Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Finanzas para todos
Últimas noticias sobre entidades bancarias, financieras, inmobiliarias y fintech

Aprende a evitar que tus emociones perjudiquen tus ahorros

Ahorrar no siempre es fácil para nosotros y menos aún cuando los sentimientos tienen un papel tan importante en la toma de decisiones financieras. Aprender a evitar que nuestras emociones perjudiquen nuestros ahorros es una asignatura pendiente, por lo que todo lo que nos documentemos y aprendamos con respecto a esto, es poco.

eBook Banco Mediolanum: Cómo evitar que tus emociones perjudiquen tu ahorro

 

Ahorrar implica en tomar decisiones acerca de qué vamos a hacer con nuestro dinero, ¿en qué vamos a invertir?¿ahorramos para la jubilación?¿nos vamos de viaje? Ante estas preguntas, siempre solemos dar solución primero a aquello que nos vaya a satisfacer antes, como en este caso el viaje, ya que la jubilación es algo que tendemos a ver muy lejano. Haciendo esto, nos estamos dejando llevar por nuestras emociones por lo que, a la larga, no habremos elegido bien y nuestros ahorros no serán los que esperábamos.

El impacto que tienen las emociones en nuestro capital está haciendo que los estudios que tratan las finanzas conductuales cobren cada vez más fuerza, con el fin de conocer cómo nuestra mente influye en nuestra toma de decisiones económicas.

 

Por qué tomamos decisiones sin sentido con nuestros ahorros

Que a las personas nos cuesta ahorrar es un hecho y que preferimos disfrutar del ahora que prevenir para el futuro, también. Este comportamiento y actitud frente a las finanzas tienen una explicación expuesta por los estudios de Economía Conductual que, además, proponen una solución a este problema.

Estos estudios manifiestan que que somos seres influenciables y a la hora de razonar o de tomar decisiones acerca de nuestro dinero, nos vemos influenciados por estímulos como pueden ser nuestras emociones, prejuicios, opiniones de nuestros conocidos o incluso lo que digan y prediquen los influencers. Esto hace que al final nos decantemos por el camino más fácil y no pensemos con la cabeza, lo que como consecuencia nos podrá traer arrepentimiento.

La solución a esto pasa por dar un "pequeño empujón", un estímulo positivo que nos haga decantarnos por la mejor decisión. Por ejemplo, en Reino Unido todo asalariado es adherido a un plan de empleo en el cual un porcentaje establecido de la nómina se destinará a ahorrar para un plan de pensiones, dando lugar a que la tasa de ahorro en planes de pensiones por encima del 55% frente al 16% de España, según datos de Eurostat.

Para mejorar esto, contar con la ayuda de profesionales nos puede guiar a la hora de elegir la mejor solución para nosotros, bien sea un fondo de inversión o un plan de pensiones.

 

Por qué nuestro cerebro nos impide ahorrar

Sesgo del presente o de la procrastinación

Muchas personas vemos el ahorro de cara al futuro como una pérdida o un gasto que nos podemos evitar ya que nos impide disfrutar del momento presente, por lo que preferimos gastar nuestro dinero en cosas que podamos aprovechar hoy.

Falta de fuerza de voluntad

Día a día y mes a mes ya tenemos muchos gastos establecidos de los cuales es difícil deshacerse, lo que hace que nuestra fuerza de voluntad a la hora de establecer un porcentaje periódico de nuestro sueldo para el futuro sea algo complicado.

Paradoja de la abundancia

Cada vez que tenemos que tomar una decisión nos enfrentamos a una gran variedad de productos que requieren gran parte de nuestra atención, lo cual nos hace vernos abrumados y escoger la peor opción. Por ello existe la paradoja de la abundancia, del psicólogo estadounidense Barry Schwartz, que dice que más es menos. Esto viene a significar que cuantas menos opciones se de a los consumidores, mejor y más fácil será su elección.

Aversión a la pérdida

A la hora de invertir existen tres perfiles de inversores: conservador, moderado y agresivo. Una gran parte de la población pertenecemos al primer grupo, por lo que nos sentimos más cómodos invirtiendo nuestros ahorros en un depósito a largo plazo que, aunque no nos den prácticamente nada, nos hacen sentir seguros frente a la posibilidad de obtener ganancias futuras en otros productos de inversión. 

Optimismo omnipresente y exceso de confianza

Muchos ciudadanos no vemos cerca el momento de nuestra jubilación, por lo que no pensamos en ello a la hora de ahorrar. Además, solemos no ser realistas y a pensar que la cuantía que nos proporcionará el estado será mucho más alta de la que percibiremos en realidad, ya que la sostenibilidad del sistema es cada vez peor. Pensar con tanta confianza y positivismo es un grave error que nos hará enfrentarnos a serias dificultades en el futuro si no activamos un plan de ahorro desde ya.

 

Como habrás visto, hay muchos puntos sobre los que actúan nuestras emociones y sentimientos a la hora de tomar decisiones financieras. Por esto, desde Banco Mediolanum han pensado en escribir un eBook titulado "Cómo evitar que tus emociones perjudiquen tu ahorro" en el que se tratan temas como:

  • ¿Qué pasaría si solo invirtieses en los máximos del mercado?
  • ¿Hombres y mujeres invierten igual?
  • No sigas a gurús financieros, ¡sigue a tu plan de ahorro a largo plazo!
  • y más...

 

Accede al eBook 

 

 

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar