¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
La Vuelta al Gráfico

Economía y Mercados financieros desde otro punto de vista

Los experimentos mejor con gaseosa (el laboratorio de la FED)

El cambio de guardia de la Reserva Federal con el final del período de Janet Yellen y el comienzo de la era de Jerome Powell nos hacen volver a la etapa soviética de algún modo. En aquel entonces, la tienda de comestibles local tenía dos tipos de azúcar: la barata y la cara. Estos precios permanecían inamovibles durante una década. Los precios no fueron fijados por la oferta y demanda de azúcar, sino que fueron determinados por un burócrata bien intencionado (que incluso podría haber sido un economista) a miles de kilómetros de distancia.
 
Si todas las amas de casa rusas (y esposos) decidieran seguir una dieta de pastel de manzana y comenzaran a hornear pasteles para el desayuno, el almuerzo y la cena, la demanda de azúcar habría aumentado, pero los precios seguirían siendo los mismos. Como resultado, hubiéramos tenido una escasez de azúcar, una ocurrencia común en la era soviética.
En una economía capitalista, la mano invisible cumple una función muy importante pero poco apreciada: es un mecanismo de señalización que ayuda a equilibrar la oferta y la demanda. La alta demanda conduce a precios más altos, y los proveedores de servicios ganan más dinero si producen bienes adicionales. La oferta adicional reduce los precios, llevándolos a un nuevo equilibrio. Así es como se fijan los precios para millones de productos a nivel mundial a diario en las economías de libre mercado.
 
En la economía de mando y control de la Unión Soviética, los precios de los bienes a menudo tenían poco que ver con la oferta y la demanda, pero en su lugar se usaban típicamente como una herramienta política. Esto en parte es la razón por la cual la economía soviética falló: para tomar buenas decisiones, se necesitan buenos datos, y si el precio no contiene esos datos, es complicado tomar buenas decisiones económicas.
 
Pensábamos que jamás volveríamos a ver  un sistema como aquel que ponía su fin allá por el 91. Estábamos  equivocados. En la última década, la economía mundial comenzó a parecerse en cierto modo a una economía como la soviética, así como los economistas que dirigen los bancos centrales han estado fijando el precio del bien más importante del mundo: el dinero.
Las tasas de interés son el precio del dinero, y las decisiones diarias de miles de millones de personas y sus corporaciones y gobiernos deberían determinarlas. Al igual que el precio del azúcar en la Rusia soviética, las tasas de interés actuales tienen poco que ver con la oferta y la demanda.
 
Por ejemplo, si la Reserva Federal no hubiera comprado más de 2 trillones de deuda estadounidense a finales de 2014, cuando la deuda del gobierno estadounidense superó la marca de 17 billones, las tasas de interés podrían haber comenzado a subir y nuestro déficit presupuestario habría aumentado y habría forzado a los políticos para cortar el gasto del gobierno. Pero sucedió todo lo contrario: a medida que el montante de deuda americana crecía, el costo del endeudamiento del gobierno disminuía.
 
Las consecuencias de que los economistas bienintencionados (aunque no todos) determinen el costo del dinero están muy extendidas, desde la inflación de los precios de los activos hasta el estímulo de las empresas para gastar en proyectos que no deberían. Pero realmente no conocemos segunda, tercera y cuarta derivada de las consecuencias que traerán el control “artificial” de los tipos de interés. Sabemos que muy probablemente todos los participantes en el mercado se vieron obligados a asumir más riesgos en los últimos años, pero no sabemos cuánto más, ya que no sabemos realmente el precio del dinero.
 
Las consecuencias del QE bien intencionado: estas dos palabras aparentemente inofensivas han mutado el ADN de la economía global. Las tasas de interés influyen fuertemente en las tasas de cambio de divisas. La anticipación del QE por parte de la Unión Europea hizo que el precio del franco suizo aumentara un 15% en un día en enero de 2015, y la economía suiza ha quedado paralizada desde entonces.
 
Los estadounidenses tienen una sana desconfianza hacia sus políticos. No adoran a sus líderes (solo a los muertos, esto creo que es algo intrínseco a la raza humana). La Constitución de EE. UU. Está llena de controles y equilibrios para garantizar que cuando  el opio del poder va a la cabeza de un político, el daño que él o ella puede hacer a la sociedad es limitado.
 
Desafortunadamente, no comparten la misma desconfianza con los economistas y los banqueros centrales. Es difícil decir exactamente por qué. Tal vez estamos asombrados de sus tesis doctorales o es porque suenan realmente inteligentes y al mismo tiempo nos hacen sentir un poco imbéciles cuando usan términos grandes como demanda agregada. Por alguna razón, creemos que poseen la capacidad de predecir el futuro y realmente eso está reservado a los superhéroes como nos viene mostrando el Tomás en alguno de nuestros artículos del blog.
 
Warren Buffett siempre ha admitido que no sabe cómo terminará el experimento del QE. Y si cree que los economistas que dirigen los bancos centrales lo saben, es posible que tengamos más cosas por venir.
 
Alan Greenspan, ex presidente de la Fed, en una entrevista en 2013 con el Wall Street Journal dijo que siempre se consideró a sí mismo más matemático que psicólogo. Pero después de la crisis financiera de 2008-09 y las críticas que recibió por contribuir a la burbuja de la vivienda, Greenspan regresó y estudió el comportamiento de la manada, con algunos resultados sorprendentes. "Me quedé realmente estupefacto", admitió. Entonces, volcó su visión en entender cómo funciona el mundo.
 
Del mismo modo que los bienintencionados economistas de la Unión Soviética no conocían el precio correcto del azúcar, los economistas de nuestros bancos centrales mundiales tampoco saben dónde deberían estar las tasas de interés. Aún más importante, no pueden predecir las consecuencias de sus acciones.
 
Con una economía con exceso de endeudamiento público en los países desarrollados y más si cabe en Estados Unidos, tenemos ante nosotros un escenario cuanto menos fascinante de como impactará la retirada de los estímulos en una economía que como citamos anteriormente, no sabemos realmente donde se situará la oferta y demanda de dinero real. Esperemos lo mejor pero siempre preparados para lo peor y así es como tenemos que tener nuestras carteras de inversión.
 
Javier Flórez
 
@FlorezJav

---

Las opiniones, consejos, ideas, etc que leas en este blog, son sólo opiniones. En concreto las opiniones personales de Javier y de Tomás, no las de ninguna entidad.

Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y nada en este blog puede ni debe considerarse como asesoramiento de ningún tipo.Tampoco deberías considerarlo como una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero. Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.

Podríamos tener exposición ya sea personal o a través de alguno de los productos que gestionamos en las entidades para las que trabajamos, en alguno de los activos que comentamos en el blog.

  1. #1

    Nega16

    Podríamos poner otro ejemplo a lo que dices, este mas experimentado con la realidad que el que propones

    Por ejemplo, si la Reserva Federal no hubiera comprado más de 2 trillones de deuda estadounidense a finales de 2014,

    Podria haber pasado, que el paro subiera al 25% desde el 9%, que hubiera una inmigracion de los jovenes en mayoria em paro o con sueldos de miseria y ese paro del 9% no bajara al 4% . También que la economía siguiera en una recesión , y que el indice del S&P y la riqueza de las empresas y sus inversiones no hubiesen dejado como un acontecimiento del pasado superado lo que paso del 2008 al 2012.
    Si no, que se lo pregunten a los españoles como estaban antes de la llegada de Draghi, con esa opcion tomada por Alemania y sus satelites.

    Eso también podía haber pasado, o quizás incluso hasta ya ha pasado.

  2. #2

    Latirus

    Lo jodido es que la FED ya no está renovando los bonos. Está destruyendo masa monetaria dejando de recomprar la deuda que va venciendo. Cuando desaparece el ritmo expansivo en la concesión de credito alguno deja de poder pagar. Es como el juego de las sillas musicales, cuando se acaba la música el menos atento se queda sin sitio y ya no puede jugar hasta la siguiente ronda.

    Últimamente pongo mucho esté gráfico porque muestra la tendencia principal del precio del dinero y deja claro que cuando cambia el presidente de la FED entra con la intención contraria sobre el precio del dinero del presidente que había antes. Si uno tiende a bajar los tipos el otro a subirlos. No deberían dejar que una institución privada como la FED tenga el poder de emitir la moneda en un país.

    Este documental del link explica perfectamente la historia del dinero en USA.

    https://www.youtube.com/watch?v=Z8r4Abt4MlI

Autores

  • TomasGarciap

    Gestor de carteras y fondos de inversión, especialista en divisas y materias primas. Sumo ya más de 11 años de experiencia en el sector financiero, la mayor parte en el Departamento de Análisis, Estrategia y Asesoramiento de un importante banco multinacional. Tengo la suerte de poder combinar trabajo en el sector financiero con actividad docente en varias universidades y centros de negocios. La Vuelta al Gráfico es mi pequeño rincón donde exponer mi opinión puramente personal.

  • Javiflo

    Javier Florez Garcia Javier Flórez es licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad de León y Master en Finanzas en Analistas Financieros Internacionales. Comenzó su carrera en entidades bancarias como asesor de banca privada y gestión de inversiones para posteriormente irse a Dublín y trabajar en BMW Irlanda. Ha desarrollado gran parte de su carrera en el grupo BNP Paribas en España primero como analista Macro y actualmente como Analista CIB Europe. Además, Javier ha sido futbolista profesional, en equipos como el Racing de Santander, Cádiz, la Cultural Leonesa o el Atlético Astorga.

Envía tu consulta

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.


Sitios que sigo

Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar