Propuestas (atrevidas) para un programa electoral (4): financiación alternativa

26

En mi entrada anterior os contaba que tengo problemas para entender lo que está pasando con los “mercados financieros”. En realidad, mi ignorancia es metodológica, es decir, prefiero partir de la certeza de que no sé nada – como Sócrates – para así volver a reciclar mis ideas sobre un puñado de verdades básicas.  Pues bien, he aquí que, por compleja que pueda ser la operativa de los mercados secundarios, hay dos cosas muy sencillas de comprender: en primer lugar, que sus jugadores (grandes inversores, bancos, instituciones y, por lo visto, algún empresario italiano) se divierten haciendo trampas al solitario, porque están haciendo de deudores y de acreedores a la vez; y en segundo lugar, que su papel es el de perros de hortelano, ya que ni comen ni dejan comer, han dejado de cumplir su función original de financiar y dotar de liquidez a la economía real para desangrarla y quitarle los pocos recursos que le quedan. Los mercados financieros ya no son ni mercados (punto de intercambio entre dos partes, ahora sólo hay un jugador) ni financieros (no obtienen nuevos recursos, se limitan a mover dinero en una interminable huida hacia la siguiente nota de prensa).

Tranquilos, que no es que me haya caído del caballo liberal. Ni siquiera estamos ante un fallo de mercado. Lo que tenemos es una dejación de funciones por parte de ese precioso instrumento que llamamos Dinero y que, ahora que tiene vida propia, se ha independizado de la madre que lo parió: la Economía. Y creo que, ante esta realidad, es necesario adoptar una actitud pesimista pero no inmovilista. Me explico: hay que asumir que el sistema financiero (los bancos, las Bolsas, la deuda soberana, el mamoneo entre divisas) ya no tiene nada que ofrecer a la Economía. Se acabó el crédito. Se acabó el endeudamiento. La máquina del tiempo ya no traerá más dinero del futuro. Game over. Finito. Y mientras las autoridades mundiales hacen oficial el fundido en negro (en forma de “cumbre del Fénix”, o como quieran llamar al próximo patrón monetario internacional) tenemos unos pocos años para buscarnos algunas alternativas para seguir comiendo. Es por ello que propongo, a quien corresponda, la siguiente batería de propuestas, como siempre debatibles y necesitadas de desarrollo posterior:

 

1.- Retocar la Ley de Partidos. Mientras los votantes no podamos colocar a un independiente en la Moncloa, hay que exigir que los partidos políticos sólo puedan obtener financiación de sus propios afiliados. Ni subvenciones, ni créditos, ni donativos desinteresados. Es la única manera de ser libre frente al lobby financiero y poder tomar decisiones como las siguientes.

2.- Favorecer la financiación intrafamiliar. Por ejemplo, erradicando los Impuestos de Sucesiones y Donaciones. Y si papá y mamá prestan dinero para la compra de un piso, un coche o, qué demonios, para montar un negocio, Hacienda debería tener un detalle importante con ellos. Es más, si el PP recupera la desgravación fiscal por compra de vivienda habitual y la limita sólo al principal de la financiación ajena, yo podría mirar para otro lado, silbando.

3.-  Favorecer la financiación intraempresarial.  Yo, asalariado, como paciente y resignado sumidero de riesgos ajenos, acepto moderar mi remuneración a cambio de una razonable participación en beneficios que, Hacienda, por supuesto, no va a considerar como salario en especie sino como una contribución a la causa. Ya puestos, algunas sociedades mercantiles podrían bajarse del burro maximizador de beneficios y pasarse a la economía social. En este caso, Hacienda también será muy comprensiva con ambas partes.

4.- Favorecer la opción de compra. No sólo de activos inmobiliarios sino de vehículos o, por qué no, de negocios enteros. Claro que, para que funcione el sistema, Hacienda debería mirarse el tema de la re-fiscalización de hechos imponibles ya gravados (osea, pagar por la opción y por el ejercicio de la opción).

5.-  Creación de microbolsas locales. Aquí me pongo en plan regionalista. Si hay Bolsa de Valencia, ¿por qué no puede haber Bolsa de Santander –mira que glamour no le falta- y sus movimientos ser comentados apasionadamente en Rankia? No, ahora en serio, la idea de crear bolsas en miniatura no es mía y lleva tiempo circulando en foros serios. Se trataría de crear pequeños mercados en los que pequeñas y medianas empresas podrían obtener financiación de pequeños inversores. Más que como mercado secundario, estas microbolsas podrían funcionar como escaparates de acciones y participaciones empresariales y facilitar la entrada de capital nuevo.

6.- Crowdfunding. Otra fórmula de financiación relativamente nueva. Los que sabéis algo del mundillo emprendedor ya conocéis el sistema: una plataforma en Internet que permite publicitar pequeños proyectos (normalmente de tipo creativo, aunque hay de todo), generar contactos y obtener aportaciones económicas a cambio de una contraprestación en especie previamente establecida por el autor del proyecto. Por cierto, si algún fiscalista me está siguiendo, me muero de curiosidad por saber qué tratamiento tienen este tipo de operaciones.

7.- Microbancos sociales. Hace tiempo que sigo el tema de las monedas sociales (ya sabéis, el dinero-tiempo y otras creaciones de la economía-ficción). Creo, siguiendo a Echevarri, que no es bueno que el dinero y la banca convencionales estén solos en el mundo de las Finanzas. Pues bien, no sé si alguien habrá pensado ya en montar entidades financieras que trabajen con distintas monedas y generen sus propios productos “financieros” a base de bonos de tiempo, vales canjeables, microcréditos P2P o, incluso, tarjetas de crédito con caducidad. Las monedas sociales, a pesar de que en la actualidad se mueven en circuitos muy pequeños y cerrados, están pensadas para facilitar intercambios que el dinero convencional no permite y para corregir algunos de sus defectos, como la pérdida de valor en el tiempo o los problemas circulatorios que provoca su acumulación. Si algún emprendedor social me está siguiendo, aquí tiene una idea para desarrollar.

 

Pues bien, con esta nueva serie de propuestas no pretendo reinventar la rueda pero sí remover un poco ese afán por buscar y exigir soluciones al marrón que tenemos encima. Ya he dicho en otras ocasiones que los culpables de la crisis no son los que van a venir a sacarnos de ella. A la Administración se le puede pedir que tome algunas medidas de tipo fiscal –mejor, que deje de tomarlas- pero de los bancos y de los “mercados financieros” no podemos ni debemos esperar nada.

 

Para rematar el tema de la crisis financiera, la próxima semana os traigo una nueva entrega de mis Apuntes de Economía, sobre las funciones del dinero.

 

Saludos

  1. en respuesta a orbeliano
    -
    #27
    15/08/11 14:24

    Gracias a ti por seguirme, lo que intento es hacer pedagogía económica, es decir, profundizar en la realidad y extraer lecciones útiles de ella. No quiero quedarme en la superficie de los acontecimientos ni en la crítica fácil. Hay que hacer propuestas y provocar debates.

    Creo que el modelo de fundaciones privadas encajaría mejor con los intereses de la banca. Se me ocurre que, ahora que tenemos a nuestro paisano RBCB pidiendo contraprestaciones fiscales a los botines y compañía, se podría reconducir esa idea hacia algún programa de aportaciones "en especie", pero que no se queden en "marketing social".

    S2

  2. en respuesta a Macroymicroblogger
    -
    #26
    14/08/11 21:22

    Gracias por la bienvenida, Macro.

    Sigo los blogs de Rankia desde hace unos meses, y debo reconocer que tus posts me parecen los de mayor interés y enjundia intelectual. Muchas de las ideas aquí vertidas deberían servir como una excelente hoja de ruta para los políticos. Al menos, para aquellos ideólogos que se autodefinen como liberales y contradicen después con sus hechos dicha definición.

    Aciertas de pleno al declarar al capital riesgo como hijo legítimo de la Banca. Las SGR deberían limitarse, a lo sumo, a participar en nuevas empresas dirigidas a sectores estratégicos (energía, agua, medio ambiente...). Jamás en otro tipo de sectores, como ya lo han hecho, porque ello desvirtúa totalmente la competencia y levanta sospechas de amiguismo, amén de poner en riesgo el dinero público.

    La Banca internacional, en cambio, sí estaría dispuesta a participar en el capital de muchas start-up que demuestren una clara capacidad de innovación y creación de valor. Esto podría decidir hacerlo, bien de forma directa, o bien a través de Fundaciones. Si decidiera hacerlo de forma directa, el principal incentivo sería la participación como socio en los futuros beneficios. Si prefiriera hacerlo a través de Fundaciones Privadas sin ánimo de lucro, - por tanto, reinvirtiendo los beneficios -, el refuerzo de marca e imagen social para la Entidad sería importantísimo (sobre todo, en un tipo de negocio tan indiferenciado).

    Este tema da para mucho, y supongo que la Banca ya está explorando el terreno para colonizarlo en cuanto las circunstancias (es decir, la dichosa liquidez) lo permitan.

    Un saludo, paisano.

  3. en respuesta a Efectoyunque
    -
    #25
    14/08/11 13:56

    Que no se te pase la locura, Efectoyunque, que es muy buena para crecer.

    Estaremos al tanto, no vaya a ser que nos hagan pagar por dar ideas tan peligrosas para el status quo. Me temo que la cosa va a peor, dentro de poco Papá Estado va a ser engullido definitivamente por Mamá Europa, cual viuda negra. Y entonces ya no va tener sentido el debate liberal-estatalista. Todo por los eurobonos.

    En fin, eso del sistema piramidal de avales... No suena bien pero ya me contarás. En cualquier caso, nos tenemos que mirar lo del garantismo, tanto en la justicia como en la financiación. No entiendo que haya dinero para irse de vacaciones y no para pagarse un master.

    Lo de la usura habría que discutirlo. Si el banco juega con su propio dinero (fondos propios o dinero captado en los mercados) no veo por qué hay que ponerle límites, para eso está la competencia. El problema es que el banco pretenda vivir de los depósitos o del FROB. Y aún así resulta un poco difícil obligar a una empresa a seguir trabajando por su supervivencia.

    S2

  4. en respuesta a Eukene
    -
    #24
    14/08/11 13:39

    Eukene, dejemos la filosofía clásica... Gracias por seguir leyendo.

    No creo que adelantemos mucho encasillando las ideologías en los esquemas del pasado, de lo que se trata es de tener un criterio que sirva para tomar decisiones adecuadas para el bienestar de todos. Mi criterio es la libertad personal, aunque yo no la entiendo como un fin en sí mismo. A muchos liberales les basta con proteger la propiedad privada y la acumulación de capital, yo creo que hay que trabajar más la movilidad de los recursos y, en este momento, los mercados financieros no la están favoreciendo demasiado. La función original del sistema financiero era, obviamente, dotar de financiación y de liquidez a la economía real. Como ya no cumple esa función, hay que buscarle un sustituto.

    Tal vez las alternativas que propongo son un poco minimalistas pero no creas que la gran marea de instituciones que ya existen van a conseguir gran cosa. Fíjate que hay bancos centrales, organismos multilaterales a patadas, agencias de rating, gobiernos, tribunales de cuentas... ¿de verdad crees que falta intervención? Yo opino que lo que falta es competencia, osea alternativas que estén al servicio de las personas.

    S2.

  5. en respuesta a Baldufa
    -
    #23
    14/08/11 13:18

    Baldufa, gracias por sacar la cara en mi ausencia. Supongo que el "cruce de cables" de Eukene ha sido porque he mezclado a Socrates y a la duda metodológica en la misma frase.

    S2.

  6. en respuesta a orbeliano
    -
    #22
    14/08/11 13:12

    Orbeliano, bienvenido a Rankia. Un placer saludar a un paisano.

    Me alegro de que "los de dentro" veais el problema con tanta claridad. Yo no reniego del negocio bancario pero si no le crecen los enanos no va a espabilar nunca.

    Por supuesto, entiendo que el capital riesgo es hijo legítimo de la banca y no de las sociedades regionales públicas, espero que tus jefes tomen nota.

    S2.

  7. en respuesta a AbundioTeca
    -
    #21
    14/08/11 13:05

    Eurosuelo, ya estoy siguiendo tu batería de propuestas. Si me permites, yo apuesto por soluciones menos convencionales pero es cierto que las tuyas pueden ser más fáciles de implementar a corto plazo.

    Cuidadín con no registrar la opción de compra. El problema es que el que quiere hacer las cosas bien acaba quedando como un gilipollas cuando tiene que pasar por caja al pagar ITP.

    Como bien dices, el MAB está para las sociedades anónimas. Hace falta un sistema para que las participaciones también tengan su "mercado de segunda mano" aunque entiendo que hay un problema cultural. El que acepta dinero tiene que aceptar que otros se entrometan en la gestión, no es fácil.

    Gracias por sacarme de dudas respecto al crowdfunding, a ver cómo evoluciona la idea.

    De acuerdo con el punto 7, no tengas problema en barrer para casa, ningún sistema de financiación debe dar dinero a ciegas, la existencia de un proyecto es fundamental.

    S2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar