Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Capacidad de endeudamiento: ¿Qué es? ¿Cómo calcularla? ¿Para qué es útil?

Capacidad de endeudamiento: ¿Qué es? ¿Cómo calcularla? ¿Para qué es útil?

La capacidad de endeudamiento es un término del que probablemente no hayas oído hablar mucho, hasta que te llega el momento de solicitar financiación, ya sea para un préstamo para tu coche, reforma o incluso para tu casa. En el siguiente post veremos qué es la capacidad de endeudamiento, cómo podemos calcularla para nuestro caso particular y cómo puede influirnos a la hora de solicitar un préstamo.

 

Qué es la capacidad de endeudamiento

La capacidad de endeudamiento de una persona o familia, es la cantidad de deuda (financiación) que podemos asumir. Por consecuencia, esta depende de nuestra situación personal, teniendo en cuenta tanto nuestro volumen particular de ingresos mensuales como nuestros gastos. 

Descubre si te concederán el préstamo que estás buscando con nuestra herramienta y simula tu cuota: 

Todos conocemos la frase de "no hay que gastar por encima de nuestras posibilidades", y no sólo hace referencia a no desembolsar más de lo que ingresamos, sino que deberíamos tener en cuenta que parte de nuestros ingresos también deben ser destinados al ahorro para evitar posibles problemas de solvencia. En este sentido, el Banco de España, recomienda aplicar la regla del 35% de endeudamiento para saber cuánto es recomendable guardar y por consiguiente, cuánto podemos gastar para no superar nuestra capacidad de endeudamiento.  

En otras  palabras, la capacidad de endeudamiento es el resultado que nos queda al restar a nuestros ingresos totales, los gastos fijos. Estos no debe ser superior al 35% del capital neto que nos quede para el mes. 

¿En qué consiste la regla del 35% de endeudamiento?

El Banco de España aconseja que la deuda que puede asumir una familia, lo que conocemos como endeudamiento, no sea superior al 35% de sus ingresos.

Pero primero veamos cómo se suelen distribuir los ingresos de una familia, que podríamos clasificar en tres bloques:

  • Gastos esenciales
  • Endeudamiento
  • Ahorro

Todo el dinero que una persona o familia gana lo destina a uno de estos tres bloques, pero cada uno en distintas cantidades, claro. Una vez tenemos clara la existencia de estos tres grupos podemos explicar la regla del 35% de endeudamiento, que para algunos puede ser del 30% en lugar del 35%, que dice, como podréis imaginar, que la cantidad máxima que una persona debería gastar en financiación, es decir, destinar al grupo del endeudamiento, debería ser del 30% o 25% del total de sus ingresos.

Gastos esenciales: 50%

La mayor parte de los ingresos mensuales de una familia se destinan a cubrir las necesidades básicas o gastos esenciales, estos se pueden dividir en cuatro grandes grupos:

  • Gasto en comida
  • Gasto en transporte
  • Gastos varios: ropa, ocio, deporte...
  • Gastos varios de los hijos: ropa, colegio, actividades extraescolares.

Endeudamiento: 30-35% (como máximo)

El endeudamiento de una familia se define como el conjunto de cuotas mensuales que se abonan por el dinero prestado por una entidad financiera. Por su parte, la capacidad de endeudamiento se define como el límite de deudas que una familia puede soportar sin riesgo de caer en impagos ni morosidad.

Si seguimos la regla del 35% evitaríamos adquirir más deuda de la que podemos pagar. En este grupo incluiríamos los conceptos de cuota hipotecaria, alquileres, créditos de tarjetas o préstamos personales para un coche o reforma, por ejemplo.

El endeudamiento per se no es bueno ni malo, siempre que estemos dentro de los límites mencionados anteriormente. Cuanto menor sea el endeudamiento de una familia, gozará de una mayor salud financiera y podrá dedicar esa parte a otros conceptos, como el ocio, viajes o ahorro.

Ahorro: 15-20%

En toda planificación familiar, debemos destinar una parte de nuestros ingresos mensuales al ahorro. Este punto es igual de importante que los anteriores, ya que debemos tener un pensamiento a largo plazo en nuestras finanzas, con el objetivo de tener un colchón financiero para poder hacer frente a imprevistos.

Las familias que ahorren menos del 10% de sus ingresos mensuales, pueden tener un serio problema de liquidez y deben comenzar a plantearse el recortar gastos de los 2 grupos anteriores. En el lado contrario, una persona sin cargas familiares y siendo lo suficientemente disciplinada podría aumentar este porcentaje hasta el 50% e ir trabajando en garantizarse un futuro.

Cómo calcular mi capacidad de endeudamiento actual

Si te encuentras en proceso de solicitar financiación, las entidades financieras disponen de un sistema automático para averiguar si eres apto o no para pedir un préstamo con tu situación financiera actual. No obstante, puedes calcular tú mismo tu capacidad de endeudamiento siguiendo esta fórmula:

Capacidad de endeudamiento (CE) = Ingresos totales (IT) – gastos fijos (GF) x 0,35
  • Capacidad de endeudamiento (CE)
  • Ingresos totales: nóminas y rendimientos de otros productos como depósitos, pisos en alquiler o inversiones en valores.
  • Gastos fijos: alquileres o hipotecas, otros préstamos, recibos recurrentes (colegio o suministros).

Veámoslo con un ejemplo:

Imaginemos que tenemos un salario mensual de 1.500€ y que al mes ya pagamos unos 400€ de hipoteca. Estamos pensando solicitar un préstamo de 1.200€ para comprar unos muebles y queremos saber si nos concederán el préstamo.

Primero debemos calcular cuánto deberíamos pagar como máximo haciendo el siguiente cálculo: (1.500€ de ingresos - 700€ gastos fijos) x 0,35% = 280€

Dentro de esos 700€ hemos incluido el gasto de la hipoteca, 400€, más otros gastos como puede ser el transporte mensual, comida, agua, luz, etc. Ahora, ya estamos pagando 400€ de hipoteca, por lo que la cuota del préstamo no debería exceder de 300€. La cuota a pagar depende tanto del importe solicitado, como del tipo de interés como del plazo.

En resumen, la capacidad de endeudamiento de una persona sería el 35% de sus ingresos netos, es decir, el 35% del capital que le quede disponible tras restar a sus ingresos totales (nómina, intereses generados, ingresos extra) los gastos fijos. En estos últimos entrarían la hipoteca o alquiler, el préstamo de un coche u otros préstamos personales, las comparas a plazos y las facturas fijas de suministros (agua, luz, comunicaciones, etc.).

¿Para qué es útil conocer la capacidad de endeudamiento?

Conocer nuestra capacidad de endeudamiento nos permite calcular  a detalle nuestros ingresos y gastos mensuales para poder cumplir con las obligaciones financieras (deudas) y establecer estrategias que ayuden a disminuir gastos. 

Hay que considerar que adquirir una deuda que no podemos pagar puede afectarnos no solo económicamente, sino  también en nuestras relaciones personales, nuestra tranquilidad e incluso puede tener repercusiones en la salud. 

Antes de solicitar financiación a  terceros, es oportuno tener en cuenta algunos elementos: 

  • Solicitar el dinero que se necesita, ni más ni menos. 
  • Acudir a entidades reconocidas y supervisadas por los máximos organismos financieros de control de España (Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores- CNMV).
  • Elegir el producto que más se adecúa a las necesidades del solicitante como a su capacidad  de solvencia. 

Qué factores determinan la capacidad de endeudamiento

Para calcular la capacidad de endeudamiento no solo se deben tener en cuenta los ingresos mensuales, también es importante evaluar otros aspectos de la economía integral de la persona:

  • Capacidad para generar ingresos en el futuro: en especial en el caso de los autónomos, evaluar este aspecto es muy importante antes de asumir una responsabilidad de crédito.
  • Solvencia económica: en ocasiones una persona puede tomar un préstamo poniendo como garantía un bien que ya es de su propiedad. Estos bienes forman parte del nivel de solvencia de la persona, lo cual puede ser de utilidad en un momento determinado.
  • Medios de pago alternativos: son fondos que serán parte del patrimonio de la persona en el futuro. Pueden ser depósitos, bonos, futuros, etc
¿Qué préstamo se adapta mejor a ti?

Si están pensando en reformar tu hogar, darle un cambio de look a tu negocio, o bien, debes hacer frente a cualquier gasto inesperado este mes,  en Rankia te ayudamos a buscar (y encontrar) el préstamo que mejor se adapte a tus necesidades. Lo hacemos a través de un estudio completamente gratuito y sin ningún compromiso.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Simula tu préstamo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar