En cualquier mercado, el operar con información privilegiada está prohibido por la ley. Ya sea conocer unos resultados no esperados por el mercado, o la adquisición de una empresa por parte de otra, las leyes penalizan de diferentes maneras a los que conociendo esta información antes que el mercado, operan basándose en ella.

En mi vida pasada, cuando estaba trabajando en Boston, teníamos los típicos controles que obliga la SEC. Entre ellos mi cuenta personal de valores debía estar declarada. Por mandato de la SEC, una copia de mis extractos de cuenta eran enviados al departamento de "compliance" (el policía de la empresa). Cuando nuestros fondos estaban comprando o vendiendo algún valor, nosotros los gestores teníamos prohibición de operar en esos valores no sólo mientras las órdenes se estuvieran ejecutando, sino también varios días antes y después.

Recuerdo que el fondo "Healthcare", compró un valor que fue adquirido por otra compañía pocos días después. Debido a esto, la SEC abrió una investigación para asegurarse que la compra no fue hecha con información privilegiada.

Durante toda mi vida operando en el mercado Estado Unidense, nunca he visto operaciones sospechosas que me hagan pensar que ha habido información privilegiada, ni conozco a nadie que se haya aprovechado de alguna.

Para nada quiero ensalzar a la SEC, bajo su regulación se han sucedido los fraudes más grandes de la historia, pero cuando se trata de cuidar la integridad del mercado, no he visto institución más férrea.

Pero luego vine a Europa y "Europe is different".











Que guapa Raffaella en sus años mozos



Uno de mis primeros choques culturales fue la cantidad de rumores que circulan en Europa. Me acuerdo que mis compañeros del centro de inversiones de París habían bautizado el viernes como "Rumor Friday", porque era raro el viernes en que no había un rumor de que si la compañía "X" iba a comprar a "Y" y habían importantes saltos en las cotizaciones de algunas empresas.


Muchas veces habían movimientos inexplicables en algunos de mis valores con aumentos del volumen negociado y me preguntaba ¿pero qué es lo que pasa con XX?. Luego me enteré que hay un Broker a quien terminé apodando "The Rumor Guy" que se encargaba de enviar rumores todo el día por Bloomberg. Lo sorprendente, es que cuando Rumor Guy envía algo, ese señor literalmente mueve el mercado. A mi me parecía increíble y "flipaba en colores" al ver el poder que este señor tiene. Ya sabiendo esto, cuando alguno de mis valores se movía, le preguntaba a algún compañero que estaba suscrito al "Rumor Guy" si había lanzado algún rumor sobre la compañía, y en el 95% de las ocasiones sí lo había hecho. Por supuesto, el rumor se desvanecía y en cuestión de minutos el valor volvía a sus precio pre-rumor, pero durante varios minutos, y a veces horas, ese señor había hecho que un valor subiera 5-6% en cuestión de minutos. Nosotros éramos demasiado grandes para realmente beneficiarnos de esa "ventaja" (por el volumen que negociábamos no nos daría tiempo de entrar y salir en el valor y obtener una ganancia decente), pero los fondos pequeños hubieran podido obtener ganancias con sólo seguir al Rumor Guy comprando apenas les llegaba el mensaje y vendiendo luego que se inflara un poco, y ni hablar algún particular con acceso a él.

Les voy a contar una anécdota: A finales del 2007, compré para todos los fondos bajo nuestra gestión una compañía llamada Hagemeyer. Mi ex-jefe Gilles Meshaka me inculcó usar los descuentos de flujos de caja (DCF) para valorar a las compañías, y aunque yo ya tenía una importante formación académica y ya "sabía hacer un DCF", no fue hasta que Gilles me enseñó a razonarlos que yo considero que realmente aprendí a hacerlos.
Mi DCF de Hagemeyer me daba que la compañía valía entre 5-6 euros por acción, y cuando el valor bajó de 3 euros a finales de Octubre del 2007 decidí incluirla en todos los fondos.

Poco después de incluirla, empezaron a salir rumores de que otra compañía, Rexel, intentaría comprar Hagemeyer. La cotización pasó de 2,88 Euros al cierre del Jueves 27 de Septiembre de 2007 a 3,24 al cierre del Viernes y el volumen negociado se multiplicó por siete de Jueves a Viernes (que raro, rumor Friday). Yo me acuerdo que aguanté algunos días con la acción, pero me puse a analizar el rumor y pensé: "¿Rexel a Hagemeyer?, imposible". Conocía muy bien a Rexel, y tenía una cercana relación con su management. Aunque Rexel tenía como plan seguir comprando compañías, su nivel de deuda en ese momento hacía imposible que fueran a comprar a Hagemeyer, aparte de los problemas de Anti-trust que la comisión Europea les hubiera planteado. Basado en este análisis me acuerdo haber pensado "otro rumor, lo mejor será vender, realizar una rápida ganancia, y cuando el valor se desinfle ya volveré a entrar".


Vendí el Viernes 5 de Octubre contento por haber hecho en tan poco tiempo un buen rendimiento, pero poco me duró la alegría. El 9 de Octubre Sonepar hacía pública su oferta de comprar Hagemeyer por 4,25 euros por acción.


¡¡¡¡¡QUÉ!!! ¡¡¡¡SONEPAR ESTÁ HACIENDO UN BID??????!!!!!. No me lo podía creer, literalmente hubo una fiesta de compras desde ese primer viernes hasta la fecha en que Sonepar hiciera púbica su oferta por Hagemeyer. Los primeros lógicamente gente informada, luego gente que seguía el rumor y luego los "técnicos" que habían comprado luego de que el valor rompiera la resistencia tal. Luego de hacerse pública la oferta el valor se disparó de los tres con noventa y pico a los que yo la vendí a más de 5 en los días siguientes.

Yo que en este sentido tengo el chip gringo (y espero que nunca se me quite), luego de esa operación yo estaba completamente indignado. ¿Cómo era posible que el volumen se multiplicara por siete de un día a otro, el valor haya sido inflado más de un 40% antes de que la oferta se haya hecho oficial y aquí no ha pasado absolutamente nada.

Ni una investigación, ni una sanción, ni nada de nada. Yo estaba indignado, sorprendido, asqueado, etc, etc.

Aprendí varias cosas ese día, una de ellas fue reafirmar mi fe en los DCF. Ya antes había comprado varias compañías infravaloradas que luego fueron adquiridas por otras y en todas ellas mi DCF se acercaba bastante al valor ofrecido por la compañía que hacía la oferta, este fue sólo otro caso.

Otra es que Europa es infinitamente más laxa en cuidar la integridad del mercado, pero el sistema se ha adaptado a ello. Debido a su laxa implementación de las leyes en este sentido, existen rumores, tras rumores, tras rumores (algo que para nada ocurre en los Estados Unidos). En mi experiencia personal el nivel de veracidad es bastante bajo, si tomo en cuenta todos los rumores que manda The Rumor Guy, diría que el 95% son falsos. Esto hace prácticamente imposible saber cuál es verdad y cuál es mentira.

Los fondos grandes, que son los que tienen acceso al Rumor Guy no se pueden aprovechar de él, a menos que lo usen sólo para unos fondos y no para otros (algo que en la mayoría de los casos es ilegal). Y los particulares no creo que tengan acceso al Rumor Guy, ya que él sólo envía su "información" a fondos que hagan trades a través de él, y a él no le interesa hacer trades con un pequeño.

En conclusión, sí que existe gente que puede beneficiarse de información privilegiada (el caso Hagemeyer es flagrante), pero son muchísimos más los falsos rumores.
Con trabajo y análisis también se puede derrotar al mercado. En mi caso, mi análisis me llevo a la comprar una compañía antes de que empezaran a circular los rumores y eventual adquisición (aunque me saliera antes de tiempo de ella). Tarde o temprano, donde hay valor, el mercado lo reconoce.
Hace apenas unas semanas han detenido y encontraron culpables a unos brokers de Merrill, Lehman y Citi, por venderle el acceso al Squawk Box (sistema de comunicación interno de los brokers, que da acceso a los trades de los grandes inversores institucionales) a "day traders". Cuando les dicten sentencia, les pueden caer hasta 25 años de prisión tanto a los brokers como a los que "pagaron por el servicio".

Siempre habrá aquel que quiera hacer trampas, y por supuesto que son varios los que las hacen sin ser descubiertos, pero en lo personal me parece que (poniendo la parte ética a un lado), que no hay ganancia que yo pueda obtener por la que esté dispuesto a arriesgar 25 años de mi vida en la cárcel, la verdad es que en lo personal yo no arriesgo ni un solo año.

La mayoría de los caza rumores no ganan dinero con ellos ya que la mayoría son falsos, y entran tarde, cuando ya el precio se ha inflado.

En mi experiencia personal no he encontrado mejor información privilegiada que la que se curra uno mismo leyendo reportes anuales, balances, haciendo DCF's, analizando y encontrando compañías infravaloradas. Cierto, es mucho más difícil de conseguir y hay que currar mucho más que pagarle al broker para que te dé acceso al Squawk Box, pero es mucho más gratificante cuando el tiempo confirma tu análisis y las revalorizaciones obtenidas superan cualquier información privilegiada.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar