Este contenido tiene alrededor de 4 años

Tengo ingresos estables y no tengo ninguna deuda, ¿por qué mi banco no me concede un préstamo? Esta pregunta es repetida continuamente por los clientes en las oficinas de las entidades bancarias. Y es que, desde la crisis financiera, los bancos han endurecido los criterios para conceder préstamos a sus clientes. A continuación explicaremos las razones por las que los bancos han recortado el flujo de crédito y en qué se fijan para concederte o rechazarte un préstamo.

Mi banco no me concede un préstamo

 

Los bancos conceden menos préstamos desde la crisis financiera

Ante el objetivo de la banca nacional de que no se dispare el índice de morosidad cada vez está siendo más frecuente un endurecimiento en las condiciones para solicitar una línea de crédito. Ya no basta con aportar el respaldo de un impecable historial bancario, sino que será necesario el apoyo de unos ingresos regulares y potentes todos los meses.

Los créditos dudosos se han situado en España en algo más de 100.000 millones de euros, según los últimos datos facilitados por el Banco de España correspondientes a la primera mitad del año. A pesar de ser uno de los niveles más bajos desde 2012, se ha constituido en uno de los motivos por los cuales las entidades financieras están siendo más exigentes para la concesión de cualquier vía de financiación.

Este factor ha propiciado que los requisitos que demandan los bancos a sus clientes sean mayores que antes. Porque si no se cumplen estas exigencias, desde luego que la respuesta será más contundente que nunca: “no puede ser”. En estos momentos para que pueda aprobarse un crédito se mirará con lupa el estado financiero del demandante. Por eso no es extraño que muchas de estas personas se estén preguntando qué criterios tienen las entidades de crédito para aceptar las solicitudes de su demanda.

 

Estudio de la situación financiera del solicitante del préstamo

La primera medida que establecerán las entidades de crédito es realizar un análisis muy exhaustivo sobre la situación financiera del solicitante del préstamo a través de todos los movimientos bancarios. No solamente en lo que se refiere a las fuentes de sus ingresos. Sino también con respecto al nivel de endeudamiento que tienen esas personas con la misma u otras entidades financieras. Es decir, si en ese momento tienen contratados créditos al consumo, préstamos rápidos o incluso hipotecas. De ser este el caso, tendrán mucho más complicada la concesión. Al menos las condiciones serán mucho más rígidas de lo habitual. Claro está, a no ser que dispongan de la liquidez necesaria como para responder con completas garantías a la operación.

Llegado a este punto, no tendrán más remedio que comprobar si los demandantes están en alguna de las listas de morosos (RAI, ASNEF, etc.). Porque de ser esta la situación desde luego que no habrá ninguna oportunidad para realizar la demanda con éxito. No en vano, la comunicación entre los bancos se ejecuta con una perfecta eficacia y rapidez para la obtención de estos datos sobre los clientes. Siendo una de sus prioridades para la aplicación de los mejores filtros en la demanda de una fuente de financiación.

 

Historial bancario del cliente: ¿Solicitaste otros préstamos anteriormente?

Otra de las características en las que se fundamenta la aprobación de un préstamo se fundamenta en el historial bancario y crediticio del demandande. La decisión sobre la concesión del préstamo o no dependerá del responsable de la sucursal bancaria y no cabe duda que recopilará toda la información sobre el cliente. En este sentido, incidirá en todos los datos que tenga sobre tu relación con la entidad. Tu vinculación con la misma, productos suscritos, nivel de solvencia y otras consideraciones de especial relevancia. No en vano, es una decisión que puede repercutir en la empresa y cualquier suministro de información será bien recibido por parte de estos profesionales.

Por otra parte, el extracto bancario será la mejor radiografía sobre los rasgos del demandante. Será una excepcional herramienta para que pueda analizarse el estado de tus cuentas personales. Hasta el punto que sabrá cuánto dinero gastas y en qué lo haces. Además, será un reflejo sobre los ingresos que tienes en cada momento. No solamente procedente de tu nómina, sino de otras retribuciones extra salariales. De cualquier forma, una cuenta en números rojos será motivo más que suficiente como para denegar esta solicitud.

 

Situación fiscal del solicitante: ¿Estás al día de tus obligaciones con Hacienda?

A través de la Declaración de la Renta se tendrá una visión más ajustada sobre la capacidad de endeudamiento del solicitante. En cualquier caso, si todo se desarrolla correctamente, antes de tomar la decisión el banco evaluará el importe demandado en el crédito. Para que la concesión pueda aprobarse la cuantía no podrá superar el 30 % de los ingresos. Se trata de un cálculo que está hecho en función de las necesidades que tienen las familias (manutención, pago de la vivienda, facturas y otros desembolsos asociados a su consumo). Esto será una clara señal de que no pondrás hacer frente a las cuotas mensuales de la línea de crédito. Hasta puede ser un indicio de que eres un cliente con un perfil de riesgo que en algún momento no podrás hacer frente a tus obligaciones con la entidad.

 

El banco tiene la decisión final sobre si concederte o no el préstamo

Por última, la aprobación de un préstamo es una decisión que corresponderá a cargo del director (o interventor) de una entidad financiera. Pero no será una actuación realmente autónoma ya que estará condicionada por una estrategia desarrollada por el propio banco desde su dirección. En donde se dictaminarán las directrices sobre los filtros que deben tomarse para respaldar esta importante decisión.

Solamente en los casos de los clientes preferentes tendrán un cierto margen de independencia. Para ser los encargados de dilucidar quienes son las personas que gozarán de mayor confianza para dotarse de liquidez en algún momento de su vida. Incluso con unas condiciones más ventajosas que para el resto de los clientes.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar