Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
4 recomendaciones

Clama cada vez más al cielo la estupidez en asuntos económicos de los periodistas progresistas y del amplísimo segmento de la población de este país al que se puede calificar sin la menor vacilación como «buenista» moral, y lo peor es que esa incuria intelectual envuelta en oropeles éticos tiene efectos reales y negativos sobre la vida de los ciudadanos en la medida que, en este mundo en que los políticos han de ser/parecer políticamente correctos y hacer política mirando a "tuiter", el peso de los "buenistas" morales ha crecido pavorosamente.   .

 

Que qué es el «buenísmo» moral. Pues muy sencillo: es aquella actitud ética que se deriva directamente de un principio de percepción y entendimiento tan simple y elemental que puede reflejarse perfectamente en un refrán:  «ojos que no ven, corazón que no siente», o sea,  que son moralmente buenas las acciones que sentimentalmente son buenas pero cuyas buenas consecuencias prácticas no se ven por ningún lado. El «buenísmo» moral es una auténtica plaga intelectual que afecta de modo predominante a las buenas gentes que se definen como de izquierdas.

 

Veamos un ejemplo hoy de actualidad: las ventas de material bélico producido en España a Arabia Saudita. Pues bien, como las ventas de armas son completamente visibles, toda la gran tropa de «buenistas» razonan (esto es un decir), de la siguiente manera: si prohibimos esas ventas por parte de España, o sea, si no las vemos venderse, podemos sentirnos bien, pues habremos actuado correctamente ya que habremos impedido que se usen para matar a gente.

 

Pues bien, a toda esa tropa de «buenistas» morales me gustaría decirles que debieran estudiar un poco de Economía (y aquí me da igual si es neoclásica, keynesiana o marxista, pues ningún economista sea cual sea su ideología dudará de mi argumento). Si lo hicieran, ello les permitiría darse cuenta de que su «buenísmo» moral es no sólo una auténtica bazofia intelectual sino un claro postureo, un ejemplo de  hipocresía  y fariseísmo moral («¡qué bueno soy, no como "otros" -¿el gobierno?¿lo sindicatos?- ya que mi posición contra la venta de armas pone por delante las vidas humanas que el dinero!»)  que lleva a juzgar su actitud como auténticamente inmoral en la mayor parte de los casos.

 

El fariseísmo moral (el usar la maldad del otro para apuntalar -por contraste- la bondad propia)  de los que están contra la venta de armas a Arabia Saudita ha llegado, por cierto,  a unos extremos de bajeza moral difícilmente superables en el caso de los independentistas catalanes que han usado descarada y gratuítamente a los muertos causados por las armas de Arabia Saudita en Yemen para apuntalar sus posiciones políticas e incluso, me atrevo a decir, la noción de una  cierta superioridad moral de Cataluña frente a España.

 

En efecto, como ya se vio el año pasado con motivo de la manifestación de repulsa de los atentados de Barcelona del 17 de agosto y se ha vuelto a ver este año en los actos en recuerdo de los mismos, los independentistas catalanes han paseado su farisaica bondad moral acusando al jefe del estado, el rey, de responsabilidad por los muertos en esa guerra por su apoyo a los negocios de la industria armamentística española con ese país árabe. Dado que no se asienta esa industria en Cataluña, (VEASE CORRECCIÓN, MAS ABAJO), la implicación de ese comportamiento rebasa los límites personales (es decir, es decir la acusación de inmoralidad al rey para apuntalar  con su propia bondad) para afectar por una suerte de contagio al resto de españoles que no somos catalanes, que seríamos malos en cuanto compatriotas de los vendedores de armas, y por ende, cómplices de la muerte y desolación que con esas armas se hace. Y, ¡claro está!, ¡qué argumento mejor puede haber para exigir que los catalanes sean independientes que la "maldad" moral del resto de los españoles!. Sería comprensible que (ellos, los catalanes) no quisieran estar junto a quienes (nosotros, los españoles) somos moralmente copartícipes en no pequeño grado en las andanzas de unos asesinos de niños (los de Arabia Saudíta). En el caso de estos independentistas catalanes su "buenísmo" moral se ha  convertido así en una bajeza moral tal que -para mí- sólo puede calificarse acudiendo a la descripción del Cristo acerca de los fariseos recogida en Mateo, 23, 27:

«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, pues sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia!

 

Pero, vayamos a la justificación de lo anterior. Veamos. En una economía de mercado, si quieres evitar que alguien adquiera un determinado producto (me da igual que sea una barra de pan o un misil) para el que hay  bastantes oferentes o vendedores, no basta con impedir que uno de ellos venda, sino que si es imposible evitar que todos los demás sigan vendiendo, sólo hay un camino para dificultarle  el acceso a ese producto y es  evitar que tenga dinero para gastárselo en ese producto, pues si lo tiene el que impidas que le venda un oferente no sirve para nada pues podrá encontrar fácilmente otro vendedor. La implicación es obvia: si quieres que Arabia Saudita no tenga armas, lo que has de hacer es dificultar o impedir que tenga dinero para gastárselo en ellas. Un ejemplo cotidiano de otro tenor quizás aclare la cuestión: si un padre quiere que su hijo/a adolescente deje de beber alcohol hasta el coma es más eficiente no darle dinero que impedir que el "chino" de la esquina venda ron o ginebra, pues si le sigue dándole "pasta" encontrará otro lugar donde aprovisionarse. Incluso cabe razonar que si se ilegaliza la venta de alcohol en todo lugar, la "política" de renta (o sea, el no darle "paga") quizás sea más eficiente, pues la ilegalización -incluso si se la puede llevar adelante-  daría origen a un pujante  mercado negro (el ejemplo de la "prohibición" en EE.UU. en la década de 1920 y sus destructivos efectos siempre ha de recordarse cuando se argumentan políticas prohibicionistas)  

 

Y es que, por volver a la Economía del asunto, siempre hay que tener en cuenta que  el dinero, el «equivalente general» que decía Marx, posibilita que todos los bienes sean fungibles , es decir,  que se puedan "trasmutar" unos en otros. Todo lo que pasa por el mercado  es fungible: todos los bienes se "convierten" en dinero y, a la inversa, el dinero puede "convertirse" en cualquier bien. En un mercado legal, como señala Rafael Sánchez Ferlosio, rige lo que él llama Principio de la Inocencia de la Mercancía, es decir, que todas las mercancías son "inocentes" ya sea porque así lo sean directamente (como por ejemplo, el pan o los medicamentos que nos curan) o indirectamente (las armas o los venenos), pues los primeros pueden intercambiarse por los segundos: la mantequilla se puede intercambiar por cañones, de manera que si la primera es "inocente", los segundos también. Así son las cosas en una economía de mercado. Es lo que, por otro lado, les permite a los trabajadores que hacen las armas sentirse como gente normal y corriente moral o éticamente.

 

Así que los "buenistas" morales lo tienen muy fácil si quieren ser tan buenos como dicen que lo son. No basta con pedir que a las empresas de armas españolas se las prohiba vender armas a Arabia Saudíta, por lo que el coste de su buenísmo caería sobre los empleados de las mismas, sino que aplicando un principio de comportamiento moral de ámbito general en cualquier sistema ético como es el de predicar con el ejemplo, lo que deberían hacer es no comprar ningún producto que directa o indirectamente le proporcione dinero a Arabia Saudita, pues ese dinero lo pueden usar para comprar armas en España o en cualquier otro país que las produzca. ¿O es que las armas que se hacen en Rusia o en EE.UU. no matan?

 

O sea, que si quieren ser consistentes moralmente hablando ya pueden irse olvidando de usar sus coches para ir al curro o de vacaciones a  sus masías o chalets de findesemana. Y nada tampoco de comprar nada en que el petróleo que se les compra a los saudíes entre como input en su proceso de producción. Sólo si así se comportan tendrían derecho a mirarse en el espejo de la moral y encontrarse tan guapos como se creen. Si no, si se conforman con pedir a grito pelado la prohibición de las ventas de armas por parte de España lo único que estarán haciendo es engordar aún más su ya obesa vanidad moral.

                                                                                      Fernando Esteve Mora

CORRECCIÓN: Me entero que esta afirmación es falsa. De las 200 empresas que en España se dedican al armamento 26 son catalanas. Emplean a 19.000 personas y facturan 2900 millones de euros (la facturación total de la industria armamentista española es de unos 9600 millones de euros). O sea, que también en Cataluña hacen "cosas malas", cosa que bien calladita la tienen los "indepes" pacifistas.

  1. #1
    Lafargue

    Creo entender la argumentación (y la comparto a ratos, pero tanto como el "buenismo"). De forma casi instintiva (quizás equivocada), todos "olemos" que "las bombas no son buenas", se mire como se mire.

    Las bombas sólo sirven para bombardear. No tienen otros usos. Me viene a la cabeza los bombardeos de Barcelona, Guernica, Hiroshima, ETA... Inaceptable.

    Por tanto, ¿no habría que hacer esfuerzos de cara al desarme de este tipo de artefactos, igual que se intenta hacer con las minas antipersona o las armas NBQ? ¿Cómo? Pues por ejemplo no fabricando, no comerciando, no comprando, condenando, criticando, convenciendo, etc. Hablo de bombas y otras armas ofensivas indiscriminadas, no de armas disuasorias y/o defensivas y/o ofensivas selectivas.

    Quizás si tuviéramos la certeza de que son para bombardear al mismísimo Belcebú, pues serían moralmente aceptables. Pero sabiendo que las bombas no son selectivas, que no sabemos a quién las tirarán, que es dificilísimo que no haya inocentes (niños, civiles...) que mueran en los bombardeos, que quien las tira puede (suele) ser alguien sin escrúpulos... pues no me entra en la mollera ese "buenismo economicista" que planteas (jeje...).

    Si tenemos claro que las bombas son "caca", entonces ¿no es acaso moralmente "bueno" cualquier acto encaminado a su desaparición?

    Lógicamente quien las compra, vende o fabrica no lo ve igual, y verá a esas mismas bombas como algo "bueno".

    No sé. Este tema (y el de la Banca Ética) me tienen totalmente confundido y bipolar desde hace años.

    ¡Un saludo!

  2. #2
    Enverto

    Curioso, no lo había pensado nunca, supongo que tendrá que ver en que esta ocupada la mente a final de mes, si el sueldo no llega a lo mejor eso ocupa bastante tiempo
    No veas si lo que hay que pagar son las nominas y la caja esta vacía

  3. #3
    Lafargue

    El texto que leo ahora es diferente del que leí cuando añadí el comentario. ¿Puede ser? No recuerdo alusiones al independentismo ni citas bíblicas. Si fuera así (y no problemas míos de memoria, que ya puede ser) mi comentario anterior ahora quedaría inconexo con lo que se habla. Un saludo.

  4. en respuesta a Lafargue
    #4
    Fernando esteve

    Cierto. Anoche me acordé de que algunos grupos independentistas tuvieron a gala ostentar estentóreamente su bondad moral frente la "maldad" moral del rey y pensé que era un ejemplo claro de lo que decía en el texto, y por eso agregué el ejemplo y un comentario al respecto

    1 recomendaciones
  5. #5
    Voyadeciralgo

    Copio un párrafo de Amnistía Internacional:

    Más de 6.000 civiles muertos... Más de 50.000 personas heridas... Tres millones de desplazados internos… Más de 22 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria… Más de 30 ataques aéreos documentados por Amnistía Internacional que podrían constituir crímenes de guerra y que han causado la muerte de más de 500 personas, muchas de ellas, menores, y heridas a más de 300, en escuelas, mercados, hospitales o viviendas.
    ¿Sabía eso, señor fustiga-buenistas?

  6. en respuesta a Voyadeciralgo
    #6
    Fernando esteve

    Sí. Y también se que el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones y que los empedradores son siempre todos muy buenistas, que no buenos. Porque para ser bueno no basta tener buenas intenciones, sino que se ha de ser eficiente. Y para ello se requiere al menos usar las neuronas y ser objetivo. Es evidente que si de lo que se trata es de conseguir EFICIENTEMENTE acabar con ese enorme nivel de muerte y desesperación en Yemen, y no meramente de quedar bien con los amigos tomándose un capuchino o acudiendo a una tertulia, se requiere algo más que recordarme lo de sobra conocido y acusarme de atacar a los buenistas. No dudo de que usted sea un buenista de corazón, pero me reconocerá que eso es tan fácil, tan sentimental y tan ineficaz que me imposibilita reconocerle la bondad moral que tanto ansía. Así que, si usted es tan realmente bueno como se deduce de su comentario, predique con el ejemplo y ¡empiece ya a hacer algo dejando de comprar cualquier cosa que le haya dado dinero a Arabia Saudí!, pues sin la menor duda algunos céntimos de ese dinero habrán contribuido a comprar las armas usadas en la generación de tanto sufrimiento humano.

  7. en respuesta a Fernando esteve
    #7
    Voyadeciralgo

    Señor Esteve: No me irá a negar que ha atacado a los por usted llamados "buenistas". Lo hizo desde el primer párrafo, al llamarlos "estúpidos". ¿Se lo recuerdo? Helo aquí: "Clama cada vez más al cielo la estupidez en asuntos económicos de los periodistas progresistas y del amplísimo segmento de la población de este país al que se puede calificar sin la menor vacilación como «buenista»..."
    Comento ahora el segundo párrafo, que, para que no crea que me lo invento, traslado también aquí desde su largo alegato: "Que qué es el «buenísmo» moral. Pues muy sencillo: es aquella actitud ética que se deriva directamente de un principio de percepción y entendimiento tan simple y elemental que puede reflejarse perfectamente en un refrán: «ojos que no ven, corazón que no siente», o sea, que son moralmente buenas las acciones que sentimentalmente son buenas pero cuyas buenas consecuencias prácticas no se ven por ningún lado. El «buenísmo» moral es una auténtica plaga intelectual que afecta de modo predominante a las buenas gentes que se definen como de izquierdas."
    Menosprecia sobremanera a "las buenas gentes" al atribuirlas una motivación meramente sentimental. Y acerca de que las buenas consecuencias prácticas no se vean por ningún lado, según usted, ¿acaso no es saludable para los yemeníes, que los saudíes no puedan comprarnos las armas con las que los destruyen?
    Acredito un nuevo ataque de su parte a los "buenistas" mediante las palabras: "toda la gran tropa de «buenistas» razonan (esto es un decir),..." Y otro en "les permitiría darse cuenta de que su «buenísmo» moral es no sólo una auténtica bazofia intelectual sino un claro postureo, un ejemplo de hipocresía y fariseísmo moral..." ¿"Hipócritas"? ¿"Fariseos"? Qué bárbaro, y no le pareció bien que le llamara "fustiga-buenistas"...
    Y llegamos a un punto que me satisface bastante. Porque la respuesta más apropiada a sus palabras "si quieres evitar que alguien adquiera un determinado producto (me da igual que sea una barra de pan o un misil) para el que hay bastantes oferentes o vendedores, no basta con impedir que uno de ellos venda, sino que si es imposible evitar que todos los demás sigan vendiendo..." procede de nuevo de la muy honorable organización "Amnistía Internacional". Se encuentra en el párrafo siguiente.
    Ésto no lo podemos consentir. Uno de los grandes retos que el nuevo Gobierno de España tiene por delante es poner fin al envío de este tipo de material, ante el riesgo de que acabe utilizándose en Yemen, y sumarse al creciente número de países que, como Alemania, Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega o Bélgica, están dejando de vender armas a la coalición saudí.
    Según parece, no "todos los demás" venden armas a esos sanguinarios árabes. Sigo. "el que impidas que le venda un oferente no sirve para nada pues podrá encontrar fácilmente otro vendedor.". Ya, hemos de ser nosotros los culpables, no sea que se adelante alguien, y lo sea en nuestro lugar, ¿o ¡CÓMO!?
    Se habrá dado cuenta de que no estoy respondiéndole a todo. Omito hacer comentarios acerca de lo que afirma que deberíamos hacer. Tan sólo diré esto. Somos desde luego inocentes por adquirir un bien que nos es completamente imprescindible, y que no entraña ningún perjuicio para nadie que sea inherente al mismo.
    No, amigo. El producto de que se trata será inocente. Pero siendo "mercancía" vendida a quienes acto seguido la emplean para agredir, hecho suficientemente constatado, la inocencia desaparece. Se esfuma.
    En cuanto a "No basta con pedir que a las empresas de armas españolas se las prohiba vender armas a Arabia Saudíta, por lo que el coste de su buenísmo caería sobre los empleados de las mismas", le diré que el problema de los trabajadores de Navantia, no sería tal si la empresa fuera del Estado. Privatizar empresas armamentísticas es nefasto. Lo hicieron en Estados Unidos, pero allí, sí que no tienen remedio.
    "Si no, si se conforman con pedir a grito pelado la prohibición de las ventas de armas por parte de España lo único que estarán haciendo es engordar aún más su ya obesa vanidad moral." Esta idea de que con nuestra resolución tratamos de probar que somos estupendos, volvió a presentarse en la réplica que me dirigió. Le diré un secreto. Yo no "ansío" reconocerme como un dechado de virtudes. Tan sólo intento hacer el mundo más soportable para todos, sabiendo que es tarea ardua, y que la mies es inagotable.
    Finalmente, dentro de su extenso escrito inicial, atribuye a sus... antagonistas, el guiarse por el conocido refrán "Ojos que no ven, corazón que no siente". Crea que no le comprendo. ¿Nos inspira esa idea cuando, sin haber visto los bombardeos, sentimos efectivamente el daño que harán las armas que de aquí salgan? ¿No será más propio de aquéllos a quienes no causa espanto lo que días después harán con ellas?
    Y ahora, voy con la réplica que me dirigió a mí personalmente:
    "Es evidente que si de lo que se trata es de conseguir EFICIENTEMENTE acabar con ese enorme nivel de muerte y desesperación en Yemen, y no meramente de quedar bien con los amigos tomándose un capuchino o acudiendo a una tertulia, se requiere algo más que recordarme lo de sobra conocido".
    Me sume usted en un mar de confusiones. ¿De modo que el ruido aterrador, los muros viniéndose abajo con estrépito, las montañas de escombros sepultando a tantos infortunados, los cuerpos desmembrados, la pérdida de seres queridos, y la imposibilidad de menguar el dolor de los aún presentes, es para usted, "de sobra conocido"? Pues mayor delito. Créame, lo compadezco.

  8. en respuesta a Voyadeciralgo
    #8
    Fernando esteve

    Pues nada. Dejémoslo. Me siento incapaz de hacerle entender mi posición, que me parece sería la de la mayor parte de economistas. Mi capacidad pedagógica ha llegado a su final.Me rindo: usted gana. Usted es el bueno.

  9. en respuesta a Voyadeciralgo
    #9
    Felbe

    Amigo voyadeciralgo," vente por Cádiz " , y se lo explicas a la cantidad de operarios, ingenieros, administrativos, transportistas que se emplean por hacer las fragatas a Arabia Saudí, y de paso a los comerciantes, hosteleros,,,.y a sus familias.

    El mismo alcalde de Cádiz, esta a favor de la construcción de las fragatas, ¿ sabrías decirme de que partido político es ?

  10. en respuesta a Felbe
    #10
    Voyadeciralgo

    Respondo finalmente a Felbes. Mire, en este país hay mucha gente que parece que ha olvidado lo que es un bombardeo. Usted, y todos los que se hayan dejado convencer (no digo que esté incluido en este grupo) por el amigo Josep Borrell, deberían visitar esta página:

    http://x.env.es.amnesty.org/ats/msg.aspx?sg1=66aa31583c560870c561de9ae63d5c24

    Le diré además que los yemeníes son seres humanos con el mismo valor que los españoles, y hasta con los mismos derechos. Si una industria, necesaria, lo admito, no tiene trabajo, no debe aceptar lo que sea. Cuando las empresas se ven apuradas por falta de trabajo, las buenas, las competitivas, lo buscan. Vean a quiénes más puede interesar el producto de su trabajo. No es admisible que vivan del horror, de la destrucción de inocentes. Imagínese que es nuestro país el que sufre los ataques de Arabia Saudí, y que las armas las producen en un tercero. ¿Qué pensaría de los fabricantes de este último?

    No sé lo que quiere decirme con la adivinanza planteada. Ni me importa. Los partidos son demasiado parecidos. Y lo que nos ha demostrado el señor Pedro Sánchez, es que su PSOE es decepcionante.

  11. #11
    Som Energia

    España es el cuarto país que más armas vende a Arabia Saudí. Desde marzo de 2015, cuando Arabia Saudí empieza a intervenir en la guerra civil que se desarrolla en Yemen la Junta interministerial para el comercio y control del material de defensa y tecnologías de doble uso (JIMDDU) ha autorizado todas las solicitudes de exportación de material armamentístico español a Arabia Saudí.
    La ley española prohíbe al gobierno autorizar la exportación de armas allá donde puedan ser utilizadas para la represión interna o la violación de derechos humanos.
    Las actas de la JIMDUU son secretas.

    Para mí no se trata de discutir ahora si el sistema establecido en la ley es efectivo o no lo es, sino si se dan las circunstancias para no autorizar ventas de armas a Arabia Saudí o no. Yo creo que está claro que se violan derechos humanos en Yemen desde hace años. De momento, ¿qué tal si el gobierno español cumple las leyes españolas?. Después podemos discutir si podemos encontrar sistemas mejores (probablemente sí) para evitar que las armas lleguen a quienes las van a usar en conflictos armados y especialmente cuando muchas de las víctimas son civiles.

    La ley 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control y comercio exterior de material de defensa y de doble uso es clara en su artículo 8:

    Artículo 8. Denegación de las solicitudes de autorización y suspensión y revocación de las autorizaciones.
    1. Las solicitudes de autorización serán denegadas y las autorizaciones, a las que se refiere el artículo 4, suspendidas o revocadas, en los siguientes supuestos:

    a) Cuando existan indicios racionales de que el material de defensa, el otro material o los productos y tecnologías de doble uso puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España. Para determinar la existencia de estos indicios racionales se tendrán en cuenta los informes sobre transferencias de material de defensa y destino final de estas operaciones que sean emitidos por organismos internacionales en los que participe España, los informes de los órganos de derechos humanos y otros organismos de Naciones Unidas, la información facilitada por organizaciones y centros de investigación de reconocido prestigio en el ámbito del desarrollo, el desarme y los derechos humanos, así como las mejores prácticas más actualizadas descritas en la Guía del Usuario del Código de Conducta de la Unión Europea en materia de exportación de armas.

    b) Cuando se contravengan los intereses generales de la defensa nacional y de la política exterior del Estado.

    c) Cuando vulneren las directrices acordadas en el seno de la Unión Europea, en particular los criterios del Código de Conducta, de 8 de junio de 1998, en materia de exportación de armas, y los criterios adoptados por la OSCE en el documento sobre Armas Pequeñas y Ligeras de 24 de noviembre de 2000, y otras disposiciones internacionales relevantes de las que España sea signataria. Para la aplicación de los criterios del Código de Conducta se atenderá a las mejores prácticas más actualizadas descritas en la Guía del Usuario.

    d) Cuando se contravengan las limitaciones que se derivan del Derecho internacional, como la necesidad de respetar los embargos decretados por Naciones Unidas y la Unión Europea, entre otras.

    2. En todo caso, las referidas autorizaciones deberán ser revocadas si se incumplieran las condiciones a las que estuvieran subordinadas y que motivaron su concesión o cuando hubiere existido omisión o falseamiento de datos por parte del solicitante.

    3. La revocación o suspensión de las autorizaciones requerirá la tramitación del oportuno expediente administrativo, en el que se dará audiencia al interesado y que se ajustará a lo establecido en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común y las normas de rango inferior que la desarrollen en esta materia.

    El legislador aprobó esta ley un día 28 de diciembre. Dato especialmente revelador, todo indicaba ya la intención que tenían de que se cumpliera.

    Mientras se aclaran si cumplen la ley o no la cumplen, quienes aún tenemos un poco de espíritu crítico deberíamos preguntarnos si no será que hay algún jefe de estado y algún jefe de estado emérito que se llevan su parte en estos negocios. O si no sería mejor pasar a ser clientes de entidades financieras que no presten dinero a las empresas que fabrican armas (lo llaman banca ética), o quizá reducir nuestro consumo de petroleo en la medida de lo posible (esto sí es difícil, lo reconozco), promover las energías renovables contratando la luz con aquellas empresas que solo comercializan electricidad de fuentes renovables así como otras medidas modestas y simples, pero que no contribuyan a esta sangría sin sentido.

    Pero de momento, pidamos al gobierno que cumplan la ley, que aunque imperfecta será mejor que seguir dándole la pistola al matón de turno (matón rico en este caso y con amigos influyentes, eso sí).

  12. en respuesta a Lafargue
    #12
    Som Energia

    A mí no me tiene tan confundido este tema. Creo que es el gran argumento a favor de la banca ética el hecho de que no presten dinero a empresas que fabrican armas. Seguramente en otros aspectos estas entidades puedan cometer errores, pero al menos en esto yo considero que aciertan. Pero vamos, es una opinión.

  13. en respuesta a Fernando esteve
    #13
    Som Energia

    Dejo un link de una interesante entrevista en que se habla del comercio de armas y del rey. Por si es de provecho para alguien No tiene desperdicio:

    http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/preguntes-frequents/la-monarquia-i-la-industria-de-les-armes-a-debat/video/5761551/

    P

  14. en respuesta a Lafargue
    #14
    Som Energia

    Este es un link sobre el comercio de armas y su regulación. Interesantes y diversos puntos de vista:

    https://www.atresplayer.com/lasexta/programas/lasexta-columna/temporada-1/venta-de-armas-la-hucha-de-las-tensiones_5bae577c7ed1a83e98b8d2f0/

Sitios que sigo
4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar