2
Este contenido tiene alrededor de 1 año

Que la economía española NO es una economía de servicios, sino una economía  servil es una idea que he defendido  previamente (https://www.rankia.com/blog/oikonomia/1548379-espana-economia-servil) y, en casos como el de la actual epidemia por coronavirus,  ello va a tener posiblemente su importancia y sus consecuencias particulares.

 

En efecto, hace poco tiempo aunque ya parece que fue hace mucho fue comentado largamente cómo la especialización de las economías "desarrolladas" -y entre ellas  la española- en actividades de servicios "gracias" a  la globalización se había traducido en las  dificultades que, en mayor o menor grado (dependiendo de la mayor o menor debilidad de sus ya débiles estructuras industriales), experimentaron todas ellas para acceder a los medios materiales más simples (EPI's, mascarillas, respiradores,...) en las fases iniciales y medias de la pandemia. También aquí, en este blog, se  trató del asunto (https://www.rankia.com/blog/oikonomia/4597196-esencial-accesorio-basico) y de la consiguiente necesidad de abordar esa debilidad productiva desde una perspectiva distinta a la habitual (la que defiende no alterar el sistema productivo, sino la mera creación de stocks de esos productos).

 

Pero es que España, como he dicho, no sólo se enfrenta en esta epidemia al problema de que es una economía "de servicios", sino al hecho de que es una economía "servil", lo que no es exactamente lo mismo. Pero, además, es que  no sólo eso, sino que -también-  tiene como siempre un gobierno igualmente "servil".

 

Veamos. Es de sobra conocido que  el gobierno del PSOE-Podemos dirigido por Pedro Sánchez parece llevar a gala el tenee como lema la conocida sentencia: "Dónde dije digo, digo diego", es decir, es un gobierno que no tiene el menor empacho en cambiar de opinión cuando las circunstancias así lo aconsejan, lo que es aconsejable como decía Keynes, sino también y esto sí es un poco sorprendente, cuando NO lo hacen.

 

Cualquiera recordará que el Gobierno, no hace mucho, se decantaba por no abrir las fronteras exteriores para visitas turísticas hasta mediados del mes de julio junto con la exigencia de una cuarentena de 14 días a todos los que llegaran a España. Cierto, se dijo desde el Gobierno que tal política podría cambiar  según como fueran las circunstancias de  la epidemia, no tanto en nuestro país como, sobre todo, fuera de él. Y así, al poco todo cambió. En una rápida sucesión sin demasiada relación con ninguna altwración en las circunstancias de la epidemia  se decidió prescindir de la exigencia de cuarentena  y se decidió abrir las fronteras el1 de julio. Pero no acabó ahí la cosa, de nuevo, unos pocos días después el Gobierno por boca de esa -llamemos- singular Ministra de Asuntos Exteriores que es la señora Laya, se desdijo de nuevo, y finalmente ha abierto las fronteras el 21 de junio. La apertura de fronteras con el resto de los países de la Unión Europea es hoy por hoy ya un hecho. 

 

Pero lo sorprendente es que también lo ha hecho con otros países que no son de la Unión Europea, y singularmente para la Gran Bretaña. Para ellos, se nos dijo que la norma clara e inamovible era doble: la similitud en las situaciones epidémicas y la reciprocidad de trato.

 

Pues bien. Cierto que no sé mucho de epidemiología pero poca duda tengo de que la situación española respecto a la COVID-19 es -hoy- quizás la mejor de Europa. Y poca duda tengo asimismo  de que la de la Gran Bretaña es hoy mucho, mucho peor, y que lo va a seguir siendo en las próximas semanas.

 

Y, entonces, ¿a qué viene que desde hoy se permita viajar a España a millones de turistas británicos incluso cuando todavía los españoles no pueden acceder a Gran Bretaña sin pasar por una cuarentena de 14 días? ¿A qué viene esa muy arriesgada "concesión" precisamente a los ciudadanos de un estado que nunca jamás se ha caracterizado por hacer la más mínima concesión a ningún gobierno español?

 

La respuesta es obvia: el Gobierno de España ha aceptado que los intereses de los sectores más serviles de la economía española, y básicamente, el sector turístico, dirija su política. Nada que decir en principio si no fuera porque "eso" queda lejos de la apuesta por la reindustrialización apoyada en sectores punteros tecnológicos y ecológicos que, se dijo, guiaría su política.

 

¿Es este nuevo cambio de opinión inteligente? Pues es más que dudoso. Y es que es más que dudoso que los turistas británicos, bien conocidos por sus expansiones alcohólicas (estoy seguro de que se acabarán bebiendo el gel hidroalcohólico que les ofrecerán gratuitamente los hoteles), respeten siquiera un instante, una vez aterricen y hayan  pasado esos ridículos  tres sistemas de seguridad sanitaria prevista que se van a exigir a cada turista (que no tenga mucha fiebre, que diga que se encuentra bien, y que parezca a simple vista que  no está enfermo),  las mínimas normas de control de la epidemia:  distancia social y el uso de mascarillas, por lo que el caldo de cultivo para un rebrote de la epidemia de coronavirus generado por el turismo extranjero y, sobre todo, el inglés estará en poco tiempo  "en su punto" . 

 

En suma, que los casos y rebrotes de la COVID-19  en todas las áreas donde lleguen estas "masas" más o menos nutridas de británicos desde comienzos del mes de julio, son por ello muy  probables. Al igual que en tal caso  también es segura la insostenible presión que los nuevos casos de españoles más los casos de "guiris" enfermos de COVID-19 supondrán sobre nuestro exhausto sistema de salud. Cabe predecir, por otro lado, y finalmente que -caso que las cosas vayan mal- el propio sector servil al que el gobierno se ha plegado, padezca de modo especial pues, un rebrote de la epidemia  a mitad de julio en España lo cual sería la peor política de publicidad que cabe imaginar para la llamada marca España como destino turístico.

 

Finalmente, si la epidemia rebrota con fuerza a mediados de julio a causa de este último  vayvén de la política del gobierno, cabe suponer que el gobierno caerá, o al menos lo pasará muy mal, y merecidamente por cierto.

 

Y para concluir, si en una entrada anterior caracterizaba la política traidora del PP en Europa como técnicamente estúpida, ¿cómo debería calificarse esta más que arriesgada política de apertura turística? No sé si también tildarla de  estúpida, en términos de Cipolla, o bien  como incauta pues pretendiendo hacer un bien a la economía y sociedad españolas, se arriesga -y mucho- a acabar haciéndole un mal. Un mal brutal, pues si de algo se puede tener seguridad es que una segunda ola de la COVID-19 semejante a la primera con la consiguiente  reinstauración de medidas de confinamiento y control  tendría unos efectos devastadores en nuestro país.

 

En fin. Pronto sabremos si la arriesgada política del gobierno es un éxito o un fracaso. Y, en este último caso, si su política ha sido estúpida a más no poder o tan sólo incauta.

  1. #2
    12/07/20 17:15
    Me ha gustado bastante.
  2. #1
    29/06/20 12:05
    Como diría Cipolla, yo creo que es la bisectriz entre ambas, de idiotez y de incauta, y eso es debido a que en este país el clavo ardiendo para muchas familias, es la economía de servicios, “servil”, hay familias y personas, que trabajan todo el verano y en el invierno, sobreviven en la economía sumergida, este año va ser muy insuficiente, 

    Lo anterior sería lo más cercano a la idiotez, porqué como usted ha dicho, existen muchas posibilidades de recaer en un segundo rebrote, y en las comunidades que han desmantelado su sanidad y tiene formalizados acuerdos con la privada, no van a dar el empuje necesario, para que si ocurre, que tiene mucha pinta, no nos pille con los pantalones bajados, otra vez.

    Lo ingenuo o incauto, es pretender que el empresariado que vive del sector  turístico y de Servicios, va a imponer las medidas necesarias para que no surjan esos rebrotes, y más si cabe a los que se dedican a la noche.

    Yo, con lo que estoy preocupado es con las inversiones ecológicas y sostenibles, ya que la calidad parasitaría de nuestro empresariado, y demás fondos buitres, en cuanto huelen dinero se lanzan a la pieza sin ninguna contemplación, quiero decir, este año se espera un excelente año de turismo rural, por la situación, y eso puede dar pie a que pudiéndose dar cuantiosas subvenciones, corran a destruir y masificar, lo bueno que todavía tenemos medioambientalmente , ya ocurrió con nuestra costas.

    Un saludo, cuídese.




Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar