Pinceladas que no encajan en la negociación de reforma de ley hipotecaria, (o lo que sea)

3

 

El jueves 8 de noviembre de 2012, se conoce un dictamen del tribunal de justicia de la Unión Europea, que cuestiona aspectos tan fundamentales de los procedimientos hipotecarios, como son la determinación unilateral de la deuda, la imposibilidad legal de oponerse a un procedimiento judicial, las clausulas abusivas, las clausulas de vencimiento anticipado de las hipotecas y los tipos de demora aplicados que son muy superiores a los de otros tipos y al del propio préstamo.

Este dictamen, que es previo a una sentencia que aún no se ha publicado, concluye claramente que el procedimiento español al respecto no es compatible con la normativa de protección a los consumidores de la Unión Europea.

El viernes 9 de noviembre de 2012, se conoce un nuevo caso de suicidio relacionado con una ejecución hipotecaria. Y el mismo viernes se convoca para esa misma tarde una reunión extraordinaria del gobierno para solucionar a la mayor brevedad posible el drama de los desahucios. El Partido Popular y el PSOE se sientan a negociar y parece que existe desde el primer momento un amplio consenso, sin que se sepa en qué.

A lo largo del fin de semana, comienzan las moratorias unilaterales de la banca con un comunicado en el que hablan de la responsabilidad social, razones humanitarias y situaciones extremas. El lunes, se paralizan los embargos cautelarmente. El domingo mientras tanto aparece un reportaje difundido por la agencia EFE en el que las entidades comunican que el desahucio es el último recurso, y en el que se hace un repaso por los bancos más representativos, de tal forma que Popular no ha desahuciado a nadie, Sabadell a 1; BBVA a 92…

Creo que este puede ser un resumen de la situación de estos días; una situación en la que aparecen cosas raras y faltan determinados análisis sobre determinados puntos clave. Este punto, como siempre es fundamental porque puede ser que las cosas no son siempre lo que parecen.

Para tratar de centrarnos un poco lo que parece es que de repente los políticos se han dado cuenta del enorme problema social de las personas y se han puesto a buscar soluciones, (según los optimistas), o buscar un maquillaje (según los algo más realistas), y que tras la alarma social y las movilizaciones parece que están intentando arrimar el ascua a su sardina.

Sin embargo esta explicación choca frontalmente contra la primera duda que nos debería asaltar: Esto de las reuniones extraordinarias para salvar a las personas no encaja con los patrones de actuación de estas personas. Quizás seguimos pensando que ¡por fin! se han dado cuenta de lo importante; pero cuando menos debería surgir la duda que nos ocupa: ¿Esto de reuniones urgentes y maratonianas no es algo a lo que estamos acostumbrados para salvar a la banca o mejor dicho a los sistemas financieros?.

La segunda duda debería ser el artículo del domingo en el que parece que los bancos no desahucian a nadie. Pero, si no deshaucian los bancos.. ¿Quién lo hace?. Bien es cierto que los datos puedan estar alterados por ciertas trampas, (como que se hable de lanzamientos en lugar de ejecuciones de forma que un número significativo de personas no sean lanzadas, sino que hayan abandonado sus casas); pero sin embargo los números no deberían encajar: Si entre BBVA, Sabadell y Popular llevan 95 deshaucios en tres años, ¿Cómo es posible que el lunes a primera hora se cancelasen tres lanzamientos sólo en Coruña para ese día?. Los números evidentemente no coinciden ni de lejos, y deberían llamar a una reflexión, sobre todo porque la explicación a que estas entidades han mentido no es válida. Las entidades hacen trampas con la presentación de los datos y las definiciones, pero los números siempre son reales. Es decir, siempre hay verdad tras la mentira.

La tercera duda es algo que ha faltado en toda esta historia.  Ya sé que técnicamente no se consideran rescates, pero debemos tener en cuenta que desde 2007 y sobre todo desde 2008, una gran actividad de todos los bancos centrales de todo el mundo se han centrado en la compra de cedulas o bonos respaldados por títulos hipotecarios. En varios momentos de esta crisis el termómetro de la salud de las entidades financieras se ha medido por las “colocaciones de cedulas hipotecarias” en varios momentos, aspecto que es lo que define si se cierra el mercado o no se cierra. De hecho, sólo en España el Banco de España se ha gastado hasta este año, la friolera de 60.000 millones comprando estos artículos, (tal y como exponía en un post de principios de año). Recordemos que la reserva federal, el BCE y todo el que se precie tiene ingentes programas de compras de estos activos, que a su vez se colocan entre inversores institucionales que no son otros que los fondos de inversión y pensiones. ¿Por qué no hay ni un solo análisis de lo que implicarían las medidas planteadas sobre estos activos?. ¿no importa tras la cantidad de dinero que se ha inyectado en las entidades comprándolos?. (y que dicen por ahí que no es un rescata).

Para otra pincelada para este cuadro, me gustaría recordar la serie de post sobre “la segunda sentencia de Navarra”.  Aquel post, surgido de otra polémica judicial, nos mostraba un caso de una denuncia de BBVA, que en realidad no era de BBVA, (ya que el deudor era un fondo de la entidad que esta había vendido). Por tanto, (explica algo de los números de deshaucios del fin de semana, ya que aunque siempre desahucia BBVA  pues no lo es, en un ejemplo claro de lo que es una trampa acojonante). Pero ya que estaba pasaba a mirar los datos del fondo, y nos encontrábamos con un caso de subprime de libro, (con su máximo rating emitido quince días antes de la implosión de las subprime), y con unas valoraciones de los inmuebles adjudicados, (clave para determinar el valor del fondo, tanto por el valor de los inmuebles como el de préstamos en función de este valor y garantías), del 70% del valor de tasación INICIAL, (2007)

Y la última pincelada de este cuadro, está en la famosa reforma constitucional que se acometió en verano del año pasado. Aquella reforma también fue a contrareloj, en agosto y tuvo un par de cosas curiosas, como el reconocimiento de Zapatero, (entonces presidente del gobierno), en el sentido de que Rubalcaba (el que era candidato a presidente por el PSOE), había conseguido introducir cierta flexibilidad en el límite de déficit estructural. El objetivo claro era promocionar a ApuntoRubalcaba, mientras nos colaban la prioridad absoluta de pago, (el gran problema que hemos tenido), sin que el Partido Popular contradijese en lo más mínimo esta explicación.

Cómo podemos ver, en esta historia de las hipotecas, y en medio de la discusión en la que nos encontramos sobre si colectivos determinados sí o no, una prisa loca y ciertas discusiones sobre si códigos (que se sabía desde el principio que no iban a servir para nada, salvo para beneficiar a las titulaciones como expliqué en su día) o decretos, los acontecimientos no encajan con la explicación de que por fin los políticos se han puesto a intentar a solucionar un problema para los ciudadanos. No es que exista alguna pequeña duda o una pequeña contradicción. El problema es que no encaja absolutamente nada; y recomiendo a todo el mundo que para acercarse a la verdad siempre busque la clave de las contradicciones.

Por esto creo que las cosas están sucediendo de otra forma que voy a intentar exponer en el siguiente post

  1. en respuesta a troyano01
    -
    #3
    14/11/12 00:08

    por no hablar de que el Banco de España tiene que conocer estos datos (vamos digo, yo...)

  2. en respuesta a troyano01
    -
    #2
    13/11/12 23:52

    esta fue una contestación que ha dado hoy no se quien del pp....

    pero vamos.. que si no me equivoco, si que hay datos sobre ejecuciones hipotecarias, que son bastante dificiles de distinguir de desahucios por alquiler.

  3. #1
    13/11/12 23:49

    habria que ver tb cuantos de esos deshaucios son por impago de alquiler.

    creo que no existen datos ni fuente alguna en ese pais que cuantifique cuantos deshaucios son por alquiler y cuantos por impago de hipoteca.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar