¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Bitácora de crisis

La crisis económica en tiempo real

Parte de Crisis: ya no es la Economía... ¿estúpidos?

Supongo que los aficionados al género armagedonista se lo habrán pasado en grande esta semana.  El mes de agosto ha comenzado con una semana histórica y emocionante, en la que los mercados financieros debían digerir el adelanto electoral en España, el aumento del techo de deuda en los Estados Unidos, la enésima colocación de bonos por parte del Tesoro español y la habitual cita con la política monetaria del BCE. Para rematar la semana, finalmente Estados Unidos ha sufrido la primera rebaja en la calificación de su deuda. Un auténtico chute de adrenalina para los adictos al videojuego financiero, con permiso de Comstar.

Tengo que confesar que no me encuentro cómodo hablando de finanzas. Jamás me he jugado un céntimo en valores, nunca ha sido mi materia favorita dentro de la carrera y, encima, cada vez entiendo menos de la cuestión. Y lo que ha ocurrido esta semana me sirve para reforzar algunas intuiciones que ya venía alimentando en los últimos meses. A saber:

1.- Que los mercados financieros en realidad no tienen nada de mercado, porque la fijación de los precios sigue más una lógica de subasta que de intercambio. Y el Tesoro se encuentra colocando la deuda a un precio precocinado por los propios inversores.

2.- Que la separación entre Economía y Finanzas cada vez es más evidente. O dicho en términos no académicos: que el Dinero se ha independizado y ya no tiene nada que ver con la Economía.

3.- Que el dinero mercancía no nos hace ni más libres ni más felices. Perdonad que me ponga tan poético.

4.- Que la deuda española se ha convertido en el negocio del siglo: el Tesoro lleva colocando unas cuantas emisiones de deuda con demanda alta. Mi lectura de este fenómeno es que, o los inversores son gilipollas o, en realidad, el riesgo país es una leyenda urbana. Nadie presta dinero si sabe que no se lo van a devolver (veo que los Tea-Partidarios han tardado en asimilar esta idea). Y lo único que tienen que hacer los mercados secundarios con esta certeza es calentar el horno para sacarle jugo a la inversión más aburrida que existe.

5.- Por último, derivado de todo lo anterior, me permito soltar una transgresión: creo que ya va siendo hora de desenganchar la Economía Pública de las Finanzas Privadas. Una cosa es que los inversores descuenten la mala situación de las arcas públicas y otra muy distinta es que las desangren. Se puede entender que el Estado tenga que aumentar impuestos para apoyar a la economía real -¿he dicho yo eso?- pero no que lo haga para pagar intereses. España debería tomar nota y, a partir de ahora, tratar a la deuda como los alemanes tratan a la inflación: sin ninguna piedad.

 

Esto es un parte de crisis y todavía no he manejado ni un solo dato económico. Lo cierto es que veo más miedos que indicadores negativos. El Banco de España anticipa un debilitamiento del crecimiento español en el segundo trimestre (0,2% frente al 0,3% del primer trimestre), a pesar de que el desempleo nos ha dado un respiro (baja hasta el 20,9% de la población activa) y el déficit empieza a situarse en el buen camino por el aumento de ingresos (2,21% del PIB), lo que dejará la deuda pública en el 68% del PIB al final del año, si se cumplen las previsiones del Gobierno. Sin embargo, la crisis de deuda soberana está dañando las expectativas sobre la recuperación de la Eurozona y de Estados Unidos, que es vital para nuestro motor exportador (el único que funciona en este momento). Pero está claro que la estrategia que las economías están siguiendo para reducir el déficit y la deuda futura (doble política contractiva basada en recorte de gasto y aumento de impuestos) va en contra del propio crecimiento.

Los datos nos dan, de nuevo, evidencia de que la Economía sigue a los pies de las Finanzas. Y lo seguirá estando mientras nuestros dirigentes no abandonen esas políticas “conocidas” y “previsibles” que tanto le gustan a Mariano Rajoy y a Berlusconi. En mi modesta opinión, creo que los gobiernos tienen que ponerse de acuerdo en torno a un paquete de medidas contundentes que el mercado no pueda anticipar ni boicotear. Ya están tardando los estúpidos.

 

Próxima semana: Propuestas (atrevidas) sobre financiación alternativa.

 

Buen fin de semana.

  

  1. #1

    Comstar

    Si el riesgo país es o no una leyenda urbana depende del punto de vista. Si crees que EUA es un país donde las leyes de la física son diferentes, pues EUA está a salvo sin importar su deuda. Si eres de una agencia calificadora y eres amigo de EUA (porque así te contratan para hacer evaluaciones crediticias), el riesgo es menor y por eso no le haces downgrade, que es distinto a que seas inversor ordinario al que no van a tratar con preferencias.

    Si ves quienes tienen bonos del tesoro, prácticamente sólo ves gobiernos y a la FED comprando bonos. Los bancos compran, pero se lo terminan vendiendo a la FED.

    Lo mismo quiere hacer el BCE. Como he dicho antes, la situación de EUA es peor que la de Europa. Eso es un consuelo moderado, porque eso sólo significa que Europa va detrás de EUA en la carretera y cuando viene el precipicio EUA será el primero. Pero en materia de trayectoria, ambos tienen la misma. Eso lo que indica que los europeos tendrán un poco más de tiempo que EUA, pero no mucho, antes de que se descalabren.

    El problema del gobierno español es que no van a tratar a la deuda (a los bancos) sin piedad, sino que no tendrán piedad con los ciudadanos. Es que alguientendrá que pagar la cuenta y sabemos que los políticos españoles son lacayos y esbirros de determinadas oligarquías.

  2. #2

    Macroymicroblogger

    en respuesta a Comstar
    Ver mensaje de Comstar

    Lo que está claro es que cuando pase todo esto nada va a ser igual. Los sectores económicos más dependientes de la deuda (pública o privada) lo van a tener crudo. Eso si los bancos vuelven a dar crédito, cosa que veo muuuuuuy lejos mientras sector público y financiero sigan viviendo el uno del otro.

  3. #3

    Comstar

    en respuesta a Macroymicroblogger
    Ver mensaje de Macroymicroblogger

    Los que paguen la factura serán aquellos a los que el sistema les transfiera los riesgos, independientemente de adonde se generen los riesgos. Es que bajo el sistema actual existen puntos donde se crean los problemas y puntos donde golpean, que es como tener productores de basura y botaderos de basura. Para evaluar las consecuencias en la economía hay que identificar esos dos puntos. La era donde cada uno se encargaba de su propia basura (riesgo) y ganaba o perdía en función de ello, ha terminado.

Autor del blog

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar