican las decisiones sobre las tasas de interés. Además, se publica un comunicado de prensa detallado en el sitio web del BCE, ofreciendo una explicación sobre las razones detrás de las decisiones tomadas, incluidos los ajustes en la Facilidad Marginal de Crédito. Estos momentos son muy esperados por analistas, inversores y otros participantes del mercado, ya que cualquier cambio en las tasas puede influir significativamente en la economía.

La Facilidad Marginal de Crédito es un indicador económico relevante porque refleja el coste máximo al que los bancos pueden obtener liquidez de emergencia del BCE. Por lo tanto, una tasa más alta haría más costoso para los bancos obtener este dinero, lo que podría influir en su disposición a prestar a empresas y consumidores. Inversamente, una tasa más baja abarataría el acceso a fondos de emergencia, potencialmente aumentando la liquidez en el sistema bancario.

Por último, es importante entender que, aunque el BCE ajusta estas tasas con miras a controlar la inflación y estimular el crecimiento económico, la Facilidad Marginal de Crédito actúa como un límite superior para las tasas de interés a corto plazo en el mercado interbancario. Esto hace que sea un componente crucial en el conjunto de herramientas de política monetaria del BCE para influir en las condiciones económicas de la zona euro.

¿Qué es la tasa de interés de facilidad de Crédito? ¿Cómo se mide la facilidad de Crédito?


La tasa de Facilidad Marginal de Crédito es una herramienta clave que el Banco Central Europeo (BCE) utiliza para influir en la economía. Imagina que esta tasa es como el precio que los bancos tienen que pagar si quieren pedir dinero prestado al BCE de manera rápida, de un día para otro. Esta tasa se expresa en porcentaje y sirve como el coste de conseguir liquidez de emergencia directamente del banco central.

Cuando hablamos de cómo se mide la facilidad de crédito, estamos hablando de este porcentaje que el BCE establece y ajusta según las necesidades económicas
Cuando hablamos de cómo se mide la facilidad de crédito, estamos hablando de este porcentaje que el BCE establece y ajusta según las necesidades económicas


Cuando hablamos de cómo se mide la facilidad de crédito, estamos hablando de este porcentaje que el BCE establece y ajusta según las necesidades económicas. Si la tasa es, por ejemplo, del 0.25%, significa que por cada 100 euros que un banco pida prestados al BCE, deberá devolver 100,25 euros al día siguiente. Es una manera directa y efectiva de que el BCE controle cuánto cuesta a los bancos financiarse en situaciones de apuro.

El valor de esta tasa, el porcentaje establecido, nos dice mucho sobre la política monetaria del BCE. Si la tasa es alta, significa que el BCE está intentando desincentivar que los bancos pidan prestado de forma impulsiva, lo que puede ser un indicio de que el BCE está tratando de reducir la cantidad de dinero circulante en la economía. Por otro lado, una tasa baja indica que el BCE está facilitando que los bancos obtengan crédito, buscando estimular la actividad económica al hacer que sea más barato y fácil para los bancos financiarse y, a su vez, prestar dinero a empresas y consumidores.

¿Para qué sirve la Facilidad Marginal de Crédito?


La Facilidad Marginal de Crédito funciona como un instrumento crucial en manos de los bancos centrales, incluido el Banco Central Europeo (BCE), dirigido a moldear las acciones de los bancos comerciales en pos de metas económicas más grandes. Piensa en el BCE como si tuviera un control remoto con varios botones para dirigir la economía; dentro de este conjunto de herramientas, la Facilidad Marginal de Crédito actúa como un botón específico para regular el flujo de dinero en el sistema económico.

Dicho lo anterior, veamos los usos de la Facilidad Marginal de Crédito.

En esencia, hablamos de una herramienta esencial para mantener la salud económica de la zona euro
En esencia, hablamos de una herramienta esencial para mantener la salud económica de la zona euro


Primero, es una forma de proporcionar liquidez de emergencia a los bancos. Imagina que un banco, por cualquier motivo, necesita dinero rápidamente y no tiene tiempo de buscarlo en otros lugares o a través de medios más habituales. La Facilidad Marginal de Crédito permite a este banco obtener fondos directamente del BCE de manera casi inmediata, aunque a un coste. Esto es crucial porque asegura que, incluso en tiempos de tensión financiera, los bancos pueden seguir operando, evitando problemas mayores como la falta de efectivo para sus clientes.

Además, la tasa de Facilidad Marginal de Crédito actúa como un límite superior para las tasas de interés en el mercado interbancario. Dado que los bancos pueden obtener dinero del BCE a esta tasa, no tienen incentivos para pedir prestado entre ellos a una tasa más alta. Esto ayuda a mantener controladas las tasas de interés de todo el sistema bancario, asegurando que no se disparen y creen condiciones económicas desfavorables.

Por último, esta tasa es una manera de influir en las tasas de interés más amplias y, por lo tanto, en la actividad económica general. Al ajustar el coste al que los bancos pueden obtener dinero de emergencia, el BCE puede hacer más o menos atractivo para ellos buscar esa liquidez, influyendo así en cuánto dinero está circulando en la economía. En tiempos de recesión, una tasa más baja puede animar a los bancos a prestar más, estimulando la inversión y el consumo. Por el contrario, en tiempos de inflación alta, una tasa más elevada puede ayudar a enfriar la economía.

En esencia, y como podemos apreciar, hablamos de una herramienta esencial para mantener la salud económica de la zona euro.

¿Qué factores influyen en la Facilidad Marginal de Crédito?


La Facilidad Marginal de Crédito, como la Facilidad Marginal de Depósito, está influenciada por varios factores. Estos factores determinan si el BCE decide subir, bajar o mantener esta tasa de interés, afectando directamente la cantidad de dinero que los bancos están dispuestos o pueden permitirse tomar prestado.

Uno de los principales factores es la inflación. Si los precios están subiendo demasiado rápido, el BCE podría aumentar la tasa para hacer más costoso pedir dinero prestado, intentando así reducir el gasto y la inversión y, por tanto, frenar la inflación. Por otro lado, si la inflación es muy baja, el BCE podría reducir la tasa para animar a los bancos a pedir más préstamos y, a su vez, incrementar el gasto y la inversión.

La Facilidad Marginal de Crédito, como la Facilidad Marginal de Depósito, está influenciada por varios factores
La Facilidad Marginal de Crédito, como la Facilidad Marginal de Depósito, está influenciada por varios factores


Otro factor importante es el crecimiento económico. El BCE tiene que equilibrar el estímulo al crecimiento con el control de la inflación. Si la economía está estancada o creciendo muy lentamente, una reducción en la tasa de la Facilidad Marginal de Crédito puede ser una forma de incentivar a los bancos a aumentar los préstamos, lo que puede ayudar a estimular la economía.

Las condiciones del mercado financiero también son clave. El BCE está siempre atento a la estabilidad del sistema bancario y financiero. Si hay signos de tensión o incertidumbre en los mercados, el BCE podría ajustar la tasa para asegurar que los bancos tengan acceso a la liquidez que necesitan para seguir funcionando sin problemas.

Por último, el contexto internacional y las políticas monetarias de otros bancos centrales también influyen. En un mundo globalizado, lo que hace, por ejemplo, la Reserva Federal de Estados Unidos o el Banco de Inglaterra puede tener efectos en la zona euro. El BCE tiene que considerar estos movimientos para asegurar que su política monetaria es adecuada en el contexto global.

¿Qué información nos aporta la Facilidad Marginal de Crédito como indicador económico?


La Facilidad Marginal de Crédito es una herramienta muy útil para el Banco Central Europeo (BCE) que funciona como una especie de barómetro de la economía. Con esta tasa, el BCE nos da pistas sobre cómo ve el panorama económico y qué dirección piensa tomar para manejarlo.

Si el BCE decide bajar esta tasa, es como si nos estuviera diciendo que quiere ponerle pilas a la economía. Una tasa más baja hace que a los bancos les resulte más barato conseguir dinero de emergencia, animándolos a prestar más a negocios y gente común. Esto se traduce en más inversión y consumo, lo cual puede darle un empujón al crecimiento económico. Entonces, si ves que esta tasa baja, puedes tomarlo como una señal de que al BCE le preocupa que la economía esté yendo demasiado lenta y está tomando medidas para activarla.

En cambio, si el BCE sube la tasa de la Facilidad Marginal de Crédito, está indicando que quizás la economía está yendo demasiado rápido y necesita un poco de calma. Al hacer más caro el acceso al crédito de emergencia, los bancos podrían pensarla dos veces antes de prestar tanto, lo que ayudaría a enfriar un poco las cosas. Esto puede ser útil para controlar la inflación y asegurar que los precios no se disparen.

Por todo ello, si estás interesado en saber hacia dónde se dirige la situación económica, mantener un ojo en esta tasa te puede dar pistas importantes sobre las acciones del BCE y cómo estas podrían afectar todo, desde el empleo hasta los precios y, en definitiva, nuestro día a día.

¿Cómo influye la Facilidad Marginal de Crédito en la economía y en los agentes económicos?


La Facilidad Marginal de Crédito tiene un impacto directo en la economía y en todos los que participamos en ella, desde grandes empresas hasta el consumidor individual. Esta herramienta, utilizada por el Banco Central Europeo (BCE), influye en la cantidad de dinero que los bancos están dispuestos a prestar y, por lo tanto, en la facilidad con la que negocios y personas pueden obtener créditos.

Cuando el BCE baja la tasa de la Facilidad Marginal de Crédito, hace más barato para los bancos obtener dinero en situaciones de necesidad. Esto es como darles a los bancos un incentivo para que sean más activos en prestar dinero, ya que el coste de obtener fondos de emergencia se reduce. En la práctica, esto puede llevar a que haya más créditos disponibles para empresas que quieren expandirse o para personas que desean comprar una casa o un coche. Al final, esto puede estimular la economía porque aumenta la inversión y el consumo.

Esta herramienta, utilizada por el Banco Central Europeo (BCE), influye en la cantidad de dinero que los bancos están dispuestos a prestar y, por lo tanto, en la facilidad con la que negocios y personas pueden obtener créditos
Esta herramienta, utilizada por el Banco Central Europeo (BCE), influye en la cantidad de dinero que los bancos están dispuestos a prestar y, por lo tanto, en la facilidad con la que negocios y personas pueden obtener créditos


Por otro lado, si el BCE sube esta tasa, pedir dinero prestado al banco central se vuelve más caro para los bancos. Esto puede hacer que los bancos sean más cautelosos a la hora de dar préstamos, lo cual podría reducir la cantidad de dinero disponible para gastar e invertir en la economía. Este enfriamiento de la actividad crediticia puede ser útil para controlar la inflación, ya que menos dinero circulando puede ayudar a prevenir que los precios suban demasiado rápido.

Además, la Facilidad Marginal de Crédito sirve como una especie de red de seguridad para los bancos, asegurando que siempre tengan acceso a liquidez en caso de necesidad. Esto es crucial para la estabilidad del sistema financiero, especialmente en tiempos de crisis. Saber que pueden contar con el BCE les da a los bancos la confianza para seguir operando, lo cual es esencial para mantener la economía en movimiento.
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Facilidad Marginal de Crédito, Francisco Coll, 18 de marzo del '24, Rankia.com
Definiciones de por letra